Saltar al contenido
Dark

ECA – Capítulo 108

25/02/2022

“¿Le ruego me disculpe?” Tae-jun tenía la misma expresión cuando escuchó lo mismo hace unos días. No se pudo evitar. La gente reacciona por reflejo cuando escucha la horrenda palabra.

El celular de Tae-jun sonó, cortando la atmósfera tensa en la que se encontraban en los últimos minutos. Roy agitó su mano indicando que debía contestar la llamada. Era Jinwook.

Tae-jun deslizó su pulgar hacia la derecha, respondiendo la llamada telefónica. “¿Está hecho el análisis de video?”

“Sí, ¿te gustaría venir ahora?” Jin-wook preguntó desde el otro lado.

Tae-jun había confiado las grabaciones de video a un experto ya que los archivos eran de mala calidad debido a las condiciones de almacenamiento. Jin-wook estaba a cargo de todo y ahora estaba informando sobre la situación.

“Eso suena urgente. Deberías ir. De todos modos, parece que Yuri no se va a despertar pronto”. Roy opinó.

¿Roy realmente sabía cuán seria era la situación, aunque no tenía idea de lo que estaba hablando? Tae-jun estaba frustrado por no poder estar al lado de Yuri, especialmente cuando no tenía idea de cuándo se despertaría de nuevo. También estaba preocupado por dejarla sola con este hombre.

Como si escuchara los pensamientos de Tae-jun, Roy rápidamente ofreció su seguridad. “Sé que te molesta que esté con Yuri. Pero no tienes que preocuparte, no tengo la costumbre de tocar a una mujer mientras duerme —dijo Roy con intención—.

Tae-jun lo miró fijamente. Al final, no queriendo perder el tiempo, procedió a ignorar la declaración de Roy y le pidió a Jin-wook que le enviara la dirección de la oficina de análisis.

Antes de salir del hospital, llamó a Jin-ho y le indicó que vigilara bien la sala, es decir, que nunca la dejara desatendida. Jin-ho asintió temblando, había sido convocado abruptamente mientras estaba en medio de un diagnóstico.

 

━━━━━━✧♛✧━━━━━━

 

Mientras Tae-jun conducía hacia su destino, las palabras de Roy resonaron en su cabeza. Le había dicho que Yuri había recuperado algunos de sus recuerdos y que iba a encontrarse con alguien con una ‘llave’. También había dicho algo sobre un asesinato. Tae-jun pensó profundamente, la escena a su alrededor pasó rápidamente mientras aceleraba por la carretera. La única persona que Yuri había conocido aquí en Corea era Hyeon-ah Kim, y parecía que necesitaba conocer a esa mujer en persona.

Después de un rato, el sistema de navegación anunció que había llegado a su destino. Aparcó justo al lado del edificio, apagó el motor y se desabrochó el cinturón de seguridad. Abrió su teléfono y llamó a Jin-wook, diciéndole que había llegado.

Jin-wook cayó inmediatamente cuando Tae-jun salió del auto. “Dijeron que no es posible aumentar la resolución al máximo ya que es una copia grabada y las condiciones de almacenamiento son bastante malas, pero aún podemos hacer reconocimiento facial”. Él explicó.

Cuando entraron a la oficina, uno de los empleados de Jin-wook saludó a Tae-jun, lo que provocó que Jin-wook hiciera una breve presentación. “Es un amigo mío que sabe leer los labios. Lo llamé aquí específicamente.”

Tae-jun estrechó la mano del personal y se sentó, Jin-wook sentado a su lado. Luego, el personal reprodujo el video.

Las imágenes mostraban a un hombre enfurecido entrando al lobby del hotel, parecía ser el padre de Yuri Han. Después de unos minutos, el Sr. Han fue acorralado por un grupo de hombres que parecían gánsteres. Lo rodearon mientras sujetaban sus brazos a ambos lados, atrapándolo por completo. Otro hombre apareció a la vista, acercándose agresivamente al Sr. Han mientras gritaba: era el presidente Myung-je Jin.

Tae-jun arrugó las cejas, indicándole a Jin-wook que detuviera la grabación. “¿Sabes lo que está diciendo?” preguntó.

“La calidad no es buena, pero no creo que esté diciendo nada importante. Pero déjame comprobar un poco. Espera.” Rebobinando el clip varias veces, estudió la pantalla cuidadosamente.

“Le están diciendo que devuelva el artículo robado de inmediato y lo matarán si no lo hace”.

El presidente Jin agarró al Sr. Han por el cuello y le dio un puñetazo en la cara. El Sr. Han cayó por el impacto, la sangre goteaba por un lado de su boca. Como si fuera una señal, los hombres que lo rodeaban comenzaron a agredirlo sin contemplaciones. Había otras personas presentes en la proximidad, pero a nadie parecía molestarle la conmoción que los rodeaba. Nadie detenía a nadie.

Tae-jun frunció el ceño. “A plena luz del día, y mucho menos esto sucedió dentro del vestíbulo de un hotel y, sin embargo, nadie trató de detenerlo”.

“Cosas como estas parecen ocurrir de vez en cuando en la ciudad de Jinseong, según lo que me dijo la gente. ¿No es Jinseong conocido por sus industrias de turismo y hospitalidad? Junto con Jinseong Construction, Jinseong Hotel, clubes nocturnos, restaurantes y todo, no existe un lugar al que el presidente Myung-je Jin no pueda llegar. E incluso si se informó a la policía, la mayoría de ellos son del campo, por lo que pasará un tiempo antes de que lleguen al lugar. Lee-in Bae, uno de los políticos más populares del país, también lo respaldó. Y, a decir verdad, ¿quién se atrevería a arrestar al presidente?”.

Tae-jun seguía mirando la pantalla mientras Jin-wook hablaba. El presidente Jin arrastró al hombre golpeado a sus pies. El Sr. Han, que estaba cubierto de sangre, trató de apartar su cuerpo y le gritó al presidente. Las venas de su cuello se hincharon por sus gritos.

“¿Qué está diciendo?”

Examinando las imágenes, los ojos del personal se abrieron como platos. “Dijo que le devolviera a su hija, una y otra vez”.

 

AtrásNovelasMenúSiguiente

 

error: Content is protected !!