Saltar al contenido
Dark

FS-128*

23/12/2021

☆.。.†:*・゜☆.。†.:*・゜☆.

Perspectiva de Aslan

Aslan dejó de contar cuántos días y noches habían pasado. El tiempo ahora no significaba nada para él.

Aslan vio a Lina, acostada en su cama, respirando con dificultad. Su cuerpo estaba tan lleno de marcas rojas que era difícil encontrar un lugar en su piel blanca que no tuviera. Las marcas de las huellas de las manos y los besos eran tantas, que incluso había varias marcas que superponían. No sólo la había abrazado en la cama, también lo había hecho en el escritorio, a lo largo del sofá, en el suelo y varias veces mientras estaba apoyada en la pared. Él era una bestia. Por lo tanto no dimensionaba sus límites. E incluso ahora se sentía vacilante. Aslan agarró sus piernas mientras ella estaba acostada y las separó. Las marcas en su interior eran llamativas, pero eso no era lo que importaba ahora. Sus suaves pétalos rojos derramaban un liquido con sólo tocarlos.

“Mmmm…”

Ante su toque, ella sacudió su espalda, soltando un pequeño gemido. Aslan sintió que su miembro se levantaba de nuevo con prisa y con intención de precipitarse.

“Abrázame todo lo que quieras” eso es lo que ella le había dicho.

Entonces tendrías que abrazarme hasta que la luna desaparezca. ¿Serías capaz de aguantar hasta entonces? ¿Serías capaz de abrazarme algún día a mí, que soy amada por Dios pero que al final me desmorono y vuelvo a la tierra como un ser humano?

Aslan besó entre sus piernas abiertas. Como era de esperar, los humanos eran demasiado frágiles. Estaba claro que si la abrazaba tanto como quería, ella se rompería.

Aslan la acomodó de nuevo. Su pelo, que antes se extendía como una ola sobre la cama, ahora solo se encontraba a la longitud de sus hombros. Su pelo, que se había cortado al azar para parecer otra persona mientras huía, seguía brillando y revoloteando a pesar de que era un momento difícil.

Aslan la miró con los ojos cerrados y volvió a poner su miembro cerca de su abertura. Escuchó el sonido de un pesado trozo de carne golpeando. Su pilar estaba cerca de su fondo caliente.

“Suspiro…”

Con una lenta respiración, Aslan levantó sus manchadas y largas piernas y las rodeó por los tobillos con una mano. La suave carne de los muslos presionó la suya. Aslan comenzó a moverse. Su pilar situado entre sus muslos se convirtió en un pincel y pintó cuadros obscenos en su suave carne con pinturas que no se sabían a quién pertenecían.

De nuevo, su líquido nebuloso fue rociado sobre su estómago y su pecho. El semen rociado sobre sus labios rojos parecía nieve amontonada sobre las flores, así que Aslan alargó la mano sin darse cuenta. Pero la mano de ella fue más rápida que la de él.

Poniendo su mano en su estómago como si quisiera ver, ella cerró sus ojos y esparció con la palma de su mano el semen salpicado. Como si estuviera destinado a estar aquí. Aslan se sintió mareado ante su comportamiento.

“Aslan”.

Al oír su voz llamándolo, Aslan se sintió como si hubiera bebido el alcohol más fuerte del mundo. No recordaba haber bebido. Todo lo que bebió fue el agua que ella derramó de arriba a abajo. Tal vez eso era como el alcohol para él. Cuanto más bebía, más profundo era el fuego que sentía. El fuego se adhería a él y necesitaba más. Al final de la noche, el agua. Había hecho que fluyera de nuevo.

“… Aslan, por favor”.

Su mente que se estaba distanciando se despertó bruscamente al escuchar cada palabra que ella decía. Su voz estimuló su instinto que estaba presionando.

¿Había alguna razón para soportarlo? Su hembra lo deseaba.

Aslan trepó sobre ella. En sí el hecho de presionar su cuerpo no le generaba tanto placer, lo que le generaba más placer era que ella lo deseara, es por eso que se excitó de nuevo.

“Soy tu mujer…”

Sus palabras se cortaron ahí. Sin preparación, su miembro se clavó debajo de ella. Fue una intrusión repentina, pero su cuerpo lo aceptó sin problemas.

“Más, más…”

Las feroces llamas que empezaron en su cerebro se notaron en su mirada mientras ella lo instaba inesperadamente. Tenía que derramar sus semillas al estar inmerso de nuevo en su cuerpo. Su clímax llegó de nuevo. En cuanto Aslan intentó alejar su espalda y sacar su miembro de nuevo, las piernas de ella se enroscaron alrededor de su cintura.

