Saltar al contenido
Dark

ECA – Capítulo 137

02/05/2022

Tae-jun trató de concentrarse, el humo estaba a punto de engullirlo rápidamente y no le quedaba un segundo libre. No tuvo más remedio que disparar. Hye-seong tuvo que salir de su escondite.

Solo tenía una oportunidad y perderla estaba fuera de discusión. Aunque tenía rápidos reflejos, ir contra un revólver era una probabilidad del cincuenta por ciento. Su escopeta podría causar un impacto a gran escala, pero no sería tan efectivo contra el revólver del otro. Si de alguna manera no lograba esquivar la bala de Hye-seong, no podría salir vivo de esto. Estabilizó su respiración y esperó a su oponente.

¡Bam! ¡Bam!

Los dos bandos opuestos dispararon sus armas simultáneamente. Hye-seong dejó escapar un grito ensordecedor mientras rodaba por el suelo. Si Tae-jun le hubiera disparado directamente, las balas habrían hecho su hogar en todo su cuerpo. Apuntó el arma a un punto cerca de él y fue suficiente para causar una gran cantidad de daño, derribándolo en el proceso.

Tae-jun sintió un dolor abrumador en la cintura. Apretó los dientes aún más. Giró la palma de su mano y vio sangre por todas partes, pero afortunadamente, la bala solo había rozado la superficie de su piel. Necesitaba irse. ¡Ahora! Los minutos que había desperdiciado con Hye-seong eran suficientes, necesitaba llegar a Yuri lo más rápido que pudiera. La mujer no podría aguantar mucho más.

Debido a que sangraba por la cintura, sus piernas temblaban debajo de él mientras saltaba los escalones de dos en dos. Un humo negro azabache llenó el cuarto piso. Rápidamente tomó un pañuelo y se lo puso en la nariz y la boca. Las llamas estaban a punto de extenderse y el humo le dificultaba ver a través.

¿Dónde está Yuri?

El fuego parecía bramar en la misma esquina, y la habitación estaba considerablemente en llamas en comparación con las otras habitaciones. Su interior estaba lleno de temor, Tae-jun estaba seguro de que Yuri estaba allí. Se lanzó directamente a las llamas, quemándose la piel mientras el aire caliente le soplaba en la cara.

“¡Yuri!” Tae-jun gritó.  Por favor, ten cuidado. Por favor, cuídate, se repetía a sí mismo una y otra vez.

El pomo de la puerta estaba escarlata por las llamas, así que retrocedió unos pasos e intentó abrir la puerta de una patada. Una, dos veces, la puerta solo se movió, pequeñas llamas cayeron por sus duras patadas. Lamió las esquinas de su ropa pero no le importó. Se sentía demasiado entumecido para prestarle atención, temblando ante la idea de que podría perder a Yuri. Él no la dejaría morir. ¡Él no lo permitiría!

Estaba a punto de romper la puerta con su propio cuerpo cuando Jin-wook apareció de repente detrás de él con un extintor en la mano. Dirigió la manguera hacia la ropa de Tae-jun y la puerta, disminuyendo las llamas. Tae-jun abrió la puerta con éxito después de varios intentos.

“¡Yuri! ¡Yuri Han!”

En un rincón donde las llamas aún no habían llegado, Yuri Han yacía en el suelo. Con las extremidades atadas y la boca cubierta con cinta adhesiva, se retorcía ligeramente mientras intentaba escapar del incendio.

Tae-jun corrió rápidamente hacia ella y le quitó la cinta de la boca. La mujer en sus brazos se estremeció. Se sintió aliviado de que ella todavía estuviera viva y respirando. Y por primera vez, se encontró agradeciendo a Dios, a quien nunca reconoció en su vida. Simplemente se sintió muy agradecido.

Yuri se retorció, un suspiro de lucha salió de sus labios resecos. “¿Eh?”

Tae-jun inclinó su oído más cerca de su boca. Dado que disparó la escopeta sin orejeras, su audición había empeorado significativamente después de los disparos anteriores.

“E-estás… finalmente aquí”. Yuri exhaló.

Tae-jun contuvo la respiración, preguntándose cuánto tiempo había esperado Yuri por él. ¿Ella lo esperó desde que fue torturada por el presidente Jin? ¿O lo esperó incluso cuando no recordaba nada?

Después de decir esas palabras, Yuri se desplomó contra él. Jin-wook inmediatamente desató sus manos y pies.

“¿Cómo está ella?”

“Su pulso es normal. Estaba tendida boca abajo en el suelo con la boca tapada con cinta, por lo que no inhaló tanto humo. Afortunadamente, las llamas tampoco eran tan fuertes”, dijo Jin-wook.

Tae-jun se quitó la chaqueta y la colocó sobre Yuri. Necesitaban salir de aquí, y rápido. Las llamas los alcanzarían en cualquier momento.

Jin-wook miró y vio la sangre en la chaqueta de Tae-jun. “Señor, ¿está herido por casualidad?”

“Es sólo un rasguño. No te preocupes por eso.”

Jin-wook se inclinó ligeramente y estudió la herida. “Esto no es solo un rasguño. Estás sangrando mucho”.

Tae-jun no respondió. Jin-wook giró el extintor de incendios hacia las llamas que se acercaban a ellos pero se mantuvieron fuertes y vigorosas a pesar de sus esfuerzos.

¿Serían capaces de escapar de este lugar?

Tenían que. ¡Necesitaban sobrevivir y salvar a la mujer en sus brazos!

 

━━━━━━✧♛✧━━━━━━

 

Un par de ojos observaban el centro de enfermería Jin-seong a través de unos binoculares. Dos autos negros aparecieron en el local seguidos de un disparo. El humo negro llenó el área, causando neblina.

“Tan innecesario”.

Los ojos ahora estaban perdidos en sus pensamientos, calculando que la situación era grave. Es aterrador cómo Hye-seong reaccionó tan ferozmente cuando las cosas no salieron como él quería. Lo menos que podía hacer era prender fuego al lugar. ¿Qué iba a pasar con el libro mayor? Involucrarse físicamente era su último recurso.

La mujer tiró sus binoculares, se peinó con los dedos y sacó un cigarrillo de una caja con frustración.

AtrásNovelasMenúSiguiente

 

error: Content is protected !!