Saltar al contenido
Dark

PCJHI -27

18/09/2022

Las manos derechas de los cuatro principales instigadores fueron cortadas a la altura de la muñeca. Una vez detenida la hemorragia, se les suturó y se les curó completamente antes de desterrarlos del Palacio. Todos los demás autores recibieron siete golpes de vara y también fueron desterrados.

Todos gritaron de agonía mientras recibían su castigo, mientras la Princesa estaba de pie frente a ellos, con su voz alta y clara, asegurándoles que su dolor inmediato se olvidaría con el tiempo, que sus heridas sanarían pronto, pero que la visión de sus muñecas cortadas debería servir como un recordatorio constante de sus pecados. Ese era su castigo para ellos.

Éclat no podía dejar de pensar en la mirada de ella. Sólo un día y medio después de que le hubieran ordenado que se mantuviera alejado, se encontró caminando de nuevo hacia el Palacio de la Princesa. No tenía forma de explicar sus sentimientos. Normalmente sólo acudía cuando tenía una buena razón, pero en ese momento se sentía como si estuviera en trance, despojado de todo razonamiento o voluntad.

“¿Dónde está ella?”, preguntó al llegar.

Incluso cuando le dijeron que la Princesa no estaba en su recámara, no pudo evitar preguntar más, aunque en su cabeza supuso que ella querría estar sola. La doncella que le atendió parecía pensar lo mismo, pero le informó de que la Princesa se encontraba sola en un pasillo alejado que conducía a la cornisa. La cornisa estaba situada en un lateral del Palacio, por lo que, naturalmente, no mucha gente se preocupaba de ir hasta allí por cualquier cosa.

Apoyada en una gran ventana, la Princesa miraba a lo lejos. Sólo volvió la cabeza cuando Éclat hizo un ruido a propósito para hacer notar su presencia.

“Su Alteza”, le dijo.

La Princesa le sonrió en silencio y se volvió hacia la ventana, mientras el sol se ponía de color naranja dorado frente a ella. Por primera vez en mucho tiempo, Éclat no supo qué decir. Ni siquiera se había sentido así cuando conoció al Emperador de joven. Fue la Princesa la que finalmente habló primero, todavía con la mirada perdida en la ventana. Parecía profundamente inquieta.

“Todo sucedió como tú dijiste”, dijo.

“…”

“¿Por qué no dices nada?”

” Su Alteza, por favor, no se moleste tanto con estas cosas”, respondió Éclat.

Cuando la Princesa soltó una risita irónica, él se acercó un paso más. Ella le miró fijamente durante un momento, y luego volvió a apartar la mirada.

“Sabía que dirías eso”, dijo ella.

Éclat no entendía qué pasaba.

“Me dijiste que no era una cuestión de bien o mal”, continuó, “Pero aun así, dime, ¿crees que todo esto es justo?”.

“¿Qué es, Su Alteza?”

“Mi castigo para ellos”.

“Creo que es justo, Su Alteza”, dijo Éclat con seguridad. Al no tener forma de saber lo que pensaba su Princesa, sólo pudo responder con sinceridad. Ante su respuesta, la Princesa se sentó en el borde del alféizar, de espaldas a la ventana.

“¿Es porque mostraron desprecio por alguien que está por encima de ellos? ¿O porque violentaron a una persona sin su consentimiento?”

No podía entender lo que ella le estaba preguntando, pero ardía de curiosidad, queriendo saber el significado detrás de sus preguntas. Deseó que ella le agraciara con su voz un poco más y le enseñara, tan tonto e ignorante como era. Deseó que ella… lo aceptara. Sintió que se le secaba la boca.

“No entiendo cuál es la diferencia, Su Alteza”, dijo finalmente.

“Si es lo primero, entonces es un hecho aislado. Si es lo segundo, entonces cualquiera podría ser considerado responsable. Incluso el propio Emperador”.

“¡Su Alteza!” exclamó preocupado Éclat.

Después de cinco años de separación, la Princesa había cambiado tanto. ¿Se había convertido en una persona completamente diferente durante este tiempo? No podía deshacerse de esa extraña y confusa sensación.

***

No podía entenderlo. Sintiéndome inseguro, me encontré diciendo: “¿Por qué no me permite siquiera disculparme?”

“Perdón ¿Alteza?”

‘¿Qué era la Princesa para él, que le hacía arrodillarse a sus pies y mirarme así?’ Además, él debía ser por lo menos 10 años mayor que yo. Lo miré fijamente mientras el sol del atardecer se derramaba sobre su pelo azul oscuro, sus ojos azules ligeramente más claros y sus hombros decididos, mientras pensaba para mis adentros que no me merecía nada de esto. Me sentía frustrada y abrumada. Cada vez que nuestras miradas se cruzaban, deseaba con toda mi alma que no actuara así, pero luego tampoco podía evitar pensar que si tenía que dedicarse por completo a alguien, si realmente no había otra opción…

“Voy a preguntarte algo”, dije.

“Sí, Su Alteza”.

“¿Y me vas a contestar?”

“Con mucho gusto, Su Alteza”.

“Si un camino está mal… puedo corregirlo. Siempre puedo encontrar otro camino. Pero si el objetivo en sí mismo es erróneo, ¿hace que todas las formas posibles de alcanzarlo sean también erróneas?”

Lo miré mientras él me escuchaba atentamente, con una expresión seria. Al observar su rostro, que nunca frunció el ceño, no pude evitar preguntarme.

“Así que te pregunto, ¿vas a ser el camino equivocado para mí?” Esperaba que mis acciones de hoy no me llevaran a la meta equivocada y que, en cambio, fueran sólo una nueva ruta. “¿O serás capaz de convertirte en uno diferente?”

Le tendí la mano. Sus ojos inocentes me reflejaban a mí y sólo a mí, tratando de leer mis pensamientos. Si tenía que dedicarse por completo a alguien, si esto tenía que seguir siendo una verdad inmutable para siempre, si tenía que entregar su propia vida por quienquiera que sirviera… Entonces no podía dejar que sirviera a nadie más que a mí. Así es como lo pensé.

“Su Alteza, con gusto me convertiré en un método diferente para usted. Seguiré cualquier camino que tome, vaya donde vaya”, respondió Éclat, tomando mi mano.

Y a eso respondí: “No te mueras, entonces”.

La hora dorada había terminado, y la oscuridad se extendía por el cielo. Permanecimos juntos junto a la ventana y contemplamos el crepúsculo sin pronunciar palabra durante mucho tiempo. Ahora me tocaba jugar con las reglas de aquí y adaptarme lo mejor posible.

***

“¿Cómo que le dieron servicio de patrulla?”.

Robért parecía irritado de que siguiera interrumpiendo su lección y cambiando de tema, pero, no obstante, se quitó las gafas y las colocó sobre el escritorio, recostándose en su silla. Parecía que había decidido tomarse un descanso.

“¿Creías que le iban a reincorporar a su antiguo puesto?”, dijo.

“Pero me dijiste que era el plebeyo más joven y el primero de la historia en convertirse en asistente del gran ma…” Me detuve. Robért se masajeó lentamente la nuca y luego levantó la vista hacia mi pausa.

“Esa es la razón, ¿no?” pregunté.

“Sí, esa es exactamente la razón”, respondió con frialdad. “El puesto fue sustituido por otros cuando él se fue. ¿Por qué iba a dimitir alguien y permitir que lo reclamara? Ya sabes lo mucho que protestaron cuando se le nombró por primera vez como segundo al mando, diciendo que era algo demasiado inédito para ser un ascenso aceptable.”

“Nada va bien”, refunfuñé, hundiéndome en mi silla. Luego me pregunté…

“¿Por qué sólo me entero de esto ahora?”

“Porque nunca te has preocupado de saber ninguna de estas cosas… ¿No es así, Alteza?” preguntó Robért, con un tono algo extraño. Luego retomó rápidamente una voz más normal y continuó: “Dado que decir cualquier cosa que Vuestra Alteza considere inútil puede hacer que lo maten a uno al día siguiente, no es de extrañar que todo el mundo contenga su lengua a su alrededor”.

Es cierto que la Princesa nunca se habría interesado por esos asuntos. Pero era bastante preocupante para mí ahora, como la actual Princesa. Justo en ese momento, escuché a alguien en la puerta.

“Una visita para usted, Su Alteza”, dijo una doncella en espera.

“Soy yo, Su Alteza”, dijo una voz ya conocida. Con una mirada a Robért, respondí: “Pase”.

Éclat entró en la recámara como de costumbre, y se detuvo cuando me encontró fuera de la cama y -más concretamente- cuando vio a Robért sentado frente a mí.

“Su Alteza”.

Se acercó a mí como siempre y me presentó sus respetos. Cuando le tendí la mano, inclinó la cabeza y me besó las yemas de los dedos.

“¿Qué pasa?” Le pregunté.

“He oído que se encargará de las negociaciones territoriales con Rothschild, Alteza. Su Majestad me ha dicho que debo ofrecer mi ayuda cuando llegue la guerra”.

‘Ahora que lo pienso, ¿no me había encomendado el Emperador la tarea para arreglar mi relación con Éclat en primer lugar?’

“¿Por qué no descansas un poco más primero?” Sugerí. “Por favor, date unos días más. Robért ya me está proporcionando mucha ayuda”.

La mirada de Éclat se dirigió a Robért ante mis palabras, y sus ojos se encontraron.

“…”

“…”

El ambiente empezó a cambiar en una dirección extraña mientras el silencio se prolongaba. Entonces Robért dijo bruscamente: “Soy consciente de que no tengo valor para ello”.

Éclat respondió con calma: “Para ser más precisos, no es valor lo que te falta, sino conciencia”.

“¿Qué has dicho?” Preguntó Robért.

“Basta, los dos”, dije.

Éclat cerró inmediatamente la boca mientras Robért me miraba malhumorado.

“Me da igual que se peleen o no, pero hay un momento y un lugar para todo”.

“Perdóneme, Alteza”, dijo Éclat.

“¿Te importaría volver más tarde?” Pregunté. “Yo también tengo algo que discutir contigo, pero como puedes ver, estoy ocupada”.

Éclat inclinó la cabeza obedientemente.

“Sí, Alteza. Volveré más tarde”.

Estaba a punto de darse la vuelta cuando Robért interrumpió inesperadamente diciendo: “Está bien”.

“¿Qué?”

“Puede hablar abiertamente aquí, Su Alteza. No me importa que tenga su conversación ahora mismo”.

“Robért”, dije en tono de advertencia.

El rostro de Robért era inexpresivo, pero habló más rápido que de costumbre.

“¿Por qué necesita verlo por separado, Su Alteza? ¿Es algo que no debo escuchar? ¿Es por la vez que le fui infiel?”, preguntó.

“¿Por qué sacas eso ahora?”

“Si no es el caso, entonces por favor dígalo aquí, frente a mí”.

“Robért, es suficiente”.

“¡Pero Su Alteza!”

Había algo extraño y fuera de lugar en la reacción de Robért. Extendí mi mano para aplacarlo. Robért miró mi mano y vaciló, luego puso cautelosamente su mano sobre la mía. Le cogí la mano para tranquilizarle y le dije: “Tienes que calmarte”.

“Su Alteza, no mantenga a ese hombre cerca”.

“¿Qué?”

Robért me apretó la mano con fuerza. “No confíe en él. No le crea lo que dice. ¿Me entiende?”

Antes de que pudiera decir algo, la voz de Éclat se precipitó sobre nosotros dos.

“Robért Juran”.

Era un tono frío y escalofriante que nunca había utilizado cerca de mí.

“¿Cómo te atreves a hablar así delante de Su Alteza?”

Robért miró ferozmente a Éclat. Luego dijo: “Alteza, ¿va a castigarme?”.

Como no respondí, Robért volvió su mirada hacia mí.

“He preguntado si me va a castigar, Su Alteza”.

Me encontraba entre la espada y la pared. Robért parecía saber qué respuesta daría.

“No…” Dije finalmente.

“Entonces no te metas”, le dijo a Éclat.

Éclat lo ignoró y se volvió hacia mí.

“Alteza, debe castigarlo”, me instó.

Con un suspiro, los eché.

“Los dos, váyanse. Ahora”.

 

AtrásNovelasMenúSiguiente

error: Content is protected !!