Saltar al contenido
Dark

Cale x Alberu 2

24/01/2021

(Antes de que se estresen buscando la parte 1, sepan que escribí primero la dos XD)

Fue esa noche, Cale y los demás tenían que preparase para la batalla contra el “Imperio”  en la selva, el Príncipe Heredero Alberu Crossman uso su físico como elfo oscuro para ir a ver el lugar de la batalla.

Los que lo reconocieron creyeron que era un disfraz pero Cale sabía la verdad, conocía ese cuerpo por aquello ocasión en que vió el mensaje del Dios de la Muerte; Alberu se había aprovechado de el… desde entonces Cale había estado muy ocupado para pensar en lo que paso, a veces pensaba que solo había sido un sueño; pero una parte de el esperaba que fuera real para vengarse de esa afrenta; y hoy, Alberu llego como servido en bandeja de plata, el Príncipe quería experimentar de cerca la batalla y las sensaciones de estas; así que Cale le daría lo que vino a buscar…

Eruhaben-nim y Raon estaban ocupados viendo como iban a proceder, Mary tomo el momento para descansar, los elfos oscuros vigilaban el área; Choi Han y Rosalyn parecían tener algo de que hablar; todo se estaba acomodando a su favor.

“Bueno hermano mayor… ¿porque no te explico algunos detalles de lo que haremos?”

Le dijo Cale al Príncipe Heredero.

“Claro hermanito, muestrame,” le respondió con una sonrisa que realmente irritaba a Cale.

Ambos se retiraron a la pequeña tienda de Cale; pero estando dentro Cale puso su dedo sobre los labios de Alberu; lo empujo de forma poco delicada a una de las elegantes sillas que tenía la tienda de Cale.

“Su Majestad gusta de reñirme, pero esta vez Su Majestad no debió abandonar la seguridad del Palacio para venir hasta aquí.”

“Bueno, como futuro Rey tengo que conocer la situación por algo mas que por las grabaciones que me muestran”.

“Eso no quita el peligro, me parece que es el turno de Su Majestad de ser castigado”.

Cale sonrió, y si Raon estuviera aquí preguntaría si iba a estafar a alguien.

Cale apoyo su mano derecha en el respaldo dorado de la silla, y su mano izquierda se deslizo por el pecho del Príncipe y fue bajando hasta desatar el cordón de los pantalones de cuero.

Alberu lo observó, y sus ojos parecían preguntar a donde quería llegar.

“Solo devuelvo el favor Alberu, los Príncipes que se portan mal necesitan disciplina, y ya que nadie tiene la autoridad para hacerlo, supongo que daré una mano por el bien del Reino.”

“Jo, me preguntó que clase de mano el gran héroe Escudo de Plata prestará al Reino.”

“Bueno porque no le averiguas querido hermano mayor”

Le contestó Cale con picardía.

Esta vez Cale deslizo su mano al interior de los pantalones y la movió de arriba a abajo constantemente.

Pronto un bulto apareció debajo de la mano pálida de Cale.

Cale sonrió y tiro de Alberu para asegurarse que este terminara en el tapete azulado.

“Sin duda es bueno que me den un trato preferencial, de otra forma las rodillas Reales estarían en tierra”.

Dicho esto Cale se sentó en la silla que ahora estaba vacante. Hizo un remolino en su mano y lo lanzó directo a la camisa de Alberu, esta cayó sobre los hombros de Alberu, mientras este observaba Cale uso su velocidad y con un listón ató las manos de Alberu a su espalda.

‘Vaya manera de usar mis poderes, al menos las voces están calladas’.

Cale volvió a sentarse en la silla y miro directo a los confundidos ojos cafés que lo observaban.

“Siendo el hermano mayor ¿no debería yo estar en la silla?”

“El hermano mayor debe sacrificarse por la comodidad de su hermanito. Ahora hermano, es tiempo de comenzar el castigo.”

Alberu tenía un gran bulto queriendo salir de sus pantalones abiertos; pero Cale no lo ayudó de ninguna forma, al contrario continuo provocandolo.

Acarició sus pezones suavemente con su lengua, y una de sus manos se enterraba en la espalda bien marcada de Alberu, mientras que la otro jugaba con su lóbulo.

Mientras tanto uno de sus pies subía y bajaba de forma indecente en el bulto del pantalón en Alberu.

“Hermanito ¿Cuánto tiempo más piensas hacerme sufrir?”

“Aigoo, hermano mayor ¿no dije que sería un castigo?”

Cale continuo molestando a Alberu, pero esta vez la mano sobre la espalda de Alberu subió y sostuvo su cabello con firmeza, su lengua saboreo los labios de Alberu, pero su pie nunca se detuvo.

“¿Qué clase de castigo sería si te doy lo que deseas?”

“Mmm-hm tu realmente me vuelves loco.”

Contesto Alberu con evidente sufrimiento.

“Ya lo había dicho pero definitivamente este tono de piel también te va hermano mayor.”

Cale se detuvo y miro fijamente a los ojos castaños de Alberu. Bajo su pantalón y acerco la cabeza de Alberu a su entrepierna.

“Ahora. ¿porque no subimos la intensidad del castigo hermano?”

Las oscuras mejillas de Alberu se oscurecieron un poco mas, pero sin si quiera pensar uso sus dientes para bajar la blanca ropa interior de Cale.

Se detuvo un momento y sonrió, luego uso su lengua y empezó a deslizarla lentamente de arriba a abajo en el pene de Cale.

Esto continuo por varios minutos hasta que el pene de Cale se volvió erecto; entonces Alberu lo coloco dentro de su boca.

“Fufufu, se supone que es un castigo para un Príncipe mal portado, pero parece que Su Alteza disfruta ser humillado y estar de rodillas ante sus subordinados. ¿Cómo se supone que esto sea un castigo?”

Alberu se detuvo y miro fijamente a Cale. Con pesadez retrocedió su cuello para sacar el pene de Cale de su boca.

“Es mucho castigo hermanito, no me dejas tocarte, y mi miembro Real necesita alivió. No estas haciendo nada al respecto, me haces sufrir de verdad”.

“No sabía que tenías tendencias masoquistas considerando como abusaste de mi debilidad aquella noche.”

Cale molesto se levanto de la silla y tomo del cabello a Alberu, lo tiro una vez mas a la alfombra logrando que quedara con la cabeza recostada con incomodidad ya que sus manos seguían atadas.

“Ya que te gusta tanto estar de rodillas, quedate en ellas”.

Con agresividad bajo los pantalones de Alberu, pero al no ser tan fuerte solo puedo bajarlo un poco, pero fue lo suficiente para exponer su pulsante y oscuro miembro a la luz de las velas.

Sin piedad y sin aviso Cale inserto su pene en el pequeño agujero de Alberu.

Alberu quiso gritar pero los delgados dedos de Cale también violaban su boca, podía sentir la saliva escurrir sobre la azulada alfombra.

“¿Qué pasa hermano mayor? ¿No te gusto hacerme esto antes? ¿No te gusta ser penetrado y solo te gusta penetrar a otros?… Es una pena porque esto es un castigo, me duele más a mi que a ti querido hermano. ¿Quién viera a Su Alteza inclinado como un perro?”

“Mmhmm ah mha.”

“No entiendo sonidos perro. Habla si te queda algo de dignidad”.

Pero antes de que pudiera abrir la boca Cale empezó a moverse dentro de Alberu, tanto su pene como sus dedos se movían sin parar.

‘Tac tac tac’

El sonido de la carne chocar se escuchaba dentro de la tienda.

Con su otra mano Cale comenzó a masajear el pene de Alberu, y este ya estaba comenzando a gotear, Cale tomo esas gotas y las embarró en el rostro de Alberu.

“Mira lo sucio que eres, te emociona que te abran”.

“Ah ah mm”

“Ni si quiera puedes hablar, supongo que este castigo es suficiente”.

Cale saco con fiereza los dedos de la boca de Alberu, y puso ambas manos en las firmes nalgas de Alberu para impulsarse y seguir metiendo su pene con mas fuerza que antes.

“Ah ah ah Caleuu ah”

Cale lo ignoro y siguio introduciendose con fuerza.

“Argh”

Cale sintió como estaba llegando al climax.

“Ah aha ah.”

‘Plaf’

Cale le dio una nalgada a Alberu con fuerza.

El susto de esta hizo que Alberu se desatara, puso uno de su brazos en la alfombra y con el otro atrajo la cabeza de Cale hacia el y lamió sus labios.

Cale atrapo su lengua con los dientes y lo beso agresivamente sin detener su pene en ningún momento.

Alberu se rindió y uso sus propias manos para masturbarse así mismo porque ya no aguantaba el dolor de su pulsante pene.

“Ah ah ah”

La rítmica voz de Alberu seguía mezclandose con los sonidos se carne chocando entre sí y los fluidos esparciendose sobre la alfombra.

La voz de Cale se unió, aunque en el futuro lo negaría, estaba disfrutando el momento.

“”Ah ahh aaah ah””

Ambas voces se fundieron en una sincronizando sus dos cuerpos y sin poder decir nada ambos explotaron con fuerza.

“Ah aja ahja”.

Gotas de sudor resbalaban por ambos cuerpos y jadeaban intensamente por el esfuerzo.

Aún así Cale aventó a Alberu otra vez y comenzó a acomodar su desorganizada ropa. Busco una toalla para limpiar su sudor y un vaso de agua para refrescarse.

“Bueno, espero que el castigo quedara bien grabado en el cuerpo de Su Alteza. Ya es tiempo de que se regrese al castillo”.

“Ah ah, Cale, eres tan cruel, ni si quiera me dejas recuperar el aliento”.

“Recuerdo que Su Alteza tiene buen rendimiento y no es alguien que tenga dificultades a diferencia de alguien frágil como yo. Deja de fingir cansancio y vete de una vez”.

Alberu sonrió con ironía y se levanto sin dificultades, con el pene aún colgando y arrastrando los pantalones camino a la silla donde nuevamente estaba sentado Cale, tomo su toalla y limpió su sudor, después limpió el semen que se derramaba por sus piernas, luego puso esa toalla sobre el rostro de Cale.

“Esta bien, tu ganas esta ronda hermanito, pero este no es el final, ya nos volveremos a ver y entonces… no respondo por mis acciones”.

Cale quitó rápidamente la toalla de su cara y la aventó solo para encontrarse con la cara maligna de Alberu, sus ojos brillaban con sadismo, y lamió sus labios lentamente como para saborear algo.

Con lentitud acomodo lo mejor que pudo su ropa sin quitar la vista de Cale, toco su pene y dijo:

“Este amigo estará esperando estar dentro de ti pronto Cale, nunca lo olvides, porque la siguiente vez que te desmayes pasaras un tiempo en el castillo… a mi lado”.

Dicho esto termino de vestirse y salió decidido de la tienda.

“Aigoo, mi pobre vida, creí que hoy era el día de mi venganza, pero parece que debo ir al otro continente en cuanto termine con la Jungla”.


Esta historia esta basada en los capítulos 307308 de la novela

OtrosMenú

 

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: