Saltar al contenido
Dark

FS-107

19/11/2021

☆.。.†:*・゜☆.。†.:*・゜☆.

Es la primera vez que salgo tan lejos del Gran Templo cuando salí del Gran Templo para encontrar la daga Kyle, me dediqué a mirar a mi alrededor, y cuando llegué a un lugar más lejano y extraño que aquel, mis ojos se concentraron en mirar a mi alrededor.

‘Afortunadamente, la entrada de la posada está fuera’.

Pensé que entraría en el edificio y recibiría una habitación, pero todas las posadas de aquí debían subir directamente a las habitaciones desde el exterior. Parecía que Latban había elegido intencionadamente este lugar. Afortunadamente, no había mucha gente pasando por aquí, ya que se trataba de unas afueras tranquilas. Había algunas tiendas que aún estaban iluminadas en las calles, pero no había ninguna sensación extraña en particular.

Entonces dos hombres salieron de una de esas tiendas. Los hombres, que parecían estar borrachos, me miraron una vez y enseguida se sentaron en el banco de al lado como si no les interesara.

“De todos modos, no creo que pueda acceder a ella por el momento. Won, ¿quién iba a decir que el Imperio y Ferben iban a empezar una guerra tan repentina?”

Para no hacer ruido ante las palabras del hombre, me mordí los labios y agudice mi sentidos. ¿Imperio? ¿Guerra?

“Lo sé. Además, ¿quién iba a saber que Ferben dividiría tantas tropas en grupos pequeños y entraría en el Imperio tan profundamente?”

“Gracias a ti, he visto perder al Ejército Imperial después de mucho tiempo. De hecho, Ferben está en grandes problemas a partir de ahora”.

“¿Por qué?”

“¿Por qué? La razón es que el Príncipe Heredero está en el Ejército Imperial. Ese zorro astuto de oro”.

“¿El Príncipe León?”

“Sí”.

Contuve la respiración aún más al escuchar de repente el nombre de León.

“¿Crees que el zorro se echará atrás sin más? Estoy seguro de que está pensando en algo mientras finge ser derrotado. Piensa en el pasado. El Príncipe Heredero parecía estar perdiendo, pero al final consiguió lo que quería”.

Ese comentario me recordó lo que un día me dijo León:  ¿Había dicho que fue el último en ganar?

‘De alguna manera no tuve noticias tuyas, así que esto fue lo que sucedió’.

No sabía nada de él desde que desapareció repentinamente del Gran Templo. Me preguntaba qué le había pasado, pero su situación parecía más grave de lo que había  pensado. Mientras tanto, los hombres retomaron su camino después de hablar de León. Al volver a sujetar las riendas de los caballos sola, me acordé de León.

A juzgar por el hecho de que no hay noticias de que esté muerto o herido, él está a salvo. Todavía no sabía cómo sería la guerra con Ferben, pero si algún día consigue lo que quiere, volverá a mí, una sustituta. En ese momento, será Carl quien lo recibirá, y no yo.

‘Es un alivio que Carl aún no sabe la posición de León’.

Él podría sospechar, pero León era hostil con Latban y pretendía acercarse a Carl para averiguar más de él.

“¿Cómo se movería León en el futuro?”

Si no le pasaba nada a León, él pronto recibiría noticias de nosotros. ¿Qué haría León? ¿Intentaría encontrarme ahora que no tengo Poder Sagrado?

Mientras pensaba en eso, vi a Latban salir por la puerta de la posada.

“Latban”.

Comprobé que no había gente alrededor y lo llamé. Latban se acercó a mí rápidamente  y dijo en voz baja, con una respuesta apenas audible.

“Siento llegar tarde”.

“No pasa nada. ¿Ocurrió algo?”

“Nada especial. Sin embargo…”

“¿Sin embargo?”

“Creo que oí hablar de Aslan”.

Sus palabras me hicieron dudar. ¿Qué quiere decir con ‘creo que oí’? Cuando lo miré con cara de que por favor me explicara rápidamente, Latban me cogió de la mano y se dirigió hacia la habitación.

