Saltar al contenido
Dark

PCJHI Capítulo 1

04/09/2021

Ring, ring…

Ring, Ring…

Todos tenemos esos días cuando todo está quieto y la luz del sol encaja a la perfección. Y luego, el teléfono suena de repente, mucho más fuerte de lo habitual.

“Ugh, ¿Quién demonios llama a primera hora de la mañana?”

La luz del sol que entraba oblicuamente a través de las ventanas debería aumentar la serenidad de la sala de estar y, sin embargo, el sonido excepcionalmente fuerte del teléfono la arruinó por completo. Y mientras este sonaba, yo me planteaba si contestarlo o no.

Ring, ring…

Ring, ring…

El timbre insistente era como una voz que me instaba a darme prisa y responder. De mala gana alcancé el auricular del teléfono después de murmurar:

“Más vale que esto sea importante…”

Con un leve clic cogí el celular y me lo acerqué al oído.

Biiiiip.

De la nada, un ensordecedor pitido penetró en mi tímpano a la vez que una extraña sensación se apoderó de todo mi cuerpo, era como si me estuvieran sacando la energía. Al igual que cuando una pantalla de televisión se desvanece en “juego terminado” todo se oscureció.

Reiniciando… Nueva Partida

Nada más al escuchar una voz automatizada desde la otra línea sentí como si mi energía volviera de nuevo.

***

“¡¿Qué demonios?!”

Mis ojos se abrieron de golpe. ¿Estaba durmiendo? ¿Cuándo me quedé dormida? A pesar de estar desorientada, pude ver claramente un lujoso techo rojo encima de mí.

Parpadeé un par de veces más para despertarme y aclarar mi mente, incapaz de comprender esta situación. Bueno. Al menos ahora sé que estoy tumbada sobre mi espalda. Aunque… para decir verdad esa información no ayudaba mucho. Y justo cuando pensaba en eso, me di cuenta de que tenía un gran peso en mi pierna, lo que provocó que mirara hacia abajo.

“¿…Su Majestad?”

Me encontré cara a cara con un hombre extraño. El desconocido tenía su cabeza apoyada en mi muslo, lo que me dejó sin palabras. Parece que él leyó algo en mis ojos, porque casualmente comenzó a frotar su mejilla contra mi muslo antes de moverse hacia arriba para dar un beso en la parte inferior de mi vientre.

“¿Qué?”

Pronto el hombre me sonrió amablemente y dijo:

“¿Está despierta?”

Ese chico era muy hermoso… pero estaba desnudo.

Mis ojos, que habían estado moviéndose frenéticamente para captar el lugar a mi alrededor que era desconocido, ahora se posaron en mi propio cuerpo. Yo también estaba desnuda. Rápidamente, tiré de las mantas para cubrirme, las cuales seguramente debí haber apartado durante la noche.

“¿Tiene frío? ¿Quiere un abrazo?”

El extraño abrió mucho los ojos y se arrastró hacia mí.

“¡No, no! ¡Estoy bien!”

Por instinto me hundí más profundamente en la cama.

“¿Por qué estás…?”

En lugar de terminar la pregunta, su expresión se oscureció y rápidamente habló con un tono suplicante. “¿Acaso no la complací anoche…?”

Y, al igual que antes, tampoco pudo terminar la frase que estaba por decir, porque la cama se sacudió por unos segundos.

“Maldición”.

Que alguien me diga que no es lo que creo que es…

Interrumpiendo mis pensamientos, observé como el brazo de un hombre salió de debajo de las mantas. No podía ser el brazo del otro hombre frente a mí. Eso era físicamente imposible considerando la distancia.

 Con un gemido, el hombre con el pelo desordenado salió de debajo de las sábanas. Lo primero que noté fueron las marcas de uñas en su espalda. Sentado con las piernas sobre el lado de la cama e inclinado hacia atrás, sus brazos mostraban músculos esculpidos que se ondulaban a cada movimiento.

“Oh. Dios. Mío”.

Dije antes de que pudiera tapar mi boca con mi manos y al instante el hombre volvió la cabeza hacia mí. Nuestros ojos se encontraron.

Sus ojos rojo carmesí brillaron al entrar en contacto con la luz del sol que se colaba entre las cortinas. Como un elegante depredador, se levantó de la cama. Solo podía contener la respiración y mirar como alguien que se maravilla con una pintura de renombre mundial.Si existiera un dios masculino de la belleza en forma de hombre, ¡Seguramente se vería así!’

Fue en ese momento cuando mis ojos fueron atraídos como un imán hacia la magnifica muestra de hombría que sobresalía entre sus piernas. Me quedé mirando de forma demasiado evidente como para fingir que no veía nada.

“¿Por qué me miras? ¿Anoche no fue suficiente para ti?” preguntó el hombre.

Al darse cuenta de mi mirada, el hombre frunció el ceño con enojo y me miró ofendido.

“No… Técnicamente tú fuiste el que me lo mostró primero”.

Me pareció un poco injusto que se pusiera de este modo, pero él ignoró mis palabras y se puso una bata la cual se encontraba extendida sobre la pequeña mesa del té que estaba al lado de la cama.

“Lo siento. No estaba tratando de verlo a propósito”, le dije.

Me sentiría incómoda si tuviera que disculparme frente a su cara, así que aproveché la oportunidad mientras me daba la espalda. Y, como si no pudiera soportar mis palabras, se dio la vuelta para mirarme. Tragué instintivamente bajo su mirada hostil.

“¿Qué clase de juego despreciable estás jugando esta vez?”, preguntó.

“¿…Qué?”

‘Si vas a usar algo, al menos deberías asegurarte de cubrirte por completo. Esa cosa erecta todavía podía verse desde donde estaba sentada’.  Intenté con todas mis fuerzas tratar de mirar a otro lado, aunque aún podía sentir sus ojos sobre mí, logrando que me hormiguearan las mejillas.

“¿Podrías cerrar un poco tu bata?”

“¡Já!”

El hombre se dio la vuelta como si ya no pudiera soportar verme. El movimiento envió una ráfaga de viento frío a través de la habitación mientras se alejaba y se dirigía directamente hacia la puerta. Por impulso, grité para detenerlo, pero ya era demasiado tarde.

“¡No, espera! ¡Tienes que explicar cómo sucedió esto antes de irte!”

La puerta se cerró con un golpe tan fuerte que hizo temblar el techo, silenciando mi voz en el proceso.

“Qué temperamento tiene…” murmuré.

“Su Majestad”.

Escuchar esas dos palabras me hicieron darme cuenta de que me había olvidado del otro chico, el cual estaba arrodillado a mi lado mientras me miraba fijamente. Todavía completamente desnudo, por supuesto, por lo que había un miembro blando y flácido que me saludaba desde entre sus rodillas. Tuve que volver a apartar mi mirada a la fuerza.

“Em, ¿Qué tal si nos ponemos algo de ropa primero…?”

Mientras aumentaba la distancia torpemente entre nosotros, el hombre de repente se echó a llorar.

“¡Lo siento!”

‘¿Qué?’

“¡E-es todo culpa mía! ¡Por favor, perdóneme la vida, alteza! ¡Por favor!” rogó, mientras se acercaba a mí de rodillas.

“No, ¡Espera…!”

Estaba tan sorprendida por el hombre que trataba desesperadamente de pegarse a mí que lo empujé. Aunque no le di tan fuerte, cayó hacia atrás e inmediatamente se congeló.

Pude ver, en tiempo real, como su rostro perdía todo color por el shock y como sus lágrimas recorrían sus pálidas mejillas.

“Su Majestad… Su Majestad… Por favor…”

Él bajó su cabeza y comenzó a frotarse las manos en un movimiento de súplica, con los hombros temblorosos. Mientras lo hacía, vislumbré heridas recientes y moretones irregulares en todo su cuello y espalda.

‘¿…Alguien lo golpeó?’

Mientras estaba paralizada en estado de shock por la vista, el hombre se acercó a mí, suavemente levantó mi mano y presionó con cuidado sus labios contra las yemas de mis dedos. Me quedé sin aliento al verlo degradarse tanto.

Como un animal que anhela el afecto humano, frotó su cabeza contra mi mano y gimió.

“Su Majestad… Su Majestad…”

Retiré mi mano, tratando de huir de su contacto.

“…”

Sus ojos, claros como el cristal, se encontraron con los míos. Las lágrimas brillaron en sus delicados orbes de color violeta, y otras nuevas comenzaron a caer.

“Por favor, no hagas esto”. Dije con firmeza “No solo conmigo, sino con cualquiera. ¿Entiendes?”

Parecía que no comprendía lo que estaba diciendo, sin embargo asintió con la cabeza. Dudé un poco, pero al final me decidí a tomar su mano. Los hombros del hombre temblaron otra vez al principio, pero después de un momento volvió a sentarse en silencio y pareció calmarse. Con la otra mano, se limpiaba las lágrimas de vez en cuando.

Aunque tenía muchas cosas que quería preguntarle, decidí quedarme así por un tiempo.

‘¿Cómo había llegado a estar en este extraño lugar? ¿Por qué me despierto desnuda en una cama con dos hombres desconocidos? ¿Y por qué actuaban como si me conocieran desde hace mucho tiempo?’ Éstas eran solo algunas de las preguntas que me tenía que quedar por ahora.

Pero justo cuando empezaba a ordenar mis pensamientos, escuché un extraño sonido…

¡Ding!

•━━━━━━⊰⍣⊱━━━━━━•

El último Príncipe del Reino de Velode – 11

¡Te ha jurado su amor! Sin embargo, es incapaz de tolerarse a sí mismo después de haber cedido a las amenaza de la Princesa Elvia y haber pasado la noche con ella. Él viene a confesarse y a terminar su relación contigo. ¡Perdónalo, libéralo de su dolor y sálvalo de su desesperación! Si tienes éxito, él será tu eterno aliado y  un hombre leal que nunca te traicionará. 

•━━━━━━⊰⍣⊱━━━━━━•

______

Chicos, aquí tenemos la nueva novela. Sé que el primer capítulo no da para mucho, pero os aseguro que el siguiente tendrá más emoción. Realmente espero que os guste, ¡¡yo me he enamorado!! Y, aunque me encantaría hacer un maratón de estreno, -hoy vamos fuertes, jajaja- no puedo por qué de momento tenemos pocos capítulos y quiero haceros sufrir un poquito esperando lo bueno.

Bueno, hoy mi cabeza ya no da para más, nos vemos mañana con el siguiente capítulo. 🙂

Miri

¡Hola! Si se decidieron a revisar el capítulo de nuevo, verán que hice algunas ediciones. Soy nueva en este scan, así que cambié un poco el formato, además de apegarme a los nombres que tiene en la traducción inglesa oficial.

Sunny

———-

Dejarme que os recuerde un poco como funcionamos:

— ” ” Diálogo.

‘ ‘ Pensamiento.

***  Cambio de escena.

Negrita  La información que nos da la pantalla del sistema.

NovelasMenúSiguiente

 

error: Content is protected !!