Saltar al contenido
Dark

SCC – Capítulo 101 – Alde – Presente (7)

27/09/2022

Tal como había predicho Estabelle, Chizuru comenzó a tener fiebre alta a medida que se hacía más profunda la noche, y cuando el sol comenzó a oscurecer el cielo, su fiebre era peligrosamente alta.

Nadal había regresado a su habitación poco después de eso.

Loan se quedó al lado de Lukrov por un tiempo. Pero cuando llegó la mañana, salió de la habitación de Chizuru.

Durante todo el tiempo, Lukrov se sentó en la silla junto a la cama de Chizuru con su fuerte espalda inclinada mientras observaba en silencio cada movimiento y cada respiración. Si empezaba a sudar, él lo limpiaba con un paño frío. Si ella comenzaba a tener pesadillas por la fiebre alta, él le acariciaba suavemente la mejilla para calmarla.

Durante todo el tiempo, Lukrov estuvo callado y no dijo mucho, pero cuando vio a Alde tratando de cuidarla, le dijo que regresara con su familia al amanecer.

“No, Lukrov-sama. Chizuru-sama necesita ayuda ahora. Por favor, déjame quedarme aquí”.

Cuando Alde suplicó, Lukrov la miró sin comprender por un momento, luego volvió a mirar a Chizuru sin decir una palabra. Probablemente ya no tenía la energía para discutir con ella.

Así que no hizo más comentarios.

En la parte superior del estante de madera, había un reductor de fiebre que Estabelle había dejado atrás. Sin embargo, aún no había hecho efecto.

El tiempo pasó frustrantemente lento, e incluso cuando el castillo comenzó a hervir de vida por la mañana, la habitación de Chizuru estaba tan tranquila como si estuviera aislada de su entorno.

Después de recorrer el castillo para obtener más ropa limpia, Alde regresó a la habitación de Chizuru e informó a Lukrov: “Le pedí al cocinero que preparará un caldo de res ya que el médico dijo que esta es la mejor manera de restaurar la sangre perdida”.

Lukrov levantó la vista por un momento, pero rápidamente volvió su atención a Chizuru y murmuró algo brevemente con una voz inaudible. Tal vez le estaba dando las gracias. Alde dejó de pensar demasiado en el comportamiento actual de Lukrov.

Durante catorce años, su amada, a quien había estado buscando encontrar incluso a costa de su propia alma, estuvo al borde de la muerte frente a él.

Sería una tontería esperar algún tipo de cortesía o atención de Lukrov en tal situación.

De hecho, parecía que Lukrov desconocía por completo su entorno.

Solo cuando Alde lo llamó o se acercó para cambiar las sábanas de Chizuru, pareció notar la presencia de la criada, y ese interés generalmente se desvaneció en un instante. Tan pronto como perdió interés, pronto regresaron a un mundo que giraba en torno a Chizuru y Lukrov.

De vez en cuando, la fiebre se apoderaba de ella y divagaba con voz débil.

Muchas de las palabras no tenían absolutamente ningún sentido, pero Lukrov trató cada una como si fuera un mensaje del cielo.

En un momento, Chizuru murmuró tristemente con voz llorosa: “No, por favor…”

Lukrov tomó la mano de Chizuru, le besó las yemas de los dedos suavemente una y otra vez, y respondió a su amante en una voz baja, escalofriante y masculina.

“¿Qué pasa, Chizuru? ¿Qué ocurre?”.

Naturalmente, Chizuru no tuvo fuerzas para responder, y parecía que apenas escuchó la voz de Lukrov, por lo que dejó escapar un breve gemido y volvió a quedarse dormida.

Lukrov dejó escapar un suspiro exhausto.

“Realmente eres una mujer difícil Chizuru. Además de eso, eres increíblemente difícil de tratar. Eres caprichosa, ignorante y no tienes idea de lo que estás haciendo”.

Luego, colocó su mano en la mejilla de Chizuru y sonrió levemente.

“Te amo, Chizuru. Te amo”.

AtrásNovelasMenúSiguiente

 

error: Content is protected !!