Saltar al contenido
Dark

FS-131

23/12/2021

☆.。.†:*・゜☆.。†.:*・゜☆.

“Sigue, sigue”.

Yvelina le susurró a Aslan de nuevo al ver que la frontera se debilitaba poco a poco.

Con esa sola palabra, la energía de su maná que se arremolinaba por detrás se hizo aún más poderosa. Yvelina se había convertido en su hembra y compañera, y él como bestia mágica ahora le obedecía por completo. Tal vez ya estaba fuera de sí sólo por el hecho de que su compañera tenía a su bebé. Y eso fue afortunado para Yvelina.

‘Debido a eso Aslan no había notado quién era’.

Aslan era un oponente poderoso. Su poder también estaba directamente relacionado con su sensibilidad. Si no hubiera estado en una situación en la que no podía controlarse debido a su alegría y la excitación como lo estaba haciendo ahora, habría reconocido de inmediato que no era “Lina”.

Nuevamente, el maná de Aslan se dirigió hacia el límite creado por el Poder Sagrado. Entonces, los viejos edificios de un lado del Templo comenzaron a derrumbarse sin poder superar el impacto. El espacio donde había vivido toda su vida se estaba derrumbando, pero Yvelina no sentía nada al respecto. Para ella no era ni reconfortante ni triste.

Para ella, este mundo, en este momento, era sólo un cuadro arrugado sin color. Algo que no importaba.

Yvelina, que miraba como el Gran Templo se derrumbaba sin emoción alguna, giró su cabeza.

Podía verlos reunidos a la distancia. ¿Estaban aquí porque su cuerpo una vez tuvo Poder Sagrado, aunque todo este se había ido, o porque amaban a Lina que se encontraba en su cuerpo?

Yvelina sabía que eran Latban y León los que se acercaban a ella y a Aslan.

Corrían directamente hacia ellos sin dudarlo.

Al principio, pensó que no se atreverían a acercarse porque estaba atrapada por la magia de Aslan que rebotaba en la frontera. Sin embargo, al contrario de lo que esperaba, el maná de Aslan se bloqueó frente a los dos como si chocaran contra un muro.

“¡……!”

Sorprendido, Aslan, que notó su mirada, giró su cabeza. Luego habló como si fuera algo ridículo:

“¿El perro negro está usando su poder, y el perro amarillo está usando un pergamino de la Isla de los Magos?”

Al mismo tiempo que terminó de hablar, Aslan levantó su mano hacia los dos. Entonces la Santa agarró la mano de Aslan. Aslan chasqueó su lengua una vez ante la acción de “Lina” que significaba no hacerlo y volvió la cabeza hacia el Gran Templo.

Yvelina miró su mano con incredulidad. El acercamiento de Latban y León no le había servido de nada. Entonces ¿por qué impidió que Aslan los atacara?

Eso no lo había hecho ella. Eso lo había hecho la misma Lina.

‘No me queda mucho tiempo’.

Desde el momento en que introdujo el alma de ella en su propio cuerpo, éste comenzó a rechazar a la dueña original, ella misma. Hasta ahora, una de las razones por las que Yvelina no había intentado ocupar este cuerpo de nuevo mientras se movía, se debía a que sabía que si incluso tomaba la iniciativa de tomar este cuerpo, el tiempo no sería largo.

Ahora este cuerpo era de Lina. Por lo que era natural que rechazara de Yvelina, quien no era la dueño del cuerpo.

Pero tenía que obtener completamente el mando de su cuerpo, incluso durante este corto periodo de tiempo para poder terminar todo lo que tenía que hacer.

Mientras tanto, los límites del Gran Templo se habían debilitado. Ahora el Poder azul era casi transparente. Yvelina habló poco a poco con un cuerpo que no se movía como ella quería.

“¡Adelante, Aslan!”

De nuevo, el maná de Aslan causó una enorme colisión en el muro hecho de Poder Sagrado.

Dios mío.

Los límites comenzaron a resquebrajarse junto con el sonido del mundo partiéndose. Aslan se acercó a la parte superior del muro y lo golpeó muy ligeramente con el dorso de su mano. Eso fue suficiente para que los límites del Gran Templo comenzaran a derrumbarse por completo.

Yvelina, en los brazos de Aslan, notó que la respiración de él se había vuelto agitada. Por muy cerca que estuviera de Aslan, no habría sido fácil romper los límites del Gran Templo.

“Tienes que darte prisa”.

Aslan y yo no tardaremos en llegar a nuestro límite. Antes de eso, tengo que terminar todo lo que quiero hacer.

“Aslan, ese es el santuario del Gran Templo”.

Yvelina todavía le hablaba a Aslan al oído para que no pudiera mirarla a los ojos, señalando con el dedo el edificio que estaba detrás de la Sala Central del Templo. Era el santuario del Gran Templo donde ella vio la llama de Poder del Gran Templo.

Aslan envió su figura flotando en el aire en su susurro. Un enorme león rojo hecho de maná blandió sus patas delanteras contra el edificio sin dudarlo. Las gruesas y pesadas piedras se derrumbaron y se rompieron como si fueran árboles podridos.

El edificio, que había durado miles de años, perdió completamente su forma, con sólo el balanceo de sus patas delanteras unas cuantas veces. Después de ver eso, los sacerdotes sintieron miedo de que este Continente volviera a los tiempos antes de que apareciera la Santa, en donde las bestias cubrían el Continente.

La silueta de Aslan, más grande que la sala central del Gran Templo, arañó el suelo. Pronto, apareció un enorme espacio oculto bajo tierra.

‘¿Era porque había una nueva persona con Poder Sagrado en el Gran Templo?’ Ahora había una enorme llama azul ardiendo allí. La silueta de Aslan abrió su boca. El maná rojo fluía hacia abajo como una cascada. Era un santuario que nunca había tenido la presencia de maná desde que el Gran Templo se encontraba en esta tierra. También era un poder ardiente que nunca se había extinguido durante miles de años.

Pero ahora estaba siendo completamente empañado por un poderoso maná. Poco después, en cuanto las llamas azuladas quedaron completamente enterradas bajo el maná de Aslan, Yvelina supo que ya no quedaba ningún Templo en la tierra.

Miró la piedra que aún flotaba a su lado. Cuando extendió su mano, la piedra se acercó a Yvelina como para escribir lo que quería y terminar el contrato.

Yvelina le habló a la placa de piedra con cara de éxtasis y a Aslan:

“Ahora te voy a decir mi último deseo. Aslan, mi Lord, por favor….”

Yvelina dijo su sincero deseo.

“Mátame”.

***

El día en que Yvelina cumplió 20 años, instintivamente supo que algo iba mal, aunque no sabía el significado de la vergüenza o la humillación que experimentó después de que Carl se fue.

Al día siguiente, nada cambió. Los sacerdotes le seguían sonriendo y saludándola, y ella salió a comer como lo hacía habitualmente. Yvelina fingió no conocer el dolor que sentía entre sus piernas y se vistió con ropa formal y salió a cumplir su mismo horario del día anterior.

Entonces vio a Carl, que estaba rodeado de gente. Él le sonrió y la saludó como siempre, como si no tuviera idea de lo que había sucedido la noche anterior. Entonces Yvelina lo saludó con una sonrisa.

Esa noche, por primera vez, Yvelina sintió miedo del Gran Templo, el lugar donde había vivido toda su vida.

Todo seguía igual. Nada había cambiado, así que esa noche no fue nada. Pero, ¿por qué todo le da tanto miedo?

“Quiero morir”.

Su boca, que ni siquiera podía distinguir si tenía que llorar, lo dijo sin darse cuenta.

Desde entonces, Yvelina ponía esas palabras en su boca todos los días antes de acostarse. Su mundo empezó a derrumbarse lentamente.

“Mátame”.

Su voz que contenía desesperación permaneció inamovible.

Las breves palabras que pronunció fluían con tanta suavidad que su dueña, que las contenía, las recordaba miles o decenas de miles de veces, las refinaba y afinaba.

