Saltar al contenido
Dark

FS-108

19/11/2021

☆.。.†:*・゜☆.。†.:*・゜☆.

“Uf…”

Me estiré todo lo que pude. Al amanecer, en la carretera, sólo se escuchaba el sonido de los pájaros y no se veía gente. Una vez más, me estiré a gusto y respiré profundamente.

Debido a que había dormido muy bien la noche anterior, me sentí renovada, aunque todavía me dolían los músculos del cuerpo.

“Creo que mis pies también están mejor”.

Mis pies que me dolían anoche ahora estaban desinflamados y con costras en los rasguños que tenía. En este estado, no tendría grandes problemas para caminar hoy.

“Además, Latban me había preparado unos zapatos nuevos”.

Mientras me calentaba agitando los brazos, Latban salió del lado del establo. Teniendo en cuenta que había una gran bolsa atada al caballo, parecía que estaba llena de comida y agua de la posada para comer hoy.

Tras comprobar el estado del caballo, salimos inmediatamente de la posada.

Afortunadamente, hoy no había ningún camino embarrado. Sin embargo, pude ver que el camino se volvía cada vez más estrecho y áspero. Entonces, recordé el mapa de este continente que había visto en el Gran Templo. Se habían creado muchos países y ahora estaban desapareciendo. Por supuesto, esto se debía al Imperio.

Las cúpulas de gobierno del Continente deben haber derramado bastantes lágrimas por la guerra de conquista del Imperio. Hasta hace poco, los reinos, que parecían sólidos con cientos de años de historia, se convirtieron de la noche a la mañana en países subordinados del Imperio y sufrieron la humillación de cambiar su nombre. El hecho de ser un país subordinado se convirtió en un alivio.

“Tardaremos dos semanas en llegar a Trion si avanzamos durante todo el día”.

Trion se encuentra en el extremo de este Continente. Y es un territorio que ningún reino ha querido porque es un lugar muy escarpado donde las bestias mágicas aparecen frecuentemente.

Intenté recordar el contenido del libro que ahora no era muy preciso. Afortunadamente, Iris era la protagonista, por lo que el entorno que la rodeaba estaba escrito con mucho más detalle que el de Yvelina.

Ella vivía en un pueblo sin nombre y era un lugar en el que quedaban rastros de las misiones del pasado.

Al menos recordaba esta característica, por lo que pensé que podría encontrarla con mayor facilidad, pero de repente me vino a la mente Aslan.

‘¿Aslan habrá encontrado a Iris?’

Él debe haber sentido que todo mi Poder Sagrado había ido a parar a Iris porque él había estado rastreando mi Poder. Al pensarlo, un rincón de mi corazón se enfrió.

“Quédate quieta por un momento”.

Cuando estaba pensando en Aslan, Latban dejó de hablar repentinamente. Bajándose rápidamente del caballo, miró la colina por la que pasamos y se tiró al suelo. Entonces él extendió rápidamente su brazo hacia mí. Indicándome que me bajara del caballo. Cuando me bajé del caballo con su ayuda, Latban arrastró el caballo y se adentró en el frondoso camino de la montaña. El caballo pareció desconcertado, pero pronto siguió a Latban.

Yo también lo seguí rápidamente. Después de adentrarnos durante un buen rato, sacó una manzana de su bolsa, se la dio al caballo, lo consoló y lo calmó. El caballo, tembloroso, se comió la manzana rápidamente en un abrir y cerrar de ojos, al ver que le gustaban los bocadillos y el descanso que le daban, respiró tranquilo.

“Latban, por qué de repente…”.

“Cállate, agáchate y quédate quieta”.

Inmediatamente cerré la boca y me incliné como si estuviera en el suelo. En el camino del bosque, lleno de maleza, sólo se oía levemente el aliento de los caballos que ahora se habían callado. Mucho tiempo después, oí el sonido de una caravana sobre el camino en el que estábamos.

“¡……!”

Pronto, a través de las ramas, pude ver a varias personas atravesando la colina. Había varios caballeros equipados con una armadura completamente blanca, y frente a ellos se agitaba la bandera del Gran Templo.

En cuanto vi la bandera, no pude respirar. La visión de ellos corriendo directamente hacia mí y sacando una espada cruzó mis ojos por un momento. Sin embargo, al poco tiempo pasaron rápidamente por donde estábamos escondidos.

Después de un largo periodo de tiempo, no pude moverme cuando el polvo causado por los cascos de los caballos disminuyó y su presencia sobre la colina desapareció.

“Ya está bien”.

