Saltar al contenido
Dark

PCJHI – 24

18/09/2022

Al principio me preguntaba qué era ese sonido. No había dormido bien, así que cualquier cosa inusual me despertaba rápidamente. Por supuesto, todavía estaba un poco aturdida, así que cuando me di cuenta de lo que estaba pasando, me quedé mirando durante un minuto con una leve sorpresa, fijándome en los movimientos restringidos que se producían a mi lado. El contorno redondo de su cabeza, su suave nuca, su espalda curvada y tensa… Todo ello era extremadamente de mi agrado.

Así que… Podía sentir que el calor aumentaba en mi cuerpo y que las palmas de mis manos se volvían sudorosas. Últimamente me sentía cada vez más frustrada, pensando que me evitaba desde aquel día en el baño. Al menos ahora sabía que no era un problema de rendimiento. Tampoco parecía que hubiera perdido el interés en mí…

“S-Su Alteza… P-Por favor, perdóneme…” Nadrika sollozó, las lágrimas resbalaban por sus mejillas mientras se levantaba y se arrodillaba ante mí en la cama. Me recordó el primer día que nos habíamos conocido. Entonces también había llorado y pedido perdón, igual que ahora.

Mientras empezaba a ponerse la ropa, le dije: “Dime, entonces”.

“¿Decirle qué, Su Alteza?”

“Tengo mis propias teorías, pero quiero escucharte decirlo. ¿Por qué lo hiciste?”

El dolor llenó su rostro y tuvo hipo mientras trataba de reprimir otro sollozo. Lo encontré tan lindo que sólo quería acercarme y abrazarlo, pero ahora no era el momento.

“…”

Ahora era yo la que no podía aguantar más la espera. Quería acostarlo ya y hacer todo tipo de cosas, pero él no estaba siendo honesto conmigo todavía.

“Dime”, lo presioné.

Nadrika cerró sus ojos y dijo con voz vacilante: “Yo quería… hacer el amor con usted… Su-Alteza. Cada… cada noche… Yo… no podía aguantar… aguantar…”

Eso era todo lo que necesitaba. Sin poder evitar reírme, lo tomé por los hombros y lo empujé de nuevo hacía la cama. Desparramado sobre las sábanas blancas, su pelo rubio dorado parecía irresistible, al igual que sus ojos redondos y dilatados.

“Entonces, ¿por qué has jugado contigo mismo bajo las sábanas en lugar de hacerlo conmigo?”. le pregunté.

“…”

Su rostro enrojeció al mismo tiempo que su expresión decaía. “Yo… estoy bien con sólo hacerla feliz, Su Alteza”, dijo. “Puedes utilizarme como necesites”.

“¿Qué quieres decir con eso?”

“Quiero decir… sólo… para hacerme feliz… No me atrevería… a pedirle eso, Su Alteza. Pero no pude contenerme… Lo siento tanto…”

Le temblaba tanto la voz que ni siquiera pudo terminar la frase. Subí mi mano y le limpié las lágrimas de los ojos.

“¿Por qué lo sientes?” le pregunté.

“YO… No debería disfrutar…”

“¿Por qué no?”

“…”

Por primera vez, él desvió sus ojos para evitar mi mirada, con una expresión ahogada de resignación y resentimiento.

“Ahora ya sabe por qué, Su Alteza…”, murmuró.

“¿Qué es lo que sé?”

“Que yo… Fui un esclavo sexual”.

Lo miré sin comprender por un momento, sin entender.

“Sabía que me d-despreciarías…”, tartamudeó. “Por eso intenté detenerme…”

“Espera”, lo interrumpí.

“…”

“¿Quién te dijo que te odiaría sólo por ser un esclavo sexual?”

“¿Su Alteza?” Me miró aturdido.

“Me gustas”, dije.

“¿Qué?”

“Y te deseo”.

“¿Eh?”

“Ahora mismo”, dije.

“Yo… ¿qué…?”

“Pero me estoy conteniendo porque estás alterado y llorando así…”

Sorprendido, sus lágrimas parecieron desvanecerse mientras dejaba de llorar y me miraba fijamente.

“Ya está”, dije, sonriendo un poco pícaramente.

“Yo… tú… ¿realmente está bien mi historia?”.

“¿Qué importa? Tú me quieres y yo te quiero. ¿Dónde está el problema?”

