Saltar al contenido
Dark

BALL – Capítulo 91

01/08/2022

El examen de la corte terminó rápidamente. Tenía una cara un poco desconcertada, pero Elena rápidamente la ahuyentó, teniendo en cuenta que ella también era maga. Era difícil que se supiera que otra alma residía en el cuerpo de la Reina.

Y después de expulsar a todos, Elena se sentó junto a la cama de la Reina y abrió la boca con una cara amistosa.

“Su Majestad, aquí viene Elena. Viene el fiel servidor de su majestad. Dilo y lo comprobaras. ¿Qué pasó anoche?”.

Apareció el Duque Zeneth.

La mente de Iris se movía de forma complicada. ¿Por qué apareció? ¿Por traición? ¿Hasta dónde llegó la traición? ¿Qué haría la Reina después de la muerte del Rey, por que quería envenenar al Rey?

Iris no podía imaginarlo. No sabía nada de política, tampoco le venía a la mente. ¿Cómo funcionaba la traición? no podía entenderlo.

Me gustaría ver un libro de historia. ¿Cómo surgieron las otras traiciones?

El corazón de Iris latía con ansiedad.

“Su majestad, mi lealtad. ¿No crees que es la de una mujer antes que la de un sirviente?”.

Elena estaba convencida mientras observaba los ojos de la Reina temblar ansiosamente. Era demasiado grotesco tener una relación con una Reina inocente. El Rey no era un pervertido. Si hubiera sido un pervertido, los rumores ya habrían circulado. Pero no hubo tal historia. Así que la Reina debe haberse sorprendido.

“¿A qué le temes?”.

“A nada”.

“Majestad. Tienes que discutir las cosas de una mujer y un hombre con alguien”.

Ante eso, Iris levantó la cabeza. La suave sonrisa de Elena parecía cálida bajo el sol de la mañana.

“Hay momentos en que tienes miedo a los hombres. ¿Verdad, Mi señora?”.

Elena empujó el interruptor de la cobardía con todas sus fuerzas. Estaba destinada a crecer y consolar a Iris. No da miedo, simplemente acostarse es mejor de lo que piensa, tal vez sea el cielo. Eso es lo que hace toda mujer. Y sin duda te abrirá un nuevo mundo. Una relación hombre-mujer es…

Todo tipo de frases flotaban en la cabeza de Elena.

Iris negó con la cabeza.

“Sid no hizo nada que me asustara”.

Elena miró el rostro de la Reina. Su rostro estaba lleno de confianza inquebrantable.

“Gracias por cuidarme, pero Sid no es alguien a quien temo. Así que no tienes que preocuparte por eso”.

En una palabra, no maldigas a mi hombre.

En ese momento, los fuegos artificiales estallaron en colores en la cabeza de Elena.

‘¡Finalmente, finalmente, finalmente, nuestro Rey ha seducido a la Princesa de la Torre! ¡Gracias, Rusna! ¡Elogio! ¡Te venero!’.

“Sí, es cierto. fue una falta de respeto”.

Elena rápidamente dio un paso atrás.

‘Dejaré que ustedes dos desarrollen un hermoso amor. Nunca los molestaré. Mataré a cualquier bastardo que se interponga en el camino, ¡oh jo jo jo!’.

Y la cabeza de Iris estaba confundida.

‘¿Qué debo hacer con el Duque Zeneth?’.

No pudo averiguar nada. Iris agarró su muñeca sin darse cuenta. De ella colgaban brazaletes de marfil.

AtrásNovelasMenúSiguiente

 

error: Content is protected !!