Saltar al contenido
Dark

Historia de una virgen insensata y un médico

Idioma original: Chino

Etiquetas: adulterio, doctor, virgen, primera vez, época actual, protagonista hombre, oral

Raw

Soy un joven médico que se graduó de la facultad de medicina hace un año. Después de graduarme, me asignaron a trabajar en un pequeño hospital en Guangzhou. Pensando en este año, de lo que estoy más orgulloso es de haberme transformado de virgen a un experto en sexo.

Originalmente iba a trabajar en el departamento de cirugía. Pero no esperaba que debido a la escasez de personal del departamento de obstetricia y ginecología, me transfirieran del departamento de cirugía al departamento de obstetricia. Al principio, me sentí avergonzado por ver a todas esas mujeres de diferentes edades quitándose los pantalones frente a mí, dejando al descubierto su vello púbico oscuro; más aún durante su examen, quitándose completamente los pantalones, sentándose en la silla, con las piernas abiertas, mostrándome el lugar que solo su esposo tenía derecho a mirar. Ningún hombre podría soportarlo, mucho menos yo, que soy joven y estoy en forma, además de que todavía sigo siendo virgen.

Pero poco a poco me fui acostumbrando. Hablando honestamente, si tu trabajo diario es mirar y tocar los órganos sexuales femeninos, después de un tiempo también comenzarás a adormecerte. A veces incluso me preocupaba perder el interés por las mujeres en este sentido, perdiendo la característica más básica de un hombre.

Recuerdo una noche de verano, el reloj ya había marcado las 10 en punto y el hospital todavía seguía funcionando. Sin embargo, no había ni un solo paciente. Estaba muy aburrido, sentado solo en el consultorio en estado de estupor.

“Doctor, ¡hola!”

Cuando de repente, una voz clara y melodiosa irrumpió en el aire depresivo. Giré la cabeza para mirar, y ¡vaya! Entró una jovencita bonita de 20 y tantos años de edad con una apariencia pura.

Medía alrededor de 1,67 m, era curvilínea, de piel clara, vestía una camisa blanca ceñida al cuerpo, un par de jeans ceñidos y su cuerpo era muy hermoso.

Se sentó pero no dijo nada y no hizo más que sonrojarse, así que le pregunté: “¿Dónde no te sientes bien? ¿cómo te gustaría que te ayude?”

Se quedó en silencio durante unos 10 minutos antes de balbucear su problema, su voz sonaba como campanillas de plata. Resulta que su novio recientemente creció de repente mientras dormían juntos. Ella temía que si rechazaba a su novio él se enojaría, pero si estaba de acuerdo, no sabría qué hacer. No se atrevió a preguntarle a su madre, así que finalmente pensó en preguntarle a un médico.

Después de que terminé de escucharla, sentí que era divertido. Pensé en mi interior que era realmente raro encontrar a una mujer así, una mujer de unos veinte años que todavía no sabía nada de esas cosas.

Así que le expliqué muy profesionalmente algunos puntos a tener en cuenta al momento de hacer el amor. En realidad, los médicos no aprendíamos estas cosas, yo las había aprendido de esas revistas, pero no las había puesto en práctica antes.

Al principio, me sentí un poco avergonzado. Pero ella me escuchó muy seriamente, y de vez en cuando me preguntaba: la diferencia entre cuán profundo o superficialmente se inserta el pene, o cuál de todas las diferentes posiciones es la mejor, etc… Cómo iba a saber, solo pude inventar algunas respuestas. Sin embargo, ella se fue sintiéndose satisfecha.

Cuando estaba a punto de salir del trabajo, la belleza de antes volvió. Esta vez parecía más cómoda y no tan tímida como antes. Sentada en la silla, dijo: “Doctor, estuve afuera pensando durante una hora, pero todavía hay muchas cosas que no entiendo del todo. ¿Me lo puede volver a explicar con más detalle?”

Pensé en mi corazón, ‘¿cómo puede haber una mujer tan tonta? ¿de qué sirve tener toda esa belleza?’

