Saltar al contenido
Dark

♔VCRV♚- Capitulo 10

28/02/2022

Educación sexual

Si deseaba llegar a Seongdo, Anika podría haber ido al reino más cercano: el Reino de Sloan. El Rey de Sloan nunca podría negarse si ella pide protección personal, por cualquier mentira que haga.

Las probabilidades estarían entonces en sus manos: después de todo, no pueden cuestionar a una persona que dice no recordar nada.

Recordó su comportamiento durante los últimos tres años. Como Soberana de este reino, no tenía sentido ni voluntad para liderar a su pueblo. Entonces, ¿cuál era entonces su propósito de casarse con él? ¿Buscaba ella solo la riqueza y la conveniencia de ser su esposa?

¡Pero ella ya los tenía incluso antes de casarse con él!

Todo le parecía tan vago que Kasser solo podía masajear su sien con molestia.

“¡No diga cosas tan presuntuosas, Alteza! Tienes que intentarlo. Solo duermes en la cámara de la Reina una vez al mes, pero aun así, escuché que siempre estás ocupado. ¿Cuándo planeas construir afecto entre tú y tu esposa? ¿Cuándo verá su gente a su sucesor?”

Kasser respondió simplemente. “¿Me vas a dar educación sexual ahora?”

“¡Su Alteza!” Marianne reprendió como una madre a su hijo.

Aunque su rostro permaneció estoico y distante, una pequeña sonrisa se deslizó por los labios perfectamente esculpidos del rey. “Bien. Intentaré darles buenas noticias pronto”.

Los ojos de Marianne se agrandaron. Fue la primera vez que escuchó esta respuesta optimista del Rey. Habló con una mirada alegre.

“Lo prometiste.” Kasser asintió. No con el único propósito de tranquilizar a Marianne, pero sí estaba decidido.

Tanto si la Reina es adecuada como madre de su heredero aparente como si no, había decidido que ese asunto no debía discutirse con Marianne. Necesitaba un sucesor. No hay razón para desperdiciar los últimos tres años deseando pacientemente uno.

‘¿Madre?’

Miró a la mujer que se mantuvo como su madre desde entonces. Una mirada de agradecimiento cruzó su rostro.

‘Crecí bien sin una.’

¸• ๑۩۞۩๑ • ¸

 Fue solo al final de la tarde cuando Eugene se dio cuenta de lo que el Rey quería decir cuando dijo: “Iré mañana”, durante su sombrío almuerzo de ayer.

“Entonces, esta noche… ¿el Rey me visitará?” Le preguntó a Zanne con incredulidad, su garganta se sintió seca de repente.

Zanne respondió con un ágil asentimiento.

“Sí, Anika. Es el primer día de cada mes”.

“¿Quieres decir que el primer día de cada mes, el Rey me visita en mi recámara?”

“Sí. A veces está ocupado con la política, así que te hace saber que no puede venir. Pero, no hubo noticias de ninguna reunión hoy, así que podría visitarla esta noche, Lady Anika… “

“¿Alguna vez me negué?”

Zanne se sonrojó ante la pregunta. “Me temo que no.”

‘¡Qué de prisa es esto!’

Dado que estaban casados, naturalmente actuarán como una pareja, pero Eugene no estaba preparada para nada de esto. Ahogada en sus pensamientos, casi se olvidó de la presencia de Zanne.

‘¿Sólo estaré soñando?’ Dentro de poco, el Rey la visitaría y esperaría que ella se entregara a él.

Además, no importa cuán mala podría haber sido la relación de la pareja real, el hombre es irrefutablemente el esposo de Anika Jin, no el de ella. Se sentía como si estuviera teniendo una aventura con el hombre de otra persona.

“¿Cómo puedo oponer resi…”, comenzó a preguntarle a Zanne, pero se tragó las palabras en el último momento, sintiéndose insegura de cómo podría sonarle su consulta. Una Reina nunca debe sentirse así hacia el Rey.

Sería mejor hablar con él en persona que expresar sus preocupaciones a través de Zanne, supuso.

‘Quizás él lo entendería…’

Después de una tumultuosa conversación con el Rey, conversó con Marianne, que llegó al cabo de un rato con una taza de té.

Marianne era una persona decente y amistosa. Debió haber escuchado del Rey que Anika había perdido la memoria, porque actuó considerada con ella. A diferencia de Kasser, Marianne la escuchó con sinceridad y de buena gana.

