Saltar al contenido
Dark

EFDD – Capítulo 48: Astucia—Tercera parte

10/04/2022

Como esperaba Wei WuXian, la pieza final del cuerpo de Nie MingJue, su cabeza, estaba en manos de Jin GuangYao.

Nie MingJue, el que casi parecía tener una ira invencible durante la Campaña Sunshot, fue sellado bajo capas sobre capas dentro de una habitación tan estrecha y lúgubre, incapaz de ver la luz.

Si Wei WuXian simplemente quitara el sello de la cabeza, el cadáver de ChiFeng-Zun podría sentirlo y buscarlo por sí mismo. Mientras inspeccionaba las restricciones del casco, decidiendo cómo manejarlo exactamente, de repente sintió una poderosa fuerza de atracción. Su cuerpo de papel sin peso había sido empujado hacia adelante para que quedara pegado a la frente de Nie MingJue.

Al otro lado de la Torre Carp, Lan WangJi continuó mirando fijamente el rostro de Wei WuXian mientras se sentaba a su lado. Un rato después, sus dedos temblaron. Con los ojos bajos, se tocó los labios suavemente.

De hecho, era muy suave, tan suave como la forma en que el hombre de papel se había topado con ellos.

De repente, las manos de Wei WuXian se sacudieron ligeramente y se apretaron en puños. La expresión de Lan WangJi se endureció y ayudó a Wei WuXian a tomar sus brazos. Sosteniendo su rostro, vio que, aunque los ojos de Wei WuXian todavía estaban cerrados, sus cejas se habían juntado.

En la habitación secreta, Wei WuXian no tuvo tiempo de reaccionar en absoluto. Aquellos de los difuntos que tenían un resentimiento extremo irradiaban tales energías odiosas y las proyectaban sobre los vivos, mitigando su ira y esparciendo sus emociones. Esta era la causa de la mayoría de las apariciones. De hecho, este también fue el mecanismo detrás de Empatía. Si Wei WuXian estuviera usando su cuerpo corporal, una línea de defensa para su alma, la energía resentida definitivamente no podría tocarlo si él no quisiera. Por el momento, sin embargo, poseía un papel endeble, lo que perjudicó significativamente su capacidad de defensa. No solo estaba cerca de la cabeza, la energía resentida de Nie MingJue también era inusualmente fuerte. Wei WuXian se vio afectado en solo un momento de falta de atención. Hace un segundo había estado pensando “oh no”, y al siguiente ya podía oler el olor a sangre.

No se había encontrado con un olor tan espeso en años. Algo enterrado en sus huesos se despertó de inmediato, comenzando a hervir y revolverse. Tan pronto como abrió los ojos, vio ante él el resplandor de una espada, la sombra de la sangre derramada y la cabeza de un hombre, volando por el cielo, junto con su cuerpo caído.

El hombre decapitado vestía una túnica con el motivo del clan de las llamas y el sol. Wei WuXian vio a ‘él mismo’ envainar su sable, una voz baja saliendo de su boca, “Ve a buscar la cabeza. Cuélgalo para que lo vean los perros de Wen.”

Alguien respondió detrás de él: “¡Sí!”

Wei WuXian se dio cuenta de quién era el hombre decapitado.

Era el hijo mayor del líder de la secta QishanWen, Wen RuoHan, Wen Xu. Fue asesinado por Nie MingJue en Hejian. Su cabeza fue cortada de un solo golpe y colgada frente a las tropas, en demostración a los cultivadores de la Secta Wen. Su cadáver fue cortado en pedazos por los enfurecidos cultivadores de la Secta Nie, luego molido y untado debajo de la tierra.

Nie MingJue miró el cadáver en el suelo y lo pateó hacia un lado. Con la mano en la empuñadura de su sable, miró tranquilamente a su alrededor.

ChiFeng-Zun era bastante alto. Cuando empatizó con A-Qing la última vez, el campo de visión de Wei WuXian era bastante corto, pero esta vez era incluso más alto que su vista habitual. Mirando hacia abajo, vio innumerables bajas. Algunos vestían túnicas de sol y llamas; algunos tenían la cresta de la cabeza de bestia de la Secta QingheNie en la espalda; algunos no vestían uniformes; cada uno compuesto por alrededor de un tercio. Con una escena tan terrible, el olor a sangre inundó el aire. Escaneó su entorno mientras avanzaba, como si todavía quisiera comprobar si a alguno de los cultivadores de la Secta Wen todavía le quedaba una bocanada de aire. De repente, un ruido de choque vino de una casa con techo de tejas en el costado.

Con un movimiento de su sable, una feroz cuchilla de viento barrió. Al abrir la tosca puerta de la casa, se reveló a una madre y su hija, ambas presas del pánico. Una casa tan destartalada contenía muy pocas posesiones, la falta de escondites les permitía a la pareja solo esconderse debajo de la mesa mientras contenían la respiración. Cuando los ojos redondos de la joven captaron el reflejo de la apariencia asesina y empapada de sangre de Nie MingJue, las lágrimas brotaron de inmediato. La niña en sus brazos ya había abierto la boca, asustada sin palabras.

Cuando Nie MingJue vio que solo se trataba de una pareja ordinaria de madre e hija, probablemente dos plebeyos que no lograron escapar antes de que estallara la batalla, sus cejas fruncidas se suavizaron ligeramente. Un subordinado, sin saber lo que había sucedido, se acercó por detrás de él, “¿Líder de la secta?”

La madre y la hija solo sabían que algunas pandillas de cultivadores se colaron en su vida laboral cotidiana y lucharon entre sí. Ninguno sabía cuál era el lado bueno y cuál el malo. Temiendo a quienquiera que sostuviera una espada, pensaron que morirían con seguridad, con los rostros distorsionados por el miedo. Nie MingJue los miró y frenó su intento de matar, “Está bien”.

Bajó la mano con la que sostenía su sable y caminó hacia el otro lado de la habitación. La joven instantáneamente se derrumbó en el suelo, aun abrazando a su hija. Después de un momento, no pudo evitar comenzar a sollozar.

Unos pasos más tarde, Nie MingJue se detuvo repentinamente y le preguntó al subordinado detrás de él: “¿Quién era el cultivador que hizo guardia al final durante la última limpieza del campo de batalla?”

