Saltar al contenido
Dark

ECA – Capítulo 134

29/04/2022

Un sonido agudo de algo rompiéndose siguió justo después de un disparo. Un hombre corrió hacia Hye-seong y Yuri, gritando todo el tiempo. “¡Patrón! ¡Estamos en problemas!” Sus ojos se abrieron de par en par. “¡Los chicos de Incheon están de vuelta! ¡Uno de ellos incluso trajo un arma!”

Hye-seong frunció el ceño, asumiendo que el hombre armado debía ser Tae-jun. Si bien sabía que el heredero de Seo tenía fuentes rápidas y confiables a su alcance, no esperaba encontrarlo tan pronto. Hye-seong se había escondido sin que nadie se diera cuenta durante mucho tiempo y, sin embargo, Tae-jun pudo localizarlo más rápido de lo que esperaba, más rápido de lo que Hye-seong temía, incluso.

¿Qué pasó con los profesionales rusos que contrató? ¡Debería tomarle un día encontrar la ubicación y otro día encontrar a Yuri! Ciertamente pensó que tenía dos días. Entonces sería capaz de torturar a Yuri tanto como quisiera, sin considerar la posibilidad de que Tae-jun llegara aquí tan rápido. ¿Los rusos de alguna manera cometieron un error o algo así?

Hye-seong miró a Yuri y la agarró del cabello, tirando de él bruscamente. “¿Le mencionaste este lugar a Tae-jun?” siseó.

Yuri trató de hojear sus recuerdos. Lo único que podía recordar eran los eventos que siguieron después de que Hye-seong la secuestrara. No hay forma de que supiera sobre este lugar, pensó. Pero de repente, un recuerdo pasó por…

Cuando me desperté, me encontré en un edificio abandonado. Este parecía ser el lugar donde el presidente Jin fabricaba drogas, pero parecía que no podía recordar nada más… A-y… Hye-yeon murió allí… Y lo vi con mis propios ojos…

La comprensión golpeó a Yuri de golpe. Ver el reconocimiento en su rostro fue toda la confirmación que necesitaba Hye-seong. Se levantó de sus rodillas, maldiciendo con frustración mientras tiraba bruscamente del cajón del costado y sacaba algo del compartimento. Era un arma.

Los ojos de Yuri se abrieron con miedo, pensando por qué tenía un arma con él y si la iba a usar con ella. Sus ojos estaban fijos en el dedo colocado en el gatillo, listo para disparar. Hye-seong llamó a un hombre y habló con él mientras ella miraba.

¡¿Qué está haciendo?!

Yuri trató de moverse pero fue en vano. Su cuerpo solo pudo manejar un ligero movimiento, ya sintiéndose entumecido. Todo lo que podía hacer ahora era quedarse quieta para evitar que se agotara la energía que le quedaba. Después de un breve segundo, la conversación que tenían los dos hombres llegó a su fin. El hombre simplemente asintió y se fue sin decir una palabra más.

Hye-seong rápidamente se acercó a ella a grandes zancadas. Yuri miró al hombre frente a ella con ansiedad, notando que era diferente al Hye-seong que solía conocer. Es como si esta persona fuera una persona completamente nueva. Parecía que estaba loco y un completo lunático, una vista que le recordaba a su padre.

Hye-seong frunció el ceño tenuemente, mirándola con ojos agudos. “¿Crees que todo esto ha terminado ahora que Tae-jun Seo está aquí?” Se burló divertido.

“Solo déjame ir. Él te dejará en paz, solo déjame ilesa”. Yuri suplicó.

“Lo sé. Es exactamente por eso que te necesito aquí.” Hye-seong sacó una cuerda y una cinta y le ató las manos y los pies. El hombre que se había ido unos momentos antes regresó, sosteniendo un barril en una mano.

Un hedor acre hizo que Yuri girara la cabeza alarmada. ¡Gasolina!

Su rostro palideció en comprensión. Ella sabía hacia dónde se dirigía esto. El bastardo loco incluso tuvo la audacia de reír.

“Vaya, Yuri Han. Parece que te pusiste al día, ¿eh?” Hye-seong asintió burlonamente. “Lo entendiste bien. Te dejaré aquí y prenderé fuego a este lugar.”

A pesar de lo aterrorizada que estaba Yuri, miró a Hye-seong directamente a los ojos y escupió: “¿Te olvidaste de lo que tengo en mi poder? Nunca encontrarás la lista y el libro mayor sin mí”. Ella trató de sonar tan tranquila como pudo. Necesitaba ganar algo de tiempo, pero Hye-seong solo parecía tranquilo.

“No importa. De todos modos, no espero que me digas dónde está. ¿Y no sería injusto dejar que Tae-Jun Seo tenga todo lo que quiere?”. Hye-seong luego cubrió su boca con cinta, asegurándola firmemente.

Yuri solo pudo mirar con horror cuando el barril estaba boca abajo. La gasolina se derramó alrededor de la puerta hasta el pasillo.

Hye-seong sonrió al ver el miedo en sus ojos. “Adiós, Yuri Han. Muere para que ese bastardo nunca te tenga.”

━━━━━━✧♛✧━━━━━━

 

“Tengo un mal presentimiento sobre esto.” La intuición de un cazador rara vez se equivocaba. Era un sentimiento que no podías expresar con palabras pero que se siente demasiado grande, como un presagio que señala lo que está por venir. Por una vez, Tae-jun deseó que su intuición estuviera equivocada.

“¿Eh?” Jin-wook le lanzó una mirada.

De repente, la puerta se abrió y hombres escondidos irrumpieron y los rodearon. Había aproximadamente diez de ellos, probablemente más, todos luciendo duros y listos para saltar.

A pesar de que estaban acorralados por todos lados, no había rastro de miedo en la voz de Tae-jun mientras hablaba. “¿Estos son todos?”

AtrásNovelasMenúSiguiente

 

error: Content is protected !!