Y fue cuando escuché la voz de Latban que solo entonces pude respirar profundo. Estaba tan nerviosa que no podía oír el sonido del exterior porque mi corazón bajo el pecho latía como un loco. Cuando miré las palmas de mis manos, me di cuenta que estaba sudando.

“Latban, los caballeros de hace un rato…”.

“Son los Caballeros del Templo. Pero también hay sacerdotes entre ellos. Y aunque seas un caballero… los sacerdotes también te seguirán”.

Latban miró con firmeza la colina por donde desaparecieron los caballeros.

“Son el equipo de avanzada. Posiblemente después de este grupo, pasen otras personas del Gran Templo. Dado que sus banderas son doradas, quién pasará detrás de ellos….”

“… Debe ser Carl”.

Frente a mi respuesta, Latban asintió levemente. Sólo hay dos personas que pueden usar la bandera dorada en el Gran Templo. La Santa y el Sumo Sacerdote. Y dado que no hay ninguna Santa, sería el Sumo Sacerdote, y en esta situación, no había necesidad de pensar profundamente quién era el Sumo Sacerdote que estaba tratando de utilizar este camino con el mismo afán que nosotros.

“Debería usar el camino de la montaña a partir de ahora”.

Latban dijo esto y volvió a agarrar las riendas del caballo. Miré a la colina por donde venían los caballeros.

‘¡Bastardo!’

Lo maldije en mi interior. No era difícil imaginar lo que harían los caballeros que pasaron cuando llegaran a la aldea que tenían delante. Pronto se prepararían para dar la bienvenida al nuevo Sumo Sacerdote que pasaría por aquí emitiendo una orden de búsqueda para mí y Latban.

‘Está tratando de encontrar a la Santa’.

Es natural que el Sumo Sacerdote intente encontrar una Santa. Cuanto más desesperado y urgente parezca Carl, más lo ayudará la gente, alabando su fidelidad. Sin saber con qué propósito trataba de encontrar a Iris.

‘Vas a volver a hacer lo mismo’.

Cuando Yvelina llegó al Gran Templo, al menos había muchas otras personas allí, incluido el antiguo Sumo Sacerdote, que estaba preocupado por ella, y Carl aún tenía que actuar con sensatez. ¿Pero ahora? Él no echará de menos esta brecha una vez que el juego se acabó y llenará todos los alrededores con sus seguidores. Y si hay una nueva Santa allí.

Me sentí incómoda y asqueada.

Me agaché y apreté la correa de cuero de mis zapatos. Hoy también sería un día muy difícil y largo.

☆.。.†:*・゜☆.。†.:*・゜☆.

Perspectiva de León

“Estoy molesto”.

Mientras estaba sentado en una roca, murmurando, mirando hacia la montaña, los caballeros que estaban detrás de mí, dieron un paso atrás sintiendo la piel de gallina.

Los rastros de la batalla de anoche permanecieron intactos bajo la montaña. La niebla de la madrugada, que se elevaba desde el suelo manchado de sangre, contenía un sorprendente y profundo olor a sangre. Los pájaros de afiladas garras lanzaron un agradable grito por el banquete celebrado desde el amanecer.

Anoche, la batalla principal estalló después de que llegué aquí.

Al principio, fue una batalla entre los 400 Caballeros Imperiales y los 800 de Ferben.

Sin embargo, ambos bandos no tardaron en sacar las tropas que tenían escondidas el uno del otro. Finalmente, las tropas de ambos bandos que participaron en la batalla fueron 800 Caballeros Imperiales y 3.000 Caballeros de Ferben.

Cualquiera que supiera contar habría apostado por la victoria de Ferben. Ambos bandos reunieron sólo a los mejores caballeros que sobrevivieron a la interminable guerra. Si las habilidades eran similares, entonces el número sería el determinante de la victoria o la derrota. Sin embargo, yo me uní rápidamente al Ejército Imperial, por lo que este hecho cambió el ganador y el perdedor de la batalla.

Como resultado de mi participación, yo sólo mostraba el cansancio de alguien que se quedó despierto toda la noche, y no me veía diferente de lo habitual. Los oficiales que estaban cerca giraron la cabeza y vieron a los Caballeros Imperiales afinando sus líneas un poco más lejos.

Todos y cada uno de ellos eran personas experimentadas que habían pasado por innumerables batallas. Incluso estos caballeros ahora eran incapaces de controlar fácilmente su excitación después de lo ocurrido la noche anterior, además tenían los ojos rojos y su forma de hablar era extraña y exaltada.

Incluso aquellos que no participaron en la batalla personalmente tenían dificultades para reprimir su sangre hirviendo, pero yo, que de hecho conduje a todos estos resultados, parecía ver algo natural. Ya que esperaba todo esto desde el principio. Entonces, ¿qué es lo que me molestaba?

