Saltar al contenido
Dark

LHIDD-Capítulo 33

17/01/2022

La respuesta críptica de Grieze preocupó a Dirk, ya que no podía adivinar su estado de ánimo.

“No… no es porque no me gustes,” añadió apresuradamente. “Solo quiero asegurarme de que seremos adecuados el uno para el otro”.

Parecía preocupado de que pudiera haberla lastimado sin querer. Grieze, igualmente, no quería hacerle daño.

“Yo también”, respondió ella en voz baja.

La sala de recepción volvió a quedar en silencio. Para distraerse de la incomodidad, siguió tomando sorbos de su té, sin darse cuenta de que la taza ya estaba vacía.

Dirk también terminó gradualmente el resto de su bebida.

¿Qué debería hacer ahora?

Se preguntó si debería sugerirle que saliera a caminar con ella, pero Dirk rompió el silencio primero con una pregunta bastante íntima.

“¿Sigues usando la misma habitación? La habitación que usaste desde que eras joven”.

“¿Habitación?”

Grieze hizo una pausa.

“… Sí.”

“¿Puedo verla?”

Como no tenían nada mejor que hacer en este momento, Grieze asintió y sacó a Dirk de la sala de recepción. El joven parecía algo emocionado.

“Todavía puedo recordar tu habitación”, recordó con una sonrisa. “Siempre había un jarrón cuadrado de vidrio negro con crisantemos silvestres en una mesa junto a la ventana. Y había un muñeco de conejo en la cama. Dijiste que tu madre lo había hecho para ti”.

Grieze se sobresaltó. La habitación que Dirk describió no estaba muy lejos de cómo era ahora.

“¿Lo recuerdas todo…?”

Ella susurró.

Dirk asintió fácilmente como si el recuerdo residiera en la parte delantera de su mente.

“Eso es porque a menudo me encerrabas en esa habitación. Lo hiciste para evitar que hiciera cosas malas y te molestara”.

Gris escuchó atentamente sus palabras e inclinó la cabeza.

“Mi habitación esta en el primer piso. ¿No pudiste haber escapado por la ventana?”

Dirk negó con la cabeza y sonrió con ojos arrugados.

“Me gustaba cuando aparecías más tarde y me abrazabas, incluso si era tarde”.

Por el cariño con que describió sus interacciones, Grieze finalmente se dio cuenta del secreto que había estado escondiendo.

“Ah…”

Lamentó la situación de Dirk y se llenó de remordimiento por su papel en ella.

Tú… has amado a Juliana desde que eras una niña.

La atmósfera entre ellos se calmó torpemente. Dirk decidió cambiar el tema a Adele para disminuir la incomodidad.

“Así es, Adele quería darte un retrato como regalo, así que preparó algunos materiales para pintar al óleo. Espero que mañana sea bueno. Quiero decir, espero que el clima sea agradable mañana”.

Gris no se dio cuenta de que ya estaban pasando por el vestíbulo. Inconscientemente se asomó a la entrada donde vio al Archiduque Vianut que acababa de regresar de su mandado.

Ella se sorprendió momentáneamente, pero luego inclinó la cabeza para reconocer su presencia. Los ojos del Archiduque inmediatamente miraron su falda rosa.

Grieze se preguntó qué pensaba el Archidduque de la situación actual. ¿Esperaba también que María capturara a Dirk lo antes posible para que Byrenhag pudiera cosechar los beneficios de su alianza?

La mirada de Vianut era muy intimidante. Todo lo que podía hacer era intercambiar cortesías con él y seguir los movimientos de su papel, como solía hacer.

“Su Alteza, ¿fue exitoso su viaje al puerto?”

Grieze planeó simplemente saludar formalmente a Vianut y luego excusarse de la habitación. El Archiduque estaba a punto de acercarse a las escaleras, pero se detuvo y se giró ligeramente para mirarlos.

Su expresión era extraordinariamente fría. Grieze había sido la receptora de muchas de sus miradas inhóspitas antes, pero incluso ella no estaba acostumbrada a lo frígido que estaba hoy. Bueno, supuso que no había ninguna razón para que hubiera calidez entre ellos en primer lugar.

Grieze dio un paso atrás y se escondió detrás de Dirk. Vianut hizo un gesto para saludar a Dirk, por lo que Grieze abandonó su lugar. Dio la bienvenida a Dirk y le agradeció su visita a la propiedad de Byrenhag.

“No es nada, Su Alteza,” la voz de Dirk era amable mientras estrechaba la mano del duque. “Te agradezco que me hayas permitido volver a encontrarme con tu hermosa hermana. Se ha convertido en una hermosa joven”.

Grieze no pudo ver por encima del alto hombro de Dirk y captar qué tipo de reacción tuvo el Archiduque Vianut ante sus palabras. Ella solo imaginó que su hermoso rostro estaba lleno de cansancio.

Después de terminar su simple intercambio, Vianut subió las escaleras. Como de costumbre, ni siquiera miró hacia atrás.