“Pero…”

Mientras descendía lentamente hacia su rostro, él me observaba como si estuviera hechizado. Me detuve justo antes de que nuestras narices se tocaran, y vi que su garganta se movía mientras tragaba. Le dediqué una cálida sonrisa.

“¿Pero cómo sabías que había descubierto tu pasado?” Pregunté.

“En los jardines… Salí a verla y la oí hablar con una doncella”.

Ahora que lo pienso, esa fue la noche en que Nadrika había dejado de venir a mi habitación.

“¿Querías ocultarme eso?” Pregunté.

“Sí, Su Alteza…”

Lo había deducido. Él había intentado ponerme al corriente todo lo posible para restablecer mi memoria, pero parecía retener cualquier información sobre sí mismo a menos que yo se la sacara específicamente. Por eso no había sentido la necesidad de contarle lo que había oído. No es que nada de eso fuera importante para mí. Sin embargo, si hubiera sabido que lo haría sentir tan miserable y ansioso, no se lo habría ocultado.

Bajé mis brazos a cada lado de su cara y presioné mis labios sobre su frente. Cuando sus ojos se cerraron, también besé sus párpados. Y su boca. Me quedé allí, separando mis labios para fijar mi boca en la suya. Luego me subí sobre su estómago y apreté todo mi cuerpo contra el suyo. Un gemido se escapó de su garganta mientras me rodeaba por la espalda y tiraba de mí con fuerza, aferrándose a mí con desesperación.

Por fin separé mis labios y seguí con una serie de ligeros besos. Lo besé en la boca, una y otra vez. Cuando coloqué mis manos a los lados de su cabeza y levanté la mirada, nuestros ojos volvieron a encontrarse. Lentamente, pasé mi lengua por mis labios. Al ver su mirada fijada tan intensamente en mi lengua, sus orejas enrojecidas y su pecho moviéndose hacia arriba y hacia abajo mientras su respiración se convertía en un suave jadeo, sentí que se me ponía la piel de gallina en todo el cuerpo. Mis labios se volvieron en una enorme sonrisa cuando bajé mi cara a su cuello y él gimió, aferrándose a las sábanas.

“Su Alteza…”, gimió.

“Si me llamas así una vez más… te castigaré”.

“Pero…”

Mordí juguetonamente el lóbulo de su oreja en respuesta, a lo que sus hombros se estremecieron violentamente. Incluso mientras apretaba los ojos, podía sentir su cuerpo tembloroso respondiendo inconscientemente a mis movimientos, lo que me excitaba cada vez más.

“Via… Llámame Via”, dije. No se me ocurría ningún otro nombre con el que pudiera llamarme. No quería que siguiera dirigiéndose a mí como Su Alteza.

“Pero… oh…”

” Dilo.”

“No podría… no podría atreverme a llamarla…”

Su pecho subía y bajaba dramáticamente mientras su respiración se aceleraba y su cuerpo delgado y anguloso se enrojecía lentamente por el calor. Recorrí su piel con mis dedos como si se tratara de una obra de arte, y él se estremeció ante mi contacto.

“V-Via…”, consiguió decirme finalmente, respirando acaloradamente mientras me miraba.

Una oleada de lujuria recorrió mi cuerpo al oír su voz, y acerqué mi boca a su oído y le susurré: “Cuando estemos a solas, llámame así. ¿Entendido?”

“Sí…”

Aparté mi rostro y lo miré a los ojos, los cuales brillaban con pasión en la oscuridad. “No… no me gusta que me llames Su Alteza”.

Puso una expresión inescrutable ante mis palabras. Al leer la preocupación en su rostro, sonreí y deslicé mi mano más abajo de su cuerpo.

“¡Eeep!”, jadeó, como si fuera la primera vez que lo tocaba allí.

“¿No te he hecho esto antes?” le pregunté.

Con aspecto de estar a punto de desmayarse, Nadrika se mordió el labio mientras intentaba responder obedientemente.

“No, nunca… n-ni una sola vez…”.

“¿De verdad?”

Me alegró bastante escuchar eso. Pasé mi lengua por sus labios y luego llevé mi mano más allá de su cintura, trazando más abajo sus caderas y piernas. Su cuerpo se estremeció violentamente ante mi contacto.

“¿Qué, no respondes?” Me burlé.

“¡Sí! ¡Sí, de verdad!”