“Vamos a entrar por ahora. Pediré que lleven los caballos al establo y te seguiré enseguida”.

☆.。.†:*・゜☆.。†.:*・゜☆.

Las habitaciones de la posada eran mejores de lo que imaginaba. La habitación no era lujosa, pero había todo lo que necesitaba, y como si cuidaran mucho los elementos, la ropa de cama olía bien secada al sol sin el olor de haber estado mucho tiempo en la cama. Además, el aroma de las hierbas secas, que colgaban en toda la pared, aliviaba la tensión del cuerpo.

“Tengo que bañarme…”

Mientras murmuraba eso, no pude volver a levantarme de la cama. Mi cuerpo, que había estado moviéndose todo el día sobre los lomos del caballo, palpitaba con sólo mover un dedo. Habría estado cansada incluso si lo hubiera montado en un estado normal, y aún más después de haber pasado la noche con Latban el día anterior, ya que seguía teniendo un dolor palpitante. Por lo tanto, no me encontraba bien después de montar a caballo todo el día.

“Suspiro…”

Pero no podía decir que me dolía. Y más que sentirme avergonzada, no quería Latban disminuyera la velocidad de nuestro desplazamiento porque estaba preocupado por mi dolor.

Acostada sobre una manta suave, el cansancio se apoderó de mí y mis párpados se cerraron solos.

Afortunadamente, no habría ningún problema si me lavaba y me cambiaba mañana por la mañana porque tenía ropa de repuesto. Es sólo que tendría que dormir un poco incómoda. En cuanto me dormí lentamente, oí que se abría la puerta.

“¿Estás durmiendo?”

Al escuchar su suave voz, negué con la cabeza mientras seguía acostada en la cama. Pero él parecía haber encontrado rastros de somnolencia en mis párpados.

“Debes estar muy cansada. Puedes seguir acostada y escucharme. Ya que tengo que contarte lo que he escuché en el vestíbulo de la posada”.

“Oh, Aslan está…”

“Así es. Honestamente, no puedo asegurarte que son noticias de Aslan. Porque exactamente es una noticia sobre Hexa. ¿Recuerdas lo de Hexa?”

“Tengo entendido que tiene un poderoso veneno en su maná y que vuela con decenas de alas. También disfruta comiendo gente aparte….”

“Es cierto. También es un demonio muy poderoso. Mirando los registros de Hexa, cada vez que apareció, los alrededores fueron devastados. Además, Hexa no sólo es hostil con los humanos, sino también una bestia feroz que se alimenta de otras bestias con maná. Por eso, cuando Hexa aparece, los demonios que están cerca ocultan su presencia. De hecho, un gran demonio no puede vencer a Hexa. Pero…”

“Pero…”

“Se dice que Hexa, que fue visto recientemente en Trion, fue derrotado. Se dice que le arrancaron casi la mitad de las alas y que una de sus patas tenía una gran herida”.

“No puede ser…”

“No puedo creer que la poderosa bestia mágica haya sido gravemente herida incluso cuando los Caballeros del Templo todavía no han salido. ¿Quién podría herir así a Hexa?”

“… Aslan”.

“Sí. Probablemente él lo hizo. Debemos tener en cuenta la posibilidad de que otra bestia mágica lo haya hecho, pero….”

Al oír las palabras de Latban, negué con la cabeza. Por supuesto, como él había dicho, existía la posibilidad de que Hexa luchara contra otro oponente, pero de alguna manera estaba segura de que su oponente era Aslan.

Mientras escuchaba a Latban, mis ojos de nuevo comenzaron a cerrarse lentamente. Después de que comprobé las noticias de León y las de Aslan, por alguna razón, me sentí un poco tranquila. Por supuesto, la situación de los dos no parecía ser buena.

Cuando me quedé callada, oí a Latban caminar delante de mí. Luego, cuando lo escuché entrar en el baño, me tumbé en la cama más cómodamente. Podría quedarme dormida mientras Latban se lavaba.

