Saltar al contenido
Dark

BALL – Capítulo 88*

27/05/2022

Eran los celos tontos de un hombre tonto. Aunque sabía cuál era la verdad, no pudo evitar ahogarse con el licor hasta perder toda su racionalidad. Pero no podía decirle esto a Iris. Era una emoción tan mezquina y fea que no podía revelarla. Ella no era Iris en ese entonces. ¡Eran dos personas completamente diferentes y él era quien lo sabía mejor que nadie!

Cuando Iris condujo a Sidrain a su cama enérgicamente, de repente cerró los ojos sin poder gritar. Sidrain la había inmovilizado en la cama y se cernía sobre ella. Iris se asustó cuando su cuerpo fue manipulado fuera de su control; cerró los ojos y trató de calmar su conmoción.

Un rato después, cuando sus nervios se calmaron, abrió los ojos. Se encontró con los orbes rojos de Sidrain. Flameante. Ardiente.

“Ris” susurró Sidrain.

Iris asintió con la cabeza, una palabra no salió de su boca.

“¿Hoy está bien?” preguntó.

Iris lo miró fijamente, ajena al significado de su pregunta. Ante su silencio, la mano de Sidrain se deslizó lentamente hasta el pecho de Iris y sus dedos acariciaron su pecho con intención explícita.

“¿Qué tal hoy?” preguntó de nuevo.

Iris se dio cuenta lentamente: Sidrain la estaba esperando. No era porque su deseo hacia ella hubiera disminuido. Estaba haciendo todo lo posible por sofocar su deseo para no violar a Iris. Quería protegerla.

Iris parpadeó. El rostro de Sirdrain, que reflejaba el débil resplandor de la luna, mostraba el ceño fruncido. Parecía pensar que fue rechazado. Aun así, él la miraba con los ojos llenos de deseo, sin renunciar a la poca esperanza que tenía.

Él la necesitaba. Él la deseaba. Él la ansiaba . Sidrain se ahogaba en la pasión. El mundo se había quedado mudo y la cama se convirtió en un pequeño bote, flotando sin rumbo fijo bajo el cielo iluminado por la luna.

Iris no podía decir la palabra ‘bien’. Todavía era tímida al respecto. Sin embargo, reunió cada onza de coraje que tenía para envolver sus brazos alrededor de su cuello y besar el costado de sus labios. Su pico perturbó el silencio de la habitación. Era su permiso.

Con ese beso, Sidrain desató su deseo reprimido e invadió y exploró la boca de Iris. Chupó su lengua hasta que le dolió mientras su mano acariciaba sus senos.

El toque de Sidrain fue exigente pero suave al mismo tiempo; parecía que iba a explotar de placer en cualquier momento, pero su toque permaneció tan suave como una pluma. Deseoso de sentir un poco más, Sidrain levantó un dedo y jugó con el pezón tenso de Iris. Lo acarició, acariciándolo en círculos.

Iris fue fácilmente estimulada, su cuerpo calentándose con cada toque. Ella no podía contener sus gemidos. No, parecía que se había convertido en un hábito en este estado; su cuerpo se derritió sin esfuerzo bajo la caricia de Sidrain. Sidrain se sorprendió, nunca pensó que Iris podría y actuaría así.

Sidrain terminó su largo y apasionado beso y le susurró roncamente al oído: “¿Puedo grabarme en ti?”.

El olor a alcohol que emanaba del cuerpo de Sidrain era áspero pero no tan malo. Parecía que era alcohol de fruta fresca. La mente de Iris se nubló como si estuviera intoxicada.

Las manos de Sidrain permanecieron amables, dulces y llenas de amor, pero debajo de ese amor había obsesión brillando en sus ojos rojos. Pero la brumosa Iris no podía sentir esa obsesión. Mm. Iris torció su cuerpo, gemidos saliendo de su lengua. Sidrain no pudo contenerse más y comenzó a bajar lentamente la mano de su pecho. Sus dedos trazaron su piel flexible mientras descendían a la parte inferior de su abdomen. Despacio. “Ris, dame permiso. Dime que puedo” susurró.

“Ja, mm. ¿Qué, qué estás grabando?

“A mi”.

“¿D- dolerá?” preguntó Iris.

Sidrain sonrió suavemente, “No, no dolerá. Solo se sentirá bien, Ris”.

Este cuerpo ya lo sabe todo, pensó Sidrain. El caparazón de Rosemary ya estaba acostumbrado al placer por lo que no le dolería. A pesar de que la virilidad de Sidrain era enorme, su cuerpo podía tragársela fácilmente.

Sidrain apoyó la mano sobre su región inferior. Luego comenzó a estimularla. Podía sentir su arbusto, su arbusto susurrante. El cabello de Iris era rubio, por lo que ese lugar también sería rubio. Antes, cuando era Rosemary, empujó sin pensar su virilidad dentro de ella hasta que eyaculó como si estuviera harto de eso. Nunca prestó atención a las facciones de Rosemary.

Ahora mismo, sin embargo, estaba tan impaciente que se estaba volviendo loco. Quería ver el color de este arbusto. Quería peinarlo con la lengua. Quería perforar la pequeña división y jugar con el capullo debajo. Quería chuparlo. Quería verla llorar de placer.

En este punto, Sidrain ya no sintió celos.

Él, que era su marido, ni siquiera la conocía del todo. ¿Cómo la conocerían otros bastardos? Iris gimió en voz baja a diferencia de Rosemary, que gimió en voz alta a propósito; Iris cerró las piernas cuando lo sintió, a diferencia de Rosemary, que abriría las piernas incluso con un poco de estimulación. ¿Cómo eran las mismas personas? Era una cosa tan estúpida siquiera pensar en eso.

Los hombres son así de estúpidos.

Se maldijo y acarició la parte superior del pijama de Iris, con la garganta seca.

AtrásNovelasMenúSiguiente

 

error: Content is protected !!