Como si no le permitiera alejarse, acercó más su cuerpo a ella. Su pene se clavó en lo más profundo de su ser.

“¡Hut!”

La majestuosidad y el tremendo placer insoportable, hizo que todo su cuerpo se estremeciera. No. No podía sembrar sus semillas ahora. Ella todavía no había recuperado su Poder Sagrado. Se volvería peligroso para ella quedar embarazada de su bebé con el estado de su cuerpo. Sin embargo, al mismo tiempo, escuchaba una voz susurrante desde el otro lado de su cabeza que le decía que:

Estaba seguro de que sería capaz de recuperar su Poder Sagrado, así que la voz lo incitaba a plantar semillas dentro. Y que de esa forma la tendría completamente.

Mientras se sentía en conflicto, ella le susurró al oído:.

“Vamos, hazlo dentro de mí”.

Esas palabras rompieron la racionalidad de Aslan.

“¡Ah, ah, ah, ahhh!”

Su movimiento más brusco que nunca la dejó sin aliento. Entonces el suyo aumentó de tamaño bastante y derramó su contenido sin vacilar. Mientras seguía vertiendo su semen, llenó su interior y el semen desbordado fluyó por la carne fuertemente comprometida. Ambos se abrazaban con una respiración agitaba.

Bum, bum, bum.

En el oído de Aslan, el corazón de Lina sonó como un tambor. Al mismo tiempo, su corazón también comenzó a latir con fuerza. Aslan pudo comprobarlo. En ese momento, su semilla se había implantado.

(necesitamos ese poder en el planeta Tierra, tanto que se podría evitar)

Tal vez porque lo que tanto esperaba se hizo realidad, el espacio se distorsionó cuando Aslan no pudo recomponer su cabeza. Pronto, una placa de piedra apareció en el aire. 

Aslan se dio cuenta del motivo de su aparición. Ella quería completar el contrato. Su parte ya estaba completada, así que la otra mitad también tenía que estarlo.

Entonces alcanzó la placa de piedra. ¿Qué demonios estaba pidiendo? Aslan esperó la orden que debía obedecer.

Abrió los ojos cerrados. Y dije lo que quería.

“Aslan, la bestia mágica más poderosa. Voy a tener a tu bebé como te prometí. Así que ahora tendrás que hacer lo que yo quiera. Te ordeno que”:

“Destruyas todos los Templos de este Continente. Hasta el punto de que no puedan volver a ponerse en pie, completamente”.

Ella lo miró con una mirada que no conocía y le ordenó esto con un tono alegre.

Al final de las palabras de Yvelina, la placa de piedra en el aire comenzó a brillar intensamente. Unas letras desconocidas, que no eran de este mundo, comenzaron a grabarse en su lugar vacío, pero estaba claro que el significado era el que ella había dicho hace un rato. En cuanto terminó la frase, Aslan se levantó. Luego la rodeó con sus brazos temblorosos.

Finalmente, lo que quería se había hecho realidad. Su gran mano acarició cuidadosamente su vientre bajo. El bebé de una bestia mágica era diferente a los bebés humanos. Era débil desde el momento en que fue concebido, pero era un ser con el que se podía comunicar a voluntad. En el momento en que el bebé respondió su llamada, Aslan se sintió extraño.

Era el bebé que había anhelado tanto. Sin embargo, su razón para ser feliz se debía a otra cosa. Este no era solo un bebé, era un bebé entre él y Lina. Y eso fue lo que hizo feliz a Aslan. Aslan siguió con lo que había dejado de lado.

‘[La madre que te sostiene es débil. Así que deja de crecer y espera]’.

Al notar que era un ser poderoso al que no podía resistirse, el bebé, que intentó crecer en tamaño desde que se instaló en el vientre, dejó de moverse.

[Espera y luego podrás nacer]

Cuando Aslan volvió a soltar su voluntad, un grito muy frágil y delgado llegó a su cabeza. Significaba que el bebé obedecería su voluntad y esperaría.

Aslan abrazó a Lina. Antes, ella era preciada para él, y era increíble que pudiera volverse aún más preciada. Aslan giró su cabeza y miró la placa de piedra. La placa de piedra, que brillaba junto a los dos, resplandecía como si exigiera una rápida ejecución.

“Destruye todos los Templos del Continente”.

Eso no era algo difícil. Era algo que él habría seguido tanto como pudiera incluso si ella se lo hubiera susurrado cariñosamente y no se lo hubiera pedido en una placa de piedra como ésta. Ya que el Templo era algo que él también odiaba.

