Saltar al contenido
Dark

BALL – Capítulo 77

18/04/2022

¿La Reina podía hacer magia? Todos se preguntaron.

Era posible. La Realeza o, a veces, los nobles tenían personas que tenían maná de vez en cuando. ¿Pero la Reina? ¿Su Reina poseía maná? ¿Ella podría hacer magia? ¿Está salvando gente con eso? ¿Personalmente en el centro de tratamiento?

La multitud se volvió loca por la Reina y quería verla. Querían tomar su mano y si no eso, querían ver aunque fuera un mechón de su cabello. El mundo temblaba con su canto a la Reina.

En ese momento, Elena hizo algo escandaloso. Trabajando con Lily En Oswald, hizo que todos los caballeros de la guardia de la Reina usaran armaduras rojas. No era rojo como la rosa. Estaba rojo como la sangre.

Cada caballero parecía aterrador. Aparecieron como segadores de la Reina. Los segadores que no dejaban que la Reina hiciera nada. Marcharon alrededor de la Reina, su armadura emitía un sonido metálico amenazador cada vez que daban un paso. Si algo pequeño le sucediera a la Reina, seguramente blandirían sus espadas. Parecían crueles. Eran crueles.

Y a los pocos días empezaron a aparecer las esposas de los nobles.

“¿Usted ayudará?”.

Iris miró fijamente a la esposa de un noble con el rostro en blanco. Sabía quién era ella como lo memorizaba, pero ¿qué haría una preciosa Marquesa en el centro de tratamiento?

Pero la Marquesa era una mujer astuta. Sabía bien lo que debería estar haciendo por su esposo y su familia en momentos como este. Ella debería estar del lado de la Reina, ayudar y tomar un poco de gran crédito que la Reina recibirá. La Marquesa con la ropa más sencilla posible, trajo consigo a docenas de doncellas.

Parece que está empezando . Elena sonrió por dentro. Todos estaban notando el poder de la Reina.

Justo como esperaba, con la Marquesa comenzando a aparecer, las esposas de los otros nobles aparecieron vestidas de civil a propósito con sus doncellas también. También enviaron el mensaje a los lugares, verificaron los suministros, calcularon los salarios de las personas que trabajaban y ayudaron a Elena con sus deberes. No fueron de gran ayuda, pero fue muy significativo que las esposas ayudaran voluntariamente a la Reina.

“Su Majestad, la Vizcondesa Os y la Condesa Mutarion estarán de visita hoy”.

Iris sonrió torpemente al recibir ese aviso todos los días. Todos se inclinaron cortésmente frente a Iris y luego le besaron el dorso de la mano. Elogiaron su trabajo y mostraron su voluntad de hacer cualquier cosa. Iris miró a Elena incómoda cada vez. Ella no sabía lo que debería estar diciendo.

Era una noche de principios de verano cuando el moho Honsy comenzó a desaparecer y el centro de tratamiento estaba rodeado por más gente que quería ver a la Reina que a los pacientes.

Iris estaba recibiendo un beso del asistente de hoy. Hoy en día, eran sus hijas las que también aparecían con las esposas de los nobles. Fue cuando todas las damas aparecieron y pusieron a prueba la habilidad de memorización de Iris.

Entonces apareció otra señora. Ella era guapa. Sus mechones castaños que tenían un tono rojo estaban sueltos y llevaba un vestido algo ajustado. Elena pensó que era un poco rústico, pero Iris pensó que era solo una linda dama. Sus ojos eran marrones y sus labios eran delgados y un poco inclinados. Desde cierto ángulo, se podría decir que parecía un poco fuera de forma.

Pero ciertamente era una cara bonita. No era un rostro extraordinario que haría que la gente se diera la vuelta en la calle para mirarla de nuevo, pero tampoco era tan simple. Probablemente escuchó que era linda cuando era pequeña, pero se volvió un poco simple a medida que crecía. Ella se acercó y le hizo una reverencia a Iris e Iris también recibió su saludo con una cara incómoda.

“Ella es la hija del Conde Surah”, interrumpió Elena.

En ese momento, los ojos de Iris estaban muy abiertos. Su hermanastra, Margaret En Surah, apareció de repente. Pensó que se había olvidado de ella, pero su corazón comenzó a latir con fuerza.

El rostro de la Reina se había vuelto blanco como una sábana.

Elena En Sethang, la mujer que pensaba que observar el rostro de la Reina era lo más importante e interesante del mundo, estaba observando con mucho cuidado el rostro de la Reina. Los ojos azules de la Reina ardían más intensamente y cualquiera podía decir que estaba emocionada.

¿A qué? Elena miró a la hija del Conde Surah. ¿A esa chica de campo?

Hasta ahora, la Reina nunca mostró ninguna emoción a ninguna dama noble que vio. No importa cuán hermosa, cuán carismática, ella solo los saludó con una cara incómoda. Nunca se sintió abrumada. Elena consideró que ese era un buen punto. Iris fue alguien que nació sin ser afectada por los demás. Para alguien en lo alto, ese era el rasgo más útil.

Pero ahora se esforzaba por no temblar. Otros no lo verían, pero Elena, que consideraba que saber todo sobre la Reina era lo más importante del mundo, podía verlo.

Volvió a mirar el rostro de Margaret En Surah. Miró su ropa de nuevo también. Sus acciones y sus expresiones.

La campesina estaba llena de ambición, supuso Elena. De todas las damas del campo, había una dama que era más madura y tenía más sentido común. También era una dama atractiva que conocía su lugar.

AtrásNovelasMenúSiguiente

 

error: Content is protected !!