Cuando estaba a punto de dormirme, oí el sonido de Latban saliendo de nuevo. Inmediatamente se acercó a la cama y me abrazó acostada.

“¿Latban? Por qué…”

Cuando luchaba por decir su nombre, preguntándome por qué hacía esto de repente, Latban respondió:

“Debes estar muy cansada, así que duerme bien”.

En el momento en que escuché su respuesta volví a quedarme dormida.

“Te bañaré”.

En un instante, se me pasó el sueño.

‘¿Latban está haciendo qué?’

Pensé que lo había oído mal porque habló con mucha calma. Mientras lo miraba sin comprender, Latban rodeó mi cuerpo con su brazo y me levantó ligeramente como si sostuviera una caja de papel.

“Si duermes así, te vas a resfriar. Además, has estado todo el día montando a caballo, así que tus músculos deben estar tensos aquí y allá”.

Al asentir a sus palabras, recobré el sentido común.

“¡Ah, bueno, entonces me las arreglaré yo sola…!”

Gritando así, luché con mis brazos, pero en cuanto levanté mi brazo, un dolor muscular intenso recorrió mi cuerpo. Cuando me apresuré a bajar mi brazo con un gemido, Latban se dirigió sin vacilar hacia el baño con una cara que decía que sabía que esto iba a pasar.

Aunque era mucho más pequeño que el baño del Gran Templo, todavía estaba equipado con todo. No, más bien, podía haber más cosas dentro que en la casa de Latban. Latban me sentó en una silla hecha de glicinas en un lado del baño, sacó una de las numerosas toallas y las empapó en agua caliente.

A estas alturas, pensé que era inútil rebelarme, así que me limité a cerrar los ojos y a relajar mi cuerpo. Sentí que una toalla caliente me limpiaba bien la cara y las manos. Dondequiera que me doliera, un pequeño gemido salió cuando me tocaba la mano de Latban, ya que me tocó con más fuerza. Mis ojos comenzaron a cerrarse lentamente de nuevo eclipsando lo que acababa de abrir al contacto del vapor de agua y de Latban del agua caliente de la bañera.

Pude sentir cómo me levantaba los brazos y me desnudaba. Estaba claro que si me quedaba así, me lo quitaría todo. Así que tendría que decirle que se fuera y lavarme yo sola….

De nuevo, un toque cuidadoso frotó suavemente todo mi cuerpo entumecido. La última vez que lo recordé, me dormí tan rápido y profundamente que me quedé sin palabras.

Como si este fuera el lugar más seguro del mundo en este momento.

☆.。.†:*・゜☆.。†.:*・゜☆.

Perspectiva de Latban

Me arrodillé frente a la Santa. Antes de darme cuenta, el sonido de su respiración cambió y se volvió regular. Sus ojos profundamente cerrados sólo se agitaron un poco cuando le quité los zapatos. Envolví sus pies hinchados en una toalla caliente. Entonces ella soltó un gemido somnoliento, aunque se había quedado profundamente dormida.

“Debe haber sido difícil para ti”.

Giré mi cabeza y vi sus zapatos llenos de barro.

Aunque viajábamos a caballo, y no avanzamos a pie durante mucho tiempo . En el camino, no teníamos más remedio que bajarnos y caminar por el trayecto donde era difícil avanzar para los caballos Y entre ellos, el camino más difícil de hoy fue un camino lleno de barro. Mientras yo caminaba con el caballo adelante, ella caminaba con fuerza detrás de mí.

Cuando le limpié el barro con una toalla, vi rasguños rojos por todos sus pies blancos. No eran unas heridas profundas, pero deben haber sido bastante dolorosas. La Santa nunca dijo que se sentía mal durante nuestro camino hasta aquí. Mientras observaba a la Santa, bajé mi mirada y pude ver mi mano que sostenía la toalla. Durante el día, mi mano estaba cubierta con un guante para que no fuera visible la herida ennegrecida por el veneno y con algunas marcas rojas aún sin sanar.

‘Sólo detuve temporalmente el veneno’.

