Saltar al contenido
Dark

ILM – Capítulo 95

22/04/2022

Damia parecía más ofendida que divertida. Se disculpó, pero Akkard se sintió tan complacido como disgustado.

De todos modos, no podía soportar ver a un niño persiguiéndola.

Ni siquiera se había saciado de ella, ni se había cansado de ella todavía, por lo que le molestaba que todas estas moscas estuvieran revoloteando a su alrededor, esperando su oportunidad con ella si había el más mínimo lapso en su vigilancia.

Debido a esto, por primera vez en su vida, Akkard se sintió abrumado por una sensación de crisis, preocupado de que se la quitaran. Sin embargo, en el momento en que presenció la escena que parecía haber convertido sus preocupaciones en realidad, más violencia de la necesaria se había hinchado en su cuerpo.

Por eso había golpeado a Klaus imprudentemente. Incluso golpeó y aplastó la bonita cara de Klaus con un puño lleno de emoción. Entonces, incluso si esa cara era del gusto de Damia, ahora no había ninguna razón para que ella le prestara atención nuevamente.

“……… Muchas gracias por tu ayuda.”

Damia, ignorante de sus sentimientos insidiosos, le agradeció con una expresión desnuda. Entonces, de repente, inclinó la cabeza y preguntó:

“Pero, señor Akkard…. ¿Cómo sabías que estaba aquí?

Akkard se estremeció. No podía decir que la había perseguido hasta aquí cuando escuchó que estaba comprometida con otro hombre. Fue porque Damia, quien escuchó esto, seguramente haría preguntas como, ‘¿Por qué hiciste eso?’

Desafortunadamente, Akkard todavía tiene que encontrar la respuesta por sí mismo.

Por supuesto, podría inventar excusas. Por ejemplo, se necesitaba intercambiar información, cómo fue un desafío estar involucrado en la conspiración del Templo Mayor. O que era un hombre posesivo; no podía permitir que alguien más se la robara antes de tirarla.

Sin embargo, su cuerpo actuó antes de que pudiera pensar en todas estas razones y excusas. Incluso antes de que pudiera darse cuenta de estas razones, saltó sobre el caballo y corrió.

Y mientras conducía su caballo lo más rápido que podía ir hasta que ambos jadeaban de manera similar, solo se le ocurrió un pensamiento:

Si alguien la toca, lo mataré.

Ella es mía. Para que nadie se atreva a tocarla.

Akkard podía recordar esos pensamientos claramente. En el momento en que vio a Klaus presionando el cuerpo de Damia que solo él conocía hasta ahora, su intención asesina se arraigó en lo más profundo de su corazón.

Todo el vello de todo su cuerpo estaba erizado, de punta. Akkard no estaba muy familiarizado con estos sentimientos, por lo que continuó tratando de encontrar respuestas a las preguntas de Damia.

Siempre fue indiferente fuera de la cama, y ​​la que lloraba y se pegaba siempre era una mujer. Sus feroces celos y fuertes sentimientos persistentes eran tan negros y calientes como el alquitrán derretido. Pero incluso ellos a menudo se congelaban y se rompían cuando esos sentimientos golpeaban el frío corazón de Akkard.

Fue la primera vez. Estos sentimientos feos, miserables y patéticos que expusieron su parte inferior de esta manera. Por eso Akkard estaba aún más confundido.

“¿Sir Akkard…..?”

Desconcertada, Damia lo miró fijamente cuando no respondió. Parpadeó un par de veces, habló con calma:

“Si es una pregunta difícil de responder, no es necesario. Solo pregunté porque tenía curiosidad”.

Damia no quería molestarlo. No sabía cómo Akkard había llegado hasta aquí, pero todo lo que sabía era que él la ayudó a pesar de todo. No era lo correcto cuestionar y avergonzar a su salvador.

“¿Nos podemos ir ya? Tenemos que salir de aquí antes de que regrese la condesa Hwari.

Dijo Damia mientras agarraba los pantalones de Klaus, que seguían resbalándose de su cintura.

Sólo entonces Akkard, que tardíamente recobró el sentido, abrió la ventana del salón y ayudó a Damia a escapar por la ventana.

Fue una suerte que salieran sanos y salvos, pero había un problema menor. Damia miró el “medio de transporte” traído por Akkard con los ojos bien abiertos.

“No pude traer el carruaje porque tenía prisa. ¿Sabes montar a caballo?”

“Ah, sí. Yo sé montar, pero…”

Damia miró boquiabierta al semental negro, que era tan grande como una casa. Sus ojos brillantes miraban a Damia, que era mucho más pequeña que su dueña, como si fuera insignificante.

“¿H-hola?”

“[sfx] Resoplido!”

El corcel negro levantó la cabeza y resopló ante el incómodo saludo de Damia. Era una señal de que no reconocería a una debilucha como ella. Damia, que solo está acostumbrada a las yeguas blancas suaves y bonitas, se sintió muy avergonzada.

“Vamos, sube”.

Sin darse cuenta de esto, Akkard levantó a Damia por la cintura con indiferencia para alcanzar la silla de montar. Fue una suerte que usara ropa de hombre, aunque los pantalones estaban sueltos. Gracias a esto, no fue tan difícil montar a caballo.

Afortunadamente, tal vez porque el dueño, Akkard, estaba junto a ella, el corcel negro permitió que Damia montara fácilmente.

Después de ponerla en el semental, Akkard subió a su caballo y se sentó frente a ella con un movimiento elegante como un leopardo. Sostenía las riendas con indiferencia.

“Voy a empezar, así que agárrate de mi cintura”.

Damia vaciló pero luego envolvió sus brazos alrededor de su cintura. A pesar de que era un contacto trivial, se sentía extrañamente desconocido.

Preguntándose por qué se dio cuenta de que siempre era él quien tocaba su cuerpo. Sin embargo, fue la primera vez que Damia inició el contacto y abrazó el cuerpo de Akkard primero, por lo que se sintió extraño.

El gran caballo negro no mostró signos de dificultad aunque llevaba dos adultos. Damia miró hacia el suelo y estaba mareada por la tremenda altura.

‘Si me caigo de aquí, por lo menos, tendré una fractura.’

Naturalmente, su brazo se apretó alrededor de la cintura de Akkard. Sus movimientos hicieron que Akkard se riera y se burlara de ella:

“Okey. Agárrate fuerte así.”

Es aún mejor si envuelves tus piernas también.

Damia suspiró ante sus palabras adicionales.

“No digas cosas raras. Solo vámonos.”

La espalda y la cintura de Akkard debajo de sus brazos eran gruesas, con músculos sólidos y llenos de baches que se movían bajo sus manos. Era increíblemente difícil para ella creer que un cuerpo así pertenecía a un humano.

La temperatura de su cuerpo estaba caliente bajo la fina ropa de verano, lo que hacía que Damia se sintiera incómoda.

AtrásNovelasMenúSiguiente

 

error: Content is protected !!