Su actitud de humillarse ante la Reina, señal segura de sincero respeto, no tuvo pretensiones.

Después de una larga conversación con ella, hubo algunas palabras clave que quedaron grabadas en la mente de Eugene, en su reconocimiento a la mujer.

‘Ex General, Reina interina y ex niñera del Rey.’

Estos fueron suficientes para darle a Eugene una idea de la posición que ocupaba Marianne en este Reino. Y ahora sabía por qué Anika Jin la detestaba.

Anika Jin era un personaje con muchos problemas de personalidad. Era una mujer franca y malhumorada que utilizaba a los demás para su propio bien.

No le habría sido posible tolerar a Marianne, que tenía una presencia discreta como General en jefe.

‘Estoy segura de que Marianne tuvo una muy mala relación con Jin, pero es muy cálida por la forma en que me trató ayer.’

En este momento, solo Zanne, el Rey y Marianne saben que la Reina tenía un problema de memoria.

Zanne también era mujer, así que Eugene se sintió cómoda haciéndole preguntas. Pero con ella siendo solo una sirvienta, había un límite a lo que sabía y podía hacer.

Solo estaba segura de que el Rey estaba constantemente ocupado con sus responsabilidades reales.

‘Será mejor que busque la ayuda de Marian. Necesito su consejo.’

“Zanne”.

“¿Sí, Lady Anika?”

“Envíale un recado a la ex General y dile que le pido que venga a visitarme mañana”.

“Lo haré, Lady Anika, lo antes posible.”

“¿Hablaste ayer con la ex General? Pareces tener mucho respeto por ella”.

“Si Su Alteza.”

Fue casi demasiado repentino: el rostro sereno de la sirvienta se transformó rápidamente en una expresión de absoluta inquietud, al darse cuenta de su error.

Inmediatamente, con el rostro pálido, se arrodilló en el suelo. “Lo siento, Anika. Perdóname.”

Eugene la miró confundida. A pesar de que estaba conmocionada, pudo distinguir algunas palabras…

“Anika, prohíbes a todos que te llamen por tu título en lugar de por tu nombre… Si uno comete errores, tú… tú…”

Zanne no necesitaba continuar ya que Eugene entendió de inmediato lo que estaba tratando de decir. Varias sirvientas murieron en el pasado por esta pequeña razón.

Eugene mentiría si ella dijera que esto no la molesta en lo más mínimo, se culpa a sí misma un poco…

‘Yo, que no puedo lastimar a una mosca, transmigré en una villana, que castigo a las personas hasta que sus cuerpos se derrumban…’

¿Hay algo más irónico que esto?

Anika es una persona valiosa en Mahar, pero abusa demasiado de los privilegios que se le otorgan.

Es una chica de cabello negro azabache y misteriosos ojos oscuros que atraen a la gente. Pero lo que la hizo diferente de los muchos fue que nació con habilidades especiales.

Las personas como ella eran raras; existe una pequeña posibilidad de que una persona con las mismas habilidades que Anika nazca en un año. Por lo tanto, explica por qué fue tratada de manera tan importante.

Después de su nacimiento, no heredó el apellido de sus padres, sino que fue el estado quien le dio su nombre ” Anika Jin”. Fue bautizada por los escalones superiores, con su vida destinada a ser fácil: todos sus gastos de vida y educación fueron financiados por el estado hasta su muerte.

Solo los de su especie podrían producir un sucesor del Rey. Al igual que la habilidad del Rey, “Praz”, Anika fue dotada con el poder “Ramita”.

Eugene miró su mano y pensó en estos hechos.

Si la habilidad del Rey era el poder de destrucción, el superpoder de Anika era el poder de creación. Por esta razón, su habilidad fue reconocida como mucho más sagrada.

Sin embargo, las habilidades psíquicas de Anika eran débiles en comparación con los seis reyes de Mahar.
Sin embargo, esto no siempre será cierto… Porque Anika tenía hambre de poder más que cualquier otra cosa.
Eugene recordó lo que había escrito de memoria.

‘Al principio, Jin Anika era naturalmente débil con su habilidad Ramita. Muy pronto, su cuerpo comenzó a anhelar la oscuridad hasta que finalmente encontró su fuerza máxima combinando fuerzas con el mal.’