“Quieres aprender las técnicas para hacer el amor, ¿verdad? ¿Por qué quieres aprender eso?” Le pregunté sin rodeos.

“¡Para hacer feliz a mi novio!”

Ella bajó la cabeza y la vergüenza se mostraba claramente en su voz.

Después de que escuché esto, no sabía si debería estar feliz o sentirme triste por su novio por tener este tipo de novia. Al ver su actitud avergonzada, un pensamiento repentinamente cruzó por mi mente.

Encendí la computadora, colocando un disco AV. Inmediatamente aparecieron imágenes de cuerpos desnudos.

La historia trataba de una mujer sola en casa, cuando dos desconocidos irrumpieron en su casa y la violaron. Reconozco y admiro la visión estadounidense. Los AV que filman, los ángulos de cámara son muy buenos, especialmente las escenas que se enfocan en el lugar donde se encuentran el pene y la vagina. Tomadas desde todos los ángulos, las pollas de los hombres eran largas y gruesas, empujando vigorosamente dentro y fuera del coño y el culo de la mujer. La mujer alcanzó rápidamente el orgasmo y chorreó violentamente. Mientras miraba, ¡mi polla también comenzó a ponerse dura!

Al mirar a la niña, su rostro estaba completamente rojo mientras miraba directamente a la pantalla. Así que me senté a su lado y comencé a instruir sobre las acciones en la película, mientras parecía tocarla sin saberlo.

Las tres personas de la película pasaron por todo tipo de posiciones. La mujer tuvo cuatro orgasmos cinco veces y sus fluidos empaparon completamente la sábana. Luego, los dos hombres procedieron a inyectar su semen en su coño y culo. Mientras observaba la escena, la respiración de la niña comenzó a acelerarse. Sabía que estaba empezando a excitarse, así que le dije gentilmente: “¿No querías saber acerca de las técnicas para hacer el amor? Te las enseñaré ahora mismo”.

Después de que le dije eso, llevé mi mano al cuello de su camisa hasta su pecho y acaricié suavemente su sostén. La niña comenzó a jadear superficialmente. Le dije: “¿tu novio no te tocó así antes?”

Ella negó con su cabeza. Así que seguí, desabotoné su camisa, revelando un sexy sujetador negro. Sus senos no eran demasiado grandes, pero a juzgar por su sostén, debería rondar los 34B.

Le quité la camisa. Ella fue cooperativa. Empecé a desabrocharle el sujetador. Desafortunadamente, era la primera vez que lo hacía, por lo que perdí cinco minutos tratando de desengancharlo. Qué desgracia. Ella comenzó a resistirse, tal vez porque era tímida. Pero su resistencia no fue fuerte, por lo que rápidamente le quité el sujetador. Su par de pechos alegres aparecieron, claros y súper lindos, con un pequeño pezón rosado en el medio. ¡Qué hermosa vista!

Tímidamente usó sus manos para cubrirlos. Suavemente retiré sus manos, acariciando con delicadeza sus pezones. Ella empezó a temblar. No pude soportarlo más, agaché mi cabeza y chupé uno de sus pezones. Ella dejó escapar un gemido, queriendo alejarme, pero la abracé con fuerza.

Se sintió bien chupar su pezón. Siguiendo el método descrito en el libro, primero usé la punta de mi lengua para lamer suavemente y rodear el pezón de la niña, ocasionalmente mordisqueando suavemente con los dientes. Ella comenzó a gemir y no pudo evitar agarrar mi cabeza con ambas manos, jadeando desesperadamente.

Felizmente chupé por un tiempo, luego la acosté en el sofá. Cuando comencé a quitarle el cinturón, me detuvo mientras murmuraba que no varias veces. Entonces le dije: “¿Cómo aprenderás si no lo haces?”

Usé una mano para seguir frotando su pecho, mientras usaba mi otra mano para terminar de quitarle el cinturón… Luego me acerqué a su oreja y la lamí.

La chica se sometió lentamente, sin poder hacer nada más que gemir.

