Saltar al contenido
Dark

♔VCRV♚- Capitulo 1

13/02/2022

La tierra del desierto

Todo se sentía diferente y extraño. Hacía un calor abrasador y podía sentir su frente resbaladiza por el sudor.

Cuando Eugene entrecerró los ojos para abrirlos, se encontró acostada y fue recibida con una vista desconocida: arena esparcida por el viento y el cielo despejado visible sobre ella.

¿Dónde estoy?

Se obligó a levantarse y enterró las manos en la arena para sostener la parte superior del cuerpo. Al hacerlo, un puñado de arena que yacía previamente en su pecho se derramó.

Entonces, sus ojos se llenaron de asombro mientras miraba el extraño lugar en el que se encontraba. Una expresión incluso mórbida cruzó su rostro cuando vio la ropa que estaba usando.

Levantando su brazo, se veía asombrada por el dorso de su mano con mangas sueltas rodeándola. El material del vestido era lujoso, pero no era de su gusto.

‘¿Estoy soñando?’ Eugene supuso, pero los dolorosos rayos del sol sobre su piel expuesta le decían lo contrario.

Apartando los ojos de su mano, volvió a mirar el paisaje que tenía ante ella. La arena roja se agitaba con el viento; apenas podía ver dónde estaba.

Nunca había estado aquí antes, pero he visto muchos paisajes similares en fotos. ¿Por qué estoy en el desierto?

Una idea apareció en su mente, y cuando abrió la boca, encontrándola ridícula, no escuchó nada más que su propia risa. Estaba demasiado abrumada para pronunciar una palabra.

¿Voló al otro lado del mundo?

La naturaleza desesperada de la supervivencia se despertó y su mente se volvió clara. Se levantó lentamente y miró a su alrededor, sus piernas temblaban debajo de ella.

Dondequiera que mirara, era una duna arenosa, aburrida y sencilla. De pie, confusa, comenzó a caminar. No quiero quemarme hasta morir, pensó. Tan pronto como fuera posible, necesitaba encontrar un refugio.

No mucho después de que comenzara a moverse, algo la hizo detener sus pasos. A lo lejos, algo parecía moverse. Con un pliegue en la frente, entrecerró los ojos para ver mejor.

Ella estaba mirando con atención para descubrir quiénes eran las figuras, pero cuando comenzaron a cambiar de dirección y cargar hacia ella a un paso rápido, comenzó a entrar en pánico. Por instinto, dio un paso atrás, ¡no estaba dispuesta a reducir la distancia entre ellos!

Estaba frenética, imaginando lo peor que podría pasar. Su rostro se sonrojó por completo cuando pensó que eran soldados armados corriendo en una tormenta de arena.

Corrió y corrió, pero el vestido la hizo ir más lento. Además, era mucho más difícil correr sobre la arena.

No pasó mucho tiempo cuando se acercaron a ella lo suficiente para que Eugene los reconociera. Los jinetes a caballo con grotescas formas en los cascos se detuvieron a cierta distancia.

El hombre que iba a la cabeza saltó de su caballo. Era un extranjero corpulento con cabello castaño espeso y desordenado. En todo caso, parecía europeo, al igual que los hombres detrás de ella.

El hombre dobló una rodilla en el suelo y dijo.

“Mi Reina.”

Los ojos de Eugene, que se habían endurecido por el miedo, se abrieron de par en par. Su idioma definitivamente no era el coreano. Pero ella podía entenderlo perfectamente.

Atónita, ella lo miró, parpadeando varias veces mientras la ráfaga de sudor le picaba en los ojos.

Ella no sabía cómo reaccionar. Al darse cuenta de su falta de respuesta, el hombre habló confusamente.

“Te ruego que me disculpes, Anika. ¿Estás bien?”

‘¿Anika?’

Eugene asintió lentamente. Era lo mejor que podía hacer por ahora.

¸• ๑۩۞۩๑ • ¸

Los soldados patrullaban a lo largo de las murallas construidas en lo alto del desierto. El sol rojo colgaba a lo largo del horizonte, sus rayos al borde de la puesta del sol se extendían sobre la arena interminable.

La muralla de la fortaleza se enfrenta a un desierto por un lado y una ciudad capital por el otro, donde se encontraba un Reino. El desierto frente al Reino se llamaba el “Mar Muerto” porque era casi imposible conocer su final.

No hubo desorden en los soldados que patrullaban en la pared a intervalos regulares. El Reino de Hashi, gobernado por el Rey del desierto, era famoso por su estricta disciplina militar.

El soldado, que habitualmente miraba por encima del Mar Muerto, volvió a girar la cabeza al ver figuras familiares acercándose a las murallas del Reino.