“¿Y esto?” Llevé mi mano a su frente.

Lanzó un gemido casi lloroso mientras cerraba los ojos y gritaba: ” ¡Su Alteza, por favor! Su Alteza!”

“¿Quién?” Fingí no escuchar mientras mi mano seguía moviéndose. Dudó, mirándome con ojos llorosos.

“V-Via…”

“Pues parece que ahora tengo que castigarte”. Me eché hacia atrás y me senté entre sus piernas, luego apoyé sus rodillas y las besé.

“Lo siento…”, murmuró en voz baja.

“Eso no servirá”, dije. “Todavía tengo que castigarte”.

Deposité besos en su bajo vientre y sentí que todos sus músculos se tensaban. Con una suave risa, bajé aún más mi cabeza.

“¡Oh!” Reaccionó juntando sus piernas, sujetando mi cabeza con fuerza, pero luego volvió a abrirlas rápidamente.

“La última vez te encargaste de mí, así que hoy me toca a mí”, dije.

“No, no deberías… ¡oh!” Echó su cabeza hacia atrás.

“…”

Gimiendo en silencio, extendió sus manos para encontrar mi rostro.

“P-por favor, no, n-no… ¡oh! ¡Aah!”

Sus dedos se crisparon cuando tocaron mi mejilla, y luego se movieron alrededor de mi rostro y mis hombros, sin saber de dónde agarrarse. Entonces, temiendo no ser capaz de controlar su propia fuerza, lanzó sus manos hacia fuera y se agarró de las sábanas. Su cintura se movía hacia arriba y hacia abajo con cada gemido, mientras sus muslos abiertos temblaban de tensión. La idea de tener prohibido tocarme o abrazarme parecía estar aún en su mente.

Me encantaba la amabilidad y el respeto que me mostraba, pero no tenía intención de mantener una relación en la que él no pudiera entregarse a sus propios placeres. También parecía no estar familiarizado con esta sensación, al ver cómo oscilaba entre la ansiedad y el disfrute.

Mi boca empezaba a hormiguear por el esfuerzo. Para ser sinceros, no era realmente un tamaño adecuado para un principiante.

Justo en ese momento, una tos involuntaria saltó de mi pecho. Nadrika se levantó como un rayo hasta quedar sentado y sujetó torpemente mis mejillas, con la cara enrojecida por el susto.

“Por favor, para”, suplicó. “No lo hagas, Via, por favor… oh…”

Cuando nuestras miradas se encontraron, de repente pareció quedarse sin palabras, muy afectado por la visión de mi rostro lleno de intención. Su expresión, que había estado al borde de las lágrimas, se profundizó lentamente mientras me miraba y se mordía el labio. Pude ver el caos y el conflicto que se desataba tras sus ojos y me detuve para ver la decisión que tomaría.

Con dedos temblorosos, Nadrika me acarició lentamente las mejillas. Disfruté su apariencia, amando el tenue surco de su frente y el temblor de su respiración. Cuando levanté obedientemente la cabeza, siguiendo la guía de sus manos, rozó mis labios húmedos con el pulgar y luego se abalanzó para besarme.

Acogí sus labios con fervor y rodeé su cuello con mis brazos. Era la primera vez que él iniciaba un beso. Nuestros labios se abrieron para que nuestras lenguas pudieran entrelazarse en una danza, explorando el interior de la boca del otro mientras inclinábamos la cabeza hacia un lado y otro. Nervioso y siempre cauteloso, me acarició la espalda con manos temblorosas.

“Via”, dijo.

“¿Hmm?”

Los dos respirábamos con dificultad. Nadrika se dirigió directamente a mis labios de nuevo, como si se hubiera arrepentido de perder un tiempo precioso al pronunciar mi nombre.

“Mmm”, gemí lánguidamente, pegando mi cuerpo al suyo. Bajó sus labios a lo largo de mi cuello y mi hombro, sus besos tiernos pero apasionados.

“Estoy en el cielo”, murmuró, enterrando su cara en mi cuello. Incluso podía oír su risa suave entre mi propia respiración mientras yo hundía la barbilla en su hombro y suspiraba con fuerza. Cada vez que movía sus dedos, yo gemía y rodeaba su cuello con más fuerza.

“¿Te duele?”, preguntó.

“No…”

“Entonces, ¿podrías… tocarme un poco más, por favor?”. Sonreí mientras seguía gimiendo. Cuando arrastré mi mano por su columna vertebral, me agarró la muñeca y la volvió a colocar suavemente en su hombro.

“No, ahí no…”, dijo.

“Me estabas rechazando por completo hace un momento. ¿Desde cuándo te has vuelto tan exigente?” pregunté burlonamente.

“…”

Nadrika se limitó a seguir moviendo sus manos por mi cuerpo. Le sonreí débilmente y luego apoyé mi cabeza en su mejilla.

“Via…”, dijo, con los ojos ligeramente avergonzados mientras me miraba. “Dejaré de pensar que debo rechazarte más… Lo prometo”.

“Bien… no deberías”, respondí. “Me habría enfadado si lo hubieras hecho”.

“Via”.

“¿Sí?”

“¿Estás… estás segura de que todo está bien?”

“¿Qué te preocupa tanto?” Pregunté.

Tocó suavemente su frente con la mía. Pude ver un poco de vacilación todavía en sus ojos.

“¿Y si…? ¿Soy el único que disfruta de esto?”, preguntó en voz baja.

Qué pregunta más tonta. Era como si hubiera olvidado todo lo que habíamos hecho hasta ahora.

“Me gustas”, dije.

“Significas mucho para mí. De verdad. Y no sé exactamente cuán profundos son estos sentimientos, pero es lo que realmente siento”.

Sus ojos se abrieron de par en par con sorpresa, y luego se arrugaron en una sonrisa.

“Bueno, entonces…”

Apoyando mi cintura con su mano, me empujó hacia atrás, luego colocó sus manos a cada lado de mi rostro y se subió encima de mí, sin olvidar deslizar una almohada debajo de mi cabeza.

“¿Nadrika?” dije. Podía oler el almizcle de su cuerpo en su cuello, ahora caliente y rojo por la excitación.

Sus hombros rígidos y tensos formaban una jaula a mi alrededor, y su aliento me hacía cosquillas en la oreja mientras susurraba: “Te quiero”.

Y justo cuando dijo eso…

“Ohhh…” Apreté los ojos con placer. Su voz era demasiado provocativa.

“Eso es lo que siento”, susurró, luego me plantó un ligero beso en la oreja y levantó lentamente su cabeza. Lo miré, jadeando de deseo. En su rostro se dibujaba la sonrisa más tímida y cariñosa del mundo. Me miró por un momento y luego volvió a bajar. Nuestros labios se encontraron.

“Mmm…”

Sus movimientos eran directos y sin prisas, sin exageraciones. Era como si fuera consciente de lo que tenía que hacer para complacerme. A medida que nos compenetrábamos más y más, sentí que mi felicidad aumentaba como un maremoto.

“¡Ooh!”, grité.

“¿Te duele?”, preguntó.

“No… se siente tan bien”.

Seguimos riendo mientras jadeábamos, sonriendo cada vez que establecíamos contacto visual, y seguimos así durante lo que pareció una eternidad. La cama empezó a moverse poco a poco, rozando el suelo. Podía sentir cómo mis pensamientos se derretían, se convertían en gelatina.

“Via, ¿te gusta esto? ¿Cómo se siente?” preguntó Nadrika de vez en cuando, con su voz llena de preocupación. Como si tuviera que oírme decir cuando ya sabía mi respuesta. Pero le respondí una y otra vez que se sentía bien.

“Yo… no dejaba de pensar… en lo mucho que… quería estar… contigo…”

Nos aferramos intensamente el uno al otro. Y entonces, de repente, todo se volvió blanco. Mientras la realidad volvía lentamente a mí, suspiré y parpadeé. Nadrika exhaló profundamente, todavía encima de mí.

“Vía. ¿Cómo ha estado?”, susurró, bañando de besos todo mi rostro.

“Mmm…” Estaba demasiado débil para responder. El cansancio y el sueño me invadieron. Esto se estaba convirtiendo en un mal hábito, quedarme dormida inmediatamente después de cada vez…

“¿Podrías… podrías responderme?” murmuró Nadrika, lamiendo cariñosamente mi oreja y mi cuello. Sonreí con los ojos cerrados.

“Ha sido maravilloso”, dije.

Acercó sus labios a los míos y me besó apasionadamente mientras el sol empezaba a salir en la distancia.

 

AtrásNovelasMenúSiguiente

error: Content is protected !!