No fue fácil quitarle sus jeans ajustados, pero finalmente sus piernas delgadas se revelaron. Lo único que quedó fue un par de bragas de seda translúcidas, mostrando vagamente una “nube negra” en su parte íntima. Probablemente era el lugar donde se encontraba su vello púbico, ligeramente protuberante y muy fascinante.

Debido a que sus bragas eran demasiado pequeñas, la parte superior de su trasero quedó al descubierto, blanca y suave. Las bragas solo podían cubrir su coño y parte de su culo. La ropa interior de la chica era realmente sexy, ¡la escena ante mis ojos era demasiado seductora! ¡Mi pene no pudo resistir más! Mi pene erecto era insoportablemente duro, no pude evitar querer sacarlo para frotarlo.

Acaricié suavemente sus bragas. Rápidamente, la niña comenzó a emitir encantadores gemidos.

Me acerqué al oído de la niña y le dije: “Muy bien. Mira lo mojada que estás. Tu novio definitivamente estará feliz”.

Le quité las bragas y vi que el frente tenía una mancha húmeda, luego finalmente pude ver su coño desnudo. El color de su vello púbico era muy claro, y no había mucho. El color de su vello púbico era negro con mechones de amarillo dorado mezclados. Sólo había un poco de vello púbico sobre su coño y debajo estaba completamente desnudo.

A pesar de que había visto muchos coños de mujeres de diferentes edades, estaba muy emocionado de ver sus partes íntimas bastante vírgenes. Suavemente separé sus piernas, observando cuidadosamente la estructura de su coño. En general, era del tipo regordete, los labios de su vagina eran gruesos y rosados. En la parte superior había una pequeña protuberancia triangular. Aunque sabía que era su clítoris, no pude evitar tocarlo. La chica soltó un “Ah”, retorciéndose un poco.

Usé mis dedos índices para extender suavemente los labios de su vagina y pude ver dentro de ella. Definitivamente era diferente a la vulva de las mujeres casadas que era de color rojo oscuro o incluso negro, además, su abertura vaginal era más grande. ¡Este tipo de coño virgen era realmente hermoso! ¡También porque ella estaba nerviosa se abría y se cerraba continuamente! Continué explorándolo, lo que provocó que se derramaran más de sus fluidos.

La niña seguía jadeando y diciendo “No, no”. Pero ningún hombre la escucharía.

Mi dedo finalmente sintió la sensación de estar rodeado de calidez, una sensación sin precedentes. Casi me corrí al instante, por suerte logré resistir.

Mi dedo siguió adelante. Cuando la mitad de mi dedo estuvo adentro, sentí la resistencia de su himen. Lo empujé ligeramente y ella gritó de dolor.

Me vi obligado a detenerme, solo usando mi dedo para empujar superficialmente dentro y fuera de su coño mientras también giraba mi dedo en sentido contrario a las manecillas del reloj. La niña comenzó a gemir y jadear.

Mis movimientos gradualmente comenzaron a hacerse más fuertes, usando mi dedo medio para follar su coño mientras usaba mi pulgar para frotar su clítoris. Esta acción hizo que la niña no pudiera soportarlo, todo su cuerpo comenzó a moverse sin descanso. Con ganas de gritar pero con ganas de gemir, su trasero comenzó a moverse hacia arriba y hacia abajo a la par con mis embestidas. Lentamente, los fluidos comenzaron a salir de su coño, liberando más y más.

Usé mi lengua para mover su clítoris. Mientras miraba su reacción, lentamente metí mi lengua en su coño. Cuando mi lengua entró, agarró el sofá y gritó.

Sabía que ella no podía soportarlo más, yo estaba igual. Mi polla estaba tan dura que estaba en agonía. Me levanté y me desnudé. De esta manera los dos estaríamos completamente desnudos.

Mi boca volvió a su coño, mientras giraba mi cuerpo lentamente hacia donde estaba su cabeza. Agarré su mano y la coloqué sobre mi polla. Ella no pareció entender, simplemente se aferró a mi polla sin moverse.

