Saltar al contenido
Dark

LMC – 1.0

20/11/2022

Episodio 01.

 

Seolha parpadeó. Todo lo que pudo ver fue un hierro rojo ardiente. A diferencia de las manos delgadas que lo sostenían, el rostro de la mujer parecía frío. Las niñeras, que la habían estado abrazando hasta ayer, agarraron los hombros de la joven Seolha por ambos lados para evitar que se moviera. Sus párpados temblorosos se movieron involuntariamente.

“Ohh, no hagas eso, por favor.”

“Oh cariño… Una cara hermosa no es más que veneno en la vida. Una cara hermosa es solo una maldición.” – Dijo la mujer.

Seolha sacudió su carita salvajemente. Incapaz de detener a la mujer que se le acercaba, la niña de apenas once años gritó.

“¡Madre! ¡Madre! ¡No lo hagas! ¡Madre!”

La mujer era la madre de Seolha. No había expresión en el rostro de su hermosa madre. Las súplicas de su hija no cambiaron su decidido corazón. El grito de la niña que instintivamente sabía lo que le pasaría sacudió toda la casa.

La familia Yul… Solo mujeres nacen de la familia Yul.  Era una pequeña tribu de hermosas mujeres. Su madre era la jefa de la aldea que los guiaba, y hubo muchas dificultades debido a su desesperación. Tuvieron que tener hijos no deseados y se convirtieron en blanco del botín de los hombres. La mayoría de las mujeres de la familia Yul, así como su madre, vivían vidas así.

“No puedo evitarlo porque Taeseo te codicia.” (Madre)

Todas las mujeres de la tribu Yul estaban dispersas o no tenían hijos. Incluso cuando nace una niña, se convierte en un sacrificio al ser enviado a algún lugar o es objetivo de secuestro. Seolha era la única que quedaba en este pueblo. Una niña cuya madre intentó innumerables veces matarla dentro de su estómago, pero sobrevivió.

Ella tenía que obedecer la orden de un Emperador que pertenecía al Imperio Taeseo. Mi madre no soportaba los saqueos y eligió caer bajo la sombra del Emperador de Taeseo, pero eso se convirtió en otra desgracia.

 

Las mujeres jóvenes se convertían en concubinas de la familia imperial o casi eran vendidas a los nobles, y Seolha, la niña que finalmente tuvo que dar a luz, había sido llamada al Palacio Imperial.

“¡Madre!”

“Seolha, maldice el destino de nacer con una cara como esa.”

Los ojos de la mujer estaban llenos de resentimiento por algo, mientras miraba al niño especial que sobrevivió hasta el final a pesar de que trató de morir con el niño después de tomar un veneno que puso en riesgo su vida.

“¡No! ¡No, Madre! Por favor, por favor…” – Seolha, que estaba gritando, finalmente dejó de moverse.

Su madre estaba llorando. Las lágrimas brotaron del rostro inexpresivo de su madre, que la empujaba con tanta fuerza. Siempre fue una persona parca. La mujer, quien la trató con frialdad sin darle una sola palabra de cariño, por primera vez mostró sus sentimientos.

“Puedo ver una tormenta en tu destino. Esto es todo lo que puedo hacer por ti.”

‘Estaba claro que en realidad no tenían la intención de proteger a esta pequeña e insignificante tribu.’ – La mujer se rió con suficiencia al pensar en el imperio Taeseo, quien solo pretendía ser generoso para conseguir mujeres hermosas.

Ahora, no queda rastro. Después de dar a luz a Seolha, la mujer extrajo su útero, al igual que las mujeres que se quedaron aquí. Se negaron a reproducirse más.

Las cosas bellas engendran cosas bellas y lo bello vuelve a ser objeto de codicia. Tuve que probar suerte con Seolha, pero falló repetidamente.

“Seolha, no tengo más remedio que dejarte ir.”

Había mucho significado en esas palabras. Seolha miró a su madre, que la llamaba por su nombre, con los ojos llenos de desesperación.

“Vivo una vida inferior a la de un perro o un cerdo, y cuando veo que venden al niño que di a luz, y ese niño da a luz a otro niño… Estamos todas agotadas.”

No era fácil para las mujeres sin poder, poder vivir como concubinas. Las bellas y tontas mujeres de Yul fueron envenenadas debido a la especulación, y si vivían y daban a luz a un niño vivo, el niño se comerciaba en secreto.

“Eres nuestro último hijo.”

Muchas mujeres fallecieron y era difícil saber dónde se vendían a las niñas. Seolha era la única niña que quedaba en la tribu, e incluso esta niña era buscada por el Emperador.

“Madre…”

“En el Palacio Imperial, absolutamente… No sucederá…”

Las niñeras que la cuidaban también estaban llorando cuando escucharon las palabras que dijo su madre. Seolha asintió. No podía entender todo, pero no quería entristecerlas, por lo cual asintió con la cabeza incondicionalmente. Un hierro rojo ardiente apareció frente a ella.

En lugar de hacer que su boca mordiera una la tela blanca, su madre le colocó la mano dentro de la boca. Significaba que tomaría su dolor en su lugar. El cabello de Seolha está recogido hacia atrás.

Y con un sonido chirriante.

“Ahhhhhhhhhhhhh…”

Con un lado de la cara quemado. Se retorció y gritó. Cuando mordió lo que tenía en la boca con todas sus fuerzas, el olor a sangre de pescado invadió su nariz y se desmayó.

Lágrimas fisiológicas fluyeron por su rostro ante el dolor extremo que experimentó por primera vez en su vida. Una y otra vez, el hierro le frotó la cara. Seolha luchó con dificultad y continuó hasta que finalmente se rindió.

El hedor a carne quemada invadió la habitación.

(N/T: No olviden que la tribu Yun solo da a luz a mujeres, cuando dicen niño, realmente se refieren a niña (mujer)…)


Namelees: Por fin voy a publicar los primeros capítulos de esta novela… voy a demorar en ponerme al dia con el mangwa, porque cada capítulo es largo y lo estoy dividiendo en partes para sentir que avanzo, pero en total son 17 capítulos, asi que es cortita dentro de todo… Espero que les guste tanto como a mí.

NovelasMenúSiguiente

error: Content is protected !!