La nube de polvo formada por los fuertes cascos de los caballos montados por hombres se vuelve más caótica a medida que el grupo corre cada vez más cerca de la pared.

“¡Su Majestad está regresando!”

El grito del soldado pasó de una boca a otra y finalmente llegó a la gente en el poste de la puerta.

“¡Abran las puertas!”

Las inmediaciones de la puerta se llenaron rápidamente de gente. Había tensión y entusiasmo en los rostros tanto de los soldados como de los civiles.

La enorme puerta de piedra fue levantada y abierta por docenas de hombres robustos que unieron sus fuerzas para abrirla. Entre los soldados, los de buen físico y fuerza se reunieron en la pared y sujetaron la manija de la polea conectada a la puerta.

Ha pasado casi un mes desde que el Rey dejó el castillo. Después de un largo viaje, sus subordinados le dieron una cálida bienvenida, coreando su nombre incluso desde la distancia.

“¡Uno! ¡Dos! ¡Jalen!”

La puerta de piedra era la única entrada al Reino. Se mantenía abierta solo en períodos específicos del año cuando salía el sol y en ocasiones especiales. El regreso del Rey fue una exención especial.

Para cuando la puerta de piedra estaba casi levantada, el Rey y los guerreros llegaron a la pared y corrieron adentro sin disminuir la velocidad.

El camino recto quedó despejado de inmediato. Los transeúntes, que escucharon la noticia del regreso del Rey, rápidamente se hicieron a un lado para dejarle paso. De repente, sus obras se vieron perturbadas, pero nadie se quejó.

El Rey solo pasó rozando a las personas que lo saludaban y vitoreaban, pero a nadie le importaba. Por el contrario, todos se inclinaron ante la espalda del Rey en retirada, que ya se había ido en una fracción de segundo, dejando solo nubes de polvo y arena en su camino.

“¡Su Majestad ha vuelto!”

“Ha estado fuera un poco más de lo habitual, ¿no es así?”

“Ahora voy a dormir en paz. ¡La sequía terminará pronto!”

“Ojalá pudiera vivir sin un desafortunado accidente este año”.

Las personas que continuaron con sus quehaceres volvieron a hablar con una destreza más brillante.

El Rey era tanto el gobernante del Reino como su tutor. Nadie estuvo en desacuerdo con esto.

¸• ๑۩۞۩๑ • ¸

 Todo pasó muy rápido. En el momento siguiente, Eugene se encontró en una cámara delicada donde sus supuestos asistentes la conducen. Durante todo el pasaje, caminó aturdida, todo lo que la rodeaba se sentía como en un sueño.

Lo bueno fue que la gente no le hablaba y mantenía la cabeza gacha. ¿Le tenían tanto miedo?

Eugene se sentó rígidamente en el sofá, mordiéndose los labios con nerviosismo. Sus ojos estaban llenos de cansancio después de no dormir bien por la noche.

“Anika Jin…” Se repitió el nombre del papel que debe desempeñar de ahora en adelante, el nombre se sintió extraño en sus labios.

Su verdadero nombre era Eugene. Su apellido era Yu y su primer nombre era Jean, pero la mayoría de la gente deletreaba su nombre como “Eugene”, haciéndolo más occidental.

Eugene era una mujer corriente que cumplió 28 años este año. Una simple oficinista en la oficina de Park Bong que vivía sola y se esforzaba por escapar de una vida miserable.

Habían sucedido muchas cosas en tan solo unos días. Cayó en el mundo de la novela que creó llamado “Mahar”, ¡y se despertó en el cuerpo de otra persona! Honestamente, ella no sabía lo que le ocurrió, un día, las palabras simplemente emergieron de ella y se encontró escribiendo una novela, de la cual ninguna de las ideas y conceptos sabía de dónde los había sacado exactamente.

¿Por qué Anika Jin? ¿Por qué ella de todos los personajes?

Cambió a un mundo diferente y un cuerpo diferente de la noche a la mañana. Aun así, no se estaba quejando del todo porque su vida anterior era tan dura que no quería mirar hacia atrás.

Pero hubo un problema grave. ¡Anika Jin era una villana en su novela y el último personaje que pereció en nombre de la justicia!

Mahar era una sociedad completamente socializada. Por lo tanto, la Reina del Reino Hashi estaba en la cima de la pirámide de posiciones.

¿Qué le pasó a Anika Jin en la novela? Eugene se estremeció visiblemente al recordar el final de la novela.

Jin, Reina del reino de Hashi, se convirtió en un enemigo público y murió asesinada por la espada de su marido.

 

AnteriorTraduccionesMenúSiguiente

error: Content is protected !!