Saltar al contenido
Dark

PCJHI – 20

16/08/2022

Escuché el sonido de algo que traqueteaba y chocaba contra el cristal. No era exactamente ensordecedor, pero sí lo suficientemente fuerte como para molestarme. Incapaz de ignorarlo y volver a dormirme, abrí los ojos y empecé a buscar el origen del sonido. Lo que descubrí fue un halcón de ojos amarillos que revoloteaba frente a la ventana. Extendió sus alas y se elevó, para luego descender en picado mientras raspaba con sus garras el cristal. Me levanté y abrí la ventana para dejar entrar al pájaro. Agitando las alas, el halcón voló con confianza hacia la habitación y se posó hábilmente en el marco de la cama. Observé con asombro cómo plegaba sus alas y alisaba algunas de sus plumas con el pico.

¿Era el halcón de la Princesa? Si así fuera, debería haber algún tipo de asidero en la habitación, pero no había visto nada parecido. Mientras estaba allí sin reaccionar, el halcón agitó sus alas con irritación y lanzó un suave grito. Fue entonces cuando me fijé en un pequeño cilindro de madera atado a su pata. Y, como era de esperar, en su interior había un trozo de papel enrollado.

Cuando me acerqué de mala gana al ave y le quité el papel, volvió a salir volando por la ventana, sintiendo claramente que su trabajo había terminado. En el papel había una fecha y un lugar.

“¿Aden Franc?”

Justo entonces, la voz de Daisy sonó de repente detrás de mí. “¡Oh! ¿Su Alteza debe tener antojo de pastel, verdad?”

“¿Qué?”

Ella había estado merodeando detrás de mí, vestida con un delantal, ya que supuestamente había entrado a limpiar.

“¡A mí también me gusta Aden Franc! La tarta de allí está TAN rica”, dijo con una risita feliz.

Una nota secreta entregada en la alcoba de la Princesa, sugiriendo una pastelería fuera del Palacio… Es muy extraño. Bueno, al menos podía estar segura de que la nota iba dirigida a mí.

***

“Entonces, así es como se ve tu habitación”.

Nadrika estuvo a punto de saltar al oír mi voz. Cuando se giró y me vio, sus ojos se abrieron de par en par. Apoyada en la puerta con los brazos cruzados sobre el pecho, le mostré una sonrisa despreocupada.

” Ya que no pareces venir más, he pensado que debería venir a verte”, le dije.

“Oh, yo…”

Me acerqué y le tendí la mano para que me abrazara. Nadrika se inclinó hacia delante para tomarme en sus brazos. Apoyé la barbilla en su hombro y eché un buen vistazo a su habitación, que era más pequeña y sencilla de lo que había esperado. Parecía demasiado lúgubre como para llamarla la vivienda de alguien. Pero aun así, me gustó que tuviera su olor. Empujé a Nadrika lejos de mí, haciéndole caer de espaldas sobre la cama.

“¿Debo dormir aquí esta noche?” Pregunté, con mi sombra sobre él mientras me tumbaba a su lado.

“Su Alteza, pero… Yo…”, tartamudeó.

Sólo estaba bromeando a medias, pero parecía realmente nervioso. Me gustaría saber qué estaba pensando. Había estado tan ansioso por quedarse conmigo hasta hace poco, así que ¿por qué se mostraba tan reacio ahora? Pero antes de nada, tenía que preguntarle algo importante.

“Nadrika”, dije.

“¿Sí, Su Alteza?”

“¿Conoces lo que es Aden Franc?” Pregunté.

“No, ¿qué es eso?”

“Entonces, ¿sabes si la Princesa… alguna vez se escabulló del Palacio en secreto?”

“Oh, sí, pero…” Dudó.

“Está bien. Puedes decírmelo”, dije.

“Bueno… regularmente traías drogas a Palacio… pero no sé de dónde las sacabas”.

“¿Drogas?”

“Sí…”

No hay manera de que hayan sido compradas legalmente.

“¿Las tomé yo misma?” Pregunté.

“Sí…”

Así que la Princesa se drogaba. Me lo imaginaba. Eso definitivamente encajaba con su estilo.

“¿Y tú?” Pregunté.

“¿Yo, Su Alteza?”

” ¿Seguro que estás bien? Es imposible que me las haya tomado todas yo sola”, dije.

“Yo… Las drogas nunca llegaron a mí, Su Alteza”.

