Saltar al contenido
Dark

EFDD – Capítulo 62: El mal—Segunda parte

01/05/2022

Sus labios temblaron, diciendo algo en silencio. Jiang Cheng se levantó casi de inmediato.

¡Era Wei WuXian!

Sin embargo, aparte de la cara, de arriba a abajo, esta persona no se parecía en nada al pasado Wei WuXian.

Wei WuXian claramente había sido un chico brillante y animado. Las puntas de sus ojos y cejas siempre habían conservado el asomo de una sonrisa, siempre negándose a caminar correctamente. Sin embargo, esta persona estaba completamente envuelta en una energía fría y oscura. Era guapo, pero de rostro pálido, su sonrisa espeluznante.

La vista ante sus ojos era demasiado sorprendente. La situación aún no estaba clara y no podían actuar precipitadamente. A pesar de que los dos en el techo estaban estupefactos, ninguno se apresuró a entrar. Solo obligaron a bajar la cabeza y se acercaron poco a poco a la hendidura entre las tejas del techo.

Dentro de la habitación, Wei WuXian, vestido de negro, se dio la vuelta lentamente. Wen Chao se cubrió la cara. Ahora, solo se podía escuchar el aliento ronco de su voz, “Wen ZhuLiu… ¡Wen ZhuLiu!”

Al escuchar esto, los ojos y los labios de Wei WuXian se curvaron, “Incluso ahora, ¿sigues pensando que llamarlo sería de alguna utilidad?”

Caminó unos pasos más cerca y pateó un objeto blanco junto a su pie. Miró hacia abajo. Era el bollo de carne que Wen Chao había tirado.

Wei WuXian levantó una ceja, “¿Qué, eres quisquilloso con la comida?”

Wen Chao se cayó de su taburete y chilló: “¡No me lo voy a comer! ¡No me lo estoy comiendo! ¡No me lo voy a comer!”

Mientras gritaba, se arrastraba por el suelo con sus manos sin dedos. La larga capa negra se deslizó por la mitad inferior de su cuerpo, revelando sus piernas. Las dos piernas colgaban de su torso como si fueran accesorios pesados. Incluso envueltos en vendajes, todavía eran inusualmente delgados. Debido a sus movimientos violentos, los vendajes se estiraron para formar huecos. Dentro había horribles huesos blancos, sangre carmesí y hebras de carne que aún colgaban de ellos.

Toda la carne de sus piernas había sido cortada, pieza por pieza. Y, probablemente… ¡él mismo se había comido toda la carne!

Los agudos gritos de Wen Chao resonaron dentro de la estación de mensajería vacía. Wei WuXian parecía como si no hubiera escuchado nada. Levantándose el borde de su túnica, se sentó en otra mesa.

La segunda lámpara de aceite se encendió. Ante el amarillo brillante de la llama, la mitad de la cara de Wei WuXian estaba iluminada, la otra mitad en la oscuridad. Dejó caer la mano. Un rostro ceniciento apareció en la oscuridad debajo de la mesa. Pronto, llegaron los sonidos crujientes de la masticación.

Un niño blanco en cuclillas a sus pies. Como una bestia joven y carnívora, estaba royendo algo que Wei WuXian le dio de comer.

Wei WuXian apartó la mano después de acariciar la cabeza de cabello escaso del niño ghoul blanco. Sosteniendo lo que le había dado en la boca, se dio la vuelta y se sentó. Abrazando su pierna, masticó ferozmente mientras miraba a Wen ZhuLiu con ojos fríos y brillantes.

Lo que estaba masticando eran dos dedos humanos.

No hace falta decir que deben ser los dedos de Wen Chao.

Lan WangJi miró fijamente al espantoso niño fantasma junto con un espantoso Wei WuXian. Su agarre se apretó alrededor de la empuñadura de Bichen.

Wen ZhuLiu todavía estaba frente a Wen Chao. La cabeza de Wei WuXian miró hacia abajo, su expresión no se podía ver, “Wen ZhuLiu, ¿realmente crees que puedes proteger la vida de su perro de mis manos?”

Wen ZhuLiu, “Mejor morir en el intento”.

Wei WuXian se rió con frialdad: “Qué perro de Wen tan leal”.

Wen ZhuLiu, “No puedo dejar de pagar la deuda que tengo con su generosidad”.

La expresión de Wei WuXian se oscureció de inmediato. Su voz también era dura, “¡Qué broma! ¿Por qué la deuda que tienes tiene que ser pagada a expensas de otros?”

Antes de que terminara de hablar, detrás de Wen ZhuLiu llegaron los penetrantes lamentos de Wen Chao. Wen Chao se había arrastrado hasta una esquina y estaba tratando con todas sus fuerzas de presionar las tablas de madera como si pudiera escaparse de entre ellas. Sin embargo, una sombra roja cayó repentinamente del techo. Una mujer de cabello largo con ropa roja, su rostro azul, cayó pesadamente sobre él. El rostro oscuro, la ropa roja brillante y el cabello negro creaban un contraste escalofriante. ¡Sus dedos se envolvieron alrededor de las vendas alrededor de la cabeza de Wen Chao y se rasgaron!

Los vendajes fueron envueltos de nuevo después de que Wen ZhuLiu aplicó ungüento en la cara de Wen Chao. El ungüento, la piel y las vendas aún estaban pegadas. Para empezar, la piel quemada era naturalmente débil. Con el violento desgarro, las costras que aún no se habían desprendido se desprendieron junto con una fina capa de carne. Incluso sus labios fueron arrancados. La cabeza calva desigual se convirtió inmediatamente en una cabeza calva ensangrentada.

Wen Chao se desmayó de inmediato. Tan pronto como escuchó el grito, Wen ZhuLiu se dio la vuelta para ayudarlo. En el techo, Lan WangJi y Jiang Cheng también empuñaron sus espadas, preparados para atacar. Sin embargo, escucharon otro grito. El niño ghoul a los pies de Wei WuXian se había arrojado. La mano derecha de Wen ZhuLiu golpeó la frente del niño ghoul antes de que sintiera un dolor agudo en la palma de la mano. El niño ghoul había abierto sus dos filas de dientes afilados y lo mordió.

Wen ZhuLiu no pudo evitarlo, así que lo ignoró y fue directamente a Wen Chao. El niño ghoul, sin embargo, se había mordido un trozo entero de carne en la mano y lo había escupido. Continuó devorando la palma. Wen ZhuLiu agarró la cabeza del niño con la mano izquierda, como si quisiera ejercer tanta fuerza sobre la cabeza pequeña y fría que estalló. La mujer de rostro azul arrojó las vendas manchadas de sangre al suelo y, como una criatura de cuatro extremidades, se arrastró al lado de Wen ZhuLiu casi al instante.

Un movimiento de su brazo y había diez líneas de sangre. Los dos seres oscuros, uno grande y otro pequeño, discutían con él sin cesar. Wen ZhuLiu no pudo atender a ambos lados al mismo tiempo, tropezando en medio del caos. Cuando miró hacia un lado y vio la fría sonrisa de Wei WuXian, se arrojó sobre él.

Los dos en el techo fruncieron el ceño. Lan WangJi golpeó hacia abajo. Las tejas se rompieron y el techo se derrumbó. A través del techo, descendió al segundo piso de la estación de mensajería y bloqueó a Wen ZhuLiu de Wei WuXian. Aprovechando la sorpresa de Wen ZhuLiu, un látigo que parpadeaba con una luz púrpura pasó por encima y alrededor de su cuello, envolviéndose tres veces alrededor de su garganta antes de levantarse. El cuerpo grande y pesado de Wen ZhuLiu había sido levantado por el látigo y ahora estaba colgando en el aire.

Inmediatamente, llegaron los crujidos de los huesos de su cuello rotos. Al mismo tiempo, las pupilas de Wei WuXian se encogieron. Sacó una flauta de su cintura y se dio la vuelta, poniéndose de pie. El niño ghoul y la mujer de rostro azul que habían estado desgarrando a Wen ZhuLiu rápidamente retrocedieron a su lado y miraron con atención a los dos extraños.

Detrás de ellos, Wen ZhuLiu aún no había muerto. Su rostro se sonrojó y todo su cuerpo se contrajo, luchando contra su voluntad. Sus ojos estaban tan abiertos que parecía como si estuvieran a punto de salirse de sus órbitas. El niño ghoul gruñó a Lan WangJi y Jiang Cheng, sin ocultar en absoluto su enemistad. Wei WuXian levantó levemente la mano para que retirara los colmillos. Su mirada se movió de un lado a otro entre Lan WangJi y Jiang Cheng. Entre los tres, nadie habló.