Sostuve su mano y la moví hacia arriba y hacia abajo como demostración. Poco a poco se dio cuenta de lo que quería que hiciera, entonces su pequeña mano comenzó a acariciar mi polla. Una sensación placentera pero insoportable se apoderó de mi cabeza. No pude evitar aumentar la velocidad y la fuerza de mi lengua, y también hice todo lo posible para meterla en su coño. Finalmente, incluso usé mi boca para chupar su clítoris.

“¡Ah ah! ¡Se siente tan bien!” Gritó la niña. Su trasero se movía, su caricias en mi polla también comenzaron acelerarse.

De repente le quité la mano. Ella se congeló sin saber lo que quería hacer. Coloqué mi polla cerca de su boca: “¡Ven, lámela por mí!”

Ella no estaba de acuerdo con eso, manteniendo su boca cerrada sin importar qué. Me enojé un poco, así que de repente mordí con fuerza su clítoris.

Ella gritó “Ah” de dolor. Mi polla dura entró con éxito en su delicada boca de labios rubí. Se sintió molesta, con ganas de llorar e incluso avergonzada.

Traté de convencerla diciéndole que estaba bien, que podía lamerlo. Pero ella simplemente no quería hacerlo. Ah, esta chica tenía mal genio. No podía esperar más por su felación, así que rápidamente cambié de posición. Me incliné sobre su cuerpo, usando mis piernas para abrir sus piernas. Coloqué mi polla en la entrada de su coño. Ella entendió lo que estaba a punto de suceder, sin mostrar la menor cantidad de resistencia, solo suplicando “Por favor, se gentil. Es mi primera vez”.

Se lo prometí, sin decirle que en realidad también era mi primera vez. No pude soportarlo más, usé mi polla dura para abrir los labios húmedos de su coño y entré rápidamente en él. Cuando mi polla entró, se sintió pegajosa y resbaladiza, además de que se sintió como si una mano la agarrara firmemente y un poco como si estuviera envuelta por algo caliente.

Mi pene entró lentamente en su coño. La chica agarró mi muñeca con fuerza, frunciendo el ceño. No me atreví a usar demasiada fuerza, entrando lentamente poco a poco. ¡Toda la cabeza de mi polla estaba ahora completamente dentro del estrecho e inexplorado coño de esta jovencita de veinte años!

Experimenté una sensación sin precedentes, ¡se sentía tan bien! Como era de esperar, ¡el coño de una virgen está realmente apretado! No pude evitar sentir la necesidad de eyacular, pero me contuve. Empujé más adentro y sentí que mi polla chocaba contra su himen. La niña se puso tensa.

Aunque no tenía experiencia, me las arreglé para resistir la explosión y empujé lentamente mi polla hacia adentro y hacia afuera.

La chica lentamente comenzó a relajarse, emitiendo gemidos como “si… ah…” y que empezaban a mezclarse con su fuerte jadeo. Su trasero también comenzó a moverse hacia arriba y hacia abajo.

“¿Se siente bien?” Le pregunté lascivamente. Los ojos de la chica estaban cerrados y solo podía usar su dulce voz para decir “Sí… sí… ah…” incoherentemente.

Al ver la apariencia desenfrenada de esta pequeña belleza, me emocioné más. Empujé hacia adelante, mi gran polla entró en su estrecha cueva de miel hasta la empuñadura, rompiendo con fuerza el himen que había protegido durante veinte años.

La niña gritó “¡Ah!”, Incluso le salieron las lágrimas. No pude soportarlo, así que dejé de moverme, disfrutando del calor de ser envuelto por su coño virgen. Con mi polla entre sus muslos, experimenté el cosquilleo de su vello púbico y las sensaciones de la cabeza de mi polla siendo apretada, tuve que aguantar así sin poder ventilar mi deseo.

Después de esperar un rato, vi que se había calmado y comencé a moverme.

Al principio, la niña decía que era doloroso, sin embargo, la acción de empujar finalmente provocó su deseo. Los únicos sonidos que podía producir eran gemidos, mecía su trasero de izquierda a derecha, e incluso en ocasiones se movía hacia arriba y hacia abajo para darle la bienvenida a mis embestidas.

Empecé a soltarme, empujando más rápido y más fuerte. Los sonidos húmedos y lascivos emanaron de donde nuestros cuerpos se encontraban.

“Ah… en…. ah….”

La niña comenzó a gemir en voz alta. Tenía miedo de que alguien la escuchara, así que le tapé su boca con la mía. Fue entonces cuando me di cuenta de que todavía tenía que besarla. Me pregunté a qué sabría su saliva, mientras metía mi lengua en su boca. Ella me devolvió el beso con nuestras lenguas entrelazadas.

Seguí empujando mi polla furiosamente dentro y fuera de su coño. Después de un rato, el cuerpo de la niña se contrajo y me abrazó con fuerza. Parece que tuvo un orgasmo. Sin embargo, no reduje la velocidad de mis embestidas, mi vara gruesa entraba y salía de su agujero, convirtiendo sus fluidos en espuma blanca.

Después de moverme por un tiempo, me sentí un poco cansado. ¿Quizás era porque era mi primera vez, así que no estaba acostumbrado? Dejé de empujar y comencé a moler mi polla en su coño.

Parecía que los deseos de la chica se habían encendido, como si no hubiera tenido suficiente, empujando su coño hacia arriba para follar mi polla. Entonces me pregunté: ‘¿las mujeres se volverán tan lascivas después de ser folladas?’

Le dije que estaba cansado, que ella debería estar arriba. Ella sacudió su cabeza diciendo que no sabía cómo. Entonces, dije que le enseñaría y saqué mi polla, que estaba cubierta de blanco y rojo. De hecho, ella era virgen.

Me acosté a un lado, luego la abracé y la incliné sobre mi cuerpo. Sin embargo, la niña no entendió, así que la dejé sentarse sobre mi cuerpo. Coloqué su coño contra mi polla y la hice sentarse sobre ella.

No estaba preparada mentalmente, gritó “Ah” e inmediatamente lo sacó. Agarré su cintura con fuerza y ​​ejercí algo de fuerza para tirar de ella hacia abajo, mi polla entró una vez más en su coño. La follé en esta posición por un tiempo.

Tener sus pechos rubios rebotando frente a mi cara era una vista hermosa para contemplar. Pero la chica no se movió, me obligó a hacer todo el trabajo y me hizo sudar hasta cansarme. Me vi obligado a detenerme.

Lo pensé y decidí cambiar de posición. Me levanté rápidamente, haciendo que la chica se acostara boca abajo en el sofá mientras yo me arrodillaba detrás de ella. Agarré su trasero y la atraje hacia mí, haciendo que se arrodillara en el sofá en la posición de perrito. Sus dos pechos regordetes colgando, su trasero redondo en el aire, sus piernas colgando sobre el borde del sofá y sus bragas empapadas todavía en una pierna, ¡era realmente una escena hermosa!

Primero toqué su coño y froté su clítoris, haciéndola sacudir las caderas y gritar de éxtasis. Luego agarré su cintura con ambas manos y levanté su trasero más alto. De pie entre sus piernas, sostuve mi vara rígida con mi mano derecha y usé la cabeza de mi pene para frotar sus tiernos labios vaginales, golpeando ligeramente su clítoris.

Fue solo un poco antes de que la chica comenzara a mover su trasero, como si estuviera ayudando a su cueva de miel a encontrar un palo para follar. Me burlé deliberadamente de ella, sin meter mi polla.

La chica comenzó a jadear, incluso estiró una de sus manos para agarrar mi polla. Deliberadamente no la penetré, en cambio me incliné sobre su espalda, estirando mi mano para jugar con sus pechos. Mis acciones hicieron que la chica se excitara más. Ella echó su cabeza hacia atrás, sus ojos cerrados, sus seductores gemidos haciéndose más y más fuertes.

“Bebé, ¿estás bien? ¿quieres que mi gran polla te folle?”

La niña respiraba con dificultad, no podía hablar, tenía los ojos cerrados mientras asentía con la cabeza. Su mano se estiró hacia atrás para agarrar mi muslo, buscando a tientas mi polla que estaba escondida entre su trasero regordete, lo que indicaba que no podía esperar a que la follara.

Aflojé mis manos que amasaban sus pechos y me enderecé. Con una mano abrí los labios de su vagina, primero usando mi dedo medio para frotar su clítoris. Luego, con mi otra mano sujetando mi barra de acero, apuntando la cabeza de mi polla hinchada hacia su entrada húmeda, entré lentamente hasta la base de mi miembro, ¡en las partes más profundas de su cuerpo!

La chica echó su cabeza hacia atrás, emitiendo un largo “si”, completamente intoxicada con la sensación de tener mi polla dentro de ella. Ella se estiró hacia atrás y agarró mi muslo con fuerza, como para medir mi pedazo de mi carne, solo podía imaginar que ella estaba realmente interesada en hacer el amor.

Sabía que esta chica ya estaba ansiosa de que empezara a moverme. Hoy, quería que esta pequeña belleza probaría el pico más alto de hacer el amor. Así que lentamente saqué mi pene dos tercios de su cuerpo, luego una vez más arqueé mi espalda y golpeé mi pene sin piedad hasta la base. Este movimiento fue completamente más allá de sus expectativas. Ella pensó que haría lo mismo que antes, solo empujando hacia adentro y hacia afuera moderadamente, sin esperar que golpeara mi polla hasta el fondo. Su coño estaba lleno de mi grueso pene, la cabeza de mi polla se frotaba contra su punto más sensible.

“Ah…… Ah…… Oh…… Oh…… Ah…… Tan bien…… Más rápido…… Oh…… Oh…… Ah……”

La chica no pudo evitar abrir su boca de par en par con gemidos sexys saliendo de su garganta.

Sabía que había encontrado su punto G. Sostuve su cintura delgada con ambas manos, tirando hacia afuera e inmediatamente golpeando las partes más profundas de ella, golpeando repetidamente la parte posterior de su coño. Cada vez que lo golpeaba, ella soltaba un pequeño gemido, cada vez mas fuerte e intenso.

Lo di todo, tirando de ella hacia atrás y follándome a esta joven belleza de veintitantos. Disfrutando de la sensación de su tierna piel, viendo la curva de su espalda, así como su trasero redondo.

Cada vez que empujaba, el coño de la chica se contraía, agarrando mi polla con fuerza, como si temiera que fuera a salir. Y cada vez que me retiraba, su coño caliente y suave intentaba succionar mi pene de nuevo. Esto me incitaba a follarla más fuerte.

La niña agarró el sofá con una mano, mientras que su otra mano agarró mi muslo, su cabello despeinado y moviendo su cabeza. Se veía tan lasciva, completamente diferente a su apariencia pura y linda de antes.

Perdí la cuenta de cuánto tiempo habíamos estado follando, pero por los gritos de la chica y las reacciones de su cuerpo, podía decir que había tenido un orgasmo al menos dos o tres veces. No le dejé tener la oportunidad de tomar un respiro, seguí agarrando su cintura y empujé rápidamente hacia adentro y hacia afuera. Embestí furiosamente su coño, haciéndola gritar cada vez más fuerte, su clímax acumulándose uno tras otro, el pico de cada clímax más alto que el anterior. Sabía que estaba experimentando algo que nunca antes había experimentado.

Definitivamente fue emocionante follar con esta belleza sexy y seductora. Quería correrme, así que después de un estallido de vigorosas embestidas, metí mi polla hasta su parte más profunda, golpeando la parte posterior de su coño. Luego sentí que la sangre se me subía a la cabeza, sentí un hormigueo en mi polla y disparé todo mi semen al cuerpo de la chica. Sentí como si me corriera durante mucho tiempo mientras todavía empujaba mi polla violentamente.

La niña también sintió los chorros de semen y la hinchazón de mi pene, esta vez realmente no pudo soportarlo más, gritando de éxtasis. Después de un último grito, sus muslos cedieron y cayó hacia adelante en el sofá.

Después de que me corrí, todo mi cuerpo se sintió drenado y colapsé sobre su cuerpo. Mi polla también se salió, estaba mojada y cubierta con muchos fluidos translúcidos, blancos y rojos.

Me levanté y me apoyé en el sofá, acariciando tiernamente su espalda y su trasero. Mi cosa aparentemente no había tenido suficiente y comenzó a endurecerse.

La chica jadeó un poco antes de mirarme desconcertada. Al ver que mi cosa todavía estaba dura, se giró y se arrodilló frente a mi polla. Extendió sus manos delgadas y blancas como un lirio, agarrando mi polla como si fuera un tesoro, jugando suavemente con ella. Sabía que la chica se había enamorado de mi miembro, desde que ya había experimentado el placer que mi polla podía brindarle.

Después de acariciar suavemente mi pene, la chica abrió sus labios color cereza y los envolvió alrededor de mi pene, dándome voluntariamente una mamada. Con mi pene envuelto en el calor de su boca, sentí que toda mi sangre corría hacia mi pene y una vez más estallé de emoción.

No esperaba que ella tomara la iniciativa de hacerme una mamada cuando se había negado antes. La técnica de la mamada de la chica era bastante torpe, pero parecía que nuestra intensa relación sexual acababa de sacar a relucir el instinto profundo de su corazón, el impulso de chupar mi polla que desarrolló a partir de los intensos orgasmos que había experimentado. Sin embargo, el instinto sexual humano no necesita ser enseñado, después de un tiempo no solo estaba chupando, incluso comenzó a usar su ágil lengua para lamer la cabeza de mi polla, estimulando el punto sensible.

Para mí, esta sensación era completamente diferente a cuando hacíamos el amor antes, sin tener que esforzarme y simplemente disfrutando de la mamada de esta sensual belleza. Extendí mi mano para amasar su pecho regordete, mi otra mano presionó su cabello, guiándola sobre cómo succionar para hacerme sentir aún mejor, haciéndola garganta profunda.

Solo el hecho de tener a esta belleza dándome una mamada como una esclava sexual, ya era extremadamente placentero para mí. No quería reprimirme, el futuro era largo. Con la batalla de esta noche, creía que esta putita no podría resistirse a tener sexo conmigo.

Ya me había corrido una vez hoy, pero una vez más me estaba emocionando. Agarré su cabello con fuerza con ambas manos, empujando profundamente, disparando mi semen en su boca, solo saliendo de sus labios color cereza cuando mi pene se ablandó.

Cuando bajé mi cabeza, vi que tenía los ojos cerrados y sus labios color cereza ligeramente separados. Sacó su lengua rosada y lamió el semen que goteaba de un lado de su boca, como si estuviera saboreando un manjar, sin querer desperdiciar ni una gota. Una acción tan lasciva y extremadamente sexy. Después de lo ocurrido esta noche, esta chica se transformó en una mujer completamente sexy y madura.

Después de que recuperé el aliento, la atraje hacia mí, abrazándola y besando sus sensuales labios. Mi mano una vez más no pudo evitar tocar sus pechos regordetes. Después de besarnos acaloradamente por un rato, la chica levantó la cabeza para mirarme, susurrando: “Se sintió bien”.

“¿Cuántas veces te viniste?” Me reí y besé sus labios húmedos.

Una de sus manos que se estaba portando mal se dirigió hacia abajo para tocar mi pene ya ablandado, aparentemente tratando de levantarlo de nuevo. Parpadeando con sus grandes ojos, dijo: “Al principio estaba haciendo un seguimiento, pero luego perdí la cuenta…”

Cuando terminó de vestirse, de repente me besó, lo que me dejó atónito. Pero ella salió corriendo sin decir una palabra.

Al día siguiente vino a verme de nuevo. Antes de que pudiera preguntarle si su novio estaba satisfecho, ella me dijo que había roto con él porque quería convertirse en mi novia. Poco a poco nos fuimos conociendo mejor y mantenemos una muy buena relación. Después, ella se mudó a mi casa y hacemos el amor todos los días, como una pareja casada.

Recordando esto ahora, la forma en que nos conocimos fue como una historia de fantasía. Así que no pude evitar escribirlo. Ahora que la historia está terminada, voy a acompañar a mi pequeña belleza que ya se ha duchado y me espera en la cama.

error: Content is protected !!