Bueno, al menos eso fue un alivio. Me senté en la cama y respiré profundamente. Nadrika se sentó también, mirándome tímidamente.

“¿Hay algún problema…?”, me preguntó.

“Oh, no deberías venir a mi habitación a partir de ahora”, respondí.

Al ver la expresión de Nadrika, tiré de su cuello hacia mí y lo abracé.

“Iré a verte”, añadí.

Tras una pausa, asintió.

***

Desde aquel día, tanto el Emperador como Arielle parecían mantenerse al margen. Dado que la “duración de la curiosidad” del emperador se prolongó mucho después del último encuentro, parecía que Arielle andaba con más precaución. Las notificaciones que aparecían de vez en cuando eran todas sobre Etsen. Me sentía algo intranquila cada vez que veía su nombre, pero hacía lo posible por ignorarlo. Él ya no era mi problema.

Pero justo cuando sentí que podía volver a respirar tranquila…

“Estoy muy disgustada, Su Alteza”, refunfuñó Daisy, llenándose la boca con las galletas que había colocado frente a mí.

“¿Por qué?” pregunté.

“Hay rumores extraños sobre ti”. Esto no era particularmente sorprendente, dada la historia de la Princesa. Ahora mantenía un perfil bajo, pero los rumores sobre cosas del pasado siempre parecían resurgir cuando las cosas se calmaban.

“¡Todo el mundo se está volviendo loco, diciendo que Su Alteza ahora desea a las mujeres!” dijo Daisy.

“¡Pfft!” Escupí el té del que acababa de tomar un sorbo. “¿Deseando… a las mujeres?”

“¡Sí! No paran de hablar de que siempre tienes una chica joven a tu lado. Y, cuando me acerco a regañarles, ¡se dispersan en todas direcciones y hacen como si nunca hubieran hablado de ello!”

“…”

Miré perpleja a Daisy. Parecía que no tenía ni idea de que estaban hablando de ella. Pero en realidad no necesitaba entender eso, considerando que ni siquiera era la verdad de todos modos.

“¡No parece para nada promiscua, Su Alteza!” Daisy añadió. “¡En estos días se siente como si fuera una hermana para mí!”

Qué momento tan extraño, el hecho de que me dijeran que era como una hermana cuando estaba en un mundo ajeno y poseía el cuerpo de otra persona. Daisy rellenó mi taza de té y la empujó hacia mí.

“Y también dicen…”

“¿Hay más?” Me quejé.

“Dicen que tú… No, no importa, no quiero decirlo”.

“Oh, sólo dilo”.

“No debería decirlo”, objetó ella.

“¿Debería preguntarle a otra dama de compañía entonces?”

“¡Eh, eso es injusto! Oh, no, quiero decir…” Daisy hizo un mohín, mirándome furtivamente. “Dicen que está coleccionando esclavos, Su Alteza”.

Comprobó su entorno, luego se inclinó hacia mí y susurró en voz alta: “¡Y que sólo está comprando chicos jóvenes que aún no son mayores de edad! Los rumores dicen que todos morirán antes de que termine el año”.

“¿Qué demonios?”

“¡Ya lo sé! Es un rumor tan horrible!”

Era realmente insultante escucharlo. Y el plazo de sus muertes era extrañamente específico. Sin mencionar que ahora estábamos cerca del final del año. Si alguien más estaba detrás de esto, no necesitaba pensarlo dos veces para saber quién era. Arielle, esa descarada.

¡Ding!

Hablando del diablo, una notificación apareció justo cuando se me ocurrió.

•━━━━━━⊰⍣⊱━━━━━━•

El Último Príncipe del Reino de Velode – 12

Misión completada.

Felicidades.

 

[Progreso actual]

Debilidades descubiertas 1/1

Difusión exitosa de rumores 3/3

•━━━━━━⊰⍣⊱━━━━━━•

Ah, por supuesto. Ni siquiera me sorprendió. Lo único que me preocupaba era saber si esos rumores eran sólo escándalos incendiarios o si podían estar basados en alguna verdad.

•━━━━━━⊰⍣⊱━━━━━━•

Recoge tus recompensas.

Habilidades mejoradas: Voz sincera (habilidad pasiva), Sensibilidad (nivel 4, habilidad pasiva), Orgasmo (habilidad activa).

•━━━━━━⊰⍣⊱━━━━━━•

¿Desde cuándo los orgasmos se consideran una habilidad activa? Me esforcé por mantener mi rostro indiferente.

•━━━━━━⊰⍣⊱━━━━━━•

¡Nueva pista obtenida!

Total de pistas (5/5)

¡Felicidades! Has reunido todas las pistas necesarias.

Uniendo las pistas:

14%…

Las pistas han sido reunidas.

 

¿Quieres ver el resultado?

Sí/No

 

El objeto robado está en la cámara de la princesa.

•━━━━━━⊰⍣⊱━━━━━━•

“¿Qué sucede?” preguntó Daisy mientras yo empujaba de repente el plato de galletas hacia sus brazos y empezaba a acompañarla a la salida.

“Deberías irte ya”, le dije.

“¿Eh? ¡Oh, de acuerdo!”

En cuanto Daisy se fue, empecé a buscar en la habitación. ‘Sabía que la Princesa había hecho algo, pero no podía hacerme una idea de lo que podía ser. “¿Objeto robado?” ¿Podría haber robado un objeto a una dama de la corte o a alguien, y luego haberlo guardado en esta alcoba…?’

Mis dedos se congelaron. Y si… ¿Y si la Princesa tenía algún tipo de secreto grave que no podía permitirse que Arielle conociera? Un pensamiento llevaba a otro. ¿Y si todo había sucedido antes de que me dejara caer, y lo único que quedaba era la gran revelación? ¿Qué podría ser? Bueno, parecía que era una drogadicta, así que tal vez… Y considerando los rumores de que iba a matar a algunos esclavos… Pero no parecía que nada de eso involucrara a Arielle.

No, espera. ¿Y si Arielle había sido la que lo descubrió? ¿Y las pruebas que encontró habían sido confiscadas por la Princesa? Pero si ese fuera el caso, entonces no había manera de que la Princesa mantuviera viva a Arielle. Especialmente después de que la mujer había jugado con sus propias concubinos.

Me distraje pasándome los dedos por el pelo mientras pensaba furiosamente. ¿Cuál era exactamente el argumento de este juego? ¿Cuál era el objetivo final de Arielle? Una cosa era segura: Arielle jugaría un papel en mi caída. Tal vez estaba destinada a acabar con la princesa ella sola. Y para hacerlo, ¿qué necesitaría?

Legitimidad, así como partidarios. Francamente, eso no era lo más difícil. Los personajes a los que se apuntaba parecían estar claramente involucrados en el Palacio de una forma u otra, lo que significaba que cada misión despejada llevaría a la Princesa un paso más cerca de ser derrocada o asesinada. Aunque los aristócratas estaban descontentos con ella, sólo se callaban porque era la única sucesora al trono. De lo contrario, estaba seguro de que estarían más que felices de verla partir. Si tan sólo alguien llegara y encendiera esa primera chispa. Si tan sólo se les diera una oportunidad.

De repente, vi el camino al que me llevaban el juego y las notificaciones. Al igual que el camino del jugador principal. Tendría sentido todas esas “debilidades”, “rumores” y los numerosos “asistentes” masculinos de la Princesa, o, por decirlo de otro modo, posibles testigos.

¡Ding!

•━━━━━━⊰⍣⊱━━━━━━•

¡Búsqueda sorpresa activada!

 

Al frente del ejército victorioso, Éclat Paesus llegará pronto a la capital para asistir a la celebración. Todavía está esperando tu respuesta. En su última carta te pide un favor, pero depende de ti cómo responder. Envíale tu respuesta.

Lo que Éclat Paesus quiere es información personal sobre la Princesa Elvia Violetté Cecilia.

 

A. Dásela.

B. No se la des.

•━━━━━━⊰⍣⊱━━━━━━•

 

Arielle dudó un momento y luego seleccionó A.

Este hombre, Éclat Paesus, había estado intercambiando cartas con Arielle durante un tiempo considerable, y ahora buscaba información sobre la Princesa justo antes de su entrada en el Palacio. Ahora sí tenía una razón para temer su llegada. Había demasiadas cosas que tener en cuenta ahora.

‘¿Podría realmente lograr esto?’

Me sentía como si una fuerza invisible me empujara hacia delante, y todo ello en contra de mi propia voluntad.

 

AtrásNovelasMenúSiguiente

error: Content is protected !!