Saltar al contenido
Dark

♔VCRV♚- Capitulo 0

13/02/2022

Prólogo

Los gemidos se mezclaban con respiraciones ásperas y entrecortadas. El dormitorio en penumbra se calentó significativamente debido a un calor tentador.

Las tenues luces doradas proyectan sombras obscenas en las paredes mientras un hombre y una mujer se vislumbran, profundamente enredados en la cama, moviéndose a un ritmo sensual.

Levantó la parte superior del cuerpo de ella y acercó las rodillas a sus caderas, rodeando los tobillos de la mujer con las palmas y abriendo más sus piernas…

Cada vez que se aplastaba profundamente dentro, el hombre se ponía visiblemente tenso. Sus anchos hombros y músculos brillaban por el sudor, como untados en aceite.

Su agarre en los delicados tobillos de ella se apretó. Como un pájaro débil cuyo cuello fue atrapado por una fiera bestia, la mujer se estremeció débilmente y luchó por adaptarse a la caliente oleada de placer.

“¡Ah…! ¡Haah!”

Eugene negó con la cabeza de lado a lado y gimió. En un estado de impotencia, levantó la mano y se agarró la sábana arrugada a un lado de su cabeza.

Como si no permitiera ni un momento de relajación, la llenaba a un ritmo rápido cada vez que entraba.

Sus cuerpos unidos se estaban volviendo más y más calientes a cada segundo. A pesar de sus ocasionales protestas, él no se movió ni siquiera un poco y, en cambio, continuó con su tortuosa hazaña.

Ella no estaba acostumbrada a tal conducta. Era solo la segunda vez que estaba con este hombre, aunque ayer fue su primera noche con él, hoy era más sexual de lo que Eugene había imaginado.

Su cuerpo estaba en una carrera tensa, apenas podía respirar.

Al principio, pensó que no podría haber nada más. Pronto lo supo; estaba equivocada, las capacidades de este hombre aún eran desconocidas para ella.

Era un hombre enérgico que superó las expectativas de Eugene. Hoy la condujo incesantemente como para decirle que el día anterior,  cedió mucho por complacerla.

Cuando pensó que finalmente se desmayaría, él se aflojó un poco y sintió el inconfundible líquido cálido gotear de sus pliegues…

Exhaló tan rápido como pudo.

Cuando menos lo esperaba, le levantó el tobillo y le besó la suave piel de la pantorrilla, un gesto sorprendentemente dulce de un hombre insensible.

Un brillo azulado permaneció en sus ojos oscuros, que lentamente volvieron a su característico azul.

Los ojos de Eugene estaban entreabiertos, mirando perezosamente al hombre que aún no se había movido de su posición. La caricia lenta y circular que hizo el hombre con su lengua la crispó, hizo que se le pusiera la piel de gallina en varias partes de su cuerpo.

Con su pierna todavía capturada por él y sus nalgas ligeramente levantadas de la cama, el líquido tibio se derramó y fluyó a través de sus nalgas.

Las sábanas bajo su espalda estaban húmedas con su propio sudor. Se sentía húmeda y flácida como una esponja empapada en agua.

Tan pronto como lo sintió salir lentamente, Eugene suspiró de alivio, pensando que el hombre estaba lleno y la dejaría descansar, solo para probar que estaba equivocada al segundo siguiente.

El hombre agarró los muslos de Eugene e insertó su pene una vez más sin previo aviso.

Cada vez que empujaba, había un sonido de carne chocando.

Inmediatamente, los gritos ahogados de Eugene llenaron la habitación.

La punzante sensación de arañarle las paredes internas la golpeó con fuerza. La pierna que agarró estaba posada sobre su brazo lo que le dio más acceso.

Bajando su postura, colocó su mano a un lado de su rostro.

Sus labios bajaron sobre ella y cubrieron sus labios. Lamiendo, volviendo la cabeza hacia un lado, tragándose los labios por completo, empujó su lengua profundamente en su boca.

El hombre, que ya lo tenía erecto presionando contra su calor, sorprendentemente le dio un beso suave, a diferencia del aire feroz que desprendía la parte inferior de su abdomen. La calmó dulcemente dentro de su boca y acarició sus pensamientos más íntimos con la punta de su lengua.

Eugene movió sus labios también, participando en el baile que solo ellos dos conocían.

Sin embargo, el cariñoso beso rápidamente se volvió desagradable. Su lengua rodó y chupó la de ella, con fuerza. Al mismo tiempo, su pene en reposo se retiró una pulgada y golpeó dentro de ella como una estaca.

“¡Mmpphh!”

Su cuerpo conmocionado tembló, sosteniendo su brazo junto a su cara. Una vez más, Eugene quedó atrapada sin poder hacer nada en la salvaje danza de su lengua.

La codiciaba persistentemente como si el mundo fuera a terminar mañana. Su deseo la golpeó como una gran ola.

Como si le dijera que era una señal del comienzo. El movimiento de sus pliegues, extendiéndose hasta el límite, se sintió incómodo y agradable al mismo tiempo.

Una profunda sensación de placer corrió desde la parte inferior de su abdomen hasta la parte superior de su cabeza.

“¡¡Anh!!”

Su cuerpo se estremeció violentamente. Eugene cerró los ojos con fuerza, un gemido salió de su garganta.

No podía soportar la sensación y se puso ansiosa de que todo su cuerpo explotaría si no hacía ningún sonido.

El clima abrasador hizo que su cuerpo se sintiera más febril. Para él tampoco fue una excepción. El sudor de su cuello goteaba por su pecho esculpido.

Le mordió los labios con los ojos llenos de calor y le lamió los lóbulos de las orejas.

“Eugene”.

La voz susurrante sonaba emocionante, como si le estuviera tocando el alma. Parpadeó y abrió los ojos calientes al escuchar su nombre.

‘Eugene’.

Era su nombre.

Sin embargo, su cuerpo, que fue sacudido por todos los medios, no era originalmente el de Eugene.

 

TraduccionesMenúSiguiente

error: Content is protected !!