Saltar al contenido
Dark

BALL – Capítulo 81

02/05/2022

“Seguro que creciste suave”.

Portwall sonrió ante el comentario sarcástico de Mutarion. “Viviste una vida similar a la de tu amigo más cercano al Rey. Así que no creas que tu vida fue dura, hombre”. Portwall dijo mientras palmeaba los hombros de Mutarion y se despedía mientras se dirigía a la oficina de Sidrain.

“¿Qué le ordenó a Retendon, Su Majestad?”.

Portwall entró preguntando. Constantemente le preguntaba a Sidrain numerosas cosas como si nada, debido al estrecho vínculo que los unía. Eran los mejores amigos; no, eran hermanos. Ambos creían que eran hermanos. Portwall no albergaba ninguna confianza en sus hermanos de sangre y tampoco Sidrain. Cuando fueron elegidos para ser parte de la misión suicida, sabían que su familia los había abandonado. Desde entonces, no creían en su propia sangre.

“Le dije que averiguara sobre Iris Elaine en el gremio”, respondió Sidrain.

“Sid, ¿la Reina realmente es Iris Elaine?”

Iris no se había molestado en ocultar sus habilidades mágicas. Portwall, que conocía muy bien a Rosemary, le preguntó entonces a Sidrain qué había sucedido. Cómo Sidrain, que odiaba con pasión a Rosemary, llegó a amarla, y al mismo tiempo, cómo la Reina era capaz de hacer magia. Como preguntó con fuerza, Sidrain finalmente le dijo la verdad.

“Sí”.

Cuando Sidrain respondió mientras miraba el documento, Portwell suspiró.

“¿La princesa de la Torre Mágica es nuestra Reina?”.

“Tiene pros y contras”.

Portwell soltó una risa ridiculizada ante las palabras de Sidrain.

“ A ese padre loco lo engañaste, ¿verdad Sid? Si Elaine lo sabe, estaremos condenados. El amor de Elaine por sus alumnos, especialmente Iris, es conocido por la gente. No hay manera de que dejaría que Iris se convirtiera en la Reina. Y si él se enterá que nosotros sabemos de esto, la Torre Mágica luchará”.

“Ella es mi Reina”.

Sidrain le había contado a Portwall desde el principio: la historia de cómo se conocieron cuando tenían dieciséis años. Desde entonces, Sidrain no pudo olvidar a su primer amor. Portwall finalmente entendió lo que Sidrain quiso decir cuando escupió “Ella es mi primer amor” durante la loca fiesta de primavera.

“Solo la has visto una vez, Sid. Sólo una vez. ¡Ni siquiera le viste la cara!” Portwall había dicho como si fuera la cosa más ridícula que había escuchado de su hermano.

“Lo sé. Sólo una vez. No le vi la cara” había respondido Sidrain.

“¿Pero?”.

“Escuché su voz a través de la luz. Sentí su presencia detrás de la puerta. La primera vez que sentí que había un obstáculo, ella me permitió superarlo. No creo en Rusna. Nunca sentí su presencia. Pero ese día sentí la presencia de una Diosa. De muy cerca. Descubrí lo que es una Diosa”.

Ante las palabras de Sidrain, Portwall ya no pudo reprimir su absoluta incredulidad y dijo: “Oh, Dios mío, Sid. ¿Estas loco?”.

“Viví de la lógica. No fui a buscarla y no me presenté ante ella. Iba a enterrar el recuerdo. ¡Lo enterré! ¡Pero ella vino a mí! Ella entró en el cuerpo de mi esposa y en mi abrazo…. Maldita sea, ahora que la encontré de nuevo, se ha vuelto más encantadora. ¿Que puedo hacer?”.

Sidrain había mirado con total sinceridad y seriedad a su hermano que Portwall no pudo evitar gritar las palabras “¡Su Majestad!” a Sidrain, rogándole que volviera a sus sentidos. ¡Él era un Rey, y el Rey no necesita sueños tan desesperados! Pero Sidrain se limitó a negar con la cabeza.

“Hice todo lo que tenía que hacer. Maté al dragón y me convertí en Rey y atendí todas mis responsabilidades. No puedo dejar ir a esta mujer, Pow”. Sidrain había declarado. “No perderé a esta mujer. Mi Reina, lo juro por Rusna, es sólo esta mujer, Iris Elaine. Pondré mi destino en ello”.

Portwall supo ese día que su amigo, su hermano, su Rey, se había vuelto loco. Le tomó un par de días aceptarlo. No había nada que él pudiera hacer. Si el Rey había perdido la cabeza, ¿qué podría hacer? Si Sidrain se ha vuelto loco, ¡tendré que volver loco al mundo también!

Pow Portwall era el verdadero hermano de Sidrain. El hecho de que ambos fueran niños tontos los convertía en hermanos.

Portwall se encogió de hombros, “Si Su Majestad dice eso, entonces ella es nuestra Reina. Pero la Reina no parece tener intención de esconderse ni es buena mintiendo. Nos atraparán y tendrás que prepararte para un enfrentamiento con la Torre Mágica”.

Pero si Iris estaba dispuesta a regresar a la Torre Mágica, que una vez había sido su hogar, sería una historia completamente diferente.

Sidrain se tragó su nerviosismo. No se podía negar que Iris tomaría esa decisión. Todavía ni siquiera podía olvidar el impacto de ella desafiándolo a un duelo.

“Prepararé a los abogados. Este se convertirá en el juicio del siglo”, dijo Sidrain.

Portwall se rascó la cabeza. Bueno, podría ser una buena opción aceptar a la princesa de la Torre Mágica como Reina. Tenía una gran cantidad de poder mágico y era uno de los orgullos de la Torre Mágica. Quitarla era como quitarle una espada entera a la Torre Mágica.

Portwall podía ver el futuro donde el maestro de la Torre Mágica, Elaine, exhala fuego como un dragón una vez que descubre la verdad, pero eligió mirar el lado bueno. Más aún, se prometió a sí mismo vencer a Mutarion en el combate de boxeo de esta noche.

:・゚✵ :・゚✧ :・゚✵ *:・゚✧:・゚✵ :・゚✧:・゚

 

Una semana después, cuando Sidrain descubrió la historia de la infancia de Iris, arrojó con furia el informe del gremio. Portwall había estado con Sidrain, y pensó que había pasado un tiempo desde que vio a Sidrain furioso. Recogió papeles del suelo y hojeó los documentos. Portwall entonces supo que su rabia no se calmaría fácilmente.

AtrásNovelasMenúSiguiente

 

error: Content is protected !!