El subordinado dudó por un segundo, “¿Hizo guardia al final? Yo… no creo que lo recuerde.”

Nie MingJue frunció el ceño, “Dime cuando lo recuerdes”.

Continuó caminando hacia adelante. El cultivador se apresuró a preguntar a otras personas. No mucho después, se puso de nuevo al día, “¡Líder de la secta! He preguntado. El cultivador que hizo guardia al final durante la última limpieza del campo de batalla se llama Meng Yao”.

Al escuchar el nombre, Nie MingJue levantó las cejas, como si lo encontrara algo sorprendente.

Wei WuXian sabía por qué. Antes de que Jin GuangYao fuera aceptado en su clan, se llamaba Meng Yao, por el apellido de su madre. Esto no era un secreto en absoluto. De hecho, el nombre solía ser bastante “conocido”.

Aunque no mucha gente vio con sus propios ojos cómo fue cuando Jin GuangYao, el que luego se convertiría en LianFang-Zun y se pararía sobre la Torre Koi con un poder inequívoco, llegó por primera vez a la torre, los rumores ya habían explicado las cosas en general. La madre de Jin GuangYao era famosa en uno de los burdeles de Yunmeng. En ese entonces, ella se jactaba de ser una de las prostitutas más talentosas. Se decía que podía tocar bien el guqin y que escribía una excelente caligrafía. Estaba tan bien educada que casi podía pasar por la joven amante de un clan rico. Por supuesto, por grande que fuera el parecido, en boca de la gente, una prostituta seguía siendo una prostituta.

Cuando Jin GuangShan visitó Yunmeng una vez, definitivamente no se atrevió a perderse a una prostituta tan famosa. Se quedó con la mujer Meng durante días y regresó con satisfacción después de dejarle un recuerdo. Después de que regresó, naturalmente se comportó de la misma manera que se había comportado innumerables veces antes de esto, olvidándose por completo de la mujer amorosa.

En comparación, Mo XuanYu y su madre fueron bastante favorecidos. Al menos Jin GuangShan todavía recordaba que tenía un hijo así y lo trajo de regreso a la Torre Koi. Meng Yao, por otro lado, no tuvo tanta suerte. El hijo de una prostituta estaba lejos de ser el de una buena familia. Al igual que Lady Mo, después de haber dado a luz a un hijo para Jin GuangShan, esperó con mucha devoción a que el cultivador la recuperara a ella y a su hijo. Le enseñó a Meng Yao con cuidado, preparándolo para su futura entrada al mundo del cultivo. Sin embargo, incluso cuando pasó los diez años, todavía no había noticias de su padre, mientras que la mujer Meng ya estaba gravemente enferma.

Antes de morir, le había dado el recuerdo que Jin GuangShan le había dejado y le dijo que encontrara el camino a la Torre Koi. Y así, Meng Yao terminó de empacar sus pertenencias y se fue de Yunmeng. Después de un arduo viaje, llegó a Lanling. Cuando llegó a la Torre Koi, a Meng Yao no se le permitió entrar, por lo que sacó el recuerdo y pidió que se notificara al líder de la secta.

El recuerdo de Jin GuangShan era un botón de perla. Esto no era de ninguna manera especial en la Secta LanlingJin: uno podía encontrar tales objetos en todas partes. Su uso más común era como regalo para mujeres hermosas, cuando Jin GuangShan viajaba para coquetear. Fingía como si una cosita tan bonita fuera un tesoro raro, a menudo también en el acompañamiento de promesas y votos. Dio y se olvidó de ellos como quiso.

Meng Yao realmente llegó en un mal momento. El día resultó ser el cumpleaños de Jin ZiXuan. Jin GuangShan y Madam Jin, junto con varios familiares, estaban celebrando el día especial de su querido hijo. Seis horas después, ya era tarde en la noche. Cuando todos estaban a punto de partir hacia el auspicioso encendido de las linternas, el sirviente finalmente encontró un momento libre para avisarles. Cuando Madam Jin vio el botón de perla y recordó la historia de Jin GuangShan, su rostro se oscureció de inmediato. Jin GuangShan se apresuró a convertir la perla en polvo y reprendió en voz alta al sirviente, ordenándole que ahuyentara a quienquiera que estuviera afuera en caso de que se encontraran con él en su salida.

Y así, Meng Yao fue derribado de la Torre Koi. Bajó rodando los escalones, todo el camino de arriba a abajo.

Al parecer, no dijo nada después de levantarse. Limpiándose la sangre de la frente y luego quitando el polvo de la ropa, recogió sus pertenencias y se alejó.

Justo después de que comenzara la campaña Sunshot, Meng Yao se unió a las tropas de la secta QingheNie.

Los cultivadores bajo el mando de Nie MingJue, tanto los cultivadores deshonestos como los de la secta QingheNie, estaban estacionados en varios lugares. Uno de ellos era una cadena montañosa sin nombre en Hejian. Nie MingJue subió la montaña a pie. Antes incluso de estar cerca de la estación, vio a un niño vestido con telas salir del bosque esmeralda, con un tubo de bambú en la mano.

El niño parecía como si acabara de recoger agua, las piernas traicionando algo de fatiga. Cuando estaba a punto de entrar en la cueva, se detuvo de repente. Se paró fuera de la boca de la cueva y escuchó un rato, como debatiéndose entre entrar o no. Al final, con el tubo de bambú todavía en la mano, caminó en otra dirección en silencio.

Después de caminar un rato, encontró un lugar al costado del camino y se agachó. Sacó algo de comida de color blanco de sus provisiones y la lavó con agua.

Nie MingJue caminó hacia él. Mientras el niño comía, con la cabeza gacha, de repente se encontró envuelto en una sombra alta. Levantó la vista, luego guardó su comida y se puso de pie, “Líder de secta Nie”.

La figura del niño estaba en el lado más pequeño. Tenía la piel clara y las cejas oscuras, precisamente esas características de ganar favores de Jin GuangYao. En este momento, su clan aún no lo había aceptado en la Torre Koi, razón por la cual no tenía la marca brillante de bermellón en la frente. Nie MingJue recordaba claramente la cara, “¿Meng Yao?”

Meng Yao respondió respetuosamente: “Sí”.

Nie MingJue, “¿Por qué no descansaste dentro de la cueva como todos los demás?”

Meng Yao abrió la boca, pero solo sonrió torpemente, como si no supiera qué decir. Al ver esto, Nie MingJue pasó junto a él y caminó en dirección a la cueva. Meng Yao parecía querer tirar de él hacia atrás, aunque no se atrevió a hacerlo. Nie MingJue ocultó su respiración para que nadie lo notara incluso cuando llegó a la boca de la cueva. La gente dentro seguía charlando en voz alta.

“… Sí, ese es él”.

“¡De ningún modo! ¿El hijo de Jin GuangShan? ¿Cómo puede el hijo de Jin GuangShan vivir de la misma manera que nosotros? ¿Por qué no vuelve y encuentra a su padre? Se libraría de tanta miseria con solo señalar con el dedo de su padre”.

¿Crees que no quiere volver? ¿Qué crees que estaba haciendo cuando llevó el recuerdo desde Yunmeng hasta Lanling?

“Entonces eligió hacer lo incorrecto. La esposa de Jin GuangShan da miedo”.

“Quiero decir, Jin GuangShan tiene tantos niños afuera, al menos una pila completa de hijos e hijas. ¿Lo has visto aceptar a alguien? Hacer tal escena era pedir vergüenza”.

“Bueno, la gente no debería esperar lo desesperanzado. Lo golpearon hasta convertirlo en pulpa, ¿y quién tiene la culpa? No puede culpar a nadie. Cavó su propia tumba”.

“¡Es tan idiota! Con Jin ZiXuan, ¿Jin GuangShan alguna vez pensaría en otro hijo? Mucho menos uno de una prostituta montada por miles. Quién sabe de quién era simiente. En mi opinión, Jin GuangShan probablemente no se atrevió a aceptarlo porque él mismo también tenía sus dudas. Jajajaja…”

“¿Ah, de verdad? Apuesto a que ni siquiera recordaba que tenía tal cosa con la mujer.”

“De hecho, me siento muy emocionado de que la semilla de Jin GuangShan se haya resignado a conseguir agua para nosotros, jajaja…”

“Resignado tu trasero. Ha puesto tanta energía en esto. ¿No ves lo duro que está trabajando? Todos los días corre tratando de ponerse del lado bueno de todos. Está enfermo por esperar lograr algo para que su papá lo acepte”.

Una llama de ira brotó dentro del corazón de Nie MingJue, ardiendo hasta Wei WuXian.

Su mano inmediatamente presionó la empuñadura de su sable. Meng Yao se apresuró a detenerlo, pero falló. El sable ya se había desenvainado y una roca frente a la cueva se derrumbó. Algunas docenas de cultivadores originalmente se sentaron descansando dentro de la cueva. Todos ellos se levantaron de un salto y desenvainaron sus espadas, sorprendidos por la roca caída. Los tubos de bambú en sus manos se esparcieron por el suelo.

Sin dudarlo, Nie MingJue regañó: “¡Beber el agua que te trajo mientras pronunciabas palabras tan rencorosas! ¡¿Te uniste a mis fuerzas no para matar a los perros de Wen, sino para hacer una charla ociosa?!”

Toda la cueva estaba hecha un lío. Todos conocían la personalidad de ChiFeng-Zun: cuanto más intentaba explicar, más enojado estaba. Al ver que probablemente no podrían escapar del castigo y tendrían que decir la verdad, nadie se atrevió a decir una palabra. Nie MingJue se rió con frialdad. Tampoco caminó dentro de la cueva. En cambio, se volvió hacia Meng Yao, “Tú, sígueme”.

Se dio la vuelta y caminó hacia el pie de la montaña. Meng Yao lo siguió. Mientras los dos caminaban, la cabeza de Meng Yao colgaba más y más bajo. Su ritmo también se había ralentizado.

Solo habló después de algunas dudas: “Gracias, líder de la secta Nie”.

Nie MingJue, “Un hombre correcto debe comportarse con orgullosa rectitud. No hay necesidad de preocuparse por la charla de esos ociosos.”

Meng Yao asintió, “Sí”.

Aunque respondió como tal, su rostro todavía mostraba una veta de preocupación. Al echarle una mano, hoy Nie MingJue pudo sujetar a los demás por él. Sin embargo, en el futuro, los cultivadores definitivamente le harían pagar un precio decenas o cientos de veces mayor. ¿Cómo podría no estar preocupado?

Sin embargo, Nie MingJue continuó: “Mientras más tonterías hablen estas personas a tus espaldas, más duro trabajarás para dejarlos sin palabras. Te he visto en el campo de batalla. Cada vez, estás en las primeras líneas y te quedas atrás para ayudar a los plebeyos al final. Bien hecho. Sigue así.”

Al escuchar esto, Meng Yao se detuvo por un momento, con el rostro en blanco. Su cabeza se levantó ligeramente. Nie MingJue agregó: “Tu manejo de la espada es bastante ágil, pero no lo suficientemente sólido. Se necesita más trabajo”.

Esto ya era un estímulo obvio. Meng Yao se apresuró, “Líder de la secta Nie, gracias por su consejo”.

Wei WuXian, sin embargo, sabía que no sería sólido sin importar cuánto practicara. Jin GuangYao no era como los otros discípulos. Su base era tan pobre que nunca alcanzaría nuevas alturas. Por lo tanto, con el cultivo, solo podía apuntar a la cantidad en lugar de la calidad. Por eso reunió a todos los líderes de la secta y aprendió sus técnicas. Por eso también fue criticado como el “ladrón de técnicas”.

Hejian no solo era un lugar crucial de la Campaña Sunshot, sino también el principal campo de batalla de Nie MingJue. Como si fuera una pared de hierro, se paró al lado de la Secta QishanWen, evitando que invadiera cualquier lugar. Para empezar, la secta QingheNie y la secta QishanWen estaban en un estado de enemistad, pero siempre la habían mantenido bajo control. Después de que comenzó la guerra, ambos lados estallaron. No importaba si era pequeña o grande, cada batalla era a muerte, lo que a menudo conducía a un derramamiento de sangre severo. Los plebeyos del área de Hejian sufrieron grandes pérdidas. A la secta QishanWen, naturalmente, no le importaban esas cosas, pero a la secta QingheNie sí le importaba.

