Saltar al contenido
Dark

ECA – Capítulo 136

29/04/2022

Las llamas estaban por todas partes, extendiéndose a través de las paredes a una velocidad aterradora que hizo que Tae-jun se quedara sin aliento.

“¡Hye-seong Jin!” gritó, el sudor acumulándose en sus sienes por el calor que lo rodeaba.

En alerta máxima, sus oídos captaron el sonido de una bala siendo disparada. Voló más allá de apenas una pulgada de su pie. A juzgar por su velocidad y su tamaño, lo más probable es que haya sido emitido por un revólver. Tae-jun apoyó la espalda en la pared, con la cabeza mirando hacia los lados mientras levantaba la mano, apuntando su arma hacia donde había venido la bala. Disparó, la bala voló directamente a una pared del otro lado mientras se desmoronaba ruidosamente por el impacto. El polvo y el humo se mezclaron.

Tae-jun recargó su arma con un movimiento rápido y dijo: “Qué cálida bienvenida”.

Sus palabras llegaron a Hye-seong, quien se burló. “Viniendo de ti, que disparas sin avisar”. Él espetó de vuelta. “Así que trajiste un arma, ¿eh? ¿Sabes siquiera cómo usarla?

“Si bien no soy un experto, aprendí a usarla cuando estaba en el extranjero. Si tienes tanta curiosidad, ¿qué tal si sales de tu escondite y lo ves por ti mismo? Tae-jun respondió con confianza. “Ahora, ¿dónde está Yuri?”

“¿Y por qué debería decírtelo?” Hye-seong espetó.

“Quieres el libro mayor, ¿verdad? Está en mi poder, lo tengo en mis manos. No hay necesidad de mantenerla como rehén.” Tae-jun respondió con calma.

¡Mentiras! Hye-seong sabía que Yuri era el único que sabía dónde estaba el libro mayor. Era consciente de que Tae-jun estaba tratando de distraerlo, pero desafortunadamente para él, Hye-seong no estaba convencido en lo más mínimo.

“En el momento en que descubrí que Yuri había recuperado sus recuerdos, supe que el libro mayor estaba en posesión de otra persona… El hombre debe estar loco”.

Al contrario de lo que esperaba Tae-jun, Hye-seong no parecía estar tan interesado en el libro mayor. ¿Era In-bae Lee el hombre del que estaba hablando? Si ese es el caso, ¿por qué Hye-seong hizo un esfuerzo tan innecesario al secuestrar a Yuri?

Como para responder a la pregunta de Tae-jun, Hye-seong respondió: “Sé lo que estás pensando. Verás, tengo algo más importante en mente.”

Tae-jun frunció el ceño. ¿Qué está diciendo?

No tenía idea de lo que estaba hablando Hye-seong. El humo a su alrededor se estaba volviendo más sofocante por segundos. Tosió con voz ronca y se tapó la nariz con un brazo. El calor le picaba la piel. A juzgar por la dirección de las llamas y el humo, su rostro palideció al darse cuenta de que la fuente del fuego no estaba aquí, sino que provenía del piso sobre ellos. Yuri no se encontraba por ninguna parte, lo que significaba que probablemente estaba en el cuarto piso.

No debería perder el tiempo lidiando con Hye-seong Jin. Tae-jun se dio la vuelta y corrió hacia las escaleras, pero una bala fue disparada e instintivamente rodó hacia abajo, golpeando su espalda contra la pared. Solo podía agradecer a sus rápidos reflejos y agilidad por salvarle la vida en el último segundo.

Su respiración salió irregular, mirando la bala a sus pies mientras recuperaba la respiración. Trató de averiguar las intenciones de Hye-seong. Los disparos que disparó hasta ahora no estuvieron cerca de matarlo, solo apuntaron a su pierna. Él (HS) debe estar tratando de impedir que él (TJ) llegue a Yuri.

¡Hijo de puta! Tae-jun siseó con frustración.

“¿Así que esto es lo que es importante para ti?” Hye-seong se rió como si hubiera algo gracioso. “Te mueres por alcanzarla, ¿eh? Adelántese entonces.” Agitó su mano hacia la escalera en forma de burla. “Pero debo decirte que si lo hicieras correrías el riesgo de que te dispararan. O simplemente podrías quedarte allí y ver morir a Yuri. Ahora que me han descubierto, ¿no sería justo tener algo a mi favor también? Será mejor que te apures antes de que se ahogue con las drogas. Y por cierto, el arma que tengo ahora no es como las que tienen ustedes. Este es un revólver suministrado por los rusos.”

Tae-jun sabía más sobre armas que el mismo Hye-seong. El modelo que tenía el otro era el que usaban las mafias. Quería arremeter con ira. “Loco bastardo. Amabas a esa mujer. Amabas a Yuri.” Él gruñó.

“Y tienes razón”, admitió. “Y solo me interesa lo que es mío”. Estaba loco, demente y fuera de sí. No había forma de que no lo fuera. “Si no puedo tenerla, entonces nadie más debería”, dijo con firmeza en su voz.

¡Este bastardo está loco! ¡Cállate!

La verdad era que Tae-jun conocía muy bien el sentimiento. Compartió los mismos pensamientos, deseando que Yuri fuera suya para quedarse. Hubo un tiempo en que deseó que ella no fuera de nadie más. Pero incluso con la admiración que sentía por ella, nunca pensó en arruinar a la mujer de la forma en que Hye-seong lo estaba haciendo ahora. Ya había experimentado la aterradora sensación de abrazar su cuerpo frío e inquieto, y aún podía recordar vívidamente el miedo que tenía al pensar si ella se despertaría o no.

Su corazón martillaba contra su pecho. Pensar en el dolor por el que Yuri debe estar pasando lo estaba haciendo sentir débil. Gimió entre dientes y valientemente salió de su escondite. En un instante, las balas pasaron zumbando junto a él, pero no pudo apartarse de un salto porque su hombro lesionado lo retrasó.

AtrásNovelasMenúSiguiente

 

error: Content is protected !!