Yvelina, que dijo lo que quería perfectamente como una persona que había estado practicando toda su vida sólo para este momento, volvió a hablar:

“Este es mi último deseo”.

Yvelina, que pronunció todos sus deseos, le ordenó a la piedra que finalizara el contrato. En cuanto terminó de hablar, la piedra ejerció su poder.

En el espacio de la placa de piedra que quedaba vacío, comenzaron a grabarse de nuevo caracteres desconocidos en el lugar que le correspondía a Yvelina. Cuando se grabó la última letra, la placa de piedra brilló con un color dorado intenso.

Por fin se había completado la transacción que debía hacerse.

 

☆.。.†:*・゜☆.。†.:*・゜☆.

Perspectiva de Aslan

Las bestias mágicas no sueñan, pero Aslan pensó que estaba soñando ahora.

El Templo había sido destruido, el santuario del Gran Templo, y los humanos que huían gritando ahora eran inexistentes e invisibles para Aslan. Todos sus sentidos se dirigían hacia ella, que estaba mirando la placa de piedra con una expresión de éxtasis a pocos pasos de distancia.

Un momento antes, Aslan pensó que lo había conseguido todo. Su compañera lo había aceptado y también llevaba a su bebé. Luego ella le susurró con su hermosa voz que lo necesitaba.

Aslan escuchó felizmente sus susurros.

Aslan se divirtió y destruyó el Gran Templo. Este Gran Templo fue el lugar donde había sido reprimido. Qué difícil fue para él soportar tener la misma apariencia de los que adoraban a Dios cuando se encontraba por aquí en forma de ser humano. Ahora que se había ocupado de todo lo que había estado reteniendo y atormentando, podría disfrutar de un futuro libre.

Aunque Aslan había vivido durante muchos años, nunca había pensado en su futuro. Debido a que las bestias mágicas se mueven según su instinto y este sólo se enfoca en el presente. Pero ahora había llegado a pensar en algo más que el instinto debido a ella.

El futuro con ella le dio una nueva alegría hasta el punto de que se preguntó la razón por la que no había pensado en esto. Pensaba que sólo tenía que disfrutarla ahora. Pero todos sus planes a futuro fueron condenados antes de poder ponerlos en marcha.

“Esto no podía ser cierto”.

Aslan recordó lo que había visto en el Gran Templo. Un desafortunado perro de pelo amarillo trajo una vez un libro para ganar el favor de ella. Lina no podía apartar los ojos del libro, que recopilaba todos los paisajes de este Continente, acción la cual no le sorprendió.

Ella quería ver el mundo como si nunca hubiera visto el exterior. Entonces, recordó la vez que ella lloró de alegría cuando le mostró el cielo, diciendo que estaba celosa de él, que podía ver ese cielo todos los días. Sus ojos brillantes, como si quisiera captar todos los momentos, exploraban más allá del horizonte donde se ponía el sol.

Al ver su intenso deseo de ver más y saber más, él le dijo que le mostraría este cielo cuando quisiera. ‘¿Así que ella era la misma persona que eligió la muerte?’

En el momento en que Aslan la miró, cuando alcanzó la piedra, le pregunté sin darse cuenta:

“¿Quién eres tú?”

Su mirada hacia él era una mirada fría como si ya estuviera muerta y no sentía ninguna impresión sobre nada en el mundo. Por lo tanto, Aslan pudo notar que ella no era su Lina.

Sus dientes crujieron. ¿Cómo es que no lo había notado cuando ella era claramente diferente? Su mente excitada y su voz susurrante le estrecharon su campo de visión para que no pudiera ver bien quién estaba delante de él.

“¿Desde cuándo eres tú?”

Las comisuras de la boca de ella se levantaron ligeramente ante su pregunta. No era una sonrisa, era un arsénico.

“Ya sabes la respuesta, y nada puede ser más triste que hacer esa pregunta, bestia mágica”.

El rostro de Aslan se distorsionó ante la respuesta de Yvelina. Ella parecía saber ya lo que él quería comprobar. Desde el momento en que empezó a soñar con su futuro, ella no era su Lina.