En tales circunstancias, Meng Yao, quien despejó implacablemente el campo de batalla y ayudó a los plebeyos después de cada batalla, recibió cada vez más atención de Nie MingJue. Unas cuantas veces más tarde, Nie MingJue lo ascendió directamente a su lado para ser su adjunto. Meng Yao, por otro lado, también aprovechó la oportunidad, completando perfectamente cada tarea que se le encomendó. Por lo tanto, el actual Jin GuangYao no era como su yo futuro, siempre siendo regañado por Nie MingJue. De hecho, fue considerado muy bien. Wei WuXian había escuchado demasiado de esos chistes de cómo “LianFang-Zun huyó cada vez que escuchó que llegó ChiFeng-Zun”. Cada vez que veía a Meng Yao, quien conversaba pacíficamente con Nie MingJue, incluso de manera impresionante, siempre sentía que era bastante increíble.

En este día, el campo de batalla de Hejian dio la bienvenida a cierto invitado.

Durante la Campaña Sunshot, se contaron historias de elogios sobre los tres miembros de la Tríada Venerada. Los de ChiFeng-Zun eran sobre cómo barrió todos los obstáculos, sin dejar ni rastro de los perros de Wen después de que terminó. ZeWu-Jun, Lan XiChen, sin embargo, era diferente a él. Después de que la situación del área de Gusu se estabilizó, Lan QiRen pudo defenderla con gran tenacidad. Por lo tanto, Lan XiChen a menudo viajaba para ayudar a otros, salvando vidas del peligro. En toda la Campaña Sunshot, había recuperado innumerables veces el territorio perdido y asistido en escapes estrechos. Por eso la gente estaba extasiada cada vez que escuchaba su nombre, como si ganaran un rayo de esperanza, una poderosa carta de triunfo.

Cada vez que Lan XiChen pasaba junto a Hejian mientras escoltaba a otros cultivadores, descansaba brevemente, con Hejian actuando como una especie de estación de tránsito. Nie MingJue lo llevó a un salón espacioso y bien iluminado. Algunos otros cultivadores también se sentaron dentro del salón.

Aunque Lan XiChen se veía casi exactamente igual que Lan WangJi, Wei WuXian podía distinguirlos con solo una mirada. Sin embargo, cuando vio la cara, no pudo evitar notar su similitud, pensando para sí mismo, me pregunto qué le está pasando a mi cuerpo en este momento. Si el cuerpo de papel es invadido por energía resentida, ¿le sucederá algo también al cuerpo real? ¿Lan Zhan notaría que algo anda mal?

Después de un intercambio de conversaciones triviales, Meng Yao, que había estado de pie al lado de Nie MingJue, se acercó y ofreció tazas de té a todos. En el frente, se utilizó a una persona como si fueran seis; no había ningún espacio para sirvientas y sirvientes en absoluto. Y así, estas trivialidades cotidianas también habían sido aceptadas voluntariamente por Jin GuangYao, su adjunto. Algunos de los cultivadores dudaron al ver su rostro, sus expresiones variaron. Los “cuentos íntimos” de Jin GuangShan siempre habían sido temas de conversación generalizados. Meng Yao había sido una broma famosa durante un cierto período de tiempo, por lo que algunos lo reconocieron. Probablemente pensando que el hijo de una prostituta tal vez también llevaba algunas cosas sucias con él, los cultivadores no bebieron de las copas que había presentado con ambas manos. En cambio, pusieron las copas a un lado e incluso sacaron pañuelos blancos. Como si se sintiera demasiado incómodo, se limpiaron repetidamente los dedos con los que habían tocado la taza de té, ya sea intencionalmente o no. Nie MingJue no era alguien consciente de esas cosas. Sin embargo, Wei WuXian vio esto por el rabillo del ojo. Meng Yao actuó como si no viera nada, su sonrisa inquebrantable mientras continuaba repartiendo té.

Cuando Lan XiChen aceptó su taza, lo miró y sonrió, “Gracias”.

Bebió un sorbo de té inmediatamente después. Solo entonces continuó conversando con Nie MingJue. Algunos cultivadores comenzaron a sentirse incómodos al ver la escena.

Nie MingJue nunca había sido uno para el humor. Sin embargo, frente a Lan XiChen, su expresión se suavizó, “¿Cuánto dura tu estadía?”

Lan XiChen, “Hermano MingJue, tendré que pasar la noche en su casa. Partiré a la mañana siguiente y luego me reuniré con WangJi”.

Nie MingJue, “¿A dónde?”

Lan XiChen, “A Jiangling”.

Nie MingJue frunció el ceño, “¿Jiangling todavía no está en manos de los perros de Wen?”

Lan XiChen, “No desde hace unos días. Actualmente, está en manos de la Secta YunmengJiang”.

Un líder de secta habló: “Líder de secta Nie, no creo que lo hayas escuchado todavía. El líder de la secta de Yunmeng, Jiang, es bastante poderoso en el área”.

Otra persona agregó: “¿Cómo puede no serlo? Solo Wei WuXian puede enfrentarse a millones, entonces, ¿de quién tendría miedo? Puede simplemente sentarse allí controlando su área, a diferencia de cómo siempre estamos corriendo por nuestras vidas. Con tanta suerte…”

Alguien notó que sus palabras no estaban en un buen tono: “Bueno, qué bueno que ZeWu-Jun y HanGuang-Jun estén ayudando a todos. O de lo contrario, no sé cuántas sectas y plebeyos inocentes caerían en manos de los perros de Wen.

Nie MingJue, “¿Tu hermano está allí?”

Lan XiChen asintió, “Se hizo cargo de la gente a principios de mes”.

Nie MingJue, “El nivel de cultivo de tu hermano es bastante alto. Él debería ser suficiente por sí mismo. Entonces, ¿por qué sigues yendo?

Al escuchar a Nie MingJue elogiar el nivel de cultivo de Lan WangJi, Wei WuXian sintió una extraña oleada de felicidad, ChiFeng-Zun, ¡qué gran ojo!

Lan XiChen suspiró: “Es bastante vergonzoso, pero después de que WangJi se fue, parece que tuvo algunos pequeños conflictos con el joven maestro Wei de la secta YunmengJiang”.

Nie MingJue, “¿Qué pasó?”