En ese momento, alguien se acercó a través de los caballeros. Y tenía un sobre blanco en su mano.

“¿De dónde viene?”

“Creo que viene del Gran Templo”.

Cuando la persona que reconoció la cara del mensajero murmuró, los oficiales adjuntos se encogieron de hombros una vez y abrieron el camino. La persona más satisfecha de León está aquí ahora.

‘Voy a acabar a cada uno de ellos’.

Mientras pensaba eso, miré los cuerpos que rodaban por ahí. La batalla de anoche fue victoriosa. Pero eso no significaba que habíamos ganado completamente.

‘Todavía quedan muchos’.

Al principio, cuando escuché que Ferben tenía 800, pensé que el líder de la división, estaba impaciente por matarme en el combate contra el Gran Templo, al dirigir personalmente el ejército. Pero en cuanto llegué, supe que no era así. Ferben estaba decidido y me apuntaba.

Normalmente, esta situación habría sido muy agradable para mí. A mí siempre me habían gustado las cosas peligrosas. Pero ahora no. Levanté la cabeza mirando hacia donde se encontraba el Gran Templo. De alguna manera esto se me convirtió en un hábito. Mirando al cielo, toqué mi cara con las manos.

“Cuatro días, pero no es una cosa de cuatro días…”

Dije con un tono avergonzado hasta el extremo como un grito.

Si pudiera retroceder en el tiempo, quería golpear la parte posterior de mi cabeza, en el momento en que escribí con confianza en la carta que lo resolvería en cuatro días, y luego agarrarme por el cuello y sacudir mi cuerpo.

Mientras gritaba: no escribas que son cuatro días. ¡Sólo escribe que llevará un tiempo! 

Todo tipo de pensamientos cruzaron por mi mente. También, me preguntaba si la Santa pensaría que soy patético, preguntándose si no puedo calcular bien las fechas porque hoy ya se cumplían cuatro días. Entonces, ¿no sería el propio Latban el que me estaría despreciando porque sólo era un bocón? En fin, Latban tendría a la Santa para él solo porque Aslan y yo no estábamos.

Pensando en eso, pateé una piedra inocente sin darme cuenta. Como resultado, los pájaros que estaban comiendo el cuerpo cercano se sorprendieron y aletearon.

“Quiero volver…”

Recordé la mirada de la Santa mientras le hablaba de los misteriosos y hermosos lugares del Continente, ella me miraba con una mirada infantil anhelando una aventura. Cómo me gustaría que esa mirada me acompañara el resto de mi vida.

Cerré los ojos y pensé en mi futuro con la Santa. En mi mente imaginé varias escenas muy agradables. Mientras mi imaginación se volvía cada vez más delirante y hasta dibujaba una hija que se parecía a ella, cuando oí a un oficial acercarse.

“¿Qué pasa?”

“Me ha contactado la persona que dejamos atrás”.

El oficial que dijo esto, me entregó amablemente un sobre blanco. Yo lo acepté rápidamente como si se lo hubiera arrebatado. Era imposible que una carta así fuera enviada desde hace mucho tiempo. ¿Qué estaba pasando?….

Mis ojos se movieron rápidamente después de sacar el papel del sobre. Al leer la carta, mi expresión se puso rígida.

Y después, arrugué con fuerza la carta que tenía en la mano. Me di la vuelta y le dije a los tenientes:

“Traigan a todos los oficiales. También traigan mi espada”.

“¿Qué?”

Ante mis palabras repentinas, los tenientes me miraron sorprendidos. Diciéndome con su expresión: que era repentino que contactara a los oficiales, pero que ¿por qué les pedía que trajeran mi espada?

Por supuesto, yo también era un caballero, pero en la batalla en la que es inferior ahora, tomé el mando general desde la retaguardia en lugar de tomar la delantera. Pero, ¿por qué de repente estaba tomando el mando? Sin darle una sola mirada a los tenientes desconcertados, rechiné los dientes y hablé como si declarara:

“Voy a organizar todo antes de que llegue la noche”.

En mi puño tembloroso, se encontraba la carta que transmitía la situación del Gran Templo estaba cada vez más desordenada.

____

281 páginas para terminar, ya veo la luz, lo que no veo es un reemplazo para esta novela

 

AtrásNovelasMenúSiguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios (2)

Y ahora como voy a dormir con este misterio sin resolver? Dios yo que vine por cochina me ha atrapado la trama, gracias infinitas por traducir

Responder

Esta novela cada vez me deja más ansiosa. Me tiene en un suspenso que no sé si seguir leyendo o no (Obvio voy a seguir). En serio me deja mal esta novela

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: