Saltar al contenido
Dark

MCER- 11 Seducción

16/12/2020

El gran dormitorio se llenó con el sonido de sus jadeos.

Su cuerpo, que se sentía como si estuviera flotando, se hundió gradualmente en la cama suave y mullida. Su conciencia comenzó a flotar entre el presente y los sueños,

-… No puedo soportarlo-.

Mientras su cabeza estaba en blanco, Iris escuchó un murmullo en su oído, -Qué lindo. Quiero verte así una y otra vez. Ese hombre es realmente estúpido-.

“¿De quién diablos está hablando?” En realidad, ¿Quién está hablando? Iris trató de recordar dónde estaba.

-Aunque te habría matado si hubieras vuelto con él-.

“¿Volver con quién? ¿Matar a quién?”

No podía entender de qué estaba hablando esta persona, ya que comenzó a quedarse dormida. Pero algo la despertó de un tirón: un dedo extraño penetrando su delicioso tarro de miel.

-Iris, ¿estás despierta?-

-Yo… Tu dedo… oh… – sácalo.

Como si supiera lo que ella quería, sus ojos dorados se entrecerraron y continuó acariciando su sedosa carne interior,

-No, no dejaré que te vayas-.

-Eh… ah… Ernest-.

¿Estaba molesto porque se había quedado dormida?

Sus labios se dibujaron en una amplia sonrisa rencorosa, con una luz misteriosa brillando en sus ojos que deberían estar riendo. (nefe: no sé por qué sus ojos deberían estar riendo)

Al ver a Ernest gruñón, Iris trató de levantarse, pero él se aferró a su delgada cintura y la atrajo hacia él.

-Ya, n~, ¿qué es…?-

-No huyas, no quiero que te duela-. 

Ernest parecía molesto con ella. Debió haber cometido un error ante Su Majestad, que era un hombre adulto nueve años mayor que ella. (nefe: ¿Qué tiene que ver su edad con algo?)

Era la primera vez que veía esa expresión en su rostro. Hizo que su corazón latiera con fuerza y ​​estaba completamente despierta.

Ernest se hundió entre sus piernas y agarró uno de sus muslos para abrir sus piernas más.

-No. ¡Ernest…!- gritó cuando Ernest enterró su rostro entre sus piernas en su lugar secreto. Ella estaba inundada de vergüenza, pero su lengua lamió la miel que fluía de sus pétalos.

-Fu, ~ aa…-

Su lengua afrodisíaca y caliente no le causaba dolor; mas bien, la técnica de su lengua le envió oleadas de placer mucho más de lo que había experimentado anteriormente. Su tarro de miel se apretó alrededor del dedo intruso,

-Todo en ti sabe tan dulce…- gimió.

-Ah ~ por favor no digas nada…-

Mientras su cálido aliento la empujaba contra ella mientras hablaba, meció la cintura inconscientemente. Pero parecía que quería torturarla más, y sopló deliberadamente sus sensibles pétalos. Su cuerpo tembló ante el estímulo trivial, y más néctar se derramó.

Iris no pudo soportar la vergüenza; agarró la sábana y trató de tirar hacia arriba.

-Te dije que no huyeras-.

-Pero un ~ nn…-

Había comenzado a acariciarla por dentro con su dedo enterrado. La atrajo hacia él y continuó lamiendo.

No pudo evitar los dulces gemidos que surgieron de sus labios. Estimuló su apretada abertura vaginal que goteaba jugo de amor a lo largo de su dedo.

Se sentía rara, se sentía bien. Iris se dio cuenta de que sus caderas estaban presionando contra Ernest. Apartó la cabeza plateada entre las piernas e intentó escapar.

Pero no detuvo su embestida en su sensible carne, ahora lamiendo el pequeño capullo escondido. Aspiró el capullo en su boca caliente, y una llama de intenso placer se disparó desde la parte inferior de su abdomen.

Ella gritó cuando él hizo rodar el capullo en su lengua como un dulce hervido.

Cada vez que ella intentaba pensar, chupaba con fuerza su brote, lo que la hacía ponerse rígida por la embestida del placer.

-Tú también eres linda aquí. Tan dulce… que vale la pena lamer un rato-.

“¿Qué diablos está diciendo?”

 Ella pensó en sus murmullos. Se veía extasiado cuando Iris tiró de su cabello para detener sus burlas, pero volvió a tomar su capullo secreto en su boca.

El sonido obsceno de lamer le quemó los oídos. A pesar de que era vergonzoso y su rostro ardía, él lamió su capullo hinchado rápidamente haciendo vibrar el nudo de carne. Ella soltó gemidos más desagradables de sus labios rosados. Más allá de la vergüenza, Iris subió las alturas rápidamente mientras el placer quemaba su cerebro. Su espalda se arqueó y apretó las sábanas con más fuerza, luego volvió a caer en la cama jadeando bruscamente.

Esta vez Ernest no le dio tiempo para sumergirse en la ingravidez post orgásmica. Insertó otro dedo en su suave carne y comenzó a chupar su capullo floreciente de nuevo.

-Espera espera ahn ~

Con destreza usó su lengua para empujar hacia atrás la capucha que cubría el capullo.

-Oh Iris, piérdete más. Muéstrame quién es más travieso y adorable que nadie-. Dijo sin aliento contra su piel sensible.

Iris estaba asustada; había sido forzada a una situación de la que no podía escapar ni mental ni físicamente.

Pero una vez más fue atacada con placer y una luz blanca estalló detrás de sus párpados, mientras él seguía lamiendo y amasando el capullo rojo con la punta de la lengua. Su cintura se levantó de la cama.

-Ya ~ aa … ~ detente ~, por favor detente ~ –

La razón fue quemada de Iris cuando dijo desesperadamente palabras de rechazo que en realidad no se podrían decir que fueran rechazo (nefe: No sé cómo funciona eso, autor-sama). Su cabeza ya no funcionaba. Iris, que quería escapar de la embestida del placer, movió la cabeza de un lado a otro, pero Ernest sonrió levemente y empujó sus dos dedos más profundamente en su carne contraída.

-Ha~ ahn~ –

Mientras la apretaba, la miel espesa y cálida fluía de ella a lo largo de su muñeca masculina y bajaba por sus muslos suaves.

-Debería estar por aquí…- dijo mientras jugueteaba dentro de ella. Iris siguió siendo llevada por las olas de la sensualidad. La expresión de Ernesto tenía cierto celo mientras le hacía cosquillas en su interior, buscando la parte posterior de su capullo secreto. Mientras un calor doloroso se arremolinaba dentro de Iris.

-Oh oh, me siento extraña ahn~ ahn~ – Iris cerró los ojos con fuerza cuando una sensación dolorosamente intensa surgió de lo más profundo de ella causando una fiebre ardiente en su cuerpo.

-Oh ~ detente ahn ~ por favor… ahn ~ – no importa cuánto, ella apretó las sábanas, sacudió la cabeza, agarró su cabello, no pudo contener la marea. Tenía un calor insoportable, pero su cuerpo aún buscaba con avidez la insoportable altura del placer.

Como pensaba, está aquí mismo. dijo triunfalmente. Poco a poco, sus paredes internas comenzaron a contraerse. A medida que aumentaba el placer, Iris extendió la mano hacia Ernest para aferrarse a él.

-Ya a ~ a ~ Er… nest… ¡ah!-

No sabía por qué, pero temía morir.

Aunque, se podría decir que solo un hombre hábil podría llevar a Iris al borde como este. Ernest le quitó la mano de la cintura y sostuvo su mano más pequeña entre las suyas.

-Oh Iris, te amo-. dijo entrelazando sus dedos con los de ella. Siguió tocando su buen lugar y al mismo tiempo chupando su capullo. La mordió y el núcleo de placer que se había acumulado dentro de ella estalló. El cuerpo de Iris se convulsionó mientras gritaba su orgasmo.

Después de eso, perdió la cuenta de cuántas veces montó los crescendos. 

Su túnel de amor se agitó y su lengua jugueteó con su nudo, pronto se dio cuenta de que tres dedos estaban dentro de ella. Pero estaba inundada de jugos de amor hasta el punto de que las sábanas de seda ahora estaban húmedas para su vergüenza.

No podía recuperar el aliento.

Su cuerpo completamente desnudo fue arrojado sobre la gran cama, sus llorosos ojos violetas miraron el hermoso rostro que la miraba.

Ernest le acarició la mejilla con la mano libre, -Lo siento, podría haber exagerado un poco-. (nefe: Hmm, ¿realmente lo sientes? Lo dudo)

-…¿un poco?- Iris replicó, pero lo lamentó instantáneamente.

Quizás él la encontraría imprudente. Aunque, no pudo resistirse a replicar, este hombre era el Rey del país. Incluso si estaba bajo los efectos de la poción de amor, estaba segura de que había un límite en lo que podía decir.

-Así que Ernest… ahora que…-

-Bueno, yo tenía conciencia de exagerar las cosas…-

-¿Eh…?- qué estaba tratando de decir ahora. Para Iris, las cejas de Ernest se bajaron y lo miró con reproche, pero tampoco.

-… pero eres demasiado linda, no pude detenerme-.

Iris se sonrojó; eso fue astuto.

A pesar de que entendía que esto era el resultado de la poción de amor, no pudo evitar sentirse afectada.

Ernest esbozó una pequeña sonrisa y se limpió la boca de sus jugos con el dorso de la mano. Estaba segura de que él se limpiaría la mano con las sábanas, pero lo que hizo la sorprendió.

Se lamió la mancha del dorso de la mano.

¿Qué estaba haciendo? ¿Por qué tendría que hacer eso?

Ella se quedó sin palabras, parpadeando sorprendida por sus acciones.

Ernest sonrió, -Eres realmente deliciosa; mas dulce que cualquier vino-.

-Eso… algo así nunca…-

-Puede que no me creas, pero es verdad- respondió. Ernest entrecerró los ojos mientras se lamía la mano para limpiarla.

-Puedo probarte todos los días a partir de ahora-.

Iris se preguntó cómo lo refutaría. ¿Qué sentido tenía probarlo todos los días?

Mientras pensaba, Ernest empezó a desvestirse; quitándose la chaqueta y la camisa. Y luego se desabrochó los pantalones.

Realmente parecía que la poción de amor realmente era real. Su cuerpo revelado era duro como el acero. Su pecho parecía más ancho que bajo la ropa. Y entre sus piernas estaba el aterrador rugido de su virilidad, haciéndola tragar saliva instintivamente. El pene grueso y de aspecto duro era notablemente indicativo de lo emocionado que lo había puesto la poción de amor.

-Iris, no me mires así o podría explotar sin darme cuenta-.

¿Era posible tal cosa? (nefe: Sí lo es)

Pero sus ojos y su mente estaban cautivados mirando la evidencia de su deseo. Se volvió y murmuró palabras de disculpa.

Ernest la cubrió con su cuerpo duro y giró a Iris para que lo mirara. Su expresión era insondable.

-Iris, ¿estás lista?-

Había alegría y entusiasmo en su voz y le hizo temblar los tímpanos.

Si ella decía que no, ¿se detendría? (nefe: Sí, no)

Su lógica acurrucada en la esquina de su mente quería abrazar la pálida expectativa.

Sin embargo, el instinto le impidió decir palabras de negación.

Tomando la reacción de Iris como un acuerdo tácito, Ernest levantó sus muslos para acunar su duro cuerpo.

-Ahn~ -, gritó cuando su carne en llamas rozó los sensibles y resbaladizos labios de su tarro de miel.

-Te amo, Iris. Sé mi esposa-.

Esta noche, Ernest había bebido una poción de amor; su amor por ella no era real, pero Iris nunca podría decírselo.

La dureza de Ernest empujó hacia el estrecho canal de Iris, y ella no pudo escapar de su invasión. (nefe: ¡Por fin! Se prolongó durante demasiado tiempo)

AtrásNovelasMenúSiguiente

error: Content is protected !!