¸• ๑۩۞۩๑ • ¸

 Antes de que Eugene se diera cuenta, el día había terminado.
Se dio un baño más largo de lo habitual, siendo atendida por las sirvientas. El agua del baño, que tiene pétalos a flote en su superficie, era fragante y le calmaba los nervios.

Las manos de las doncellas frotaban y aceitaban su piel, preparándola para su noche con el Rey. La sola idea la avergonzaba.

Esta noche, estaba vestida de manera diferente a su camisón habitual.

No, lo que llevaba estaba lejos de ser un camisón, sino más bien, se encontró vestida con una prenda escandalosa, un vestido fino y transparente que apenas cubría su cuerpo desnudo.

Tan pronto como las sirvientas se fueron, Eugene se sentó quieta en el sofá y reflexionó sobre sus próximas acciones para esta situación que estaba enfrentando.

‘Solo puedo decir que no quiero hacerlo’. Ella se consoló a sí misma.

“Anika”.

Ella volvió la cabeza sorprendida. Una voz autoritaria vino desde fuera de su puerta.

“Su Alteza, es usted”.

Un momento después, la puerta se abrió de par en par. El Rey entró e hizo un gesto a los siguientes sirvientes a sus espaldas. Sin alboroto, los sirvientes inclinaron la cabeza y se marcharon, dejándolos a los dos solos en su habitación…

Kasser se acercó a la Reina, que ahora estaba junto a su sofá con la cabeza inclinada. Se detuvo a unos centímetros de ella. Luego, la miró intensamente, imperceptiblemente molesto por su modestia, que todavía creía que era solo una fachada.

“¿Preferirías encontrarte con un Lark en el desierto que mirarme?”

Al escuchar eso, Eugene levantó la cabeza pero guardó silencio, sin saber qué decir. Dijo Kasser, sentándose en el sofá.

“Pensé que aún nos quedaba tiempo, pero hubo un error. Tenemos que cerrar nuestro contrato ahora”.

A pesar de que Eugene se sintió avergonzada, todavía estaba aliviada de que Kassser no mirara ni una sola vez su escaso atuendo. En cambio, eligió evaluarla primero con una conversación.

‘Después de todo, no es una persona amable.’

En la novela de Eugene, el cuarto Rey fue quien luchó por el bien contra el mal, pero ciertamente no era un buen hombre. ‘No es también un héroe que clama justicia’. Gran parte de su motivo para castigar a Anika Jin fue la venganza personal. Kasser era arrogante y cínico. No se llevaba muy bien con los otros reyes.

“Dices que no recuerdas el contrato, así que tendré que volver atrás. Hace tres años, hicimos un trato”.

Kasser explicó el trato entre los dos. El contrato en sí era bastante simple, por lo que la explicación terminó rápidamente.

Preguntó Eugene con una mirada perpleja, sin decir nada durante mucho tiempo.

“¿Un… un niño?”

“Sí, mi sucesor”.

Justo después de enterarse del contrato inesperado, Eugene comenzó a sudar frío.

“El mes que viene será el tercer aniversario de nuestro matrimonio”, Kasser habló con indiferencia como si solo estuviera hablando del clima frente a ella. “Nos queda un poco más de una luna llena”.

“… No esperas que tenga un bebé en solo un día, ¿verdad?” Ella se rió a carcajadas, descubriendo que el contrato era imposible de cumplir en un mes.

‘¿Me estoy perdiendo de algo? ¿Es una criatura alienígena como las de una película de ciencia ficción? ¿Su sucesor crecería anormalmente rápido dentro de mí?’

Sin embargo, estos pensamientos se fueron por el desagüe tan pronto como vio su rostro serio.

“Pero esto es tan repentino…” se quejó Eugene, presa del pánico.

“Como dije, no tengo ninguna intención de romper el contrato. Y no tengo tiempo para considerar tu situación”.

Mirándolo, Eugene no pudo evitar sentirse confundida. Si uno lo escucha y calcula su lenguaje corporal, es más como si le estuviera diciendo: “Comamos juntos sin ninguna tensión” en lugar de “Tengamos un bebé”.

‘¿Son estas personas simplemente raras o su cultura siempre es así?’

En la novela, Eugene incluyó emociones suaves como el amor y la amistad. Kasser estaba lejos de ser un amante amoroso.

‘Este chico es raro. De esto estoy muy segura.’

 

AnteriorTraduccionesMenúSiguiente

error: Content is protected !!