Saltar al contenido
Dark

BALL – Capítulo 60

18/02/2022

Una vez dentro del enorme salón, Iris observó a hombres y mujeres entrar y dirigirse a los asientos disponibles. Se sentó sola en una silla grande y miró alrededor de la fiesta, preguntándose por qué todos estaban parados tan lejos cuando había un asiento libre a su lado. Pero Iris no sabía que era por respeto.

En primer lugar, los caballeros tenían miedo del Rey Sidrain. Estaban aterrorizados de él porque estaba muy apegado a la Reina, o más bien obsesionado con ella. ¿Quién se atrevería a pedirle a la Reina que baile en público cuando el castigo sería el inframundo si la tocaban de manera inapropiada? ¿Qué pasaría si un extraño rumor comienza cuando el Rey no está presente? ¿Qué harían entonces? ¿Qué harían si tuvieran que enfrentarse al Maestro de la Espada? Querían vivir y disfrutar plenamente de sus vidas. Por lo tanto, no se acercaron a la Reina y en cambio la admiraron desde lejos. Aunque era asombrosamente hermosa, los hombres no querían arriesgar sus vidas.

Por otro lado, las damas estaban aterrorizadas por Elena In Sethang, que estaba junto a la Reina. Llevaba una máscara, pero sabían que era Elena. La mujer que estaba junto a la Reina miró a la gente como si fuera a matarlos si decían algo malo.

Aunque la Reina estaba un poco loca en estos días, era más agradable. Pero Elena estaba jurando con sus ojos que si alguien le decía tonterías, le cortaría la garganta. Elena In Sethang no recurriría a matarlos, pero haría un comentario insultante y vergonzoso.

“Elena”, Iris la llamó en voz baja. Elena inclinó la cabeza y acercó la oreja a la Reina mientras hablaba: “No creo que debamos sentarnos aquí”.

“¿Qué te hace pensar eso?”.

Iris miró a su alrededor y murmuró incómoda: “Creo que todos están de pie por nosotros”.

De hecho, era una plebeya, y Elena palmeó suavemente a Iris en el hombro. “Es porque eres más valiosa que ellos. No les hagas caso”.

“Pero es un baile de máscaras, así que está bien si no saben quién soy, ¿verdad?” Elena cerró la boca e Iris se levantó. “Si no podemos sentarnos juntos, creo que es correcto que no me siente aquí. Este asiento es demasiado grande para que lo ocupe yo sola”. Iris se inquietó y Elena trató de decir de nuevo que no tenía porqué hacerlo, pero las interrumpieron.

Fue entonces cuando un hombre apareció frente a ellos. “¿Puedo invitarla a bailar, señorita?”.

Elena lo fulminó con la mirada, “Qué loco es este”. Estaba hirviendo al pensar que se trataba de una Reina a la que no le gustaba estar en presencia de otros hombres. Y ahora, este extraño quería que ella bailara. ¿Estaba lo suficientemente loco como para querer morir?

Iris reconoció la voz de inmediato. Ella no pudo evitar saber quién era él. No había oído mal su voz desde que lo conoció. ¡Maestro! Cuando Iris lo miró, él sonrió detrás de la máscara y las lágrimas brotaron de sus ojos al pensar en él sonriendo con su rostro amable.

Su maestro, Elaine, luego le tendió la mano a Iris, “Mi señora”.

Iris sostuvo la mano de su Maestro con tanta fuerza como pudo, “Por supuesto”.

“¡Su Gracia!” Elena miró la espalda de la Reina en estado de shock mientras el hombre se la llevaba. Ella se quedó estupefacta cuando los vio alejarse. Era alto, pero no tan alto como Su Alteza, y tenía una complexión promedio. El Rey Sidrain tenía un físico mucho más grande. Y a diferencia de él, el extraño no tenía cabello rojo, por lo que no era Su Alteza. Pero aún así, la Reina había aceptado su pedido de baile sin dudarlo. Elena logró contenerse de querer detener a la Reina. ¿Qué justificación usaría para detenerla? Era un baile de máscaras, después de todo.

Ignorante del corazón de Elena, Iris tomó la mano de Elaine y caminó con confianza hacia la pista de baile. Luego, el Maestro recitó un idioma antiguo en un susurro: “Yo, Elaine Rossi, le pregunto a Iris Elaine si puedo ocupar tu cuerpo. Tu cuerpo se moverá de acuerdo a mi voluntad, y de ahora en adelante solo será una sola pieza musical”.

Iris hizo lo mismo y susurró rápidamente: “Yo, Iris Elaine, acepto la solicitud de Elaine Rossi. Puedes ocupar mi cuerpo para la próxima pieza musical. Me conformaré completamente a tu voluntad”.

Cuando sonó la siguiente melodía, los ojos de la gente alternaban entre la Reina y el hombre desconocido cuando caminaron hacia la pista de baile del salón de banquetes. Iris y el extraño no parecían sentirlo, pero todos tenían un presentimiento muy siniestro. Algo siniestro se acercaba como una tormenta.

Aunque era un día soleado, los truenos retumbaban afuera. Una premonición siniestra nunca se equivocaba. Como para afirmar esto, la puerta del banquete se abrió y entró un hombre pelirrojo con un cuerpo prominente, alto y musculoso, casi como una armadura. Llevaba una máscara colorida y tenía un aire de autoridad. Pero de repente, se detuvo en seco y se quedó mirando la pista de baile, y la gente tragó saliva.

Iris estaba bailando con un hijo de p*ta y Sidrain no sabía qué hacer. En primer lugar, Iris no sabía bailar. ¿No le había rogado antes que le impidiera bailar? Sidrain se quedó estupefacto al ver a Iris bailar en medio de la pista de baile como si hubiera estado bailando toda su vida.

—Tienes agallas —dijo Sidrain con los dientes apretados.

Sid, Sid, Sid. El Conde Portwall tranquilizó apresuradamente a Sidrain cuando vio la expresión de su rostro. En momentos como este, la única persona que podía calmar al Rey era su hermanito.

“La Reina bailó una sola canción. Ella no puede rechazar todas las solicitudes, ¿sabes?”.

AtrásNovelasMenúSiguiente

error: Content is protected !!