Saltar al contenido
Dark

ECA – Capítulo 132*

25/04/2022

Hye-seong recordó el momento en que visitó la casa que Tae-jun Seo y Yuri Han compartían. No sabía qué lo hizo ir allí; ¿Echaba de menos a Yuri entonces? ¿O solo tenía curiosidad? Probablemente ambos ya que siempre había querido a Yuri. Ella le recordaba a una flor por su pureza, siempre limpia y hermosa a diferencia de él, que era más un deslizamiento de tierra.

El final de su buena relación fue amargo, pero no pudo evitar añorarla. Tal vez sabiendo que él no sería capaz de tenerla encendió la sed aún más.

Y, por supuesto, Hye-seong justificó todas sus acciones hasta el momento, dando una excusa tras otra. ¡Era lo que mejor sabe hacer después de todo! ¿Qué es tan importante acerca de las relaciones físicas de todos modos? Mientras no me rompa el corazón… Sin inmutarse por la persistente intimidación de su profesor, Yuri se vio envuelta en el lío que es Tae-jun Seo. E inesperadamente, todavía florecía tan hermosamente, pensó Hye-seong.

Mientras pensaba en esto, Hye-seong se prometió a sí mismo que volvería a empezar con Yuri Han. Haría absolutamente todo.

Sin embargo, cuando llegó al frente de la casa, sus sueños y esperanzas se hicieron añicos en un instante. Ya era tarde en la noche, pero los dos todavía estaban en el jardín, claramente teniendo una conversación cordial. Sus risas y risitas llegaron a sus oídos. ¿Por qué se está riendo? ¿No se supone que Yuri debe luchar por tener que vivir todos los días con sus traumas?

El rostro de Hye-seong se contorsionó hasta la locura, apretando los puños con tanta fuerza que le hizo sangrar. Condujo su automóvil a un terreno mucho más alto donde podía ver el jardín a la vista, instalándose en un espacio vacío donde pronto se construiría una casa. Sacó unos binoculares de la guantera, ajustó la mira y se asomó al jardín. Vio todas las luces encendidas. Era brillante y podía ver todo bien.

“¡Maldito infierno!” Hye-seong maldijo.

La mesa de cristal temblaba bajo el peso de Yuri. Tae-jun Seo se acomodó entre sus piernas, sus delgados brazos envueltos alrededor de su espalda, agarrando la tela. Su falda estaba enrollada hasta la cintura. Hye-seong no tardó mucho en saber qué estaban haciendo.

Hye-seong, aparentemente fuera de sí, dirigió la mira al rostro de Yuri. Su rostro estaba nervioso, los ojos cerrados en felicidad mientras se mordía el labio. Se veía tan hermosa que solo podía mirarla con asombro. La vista de Yuri al borde de la pasión lo hizo temblar de lujuria.

¡Ese debería ser yo!

¡Yuri debería estar retorciéndose y gimiendo debajo de él, mirándolo extasiado, no Tae-jun Seo! Hye-seong no pudo soportarlo más mientras desabrochaba los botones de sus pantalones, agarrando rápidamente su propia longitud. Movió su mano hacia arriba y hacia abajo, los ojos aún fijos en Yuri, quien envolvió sus brazos alrededor de la cabeza de Tae-jun.

La mesa de cristal dejó de moverse justo cuando Hye-seong alcanzó su clímax. Siseó ante el desorden en su mano. Irritado, agarró el pañuelo húmedo y se limpió. en el jardín, Tae-jun y Yuri compartieron un beso. Arreglaron su apariencia desaliñada, sonriéndose el uno al otro con ojos amorosos. El gran Tae-jun Seo ayudando a una mujer a limpiarse y cuidarla fue un espectáculo. Parecía que en verdad eran amantes. Como si fuera su amante.

Hye-seong aún no bajó los binoculares, aún prestando mucha atención a la cara de Yuri. Él miró, notando que ella no parecía haber sido forzada de ninguna manera. No se podía negar que ella adoraba al hombre.

A pesar de su apariencia frágil y aparentemente complaciente, en realidad era terca hasta el extremo. Cuando a ella no le gustaba algo, se aseguraba de que tú también lo supieras. Siempre fue directa al grano, fuerte y segura de sí misma. Él conocía esa parte de ella que era la razón por la que se esforzaba al máximo para poder complacerla. Ni siquiera dejó de ser considerado con ella, sabiendo que había sufrido un trauma causado por el acoso sexual del profesor. Pero a pesar de todos sus esfuerzos, Yuri simplemente no le dio la hora del día, ni siquiera le dio un ligero beso en la mejilla.

“¡He sido tan considerado contigo e incluso volví contigo!” Hye-seong apretó los dientes cuando Tae-jun y Yuri entraron a la casa.

“¡Yuri… tú…!”

Sus ojos, bordeados por la ebullición, mientras el odio hervía a fuego lento en su pecho. Y a partir de ese momento, un pensamiento repentino apareció en su mente.

Ella necesita morir, o él tendría que romperla para que nadie más pudiera tenerla.

━━━━━━✧♛✧━━━━━━

 

Yuri estaba asombrada. Incapaz de controlar más su exasperación, dejó escapar un grito lastimero. Los pensamientos sobre los asesinatos de su padre y Hye-yeon, perder sus recuerdos en eso… eran demasiado pesados ​​para soportar. No importa cuán difícil haya sido el comienzo que ella y Tae-jun tuvieron, todo era demasiado. Su cuerpo temblaba incontrolablemente.

Hye-seong se rió de su forma cabizbaja. “El comportamiento de tu padre fue bastante inesperado. Pensé en atrapar a la puta como si fuera una rata. Intenté robar el libro mayor y llevárselos a mi amo. ¿Tienes idea de cuánto sufrí cuando mi padre murió por eso? ¿Dónde diablos escondiste el maldito libro mayor y la lista?” Hye-seong ladró a todo pulmón.

“¿¡Siquiera sabes lo que has hecho!? Los mataste. ¡Tanto mi padre como Hye-yeon! ¡Asesino!” Yuri gritó.

AtrásNovelasMenúSiguiente

 

error: Content is protected !!