Con ayuda de su Poder Sagrado, Alik logró detener la propagación del veneno en la herida. Gracias a esto, se pudo evitar una mayor propagación, pero esto solo era una medida temporal.

‘Si no lo trato adecuadamente…’

Este comenzará a extenderse de nuevo y puede que la herida se abra de nuevo. ¿Qué pasará entonces si no se cura adecuadamente con el Poder Sagrado?

“Es igual al veneno de una bestia mágica”.

Recordé a mis colegas que habían sido envenenados por una bestia durante una batalla en el pasado. En el momento en que creí que casi me había alcanzado, dispuse de las últimas fuerzas que me quedaban y hui hacia las montañas escarpadas y profundas. El colega que me seguía estaba cubierto de veneno mezclado con maná.

Como era un lugar tan rocoso, los sacerdotes que nos ayudaban tardarían mucho tiempo en llegar. Otros caballeros y yo solicitamos que los llevaran a sus espaldas, mientras tratábamos el veneno de nuestros colegas con nuestro propio Poder Sagrado, pero fue en vano. Un colega que no fue tratado a tiempo enfrentó un terrible final. Mientras recordaba la carne podrida de mi colega, sacudí la cabeza.

‘Todavía no había llegado a ese extremo. Pero…’

‘Al necesitaba un Sacerdote Superior para el tratamiento o el Poder Sagrado de la Santa’.

Yo no lo había dicho, pero la Santa parecía saberlo. Ella a veces tocaba mi mano sin motivo. Seguramente estaba preocupada por el veneno.

Recordé la vez que le tendí la mano en el Gran Templo y le pregunté: ¿A dónde te gustaría ir? Ante esa pregunta, la Santa se quedó pensativa por un momento y dijo que iría a Trion. A recuperar su Poder Sagrado perdido.

Sentí arrepentimiento por su respuesta. Trion ahora era el lugar más peligroso para ella. Pero ella iría allí de inmediato. Y una de las grandes razones de su decisión es que fui envenenado.

Me levanté. Tras meter mi mano en la bañera y remover el agua para que el agua caliente y la fría se mezclaran bien, me acerqué a la Santa.

Estaba cansada y se había quedado dormida, pero su rostro parecía muy tranquilo. De alguna manera, sentí un cosquilleo en las yemas de mis dedos cuando descubrí que su apariencia demostraba que confiaba en mí. Dudé un poco en acercar mi mano, mientras miraba a la Santa, pero al final lo hice.

Ya le había quitado la túnica. Entonces, sólo quedaba lo que llevaba debajo de la túnica. Al aflojar uno a uno los botones del cuello, pude ver su piel blanca a través de la ropa expuesta. Luego, cuando mi mano aflojó el último botón, vi el movimiento ascendente y descendente de su pecho y las marcas que había dejado.

“…….”

Me burlé de la falta de movimiento de mis manos, mientras mi rostro estaba muy rojo. Cuanto más dudaba, más se enfriaba el agua y más difícil sería para la Santa. E incluso si sabía esto, mis manos dejaron de moverse varias veces.

“Pensé que me acostumbraría”.

Fue una gran ilusión. Lejos de haberme acostumbrado, mis manos temblaban más que antes. ‘No es la primera vez que hago esto, entonces ¿por qué se me resbalan tanto las manos?’

A pesar de que mis grandes y ásperas manos tocaban su cuerpo, la Santa seguía sin abrir los ojos. Y esto también era una prueba de lo mucho que ella confiaba en mí.

No tardé en quitarle toda la ropa. Repitiendo varias veces pasajes bíblicos en mi mente, abracé a la Santa y la levanté.

“… Latban”.

‘¿Notó que estaba en mis brazos?’

La Santa murmuró mi nombre y se enterró en mis brazos. Mi cuerpo temblaba con fuerza sobre el cuerpo que me tocaba lo suficiente como para sentir incluso el aliento que exhalaba.

‘Dios’.

Aunque sabía que no escucharía mis plegarias, me dirigí Dios mientras pensaba que sería una noche muy larga y difícil.

 

AtrásNovelasMenúSiguiente

error: Content is protected !!