Sólo entonces Aslan pudo entender el por qué de repente ella lo quería más y por qué nunca hizo contacto visual mientras venían hacía el Gran Templo.

Yvelina se rio al ver a la bestia mágica frustrada y alcanzó la placa de piedra y dijo:

“Vamos, completa este contrato”.

En ese momento, la placa de piedra brilló aún más. Aslan vio que su mano subía arbitrariamente. Agarró su delgado cuello, que parecía ser menos que un puñado de sus manos, y comenzó a apretarlo. Aslan, que tenía su mirada perdida al ver su mano, se sorprendió y se apresuró a soltar la mano que le sujetaba el cuello. Pero pronto, su mano volvió a dirigirse a ella. E intentó matarla.

“De ninguna manera…”

“Sí, bestia mágica. Has sido elegido para matarme. El poder de la litografía te hará ceder para completar el contrato aunque no quieras hacerlo”.

Ante las palabras de Yvelina, Aslan miró la piedra.

Lo que hay que hacer. Ese es el poder de los dioses antiguos que duerme en esta tabla de piedra. El dios estaba ahora haciendo que la matara con su propio poder.

“… No me hagas reír”.

Aslan apretó los dientes y me agarró del brazo. Se oyó un sonido crepitante. Sin embargo, el brazo roto seguía intentando sujetar su cuello. Su otra mano volvió a agarrar el brazo.

La bestia mágica se enfrentó a Dios. El maná y el poder de Dios iniciaron un fuerte enfrentamiento.

Las fuerzas invisibles chocaron y la tierra circundante se resquebrajó. Los edificios del Gran Templo, que habían mantenido su forma, no pudieron resistir esta vez. Miles de años de historia quedaron atrapados en una tormenta de poder y se derrumbaron impotentes.

La placa de piedra comenzó a temblar. Parecía estar agonizando sobre qué hacer con un ser que se atrevía a desobedecer a Dios, y pronto emitió un rayo de luz dorado. El poder de Dios, que parecía una larga cuerda, envolvió a Yvelina frente a mí.

Va a tener un bebé mágico. Sólo lo prometí, pero no prometí dar a luz. Por lo tanto, el deseo de Aslan es un deseo que ya se ha cumplido y ha terminado. Entonces sólo queda uno.

Yvelina sonrió y miró la luz que me rodeaba.

Este mundo fue amado por Dios que envió el Poder Sagrado, y él era un ser humano amado por Dios más que nadie. Por lo tanto, este mundo no podía matarla. Por lo tanto, Yvelina encontró la respuesta mientras pensaba en cómo podía morir.

Es aprovechar las cosas que no son de este mundo.


Impresionante

AtrásNovelasMenúSiguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (2)

Ahhh estoy estresada he leído la historia toda muy bien argumentada, venía por contenido erótico y me engancho todo el transfondo oscuro y triste pero sin ser tan depresivo.
Descubrir todo el sufrimiento de Yvelina y las memorias que poco a poco se iban viendo, yo pensé que se había suicidado o que la magia de Carl le había quitado el alma algo así, pero bueno fue para que descansar y pensara en una venganza pero que estupidez, su venganza es destruir los templos y ya después morir ?!
No sé vengo del cerdo de Carl chica que tan fuera de si estás? Si todos en el templo pueden ser cerdos y no sería bueno hacerlos sufrir?!
Que pasa con los inocentes que están enfermos o son huérfanos?
Y si quieres morir porque no dejas el cuerpo a Lina de ahora
Esta parte fue muy incoherente sin ningún sentido.
Sorry me tenía que desahogar.

Responder

Creo que ella hizo eso porque esa es la mejor venganza contra Carl no matarlo rápidamente sino quitarle todo por lo que luchó durante años… También creo que es un desquite de ella hacía los demás que no se interesaron en saber lo que le pasaba… También entiendo que este harta de vivir pero dioos que se vaya y dejé que Lina sea feliz y yaaa pero noooo ella quiere acabar con ella misma en cuerpo y alma

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: