Saltar al contenido
Dark

BALL – Capítulo 71

28/03/2022

La noche anterior después de terminar las preparaciones para irse, Sidrain abrió la tesorería del palacio. Como él era el líder del grupo de subyugación de dragones, los soldados que hacían guardia abrieron la cámara del tesoro sin dudarlo. Despidió a todos porque dijo que quería estar solo, y luego se puso frente a la espada ardiente que había visto una vez cuando era joven.

Testalia.

Hace miles de años, un asesino mató a un dragón rojo y usó su esencia para crear la espada mágica. La espada eternamente ardiente que solo el asesino podía empuñar fue traída y guardada como tesoro del palacio.

Nadie que sea reemplazable puede matar al dragón y si no puedes matar al dragón, no puedes volver con vida.

Sidrain sabía bien que esa era la intención del Rey.

No culpó al Rey. Todos en el palacio eran así. Los reemplazables. Al final, él era uno de ellos.

Antes de alcanzar a Testalia, de repente recordó en su memoria que no era reemplazable, que nadie podría haberlo experimentado.

Iris Elaine.

Ah, la chica que se desmayó mientras gritaba. El niño que podía ver muchas aureolas. Ojalá hubiera podido ver su cara. Si tuviera que morir aquí y ahora, solo eso habría sido su arrepentimiento.

Hubiera sido mejor si hubiera podido besarla.

Insustituible.

Supongo que yo también tuve uno de esos. Adiós, Iris Elaine.

En sus momentos finales, Sidrain no se despidió de sus padres ni de sus hermanos. Sólo de la chica a la que no sabía si lo recordaría o no. Lo único insustituible para él. Se despidió de lo único que era brillante y hermoso.

Luego agarró a Testalia y se la hundió en el pecho.

Fue quemado. El fuego se extendió por todo el cuerpo a través de su corazón; era demasiado caliente y doloroso.

Esa noche, Sidrain aceptó a Testalia con el dolor de deambular por la muerte. En la cámara del tesoro del palacio donde no había nadie, contuvo sus gritos. Apretó los dientes mientras temblaba incontrolablemente y sus labios estaban completamente desgarrados cuando se calmó.

Durante toda la noche, tuvo que luchar contra el dolor que le hacía desear estar muerto. Era como ser torturado. Durante toda la noche, aceptó la tortura de Testalia.

Cuando salió el sol, se convirtió en uno con Testalia y se desmayó.

:・゚✵ :・゚✧ :・゚✵ *:・゚✧:・゚✵ :・゚✧:・゚

 

“Si no existiera Testalia, Su Majestad habría sido…” Iris, después de escuchar la historia, habló con cuidado y Sidrain sonrió.

“Muerto, sí. Aunque incluso con Testalia, el dragón era duro”.

Incluso con todos los caballeros más competentes y valientes y Testalia, fue difícil someter al dragón. El dragón era el epítome de todos los seres vivos. Simplemente no podía vencerlo. Apenas aguantó gracias a sus ganas de vivir. Al final solo tenía que matar a esa cosa.

Él tenía que.

La mayoría de los caballeros que venían con él estaban muertos, y para vengar a los que estaban muertos y salvar a los que quedaban, tuvo que matar al dragón. De las personas que aún vivían estaba su hermano pequeño, el Conde Portwall.

“Luego, cuando regresé, mi padre fue asesinado”.

Los nobles deben haber pensado que el Príncipe Heredero sería asesinado por el dragón. Entonces, asesinaron al Rey y esperaron noticias. Estaban planeando cambiar a la familia real con el anuncio de la muerte del Príncipe Heredero, pero el Príncipe Heredero, aunque se veía peor por el agotamiento, regresó victorioso.

“S-Sid”.

Iris no sabía qué debía decir. Si se trataba de una historia como esta, desearía no haber preguntado. Mientras movía los labios para hablar, Sidrain sonrió. Extendió su mano.

“Si siente pena, ¿podría tomar mi mano, mi señora?”.

Iris inmediatamente tomó su mano. Ella agarró su mano tan fuerte como pudo. Pero esa fuerza solo fue suficiente para hacerlo sentir bien, por lo que Sidrain se rió.

Sidrain lo supo después de regresar. Que incluso el Rey era reemplazable. Que nadie en el palacio era insustituible.

Así, Sidrain se volvió de sangre fría.

Mientras buscaba a las personas responsables de asesinar al Rey, su corazón se estaba congelando. De las muchas habitaciones en su corazón, había calor en un solo lugar. Ese lugar albergaba a Iris Elaine.

Y ella apareció después de entrar en el cuerpo de su esposa.

—Iris —la llamó Sidrain, e Iris asintió—.. “Honestamente, quería llamar este nombre todo el tiempo. Iris Elaine”

“Puedes decirlo en cualquier momento”. Cuando Iris respondió rápidamente, lo dijo alegremente.

“Bien, ahora puedo”, se rió Sidrain.

Esa risa era tan hermosa pero tan solitaria que obligó a Iris a desviar la mirada.

El mundo se estaba volviendo más brillante. Iris agarró la mano de Sidrain. Ella estaba en el caballo, y él estaba en el suelo y caminaron de regreso al palacio tomados de la mano. Era un camino tranquilo.

Este pobre y encantador hombre.

Ella pensó que él era el vencedor de la vida ya que lo tenía todo, pero no era todo eso. Pensando en ello, siempre estaba sonriendo. Por lo general, siempre estaba en su propio mundo y era visto como raro y aterrador, pero se reía a menudo a su lado.

Dijo que siempre quiso llamarla Iris.

Iris por un momento supo que le gustaba. Aparte de su maestro, esta fue la primera mañana que pensó por primera vez en mucho tiempo que le gustaba alguien.

AtrásNovelasMenúSiguiente

error: Content is protected !!