Saltar al contenido
Dark

PCJHI -25

18/09/2022

Me desperté con una lluvia de besos en mi frente, mi cabello y hasta en la coronilla. Manteniendo mis ojos cerrados, me sumergí más profundamente en los brazos de Nadrika, sintiendo su pecho subir y bajar como consecuencia de su alegre risa. La forma en que sus dedos acariciaban suavemente mi cabello me hacía sentir bien.

“¿Estás despierta?”, preguntó.

“No”.

Ante mi respuesta, Nadrika me tapó con las mantas y me abrazó con fuerza por los hombros mientras me frotaba la espalda. Era una mañana felizmente tranquila, algo que no había experimentado en mucho tiempo.

“Su Alteza”.

Desde el otro lado de las cortinas, oí que una doncella me llamaba. Nadrika se levantó, pero yo permanecí inmóvil.

“¿Qué pasa?”, él le preguntó en mi lugar.

“Sir Éclat Paesus desea saludarla, Su Alteza”.

‘Sir Éclat?’ asomé mi cabeza entre las mantas.

“Está esperando fuera, Su Alteza”, añadió la doncella.

“Oh… De acuerdo, dame un segundo”, murmuré. “Todavía no me he bañado. En realidad, no importa, me vestiré…”

‘¿Saludarme?’ Tenía que decir que él definitivamente no era como los otros. Resoplando para mis adentros, me deshice de las sábanas y me senté en la cama. Nadrika volvió a abrazarme por detrás y enterró su cara en mi cuello.

¿Te vas a ir?”, preguntó, frotando su mejilla contra mi piel.

Me reí y respondí: “No”.

Me levanté y me puse una bata y luego besé ligeramente a Nadrika en los labios -sus ojos habían estado pegados a mí todo el tiempo- y luego volví a la cama, sentándome contra el cabecero.

“Que entre”, dije.

En el breve momento en que se abrió la puerta y Éclat entró en la habitación, Nadrika me había tirado suavemente hacia él y me había plantado un rastro de besos a lo largo del cuello. Su cara acariciaba mi costado mientras empezaba a mordisquearme ligeramente el brazo y la cintura, haciéndome cosquillas. Estaba riéndome cuando mis ojos se encontraron con los de Éclat. Sintiéndome avergonzada, aparté ligeramente la cabeza de Nadrika.

“Ah… buenos días”, dije.

“Perdone mi impertinencia, Su Alteza”, respondió Éclat. ” Asumí que estaba usted despierta”.

“No te preocupes por eso. Ya estaba levantada. Si no, no te habría hecho pasar”.

“Ya veo”.

Durante todo este intercambio, Nadrika apoyó perezosamente su barbilla en mi hombro y jugó con mi cabello.

Noté que la mirada de Éclat se deslizaba hacia Nadrika y sonreí con amargura para mis adentros, dándome cuenta de lo incómodo que debía ser esto para mí. No era normal estar en la cama con un concubino desnudo mientras saludaba a otro concubino, pero estaba claro que me estaba acostumbrando a este tipo de cosas porque ahora simplemente me parecía encantador cómo Nadrika se aferraba celosamente a mí.

“Espero que haya dormido bien, Su Alteza”. añadió Éclat.

“Bueno, sí, como puedes ver”, dije con una sonrisa picara.

” ¿Tienes algo más que discutir?”

“Tengo… una petición, Su Alteza”, dijo.

“¿Es urgente?”

“No, Su Alteza”.

“Entonces, ¿podríamos esperar a que me lave primero?”

Tras una pausa, Éclat bajó la cabeza y respondió: “Esperaré, Su Alteza”.

***

“Entonces, ¿qué es lo que tienes que preguntar?” pregunté, sentada frente a él en bata, con las piernas cruzadas por delante. Éclat esperaba en la misma posición que había adoptado cuando llegó a mi recámara.

“¿Puedo preguntar primero por qué mantuviste viva a Arielle Rose?”, me preguntó.

Veo que va directo al punto. Sonreí con amargura y pregunté: “¿Por qué debería haberla matado?”.

“Ella mostró desprecio por la Familia Imperial”, respondió.

“Y la desterraste de palacio, ¿no es así?”.

” Su Alteza”, dijo Éclat, bajando la voz e inclinándose hacia mí. “¿La mujer tiene algo contra usted?”

“…”

“Si me hace saber lo que es, puedo…”

“Detente”, interrumpí.

Él dejó de hablar inmediatamente, y pude ver la fe resuelta en sus ojos.

“¿De verdad te sorprende que no haya matado a Arielle?” pregunté.

“Según la ley imperial, es justo que…”

“¿Acaso te confundió que pudiera enviar tan fácilmente a la muerte a un súbdito leal como tú, y sin embargo no condenar a muerte a una chica engañosa como ella? ¿Te hizo pensar que ella podría tener algún tipo de influencia sobre mí?”

“Si la he ofendido…”, comenzó.

“Y ahora tengo que excusarme por mi comportamiento ya que dudas de mí”.

“Eso no es lo que pretendía”, dijo Éclat, poniéndose inmediatamente de rodillas en señal de disculpa. “Me precipité, influenciado por la idea de que no sería capaz de protegerla si me hubiera ocultado algo. Por favor, perdóneme, Su Alteza”.

No había razón para complicar tanto las cosas. Tampoco era necesario que se pusiera de rodillas de esa manera. Sin embargo…

Arielle no era una dama de la corte cualquiera. Era cierto que ella era la única persona que estaba vinculada a mi secreto. Me había puesto a la defensiva en el calor del momento, y ahora no tenía ni idea de cómo manejar a Éclat desde aquí. Me resultaba extraño que me sirviera un hombre tan leal que estaría dispuesto a morir por mí, pero al mismo tiempo me preocupaba que yo no fuera el verdadero destinatario de su lealtad… Que algún día me apuntara con su espada y dijera que yo era una farsante… Y luego tomara mi cabeza.

“Sólo diga una palabra, Su Alteza, y yo me encargaré de ello discretamente”, dijo Éclat.

Se estaba ofreciendo a matar a Arielle. Una oferta para erradicar la llamada “raíz de todos los males” que tanto se menciona en las novelas o en las películas. Si la mataban fuera de mi vista, me sentiría mucho menos culpable. Todo lo que tenía que hacer era asentir y estaría hecho.

“¿Harías algo por mí si te lo ordenara?” Pregunté en su lugar.

“Sí, Su Alteza”.

“Podría ordenarte que murieras, aquí y ahora”.

“…”

Su expresión permaneció impasible, sin mostrar sorpresa. Era casi como si ya lo hubiera considerado.

‘¿Realmente morirías si te lo dijera? ¿Por qué demonios irías tan lejos? ¿Por qué?’

“Te dije que estaba resentida contigo y que esencialmente te quería muerto”, continué, ” ¿Esto no te molesta en absoluto? ¿Realmente quieres actuar así con alguien que ha sido tan cruel contigo?”

“Simplemente hago mi trabajo, Su Alteza”.

“Si lo que dices es cierto, ¿entonces consideras esta actitud como normal? ¿Que tu vida puede terminar así, simplemente dependiendo de mi estado de ánimo? ¿Realmente estás dispuesto a sucumbir a tal destino?” Quería saber cómo se sentía realmente, y por eso le había presionado más.

“Ser leal a la Familia Imperial es mi deber innegable como súbdito”, respondió Éclat. “¿En qué se equivoca mi lealtad, Alteza?”

En un principio había intentado suplantar a la Princesa mientras tomaba mejores decisiones, pero nada había cambiado a pesar de mis esfuerzos. Ni la inminente muerte de ella, ni las vidas de los inocentes que se llevarían con ella. Si él era realmente sincero. Me imaginé que él también podría terminar muerto, ya que había sido lo suficientemente tonto como para mantener su maldito lugar al lado de la Princesa. Y eso era lo que lo hacía aún más frustrante.

“¿Me estás preguntando por qué…? Bueno, aquí está tu respuesta”, dije.

“Su Alteza”.

“Etsen Velode. Me dijo que la amaba”.

“…”

“El hombre que me entregó su cuerpo por el bien de su reino y de sus súbditos, estaba dispuesto a dejarlo todo y huir con ella, pero en lugar de eso lo atraparon”.

“…”

“Así que dime. ¿Quién está equivocado aquí?” Vi mi reflejo en sus ojos. La cara de la Princesa, que ahora era la mía.

“Soy yo”, dije, respondiendo a mi propia pregunta.

“No es así, Su Alteza”.

“¿Y por qué no?”

“Es un grave pecado que alguien se atreva a codiciar lo que le pertenece, Su Alteza, y a descuidar la gracia que le ha otorgado”, explicó Éclat con prontitud. “Además, decir que usted tiene la culpa cuando los ha perdonado no tiene sentido…”

“No importa”, lo interrumpí, agarrándome la frente. No podía hacerlo entender. “Entonces, ¿cuál es tu petición?”

“He oído que docenas de sirvientes de la corte se atrevieron anteriormente a vulnerar al concubino de Su Alteza y luego se les permitió salir libres. Le pido humildemente que me permita matarlos a todos y mostrar sus cabezas cortadas.”

“Niego tu petición”.

“Pero Su Alteza…”

“Para alguien que sólo lleva unos días en el Palacio, parece estar muy bien informado de todo lo que ocurre”, dije.

“Con el debido respeto, Su Alteza, es importante dar ejemplo y matar a quienes se atrevieron a mostrar desprecio por la Familia Imperial. Es un crimen grave e incalificable atreverse a ponerle la mano encima a alguien que le pertenece”.

“Basta. Asumo la responsabilidad por ello, así que para. Yo también puse mis manos sobre los maridos de los demás, ¿no es así? ¿Me decapitarías a mí también?” Recordé la orden privada de Caballeros de la Princesa, todos los hombres hermosos acorralados puramente para su-mi placer personal. Algunos de ellos también tenían esposas e hijos.

“Es un gran honor que se me conceda una gracia como esa, Su Alteza”, respondió Éclat.

“¿Quién lo llamó gracia?” Pregunté. “¿Esa ‘gracia’ incluyó alguna vez el consentimiento de la otra persona?”

“Su Alteza, es una medida necesaria”, dijo. “Debe establecer la autoridad y el estatus de la Familia Imperial asegurándose de que esto no vuelva a suceder. Es la única manera de gobernar pacíficamente a sus súbditos”.

“Dices que es necesario matarlos no por el dolor que ha sufrido mi concubino, sino para mantener la autoridad imperial. Eso no es correcto”.

“No es una cuestión de bien o mal, Su Alteza. Lo único que importa es lo necesario para su eventual sucesión al trono imperial. Está claro que debe castigar a los que le desafían, y recompensar a los que le son leales”.

Hice una pausa para preguntarme cómo había llegado a discutir así con él. Todo lo que había querido era disculparme en nombre de la Princesa… Decirle que su orden había sido injusta, por el motivo que fuera. Y, sin embargo, él seguía insistiendo en que no había nada por lo que pedir disculpas.

“En ese caso… no eres el adecuado para mí. Simplemente necesario”, le dije.

La fe inquebrantable de sus ojos vaciló momentáneamente.

“…”

“Entonces, ¿quién quedaría para depositar su confianza en mí?”

Cuando abrí los ojos por primera vez en este mundo y me di cuenta de que nadie estaba de mi lado más que yo misma, la soledad me había carcomido. Era odiada por todos y estaba destinada a morir. Todavía puedo recordar vívidamente lo que sentí al estar sola en la niebla de la incertidumbre, sin saber en quién podía confiar, a quién necesitaba. Entonces necesitaba ayuda desesperadamente. Alguien que pudiera acompañarme en los momentos de incertidumbre, en lugar de limitarse a mostrarme un camino. Alguien que tomara mi mano cuando la extendiera.

“Niego tu petición”, repetí. “Puedes marcharte ahora”.

Éclat mantuvo la cabeza baja, pero pude sentir su protesta silenciosa. Sin embargo, la sensación se calmó en un segundo y se levantó para marcharse.

***

“¿Estás bien?” preguntó Nadrika.

“¿Eh?”

“Pareces… infeliz”.

“¿Lo parezco?” Apoyé la cabeza en su hombro y cerré los ojos.

“¿Le ha hecho daño, Alteza?”

Su inocente pregunta me hizo sonreír un poco.

“No, no fue eso. Sólo estaba pensando en Etsen”, dije.

“…”

“Él se ofreció a permanecer en el Palacio sólo por ella… Y sin embargo, Arielle fue finalmente desterrada, ¿verdad? Debe ser tan miserable, ahora teniendo que ver cómo le suceden cosas tan horribles a la mujer que ama”.

“¿Tal vez deberías hacerle una visita?” Nadrika sugirió.

“No lo sé… ¿Ayudaría eso en algo?”

Exhalé, sumida en mis pensamientos.

 

AtrásNovelasMenúSiguiente

error: Content is protected !!