Alguien habló: “Creo que HanGuang-Jun solo tuvo una disputa con Wei WuXian porque sus métodos eran demasiado poco naturales. Dicen que HanGuang-Jun denunció a Wei WuXian en su cara, cómo deshonró los cadáveres, cómo es cruel y le encanta matar, cómo olvidó sus intenciones originales, etc. Pero allí, todo el mundo habla de la batalla de Jiangling. Wei WuXian se describe de una manera tan increíble. Me encantaría verlo por mí mismo si la suerte lo permite”.

La historia de esta persona no era tan mala como la de otros. Los más exagerados incluso contaron cómo en el campo de batalla él y Lan WangJi lucharon entre sí mientras mataban a los perros de Wen. En realidad, en ese entonces, su relación no era tan incompatible como dicen los rumores, pero hubo algunos enfrentamientos triviales. En ese momento, Wei WuXian cavaba tumbas todo el tiempo, mientras que Lan WangJi siempre elegía el vocabulario más irritante, como que no era un camino recto y dañaba tanto el cuerpo como la mente. Incluso obstaculizó directamente a Wei WuXian a veces. Lo que es más, lucharon contra los perros de Wen una vez cada pocos días, tanto directa como secretamente. Ambos se enojaban fácilmente en ese momento, por lo que a menudo se separaban en malos términos. Ahora, al escuchar a otros mencionar esto, Wei WuXian sintió que fue hace una vida, aunque de repente lo recordó, de hecho, fue hace una vida.

Alguien habló: “En mi opinión, HanGuang-Jun realmente no tiene que hacer esto. Incluso los vivos están cerca de estar muertos, entonces, ¿por qué deberíamos preocuparnos por esos cadáveres?”

Otra persona estuvo de acuerdo: “Sí, estamos en tiempos difíciles, ¿verdad? El líder de la secta Jiang tiene razón. En términos de maldad o no, ¿quién es más malvado que los perros de Wen? Él está de nuestro lado de todos modos. Yo digo que está bien siempre y cuando esté matando a los perros de Wen.

Wei WuXian pensó: Bueno, eso no fue lo que dijeron cuando me asediaron.

Poco después, Lan XiChen y el resto se pusieron de pie. Fueron llevados a sus áreas de descanso por Meng Yao. Nie MingJue, por otro lado, regresó a su habitación. Tomó un sable de cuerpo delgado y lo llevó consigo mientras iba a buscar a Lan XiChen.

Sin embargo, antes de que estuviera siquiera cerca, ya podía escuchar a los dos conversando dentro de la habitación. Lan XiChen habló: “Qué coincidencia. Te uniste a la fuerza de MingJue-xiong y te convertiste en su lugarteniente”.

Meng Yao, “Soy muy afortunado de haber obtenido la aprobación de ChiFeng-Zun”.

Lan XiChen sonrió, “MingJue-xiong tiene una personalidad bastante fogosa. Debe haber sido realmente difícil para ti haberte ganado su aprobación.”

Después de una pausa, comenzó de nuevo: “En estos días, el líder de la secta de la secta LanlingJin, Jin, ha estado manejando con mucha dificultad el área de Langya. Actualmente, está tratando de reclutar más personal”.

Meng Yao vaciló brevemente, “ZeWu-Jun, quieres decir…”

Lan XiChen, “No hay necesidad de tal reticencia. Recuerdo que una vez me dijiste que esperabas ganar un lugar adecuado en la secta LanlingJin, recibir la aprobación de tu padre. Ahora que ya tiene un puesto y un futuro en la rama de MingJue-xiong, ¿su deseo sigue en pie?”

Meng Yao parecía como si considerara la pregunta detenidamente, conteniendo la respiración. Después de un rato de silencio, respondió: “Sí, lo tengo”.

Lan XiChen, “Yo también lo asumiría”.

Meng Yao, “Pero ahora, ya soy el adjunto del líder de la secta Nie. Tengo una deuda de gratitud con el líder de la secta Nie. No importa lo que quede de mi deseo, no puedo dejar Hejian”.

Lan XiChen se quedó en silencio por un momento, “Ese es de hecho el caso. Incluso si desea irse, es probable que le resulte difícil mencionar el tema. Sin embargo, creo que si elige preguntar, MingJue-xiong respetará su decisión. Si no está dispuesto a dejar que te vayas, puedo intentar convencerlo.

Nie MingJue preguntó de repente: “¿Por qué no te dejaría ir?”

Abrió la puerta y entró en la habitación. Lan XiChen y Meng Yao se sentaron uno frente al otro, ambos con expresiones solemnes. Al ver su apariencia, estaban bastante sorprendidos. Meng Yao se puso de pie de inmediato, pero antes de que tuviera la oportunidad de hablar, Nie MingJue habló: “Siéntate”.

Meng Yao no se movió. Nie MingJue volvió a hablar: “Mañana te escribiré una carta de recomendación”.

Meng Yao, “¿Líder de secta Nie?”

Nie MingJue, “Puedes llevar la carta a Langya y encontrar a tu padre”.

Meng Yao se apresuró, “Líder de la secta Nie, si escuchaste todo, entonces también deberías haberme escuchado decir eso…”

Nie MingJue lo interrumpió: “No te ascendí porque quisiera que me devolvieras algo en agradecimiento. Simplemente pensé que deberías quedarte en esta posición, ya que eres lo suficientemente capaz y tu conducta es de mi agrado. ¡Si realmente quieres devolverme el dinero, solo mata a algunos más de esos perros de Wen en el campo de batalla!

Al escuchar esto, Meng Yao se quedó sin palabras a pesar de su forma habitual de hablar. Lan XiChen sonrió, “Mira, te dije que MingJue-xiong respetaría tu decisión”.

Los ojos de Meng Yao estaban teñidos de rojo, “Líder de secta Nie, ZeWu-Jun… Yo…”

Bajó la cabeza, “… Realmente no sé qué decir”.

Nie MingJue se sentó, “Si no sabes qué decir, entonces no digas nada”.

Puso el otro sable en su mano sobre la mesa. Lan XiChen sonrió cuando lo vio, “¿El sable de HuaiSang?”

Nie MingJue, “Aunque está a salvo contigo, tampoco debería descuidar sus estudios. Dile a otros que lo supervisen cuando estén libres. La próxima vez que nos encontremos, examinaré las escrituras de su sable y su corazón”.

Lan XiChen tomó el sable de Nie HuaiSang en su manga qiankun, “HuaiSang ha estado usando la excusa de que dejó su sable en casa. Ahora no tendrá excusas para holgazanear”.

Nie MingJue, “Hablando de eso, ¿qué, le has conocido antes?”

Meng Yao, “ZeWu-Jun, lo he conocido antes”.

Nie MingJue, “¿Dónde? ¿Cuándo?”

Lan XiChen sonrió mientras sacudía la cabeza, “No hablemos de eso. Es la vergüenza de toda la vida. MingJue-xiong, por favor no preguntes más”.

Nie MingJue, “¿Por qué tendrías miedo de perder la cara frente a mí? Meng Yao, habla.”

Meng Yao, “Si ZeWu-Jun no quiere decirlo, entonces tendré que guardar el secreto también”.

Los tres conversaron de un lado a otro, a veces serios, pero a veces ligeros. La conversación fue mucho más relajada que cuando habían estado en la sala de estar. Al escuchar su charla, Wei WuXian a menudo también quería hablar, pero no pudo hacerlo.

Pensó para sí mismo: En este momento, su relación realmente no es mala. ZeWu-Jun es bastante bueno manteniendo conversaciones, entonces, ¿por qué Lan Zhan es tan malo en eso? Bueno, aunque este es el caso, estar callado también es genial. Yo hablo todo, y él puede simplemente escuchar y agregar algunos ‘mnn’-s. ¿Cómo se llamaba esto de nuevo…?

Unos días después, con la carta de recomendación de Nie MingJue, Meng Yao partió hacia Langya.

Después de que se fue, Nie MingJue cambió a otro diputado. Sin embargo, Wei WuXian sintió que el nuevo siempre era un poco más lento. Meng Yao era un talento inusualmente inteligente. Podía entender lo que no se decía y rendir al máximo con las órdenes más sencillas. Era eficiente y nunca holgazaneaba. Cualquiera que esté acostumbrado a él no podría evitar compararlo con los demás.

Algún tiempo después, la secta LanlingJin en Langya estaba al borde del colapso, ya que apenas se las arreglaba. Lan XiChen simplemente estaba ayudando en otra área. Jin GuangShan pidió ayuda a Hejian y Nie MingJue llegó poco después.

Cuando terminó la batalla, Jin GuangShan vino a expresar su agradecimiento, todavía en un estado terrible. Nie MingJue habló con él de manera cortante y luego comenzó rápidamente: “Líder de secta Jin, ¿qué está haciendo Meng Yao hoy en día?”

Al escucharlo mencionar el nombre, Jin GuangShan respondió: “¿Meng Yao? Uh… Líder de la secta Nie, no quiero ofender, pero ¿quién es él otra vez?”

Las cejas de Nie MingJue inmediatamente se fruncieron. En aquel entonces, la historia de que Meng Yao fue derribado de la Torre Koi se transmitió durante bastante tiempo. Incluso otros sabían de tal farsa, por lo que no había forma de que la persona involucrada no pudiera recordar el nombre. Solo alguien con la cara más gruesa podría hacerse el tonto en tal situación. Era solo que, sin embargo, Jin GuangShan resultó ser esa persona.

Nie MingJue habló con frialdad: “Meng Yao es mi ayudante anterior. Escribí una carta para que él la trajera”.

Jin GuangShan siguió fingiendo que no sabía nada, “¿En serio? Pero aquí nunca he visto una carta así ni una persona así. Oh bien. Si hubiera sabido que el líder de la secta Nie envió a su lugarteniente, definitivamente lo recibiría bien. Pero, ¿ocurrieron accidentes durante el viaje?”

Simplemente se equivocó, diciendo que no podía recordar si había oído hablar del nombre o no. La cara de Nie MingJue se volvió más y más fría. Sintió que algo debía estar mal, así que se fue sin la menor vacilación. Después de preguntar a los otros cultivadores, todavía no encontró nada. Nie MingJue eligió algunos lugares y comenzó a caminar.

En su camino había un pequeño bosque. El bosque estaba bastante tranquilo, bastante aislado. Acababa de pasar por un ataque sorpresa y el campo de batalla aún no se había limpiado. Nie MingJue caminó por el camino. A lo largo del camino había cadáveres de cultivadores, vestidos con los uniformes de la Secta Wen, la Secta Jin y algunas otras sectas.

De repente, frente a él llegaron ruidos de tch, tch.

Nie MingJue puso su mano en la empuñadura de su sable y se acercó furtivamente. A través de las ramas y las hojas, vio a Meng Yao de pie en medio de montones de cadáveres. Torciendo su muñeca, sacó una espada larga del pecho de un cultivador.

Su expresión era absolutamente tranquila. Ataques rápidos y constantes, también fue cuidadoso, sin dejar que ni una gota de sangre manchara su ropa.

La espada no era su propia espada. La empuñadura tenía adornos de hierro en forma de llamas: era la espada de un cultivador de la secta Wen.

Las técnicas de espada también eran las de la Secta Wen.

Y el que murió bajo su espada vestía una túnica de Chispas en medio de la nieve. Era un cultivador de la secta LanlingJin.

Nie MingJue vio toda la escena. Sin decir una palabra, desenvainó su sable por una pulgada. Un anillo afilado atravesó el aire.

Al escuchar el sonido familiar de desenvainar, Meng Yao inmediatamente tembló. Se dio la vuelta, su alma casi evaporándose, “… ¿Líder de secta Nie?”

Nie MingJue sacó todo su sable de su vaina. El cuerpo de la espada brillaba intensamente, pero la hoja misma brillaba vagamente en el tono rojo de la sangre. Wei WuXian podía sentir la ira que emanaba de él, junto con emociones de decepción y odio.

Meng Yao conocía el personaje de Nie MingJue más que nadie. Dejó caer la espada con un sonido metálico: “¡Líder de secta Nie, líder de secta Nie! ¡Por favor espera, por favor espera! ¡Puedo explicarlo!”

Nie MingJue gritó: “¿Qué quieres explicar?”

Meng Yao se arrojó, medio rodando y medio arrastrándose, “¡No tenía otra opción, no tenía otra opción!”

Nie MingJue se enfureció: “¿¡Qué otra opción no tuviste!? ¡¿Qué dije cuando te envié aquí?!”

Meng Yao se arrodilló ante sus pies, “¡Líder de secta Nie, líder de secta Nie, solo escúchame! Me uní a la fuerza de la Secta LanlingJin. Este era mi superior. Durante mi tiempo aquí, siempre me despreció. A menudo me humillaba y me golpeaba…”

Nie MingJue, “¿Entonces lo mataste?”

Meng Yao, “¡No! ¡No por esto! ¿Qué humillación no puedo soportar? ¿Qué no podría soportar, si sólo fueran palizas y regaños? Era solo que cada vez que tomábamos una de las fortalezas de la Secta Wen, elaboraba una estrategia con cada gota de mi energía, luchaba lo mejor que podía, pero con solo unas pocas palabras endebles, solo unas pocas pinceladas ligeras que él haría, es su crédito, diciendo que no tenía nada que ver conmigo. Esta no es la primera vez. ¡Fue cada vez, cada vez! Razoné con él, pero no podía importarle menos. Me volví hacia los demás, pero nadie estaba dispuesto a escucharme. Justo ahora dijo que mi madre era, que mi madre era… Realmente llegué a mi límite, ¡el accidente solo sucedió porque me indignó momentáneamente!”

Bajo la conmoción y el terror, habló como si sus palabras volaran, temiendo que Nie MingJue pudiera comenzar a cortarse antes de que pudiera terminar su explicación. A pesar de esto, su explicación todavía tenía una lógica clara. Cada frase destacaba lo horribles que eran los demás, lo pobre que era él mismo. Nie MingJue lo agarró del cuello y lo levantó, “¡Estás mintiendo!”

Meng Yao se estremeció. Nie MingJue lo miró fijamente a los ojos, hablando una palabra a la vez, “¿Llegaste a tu límite y te indignaste momentáneamente? ¿Algún indignado mataría a alguien con la expresión que tú tenías? ¿Escogerían a propósito el bosque discreto que acababa de pasar por una batalla? ¿Los matarían con la espada de la Secta Wen, la técnica de la Secta Wen disfrazada como un ataque sigiloso de los perros de Wen para culpar a alguien más? ¡Claramente has estado planeando esto deliberadamente!”

Meng Yao levantó la mano con seguridad: “¡Estoy diciendo la verdad! ¡Todas y cada una de las frases!”

Nie MingJue se enfureció: “¡Incluso si es verdad, aun así no deberías matarlo! ¡Fueron solo algunos logros triviales! ¡¿Te importa tanto ese puñado de gloria?!”

Meng Yao murmuró: “¿Algunos logros triviales?” Habló con voz temblorosa, “… ¿Qué quieres decir con algunos logros triviales? ChiFeng-Zun, ¿sabes cuánto trabajo puse en logros tan triviales? ¿Cuánto sufrí? ¿Gloria? ¡Sin el puñado de gloria no tengo nada!”

Nie MingJue lo miró, quien se estremeció cuando las lágrimas brillaron en sus ojos. El contraste entre la escena y cómo mató a alguien con calma fue demasiado marcado. El impacto fue tan grande que la imagen aún no se había borrado de su mente. Habló: “Meng Yao, déjame preguntarte. La primera vez que te vi, ¿actuaste deliberadamente por mí de esa manera lamentable, para que yo viniera a rescatarte? Si no lo hubiera hecho, ¿habrías hecho lo que hiciste hoy y matado a todas esas personas?

La nuez de Adán de Meng Yao se balanceó, donde cayó una gota de sudor frío. Justo cuando estaba a punto de hablar, Nie MingJue ordenó: “¡No te acuestes frente a mí!”

Con un temblor, Meng Yao se tragó las palabras que estaba a punto de decir. Arrodillado en el suelo, todo su cuerpo tembló. Los dedos de su mano derecha se hundieron profundamente en la tierra.

Después de un tiempo, Nie MingJue volvió a poner lentamente su espada en su vaina, “No te haré nada”.

Meng Yao levantó la vista de inmediato. Nie MingJue continuó: “Por tu cuenta, confiésate en la secta LanlingJin y recibe tu castigo. Deja que traten contigo de la forma que consideren adecuada.”

Con un momento de vacilación, Meng Yao respondió: “… ChiFeng-Zun, no puedo rendirme ahora que ya estoy aquí”.

Nie MingJue, “Para llegar aquí, tomaste el camino equivocado”.

Meng Yao, “Me vas a enviar a mi muerte”.

Nie MingJue, “Si tus palabras son ciertas, no sucederá. Ve, reflexiona y da vuelta una nueva hoja”.

Meng Yao susurró: “… Mi padre aún no me ha visto”.

No es que Jin GuangShan no lo haya visto.

Simplemente fingió no saber de su existencia.

Por fin, bajo la presión de Nie MingJue, Meng Yao aún respondió “sí”, aunque con gran dificultad.

Después de un momento de silencio, Nie MingJue habló: “Levántate”.

Como si su cuerpo estuviera privado de toda energía, Meng Yao se puso de pie en trance. Se tambaleó unos pasos hacia adelante. Al ver que estaba a punto de caer, Nie MingJue lo ayudó a estabilizarse. Meng Yao murmuró: “… Gracias, líder de la secta Nie”.

Al observar su figura sin vida, Nie MingJue se dio la vuelta. Sin embargo, de repente lo escuchó hablar: “… Todavía no puedo”.

Nie MingJue se dio la vuelta. No sabía desde cuándo, pero Meng Yao tenía una espada en la mano.

Apuntó la espada a su estómago, con el rostro lleno de desesperación, “Líder de la secta Nie, no soy digno de su amabilidad”.

Mientras hablaba, lo empujó dentro con fuerza. Las pupilas de Nie MingJue se encogieron abruptamente. Extendió la mano para agarrar la espada, pero ya era demasiado tarde. En el instante, la espada en la mano de Meng Yao atravesó su estómago y salió por su espalda. Su cuerpo se derrumbó en el charco de sangre de otras personas.

Nie MingJue se sorprendió por una fracción de segundo, luego avanzó. Medio arrodillado en el suelo, giró el cuerpo de Meng Yao, “¡¡Eres … !!!”

La cara de Meng Yao estaba incolora. Le dio a Nie MingJue una mirada débil, luego forzó una sonrisa, “Líder de la secta Nie, yo…”

Antes de que terminara su oración, su cabeza cayó lentamente. Sosteniendo su cuerpo, Nie MingJue evitó la hoja de la espada y presionó su palma sobre el pecho de Meng Yao, pasándole energía espiritual. Sin embargo, Nie MingJue de repente sintió que su cuerpo se estremecía. Una corriente fría e incesante de energía salió de su estómago.

Wei WuXian sabía que habría un engaño, por lo que no estaba demasiado sorprendido. Nie MingJue, sin embargo, probablemente nunca esperó que Meng Yao realmente lo lastimara. Por lo tanto, mientras observaba a Meng Yao pararse tranquilamente frente a él, aún incapaz de moverse, aún estaba más sorprendido que enojado.

Meng Yao probablemente había descubierto cuidadosamente cómo evitar las áreas vitales. Con precaución y compostura, sacó la espada de su estómago, produciendo una serie de pequeñas salpicaduras de sangre, y presionó la herida; esto fue todo lo que hizo para tratarla. Nie MingJue, por otro lado, aún permaneció en la postura que usó cuando trató de ayudar a Meng Yao. Medio arrodillado con la cabeza erguida, sus ojos se encontraron.

Nie MingJue no dijo nada. Meng Yao tampoco dijo nada. Envainó su espada, se inclinó hacia Nie MingJue y se alejó corriendo sin mirar atrás.

Acababa de reconocer su error y accedió a recibir su castigo antes de fingir suicidio y tender una trampa. Ahora, él ya se había ido hace mucho tiempo. Probablemente era la primera vez que Nie MingJue veía a una persona tan desvergonzada, especialmente una que acababa de ser el asistente de confianza a quien él mismo promocionó. Por esto, se enfureció terriblemente, siendo especialmente feroz durante las batallas de la Secta Wen. Incluso cuando Lan XiChen tuvo tiempo de ayudar a Langya, unos días después, su ira no se había calmado ni un poco. Tan pronto como llegó, Lan XiChen se rió, “MingJue-xiong, qué temperamento pareces tener. ¿Dónde está Meng Yao? ¿Por qué no viene y apaga tus llamas?”

Nie MingJue, “¡No menciones a esa persona!”

Sin exagerar, le contó a Lan XiChen cómo Meng Yao mató y planeó culpar a alguien más, luego fingió la muerte y huyó. Después de escuchar la historia, Lan XiChen también se sorprendió: “¿Cómo podría ser esto? ¿Quizás hubo un malentendido?

Nie MingJue, “Lo atrapé justo en el acto. ¿Qué malentendidos podría haber?”

Lan XiChen pensó por un momento: “A juzgar por sus palabras, la persona a la que mató definitivamente había hecho algo malo. Sin embargo, tampoco debería haberse quitado la vida. Estamos en tiempos difíciles, por lo que es bastante difícil determinar quién tuvo la culpa. Me pregunto dónde estará ahora.”

Nie MingJue habló en un tono duro: “Debe esperar que no lo atrape. ¡Si lo hago, lo ofreceré como sacrificio a mi sable!”

Sin embargo, como si sus palabras se convirtieran en una profecía, durante los siguientes años, fue casi como si Meng Yao hubiera desaparecido repentinamente, como si se hubiera hundido como una roca en el océano. No quedó rastro de él.

Ahora, Nie MingJue lo odiaba de la misma manera que una vez lo había valorado. Cada vez que se mencionaba el nombre, ponía cara de enojo, expresando cosas difíciles de explicar en el habla. Cuando estuvo seguro de que no se podía encontrar información, se negó a hablar de Meng Yao con otra persona nunca más.

Nie MingJue nunca estuvo cerca de la gente. Rara vez se abría a alguien. Aunque finalmente logró obtener un subordinado competente y digno de confianza, cuyo carácter y capacidades aprobó, descubrió que los verdaderos colores del subordinado no se parecían en nada a lo que él había pensado que eran. Era natural que su reacción fuera tan extrema.

Justo cuando Wei WuXian estaba pensando, su cabeza de repente comenzó a doler, como si estuviera a punto de partirse. Los huesos de su cuerpo se sentían como si fueran aplastados por un carro. No podía moverse en absoluto, solo el más mínimo movimiento hacía que su cuerpo crujiera y gimiera. Al abrir los ojos, su vista era tan borrosa que apenas podía ver muchas figuras que yacían colapsadas en el frío piso de piedra azabache del salón. Parecía que la cabeza de Nie MingJue había resultado herida. La herida ya estaba entumecida. Manchas secas de sangre se habían coagulado sobre sus ojos y su rostro. Con una ligera contracción, la sangre caliente volvió a bajar por su frente.

Wei WuXian estaba asombrado.

Durante la Campaña Sunshot, Nie MingJue ganó casi todas las batallas. El enemigo ni siquiera podía acercarse a él, y mucho menos causarle una lesión tan grave.

¡¿Qué clase de situación era esta?!

Un suave movimiento vino a su lado. Wei WuXian miró con el rabillo del ojo y vio algunas figuras vagas. Con gran dificultad, enfocó su mirada y vio que eran un par de cultivadores que vestían túnicas con el motivo del sol y las llamas. Avanzaron en una hábil postura de arrodillarse en el suelo.

Wei Wu Xian, “…”

De repente, una sensación de presión escalofriante lo rodeó, alcanzando a Wei WuXian a través del cuerpo de Nie MingJue. Nie MingJue levantó la cabeza ligeramente. Al final de las baldosas de piedra azabache había un gran asiento hecho de jade. Una persona se sentó encima.

La distancia no era cercana, y los ojos de Nie MingJue se vieron obstaculizados por la sangre, por lo que no pudo ver quién era la persona. No obstante, podía adivinar quién era sin usar la vista.

Las puertas del palacio se abrieron abruptamente. Alguien entró.

Todos los discípulos dentro del palacio caminaron de rodillas, pero esta persona solo asintió a modo de saludo cuando entró por primera vez. A diferencia de los demás, caminó hacia adelante con indiferencia. Al final del pasillo, pareció inclinarse y hablar algunas palabras con la persona sentada antes de volverse hacia este lado.

Con pasos lentos, se acercó, mirando en silencio a Nie MingJue, quien aún permanecía de pie a pesar de que estaba bañado en sangre. Parecía como si se riera, “Líder de la secta Nie, mucho tiempo sin verte”.

¿Y quién podría ser este, excepto el mismo Meng Yao?
 

AtrásBLMenúSiguiente

 

error: Content is protected !!