Saltar al contenido
Dark

BALL – Capítulo 65

07/03/2022

“Sí, Ris”.

Iris parpadeó. El Rey sabía quién era ella, pero fingió no saberlo. La llamó Ris y la trató como a una Reina.

Ayer, el Rey le dijo: “Vas a tener que matarme o si no”. Pero él era el hombre más fuerte del continente, para agregar un asesino de dragones. ¿Cómo podría ella matarlo? Nadie podría lograr tal hazaña; era más como una declaración de muerte. Sidrain era un enigma viviente que no podía resolver.

Iris tragó su saliva seca. Tenía mucho que decir, pero no sabía por dónde empezar.

¿Por qué te gusto? ¿Qué pasó frente a mi puerta hace 14 años? No soy tu Reina. No sé mucho sobre el trabajo de la Reina y soy un mago. Tengo un taller y una casa de hadas. Tengo que volver.

Pero no fue tan fácil. El enemigo de Sidrain podría ser su maestro por lo que sabía. Es posible que Iris haya quedado atrapada en una trampa sin forma de escapar. Un callejón sin salida.

Sidrain estalló en carcajadas cuando muchas emociones atravesaron el rostro de Iris en un lapso de unos pocos segundos. Ella a veces era un libro abierto. “Mi Reina. ¿Estás muy confundida?” preguntó con una sonrisa.

“Sí un poco”.

“Lo siento, pero haré todo lo posible para deletrearlo de la manera más directa posible”. Sidrain dijo y colocó el cabello de Iris detrás de sus orejas. Ella no se resistió cuando sus labios tocaron los de ella.

Somos una pareja, Ris. Sidrain susurró con una voz profunda e invitante.

“Oh, lo sé”.

La voz ronca del Rey transmitió una extraña sensación a su cuerpo. Iris aún no sabía qué era ese sentimiento, pero era emocionante y embriagador. Ella solo asintió inocentemente mientras yacía sobre el cuerpo del rey.

“Parece que tienes un malentendido, pero… realmente no quiero nada de ti”. Los labios de Sidrain volvieron a presionar los labios de Iris, esta vez con más fuerza. Luego le mordió el labio inferior juguetonamente, instándole a que bajara la guardia con él. No ocultaba la emoción en sus palabras,“Solo quiero hacerlo por ti. Quiero todo tu cuerpo” —añadió Sidrain, antes de devorar por completo los labios de su esposa.

El beso fue suave pero apasionado. Y cuando su lengua trató de escapar, él no se molestó en perseguirla. Se tomó su tiempo para explorar cada centímetro de su boca, tomando nota de los lugares que parecían gustarle más. El cuerpo de Iris comenzó a sentirse raro, pero no podía evitarlo. La dueña original de este cuerpo era una mujer débil contra el placer. Su cuerpo lo ansiaba como el agua en el desierto. Cada toque encendía su piel. Como ella y su esposo solo intentaron tener relaciones sexuales una vez al mes, no se emocionó mucho.

Sidrain en ese momento no era un caballero ni un Rey. Era simplemente un hombre lleno de pasión y anhelo por su amada. Sabía que Elaine regresaría pronto con planes para perturbar su paz. Pero también era consciente de lo mucho que Iris confiaba en su maestro, ella creería todo lo que Elaine le dijera. Tenía que intentar otra forma de hacer que Iris viera la verdad, y eso le llevaría a tomar medidas extremas. Pero necesitaba un atajo por ahora.

Y en este momento, él mismo era el atajo. Quería abrazar a esta dulce mujer. Ella lo llamó Sid y él la llamó Ris. Ahora le había confesado lo que realmente sentía por ella. Desnudó su corazón y se lo ofreció. La confesión era algo extraño, y desde el momento en que comienzas, llena cada parte de tu cuerpo aún más. Si no lo derramas, tu corazón podría explotar.

Un gemido lujurioso escapó de los labios ahora húmedos de Iris. Se estremeció encima de Sidrain. Podía ver sus alegres pechos debajo de su delgada ropa y, a diferencia de antes, sus pezones se habían vuelto más duros y ahora eran visibles debajo de su suave pijama de satén. Incapaz de controlarse, Sidrain tomó suavemente su pecho con una mano. Tenía manos grandes, pero apenas era lo suficientemente grande como para sostener sus abundantes montículos. Iris gimió y se estremeció cuando él le masajeó suavemente el pecho.

“Ris, vamos a ser una pareja perfecta a partir de hoy”. Sidrain habló suavemente. El susurro contenía su locura pero Iris no lo sintió. Estaba desesperada por resistir la oleada de placer.

“No, se siente… raro, oh…!” Luchó con todas sus fuerzas para alejarse de Sidrain y sus manos itinerantes, pero fue en vano. No habría sido capaz de quitarse esa mano de encima incluso si hubiera hecho todo lo posible.

Sidrain habló mientras mordisqueaba los lóbulos de las orejas de Iris. “No es raro. Es algo bueno, Ris. Esta es una cosa muy buena”.

“Ay, ay, no. Es raro. Es, eh, es, eh, ahí, no… A Iris le resultaba difícil formar oraciones coherentes con las seductoras travesuras de Sidrain.

“Te lo aseguro. Esta es una cosa muy buena”.

Dicho esto, Sidrain apretó el pecho de Iris con firmeza. En ese momento, Iris torció su cuerpo con los ojos muy abiertos por el placer. Cuando Iris sintió que su estómago se retorcía con una sensación extraña jadeó. Al verla una sonrisa de satisfacción se formó en los labios de Sidrain.

“Mi señora. Hoy, eres oficialmente mi reina”.

Por una vez, Iris pudo escuchar claramente la voz de Sidrain. La locura que impregnaba su cuerpo hace un rato embotó sus sentidos y la hizo perder el control. Iris no podía decidir cómo sentirse al respecto.

 

:・゚✵ :・゚✧ :・゚✵ *:・゚✧:・゚✵ :・゚✧:・゚

 

Iris no podía comprender exactamente lo que decía Sidrain, pero se hizo una idea aproximada. Sidrain deseaba tener una relación física con Iris, como marido y mujer.

Esto ha causado una confusión interna dentro de Iris porque no sabía si debía consentirlo o no. No, definitivamente lo lamentaría ya que no estaba lista para llevarlo al siguiente nivel con él. Y sabía que Sidrain también lo lamentaría si la obligaba a hacer algo para lo que no estaba preparada.

Este siempre ha sido el caso entre los dos. Aunque Sidrain no fuera el hombre más perspicaz del mundo, sabía que ambos se arrepentirían de haber tomado decisiones precipitadas, y eso era lo último que deseaba que pasara.

Fue Elaine, su maestro, quien le indicó que pasara tiempo en el taller para estudiar a las personas y su mundo. Iris siguió su consejo y abrió el taller y finalmente se acostumbró un poco a interactuar con ellos. Con el tiempo, la ayuda de asistir a algunas festividades y otros eventos sociales, también se acostumbró gradualmente a la gente. Al principio, era demasiado cautelosa cada vez que la ponían bajo los reflectores, o incluso cuando pocas personas le prestaban atención.

Sin embargo, después de convertirse en Reina, se sintió más cómoda con las personas y sus miradas, como una mariposa que hace alarde de sus colores vibrantes después de estar protegida dentro de su capullo durante mucho tiempo.

Pero la verdad era que siempre se arrepintió de haber dejado la torre mágica. Nunca le gustó salir de ese lugar que siempre había conocido desde que era una niña. Fue lamentable que hubiera sufrido una muerte terrible y su alma se viera obligada a poseer un cuerpo diferente.

 

AtrásNovelasMenúSiguiente

error: Content is protected !!