Aslan voló abrazándola. En el momento en que se elevó en el aire, la energía de su cuerpo, que había estado presionando, fluyó hacia fuera. Él y ella eran los únicos en el aire, pero el mar bajo sus pies era visto por una bestia pelirroja parecida a un león con cuatro alas gigantes.

Todos los habitantes de la Isla de los Magos se arrodillaron y adoraron la energía del cuerpo que el dueño de la Isla reveló por primera vez en miles de años. El ser más poderoso de este mundo era una adoración digna de aceptación.

La enorme forma reflejada en el mar giró la cabeza. Al final de esa dirección había un Continente. También era el lugar que debía destruir a partir de ahora.

 

☆.。.†:*・゜☆.。†.:*・゜☆.

Yvelina lo abrazó y se rio en los brazos de la bestia que se dirigía al Continente. Dentro de su conciencia, alguien gritó:

“¡Yvelina!”

La dueña de la voz era el alma de otro mundo a la que había llamado. A pesar de su llamado desesperado, Yvelina giró la cabeza sin responder.

Hace mucho tiempo, Yvelina había leído un libro. Era un libro que no recordaba cómo lo había adquirido. Tal vez era uno de los libros que se le cayeron cuando no pudo soportar su resentimiento en el estudio del Gran Templo y apartó la estantería. No sabía por qué, pero volví al dormitorio con él. Luego lo tiró a un lado de la mesita de noche y se olvidó de su existencia.

Entonces se cortó la muñeca. Era una autolesión que no recordaba cuantas veces la había hecho. Al sentir que su sangre se escapaba, Yvelina cogió un libro que rodaba a un lado de la cama. De todos modos, hoy el resultado sería el mismo. Poco a poco, perdería toda su fuerza y se terminaría en un  límite entre la vida y la muerte. Sin embargo, como era una Santa, volvería a la realidad sin dejar su cuerpo al flujo pacífico de la muerte.

Yvelina leyó un libro mientras moría.

El contenido del libro era muy insignificante. En él se decía que una mujer, débil desde la infancia, moría al entrar en el hospital después de haber tenido una vida corta.

Yvelina leyó el libro sin ninguna empatía. ¿Por qué se esfuerza por sobrevivir así?

Era una historia que no podía entender por qué se encontraba en la biblioteca del Gran Templo. Mientras sus ojos comenzaban a cerrarse lentamente, Yvelina leyó el final del libro. Fue al final del libro cuando sus ojos se agrandaron después de leer las frases sin sinceridad. 

“¡……!”

La mujer del libro también leyó un libro antes de morir. E Yvelina notó que lo que estaba escrito en el libro era su historia.

“Esto… Qué…”

Intentó levantarse sorprendida, pero poco a poco fue perdiendo fuerzas y su visión se oscureció. Así, Yvelina volvió a enfrentarse a una muerte conocida.

Abrió los ojos en la oscuridad que había visto una y otra vez. Cuando giró la cabeza, vi que las almas fluían como si estuvieran dormidas con los ojos cerrados. El último lugar al que llegaron fue la muerte. Intentó seguir la corriente una y otra vez, pero Yvelina tuvo que volver a la vida sin mezclarse cada vez.

Hoy era lo mismo.

Yvelina recordaba las cosas que tenía que hacer cuando volvía a despertar. Sólo eso le produjo una profunda sensación de fatiga que le hizo querer derrumbarse. ¿Cuánto tiempo más debía aguantar hasta conseguir lo que quería?

Lo que más asustaba a Yvelina era que ella, que no podía aguantar, acababa creyendo que algún día no tenía nada que ver con su mente.

Volviendo a aquellos días en los que no sabía nada, cumpliendo fielmente los deberes de Santa con Carl a su lado.

Cada vez perdía más confianza. A veces, su tiempo para relajarse era cada vez más largo.

“Está bien aunque sea por un momento”.

Si pudiera dormir profundamente sin pensar en nada. Si pudiera salir de su terrible vida por un momento. Podría agudizar su mente para la venganza.

Pensando así, Yvelina se volvió hacia el río donde fluían las almas.

Entre las innumerables almas, vio a una mujer. No había nada especial. Una mujer muerta que no tenía ninguna característica, excepto que era muy delgada. 

“Tú…”

Pudo notar instintivamente que era ella. ¡La mujer que había leído su historia antes de morir, que tenía miedo a la muerte, y luchó por vivir hasta el final!

AtrásNovelasMenúSiguiente

error: Content is protected !!