Unos momentos después, Jiang Cheng agitó su brazo y arrojó algo. Wei WuXian lo atrapó sin pensarlo dos veces. Jiang Cheng, “¡Tu espada!”

La mano de Wei WuXian cayó lentamente.

Miró a Suibian y solo respondió después de una pausa: “… Gracias”.

Una vez más, pasó un rato antes de que se pronunciaran palabras. De repente, Jiang Cheng se acercó y lo golpeó, “¡Mocoso! ¡¿Adónde te has escapado en estos tres meses?!”

Aunque la frase en sí parecía regañarlo, su tono estaba lleno de alegría. Aunque Lan WangJi no dio un paso adelante, sus ojos siempre habían estado fijos en Wei WuXian. Con la bofetada, Wei WuXian se detuvo sin comprender. Unos momentos después, también lo golpeó: “¡Jaja, es una larga historia, es una larga historia!”

El aire frío que había estado sobre él se diluyó de alguna manera por los dos golpes. Había ira dentro de la alegría de Jiang Cheng. Lo abrazó con fuerza antes de empujarlo hacia atrás, gritando: “¿No acordamos encontrarnos en el asqueroso pueblo de la montaña? ¡Esperé durante casi seis días y no vi ni una sombra de ti! ¡Si hubieras muerto ni siquiera hubiera sido frente a mis ojos! ¡Durante los últimos tres meses he estado tan ocupado que mi cabeza se ha agrandado!”

Wei WuXian levantó el dobladillo de su túnica y volvió a sentarse, agitando la mano, “Ya dije que es una larga historia. En ese entonces, un grupo de perros Wen también me buscaban por todas partes. Me estaban esperando, me atraparon allí mismo y me arrojaron a un lugar infernal para sufrir”.

Mientras hablaba, la mujer de rostro azul se arrastró hacia él utilizando los brazos y las piernas. Cuando había estado peleando, su rostro era casi horrible, pero ahora, con su rostro oscuro contra el regazo de Wei WuXian, de alguna manera parecía ser una concubina encantadora, complaciendo obedientemente a su amo. Una risa salió de su boca también. Wei WuXian se sentó inclinado hacia un lado, su mano derecha acariciando su suave y largo cabello una y otra vez.

Mientras observaba sus movimientos, la cara de Lan WangJi se volvió aún más fría. Aunque la escena hizo que Jiang Cheng se sintiera algo incómodo, en este momento, estaba más sorprendido que cualquier otra cosa, “¿Qué lugar tan infernal? He preguntado cuidadosamente a la gente de la ciudad, entonces, ¿cómo es que todos dijeron que no te habían visto?”

Wei WuXian, “¿Le preguntaste a la gente de la ciudad? Todos son un montón de granjeros ingenuos asustados de meterse en problemas, así que, ¿quién se atrevería a decirte la verdad? Y los perros de Wen definitivamente han hecho algo para cerrar la boca. Por supuesto, todos dijeron que no me habían visto”.

Jiang Cheng maldijo, “¡Esos viejos idiotas!” Rápidamente agregó: “¿Qué infierno de lugar? ¿Qishan? ¿La ciudad sin noche? Entonces, ¿cómo saliste? Y te has vuelto así. ¿Qué son… estas dos cosas tuyas? Ellos realmente escuchan tu comando. Hace un tiempo, el segundo joven maestro Lan y yo asumimos la tarea de asesinar a Wen Chao y Wen ZhuLiu por la noche, pero alguien se nos había adelantado. ¡No puedo creer que fueras tú! ¿Fuiste tú quien también cambió esos talismanes?

Por el rabillo del ojo, Wei WuXian vio que Lan WangJi siempre los había estado mirando. Él sonrió, “Más o menos. Si digo que encontré una cueva misteriosa en algún lugar y que había un libro misterioso que un experto misterioso había dejado, y luego cuando salí era así de poderoso, ¿me creerías?”

Jiang Cheng escupió: “Despierta. Has leído demasiadas leyendas en esos libros ilustrados, ¿no? ¿Cómo podía haber tantos expertos en el mundo? ¡Con cuevas secretas y libros por todas partes!”

Wei WuXian levantó las palmas de las manos, “¿Ves? No me crees aunque lo diga. Te lo contaré si alguna vez tengo la oportunidad.”

Jiang Cheng miró a Lan WangJi. Sabía que probablemente era algo que no debería decirse frente a discípulos de otras sectas y borró la alegría de su rostro: “Está bien, entonces. Puedes contarme sobre eso más tarde. Todo está bien mientras estés de vuelta.”

Wei WuXian, “Sí. Mientras yo esté de vuelta.

Jiang Cheng murmuró las palabras ‘siempre y cuando estés de vuelta’ un par de veces antes de golpearlo de nuevo, “¡Realmente estás…! ¡Sigues vivo incluso después de ser capturado por perros de Wen!”

Wei WuXian se regodeó: “Por supuesto. ¿Quién soy?”

Jiang Cheng no pudo evitar regañarlo: “¿De qué estás orgulloso? ¡Estás vivo y no regresaste antes!”

Wei WuXian, “Acabo de salir, ¿eh? Escuché que tanto shijie como tú estaban bien, y que estaban reconstruyendo la secta YunmengJiang y formando una alianza, así que fui a matar algunos perros Wen primero para aligerar su carga y hacer algunas contribuciones. En estos tres meses, has estado trabajando duro”.

Al escuchar la última parte, Jiang Cheng recordó los últimos tres meses de prisa y trabajo día y noche. Se sintió algo conmovido, pero rápidamente puso una cara dura: “¡Guarda tu espada gastada! He estado esperando a que te lo lleves. ¡No quiero llevar dos espadas todo el tiempo y que me hagan tantas preguntas por más tiempo!”

Lan WangJi de repente habló, “Wei Ying”.

Él había estado de pie en silencio a un lado. Mientras hablaba, tanto Wei WuXian como Jiang Cheng se volvieron hacia él. Fue como si Wei WuXian finalmente recordara saludarlo. Él asintió levemente, “HanGuang-Jun”.

Lan WangJi, “¿Fuiste tú quien ha estado matando a los discípulos de la Secta Wen?”

Wei WuXian, “Por supuesto”.

Jiang Cheng, “Sabía que eras tú. ¿Por qué los mataste uno a la vez? Sería una gran molestia.

Wei WuXian, “Para jugar, juega con ellos hasta que mueran.” Directamente, matarlos a todos a la vez sería demasiado fácil para ellos. Mucho mejor matándolos uno frente al otro uno por uno, una rebanada tras otra. Por supuesto, con Wen Chao, aún no lo había torturado lo suficiente. Wen ZhuLiu, sin embargo, recibió la guía de Wen RuoHan y se unió a la Secta Wen con su apellido cambiado, protegiendo al precioso hijo de Wen RuoHan bajo sus órdenes”. Se rió con frialdad: “Quería protegerlo, pero yo quería hacerle ver cómo, en sus manos, Wen Chao se distorsionaría cada vez más, a diferencia de un hombre, pero también a diferencia de un monstruo”.

La sonrisa estaba en algún lugar entre fría, cruel y complacida. Lan WangJi observó con claridad en su expresión. Dio un paso adelante, “¿Qué medios usas para controlar criaturas tan oscuras?”

La curvatura de los labios de Wei WuXian cayó ligeramente cuando lo miró. Jiang Cheng también había escuchado el tono disonante: “Segundo joven maestro Lan, ¿qué quieres decir con esto?”

Los ojos de Lan WangJi estaban pegados a Wei WuXian, “Respóndeme”.

El niño ghoul y la mujer de rostro azul comenzaron a moverse. Wei WuXian se dio la vuelta y los miró. Retrocedieron lentamente, reacios, y se hundieron en la oscuridad. Wei WuXian finalmente se volvió hacia Lan WangJi nuevamente y levantó las cejas, “Si lo haces… ¿qué pasaría si no respondo?”

Rápidamente, se agachó a un lado, esquivando el repentino ataque de Lan WangJi. Dio tres pasos hacia atrás, “Lan Zhan, nos acabamos de encontrar después de tanto tiempo y ya estás tratando de atraparme. Eso no es agradable, ¿verdad?”

Lan WangJi se movió sin decir nada. Wei WuXian bloqueó cualquier ataque que le lanzó. Ambos fueron rápidos. La tercera vez que apartó la mano de Lan WangJi, habló: “Pensé que podríamos considerarnos familiares el uno con el otro. Empezar una pelea conmigo sin decir nada suena un poco despiadado, ¿no?”

Lan WangJi, “¡Respóndeme!”

Jiang Cheng se bloqueó entre los dos, “¡Segundo joven maestro Lan!”

Wei WuXian, “Segundo joven maestro Lan, lo que estás preguntando realmente no se puede explicar en un corto período de tiempo. Y es un poco extraño. Si tuviera que preguntarte sobre las técnicas secretas de la Secta GusuLan, ¿me responderías?”

Lan WangJi pasó junto a Jiang Cheng y fue directamente hacia él. Wei WuXian cruzó su flauta frente a él, “Eso es demasiado, ¿no? ¿Por qué tan antipático? Lan Zhan, ¿qué demonios quieres hacer?”

Lan WangJi dijo una palabra a la vez: “Regresa a Gusu conmigo”.

Al escuchar esto, tanto Wei WuXian como Jiang Cheng se sorprendieron.

Rápidamente después, Wei WuXian se rió, “¿Volver con Gusu contigo? ¿A los Castillo de nubes? ¿Por qué ir allí?”

Inmediatamente pareció darse cuenta, “Oh. Me olvidé. Tu tío Lan QiRen odia a las personas torcidas como yo. Eres su discípulo más orgulloso, así que por supuesto eres igual que él, jaja. Me niego.”

Jiang Cheng miró fijamente a Lan WangJi, cauteloso, “Segundo Joven Maestro Lan, todos nosotros entendemos los caminos de la Secta Lan. Sin embargo, Wei WuXian te salvó en la cueva de los Xuanwu en la montaña Arroyo del anochecer, y mucho menos tu amistad de haber luchado juntos. Ahora, denunciarlo sin piedad de inmediato sería demasiado irrazonable, ¿no?”

Wei WuXian, “Mírate. Qué líder de secta”.

Jiang Cheng, “Puedes callarte”.

Lan WangJi, “No es que quiera denunciarlo”.

Jiang Cheng, “Entonces, ¿por qué quieres que regrese a Gusu contigo? Segundo Joven Maestro Lan, en ese momento, ¿la Secta GusuLan no trabaja con los demás para matar a los perros de Wen y, en cambio, todavía se aferra a sus formas inflexibles?”

Uno contra dos, Lan WangJi todavía se negaba a retroceder. Miró a Wei WuXian, “Wei Ying, por cultivar un camino malvado que eventualmente tendrías que pagar. A lo largo del tiempo, no ha habido una sola excepción”.

Wei WuXian, “Puedo pagar”.

Al ver lo despreocupado que parecía estar, Lan WangJi bajó la voz: “El camino no solo dañaría tu cuerpo, sino también tu corazón”.

Wei WuXian, “Daño o no, cuánto daño, lo sé más. En cuanto a mi corazón, es mi corazón después de todo. Sé lo que estoy haciendo.”

Lan WangJi, “Algunas cosas que no puedes controlar en absoluto”.

El disgusto brilló en el rostro de Wei WuXian, “Por supuesto que puedo controlarlo”.

Lan WangJi se acercó un paso más. Parecía estar a punto de hablar de nuevo cuando Wei WuXian cerró los ojos: “Después de todo, sobre el tema de cómo está mi corazón, ¿qué podrían saber otras personas al respecto? ¿Por qué debería importarle a otras personas?”

Lan WangJi hizo una pausa. De repente se había enojado, “… ¡Wei WuXian!”

Wei WuXian también se había enojado, “¡Lan WangJi! ¿Realmente tienes que hacer esto difícil en un momento así? ¿Quieres que vaya a Castillo de Nubes para el castigo de confinamiento de la Secta GusuLan? ¿Quién te crees que eres, qué crees que es la Secta GusuLan? ¡¿De verdad crees que no me resistiré?!”

La energía hostil se formó entre los dos. Sobre la empuñadura de Bichen, los nudillos de Lan WangJi se pusieron blancos. La voz de Jiang Cheng era fría: “Segundo Joven Maestro Lan, en este momento, el caos con la Secta Wen aún no se ha detenido. Este es el momento en el que necesitamos desesperadamente fuerzas. Las personas ni siquiera tienen tiempo para cuidar de sí mismas, ¿por qué la Secta GusuLan estaría preocupada por algo tan lejano? Wei WuXian está de nuestro lado. ¿Quieres castigar a nuestra propia gente?”

Wei WuXian recuperó la compostura, “Así es. Todo está bien mientras los perros de Wen sean los asesinados. ¿Por qué preocuparse por cómo los mato?”

Los dos sabían cómo continuar las palabras del otro desde que eran jóvenes. Ahora, una oración tras otra, el argumento fluyó a la perfección: “Disculpas por decir algo tan directo, pero incluso si llegamos al fondo de esto, Wei WuXian tampoco es de tu secta. No está en el lugar de la Secta GusuLan castigarlo. No importa con quién vuelva, no serías tú.

Al escuchar esto, la expresión de Lan WangJi se congeló. Miró a Wei WuXian, el nudo en su garganta temblaba, “Yo…”

Antes de que pudiera continuar, Wen Chao emitió un leve grito en la esquina. Wei WuXian y Jiang Cheng se dieron la vuelta de inmediato. Al mismo tiempo, los dos caminaron alrededor de Lan WangJi y hacia Wen ZhuLiu y Wen Chao. Wen ZhuLiu colgó de Zidian. Todavía estaba luchando en agonía. Wen Chao estaba medio muerto. Mientras abría lentamente los párpados, vio a la vez los dos rostros que lo miraban.

Los rostros tenían la misma juventud, la misma familiaridad. Ambos le habían mostrado expresiones de desesperación, angustia u odio profundo. Sin embargo, en este momento, sus rostros sobre él tenían la misma sonrisa fría, los mismos ojos fríos.

Wen Chao ya no gritó. Tampoco trató de huir. Insípidamente, levantó sus manos sin dedos y comenzó a babear. Wei WuXian lo pateó en la posición de arrodillarse en dirección a Yunmeng. Los huesos y la carne revelados se frotaron unos contra otros. Wen Chao lloró profundamente de dolor. Sonaba especialmente discordante en la estación de mensajería vacía.

Jiang Cheng preguntó: “¿Por qué su voz es tan aguda?”

Wei WuXian, “Por supuesto que sería con cierta cosa desaparecida”.

Jiang Cheng estaba disgustado, “¿Tú eres el que lo hizo?”

Wei WuXian, “Es desagradable si lo piensas de esa manera. Por supuesto que no fui yo quien lo cortó. Fue mordido cuando su mujer se volvió loca.”

Lan WangJi todavía estaba de pie detrás de ellos, observándolos. Wei WuXian de repente recordó su presencia nuevamente. Se dio la vuelta y sonrió: “Segundo joven maestro Lan, la siguiente escena podría no ser adecuada para sus ojos. Tal vez sería mejor que lo evitaras.”

Aunque se usó ‘quizás’, su tono no sonó en lo más mínimo refutable. Jiang Cheng también habló con respeto y distancia, “Así es. El segundo joven maestro Lan, Wen Chao y Wen ZhuLiu ya están en nuestras manos. La tarea se ha completado, y es hora de que nos separemos. Lo que suceda después de esto sería un asunto personal de nuestra secta. Es mejor si regresas primero.”

La mirada de Lan WangJi todavía estaba fija en Wei WuXian, mientras que la atención de Wei WuXian ya había sido arrebatada por su enemigo moribundo. Los ojos con los que miró a Wen Chao y Wen ZhuLiu brillaron, y su sonrisa era emocionada y cruel. Jiang Cheng tenía en él la misma expresión. Ambos habían sido enterrados en el abrumador placer de la venganza. Ninguno tenía la preocupación de tratar con un extraño.

Unos momentos después, Lan WangJi se dio la vuelta y bajó las escaleras.

Después de salir de la estación de mensajería, se paró frente a la puerta durante mucho tiempo, pero nunca se fue.

No supo cuánto tiempo había pasado cuando la noche silenciosa fue desgarrada por un gemido estridente.

Lan WangJi miró hacia arriba detrás de él, su túnica blanca y su cinta en la frente ondeaban con el viento frío.

La noche había pasado. El sol en el cielo estaba a punto de salir.

Y el sol en el suelo estaba cayendo.

 

AtrásBLMenúSiguiente

 

error: Content is protected !!