 

***

 

Grieze pasó varios días en un abrir y cerrar de ojos. Temerosa de que cualquier comportamiento anormal o evasivo revelara su identidad, accedió a ser arrastrada por todas partes a pesar de que era incómodo para ella.

Habían pasado tres días desde que sus nuevos invitados llegaron a la finca.

Stephan se había ido a Talsbag debido a un problema dentro del territorio del marqués.

Dirk y Adele, quienes se criaron como aristócratas, fueron mucho más amables y educados de lo que Grieze esperaba. De vez en cuando, Adele se quejaba de indigestión, lo que la hacía saltarse comidas o sentir náuseas al ver la comida. Su condición había puesto al chef ansioso por preparar sus comidas, pero eso era todo.

Normalmente, Adele dormía más de la mitad del día. Como resultado, Grieze se sintió más cómoda prestando la mayor parte de su atención a Dirk, aunque le costaba reprimir su nerviosismo cada vez que estaba a solas con él.

Grieze eventualmente desarrolló el hábito inconsciente de tocar sus aretes de vez en cuando. Afortunadamente, las perforaciones se estaban curando bien y extrañamente disfrutó la sensación de los lóbulos doloridos de sus orejas.

Esa sensación, sin embargo, estuvo constantemente acompañada por el pensamiento de las manos del Archiduque en su oído y un ardiente deseo de sentir su aliento sobre su piel una vez más. Parecía una herida que no sanaría hasta que la pregunta fuera respondida.

Pensó en la oleada de emociones embriagadoras que la habían consumido cuando él le perforó las orejas. ¿Por qué se había sentido así? ¿Por qué dijo esas palabras con los labios que parecían permanecer después de besar profundamente?

“Adiós, María”.

Deseó haber visto su rostro cuando le dio las buenas noches. Quería saber si realmente lo decía en serio o si se estaba burlando de ella nuevamente al usar su nombre de prostituta…

Grieze se sentó frente a su ventana, escuchando la lluvia golpear perezosamente contra el vidrio. Había comenzado a llover al amanecer y aún no había cesado, por lo que los jardineros recibieron un respiro de su trabajo hoy. Como resultado, estaba tranquilo afuera.

La joven no tuvo ni fuerzas suficientes para apreciar las gotitas que corrían por el cristal de la ventana. Siguió recordando el tiempo que pasó con el Archiduque Vianut, preguntándose por qué le perforó las orejas, y repitió este tren de pensamientos una y otra vez.

Pero no era apropiado que pensara en él con tanta frecuencia. Tarde o temprano, se casaría con la Princesa de Britin. Se compadeció de la princesa.

“Ah…”

Un dolor punzante atravesó su corazón. Tan preocupada estaba con el dolor que no se dio cuenta de que finalmente había dejado de llover y el cielo se estaba aclarando.

En algún momento, Adele y Dirk visitaron a Grieze y la invitaron a unirse a ellos en el salón. Adele anunció que tenía la intención de dibujar un retrato de Grieze, pero en realidad, ambos hermanos solo querían pasar más tiempo en su compañía.

Adele le indicó a Grieze que se sentara en el sofá rojo y colocara su caballete frente a la peli plateada. Dirk, que había estado al acecho en el fondo durante la preparación, parecía bastante aburrido.

“Por favor, dibújame un retrato también”.

Se sentó con cuidado en el cojín junto a Grieze. Adele, que había estado arreglando sus pinceles, sonrió con picardía. Este reciente giro de los acontecimientos parecía haber inspirado un cambio en sus planes.

“Puedo dibujarlo”, reflexionó Adele, “pero quiero que estés más cerca de Juli. Como su amante”9swjk2.

Dirk se movió inquieto como si acabara de recibir una petición muy difícil. Lentamente se acercó más a Grieze de modo que ahora solo estaban separados por el ancho de una palma. Grieze metió tímidamente la cabeza mientras su agradable aroma flotaba hacia ella.

Innumerables emociones cruzaron por su mente. Siempre había tenido alguna dificultad para hacerse cercana a las personas, especialmente a las que conocía por primera vez. Por un lado, se sentía culpable y se disculpaba por haberlos engañado sin querer. Por otro lado, todavía quería hacerse amiga de ellos por el hecho de tener a alguien con quien compartir sus preocupaciones.

Pero la chica a la que Dirk y Adele deseaban entregar su amor era Juliana Byrenhag, no una princesa caída de otro país que había sido relegada a los últimos peldaños de la sociedad.

No seamos codiciosos, se dijo a sí misma. Todo con moderación. Solo necesitaba acercarse lo suficiente para ganarse su favor y mantener un límite suficiente para no desmoronar la fachada.

Grieze dudó y centró su atención en contar los patrones en la alfombra mientras Adele bromeaba con Dirk. Intercalado entre el ir y venir de los hermanos estaba el sonido de pasos acercándose al salón.

Eran pasos pesados, como los de un cazador persiguiendo a un ciervo. Había llegado a reconocer muy bien el sonido de esos pasos.

Un hombre con una apariencia impecable llegó a la entrada. Vianut van Byrenhag escudriñó la habitación con sus iris persistentemente helados.

Grieze miró hacia arriba, sintiendo el calor que le subía por la nuca.

Adele miró confundida lo serio que se había vuelto el rostro de Grieze antes de volverse para ver quién acababa de entrar en la habitación. Las criadas que habían estado ayudando a Adele con sus preparativos se inclinaron al unísono. Adele y Dirk también bajaron la cabeza.

“Su Alteza, no sabíamos que estaba aquí”, tartamudeó Adele. “Me temo que hemos sido muy groseros”.

Adele, de espaldas a Grieze, enrojecida de vergüenza.

Afortunadamente, al Duque Vianut no le importó el aparente lapso en la etiqueta.

¿Estaba simplemente satisfecho por el hecho de que Grieze, solo, lo reconociera?

El Archiduque sonrió, dejando al descubierto un hoyuelo en su mejilla izquierda mientras tomaba asiento en una pequeña mesa situada junto a la ventana. Sir Brahm le sirvió una taza de té recién hecho. Adele se levantó para saludar a Vianut con una reverencia.

“¡Su Majestad, realmente quería conocerlo! Gracias por estar con nosotros.”

Vianut miró el atuendo de Adele, que estaba decorado con accesorios amarillos como el sol.

“¿Espero que estés disfrutando de tu tiempo aquí?”

Preguntó mientras tomaba un sorbo de su té.

Adele una vez más se tiró de la falda con la punta de los dedos y delicadamente dobló las rodillas.

“Sí, gracias por su preocupación. Todo el mundo está sano”.

Grieze se removió con inquietud. No esperaba que el Archiduque volviera a aparecer voluntariamente ante ella, especialmente durante su tiempo con Dirk y Adele. Hace unos días, incluso se despidió de ella como si esperara no volver a verla nunca más. ¿O era su venida aquí, de todos los lugares, una formalidad de la diplomacia entre sus familias?

La tez de Grieze palideció notablemente justo después de la aparición del Archiduque. Cuando Dirk pareció desconcertado por su cambio de expresión, Grieze solo sonrió como si no hubiera nada de qué preocuparse. Inclinó su torso hacia Grieze y le contó un pequeño secreto.

“El primer amor de Adele es el Duque Vianut”, susurró. “Desde ayer, le ha estado preguntando a Sir Brahm cuándo podría verlo. Creo que el Archiduque vino por eso”.

“Ya veo…”

En ese momento, los ojos del Archiduque Vianut se fijaron en el rostro de Grieze. Su intensa mirada no se detuvo allí, vagando hacia el hombre al lado de Grieze y vacilando extrañamente ante la vista.

Dirk estaba demasiado ocupado susurrándole a Grieze, sin darse cuenta del escrutinio del Archiduque Vianut.

“Pero ahora, a Adele le gusta otra persona”, continuó, “y es un gran alivio. Estoy seguro de que va a bendecir el matrimonio del Archiduque Vianut. Puedo decir.”

Grieze solo asintió con la cabeza. El cálido aliento de Dirk sopló sobre sus mejillas y el calor se elevó desde donde sus ojos azules tocaron su rostro. La habitación parecía haberse vuelto demasiado caliente.

Se reposicionó varias veces para aliviar su incomodidad, pero incluso durante esos momentos, los ojos del Archiduque no se apartaron del rostro de Grieze. Su expresión facial indicaba que estaba interesado en lo que ella estaba haciendo. No fue hasta que se le erizó el vello de la nuca que su atención se centró en Adele.

“Sigue dibujando”, señaló hacia su caballete desatendido.

Su tono era ligero y distante, como si hubiera venido a observar una comedia sobre una prostituta disfrazada de noble y cómo se dignaba pasar su tiempo.

“Sí, Su Majestad”, estuvo de acuerdo Adele y volvió a su caballete.

Adele se sentó con una sonrisa y reanudó su trabajo. Por un momento, estuvo absorta en su dibujo, pero luego se echó a reír.

“¡Esto parece mejor de lo que parece, Juli y Dirk!”

La joven noble elogió la tez blanca y los ojos rojos de Grieze, y comentó que complementaban la piel bronceada y los ojos verdes de Dirk. Sus rasgos eran sorprendentemente armoniosos entre sí. Adele no podía dejar de admirar a la pareja y buscó la confirmación del Archiduque.

“Su Alteza, ¿no piensa lo mismo?”

Vianut apoyó el codo en la silla y se tocó la barbilla. Como de costumbre, su comportamiento era relajado, pero sus ojos de alguna manera temblaban sutilmente.

“Bueno, ¿importan mis pensamientos?”

AnteriorNovelasMenúSiguiente

error: Content is protected !!