Saltar al contenido
Dark

EAJHI-Capítulo 7

30/12/2020

Toqué el correo electrónico de recompensa y una luz brillante iluminó mi celular obligándome a entrecerrar los ojos.

 

*****

 

Le pedimos disculpas por su desagradable experiencia. Hubo un error debido a problemas de estabilización del servidor. Permítanos darle algunas recompensas como disculpa.

-Se puede usar cuando se completa el segundo tutorial sin saltarlo.

-Un anillo bendecido por el tiempo y el espacio.

-Puedes permanecer en el juego durante mucho tiempo.

-El mismo color que la poción de recuperación de salud. Es difícil distinguir entre pociones de salud y recuperación.

-Puede usarse para personajes objetivo.

-Puede ser transferido a un personaje objetivo.

 

***

-Fin del prólogo-

 

1.(x) Rueda de la fortuna

 

“Em, Haniel”

“…¿Eh?”

Cuando abrí los ojos, sentí un toque cálido en mi mano, como si alguien la estuviera agarrando con fuerza.

Escuché una voz fuerte y profunda susurrando el nombre de la protagonista del juego.

“¿No es esta la voz de Ardal?”

Miré hacia la fuente de la voz y ví la fría expresión de Ardal mirándome.

“Estaba preocupado por ti.”

Su voz estaba llena de ansiedad, hice una mueca y me incorporé confundida.

‘¿Cómo llegué aquí?¿Tuve acceso al juego?’

Parpadeé sin comprender, negándome a responder la pregunta de Ardal. Con cuidado, apartó sus manos de las mías y me estremecí ante el aire frío que me dejó.

No recuerdo haberme conectado.

“No te presenté. Lo siento, señorita Haniel.”

“Ardal ¿Qué quieres decir?”

“A la familia Ardal. Por favor, perdóname.”

“¿Tu familia…aquí?¿Dónde estamos?” Le pregunté a Ardal con cautela.

“Es un templo. Originalmente quería agradecer a Haniel por su comprensión, pero la situación era …”

“Oh …”

Ardal describió lo que había sucedido y, a lo largo de la historia, su tez se puso pálida gradualmente.

“Em, Haniel.”

Negué con la cabeza y dije: “Está bien. No di las gracias por salvarme. De verdad muchas gracias Ardal.”

“No, no merezco tu agradecimiento, Haniel”, murmuró, evitando mis ojos.

‘¿Cómo puede ser?’

En la última ronda, Ardal cumplió fielmente su papel de escolta y expulsó a los personajes atacantes.

Ardal fue un personaje que siempre respondió y accedió a mis solicitudes.

Siempre se describió a sí mismo como un personaje fuerte sin defectos. Pero ahora, su rostro generalmente inexpresivo estaba haciendo una mueca y sus ojos estaban ligeramente rojos. Había leído un poco sobre las preferencias de Ardal, así que extendí la mano con cuidado y las puse envolviendo la cara de Ardal.

Ardal abrió los ojos con asombro.

“Gracias Ardal. Estoy realmente bien.”

“…”

A Ardal le gustaban las personas de voluntad fuerte,  las personas que no se rinden ante el dolor incluso cuando se enfrentan a los desafíos más difíciles. Era perfecto para mi situación en este momento. Debido a un error que cometí durante el tutorial de ayer, Ardal me estaba prestando atención, así que esta fue una gran oportunidad. Mientras sonreía, los ojos negros de Ardal se agrandaron.

“Por cierto, Ardal ¿Por qué me trajiste al templo? Pregunté.

“Déjame explicar.”

Quería encontrarme con el Papa rápidamente y descansar. Quería omitir lo que ya sabía, pero con la excepción del tutorial, no había ningún botón para omitir y todas mis acciones cambiaron la dirección del juego, incluso si no tenía opción.

<La Santa es una espía> Era un juego muy malvado que exigía al jugador actuar como quisiera. Debido a la libertad dada a los jugadores, hubo muchos finales posibles.

Ardal miró hacia abajo y dijo: “Ha llegado una profecía.”

“¿Una profecía?

“Si, Haniel se convertirá en una mujer santa”, dijo Ardal con seriedad. Explicó brevemente . “Te guiaré con el Santo Padre. Ël entrará en más detalles.”

Agarré con cuidado las manos de Ardal y se sintió un poco avergonzado.

“Mis manos.”

“¿Si?”

Ardal miró nuestros dedos entrelazados. Mis dedos se veían delgados y blancos en comparación con sus grandes manos. Parecía como si se fueran a romper al menor contacto.

Me llevó fuera de la habitación, ejerciendo una presión mínima en mis manos.

“Ve”, dijo abriendo la puerta torpemente.

“Buenos días, hermana Haniel.”

“Buenos días”

 

AtrásNovelasMenúSiguiente

 

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: