Saltar al contenido
Dark

SCC – Capítulo 104 – Contigo (1)

30/09/2022

Chizuru abrió lentamente los ojos, atraída por el canto distante de los pájaros y la luz del sol haciéndole cosquillas en los párpados.

La luz era tan brillante que parpadeó varias veces tan pronto como abrió los ojos.

Aunque su mente aún no estaba completamente clara, todavía estaba lo suficientemente despierta como para tener una idea vaga de su situación.

Estoy en la cama.

Ahora mismo, probablemente sea por la mañana.

Recordó la pequeña ventana de allí. En las primeras horas de la mañana, la luz siempre entraba en un ángulo como ahora. Era como si estuviera bromeando con la presión arterial baja de Chizuru y animándola a levantarse.

Sí, como ahora.

Chizuru intentó sentarse inconscientemente, pero su cuerpo era tan pesado que apenas podía moverse. Un ligero escalofrío recorrió su cuerpo, lo que la hizo estremecerse.

Este lugar…

Yo…

“Luk…rov…”

Se sentía como si hubiera estado soñando durante mucho, mucho tiempo.

Era un sueño en el que uno no sabría dónde comenzó el sueño y dónde comenzó la realidad. Había estado yendo y viniendo por el mundo de los sueños, que a veces era vacío y asfixiante, y otras veces tan dulce que cautivaba.

Sin embargo, Lukrov siempre estuvo allí, llamando el nombre de Chizuru una y otra vez y acariciando suavemente su cabello…

“¿Lukrov…?”.

Chizuru, una vez más, gritó el nombre del hombre que amaba.

Tan pronto como volvió a la realidad, sintió como si de repente se hubiera separado de él, y su corazón latía más rápido por la ansiedad, a pesar de que en sus sueños siempre estaban juntos.

El sol de la mañana brillaba tanto en sus ojos, y como no los había abierto en mucho tiempo, tuvo que parpadear de nuevo para que se acostumbraran a la luz.

Chizuru giró la cabeza, buscando la figura del alto caballero de cabello oscuro. Cada movimiento que realizaba hacía que le crujieran las articulaciones y le dolía la garganta seca. Pero no importaba.

Lukrov.

Puedo soportar cualquier cantidad de dolor mientras estés a salvo.

Daría lo que fuera por cumplir la promesa que te hice. Así que quédate aquí.

Pero Lukrov no se encontraba por ninguna parte.

En cambio, la habitación familiar estaba en el fondo, a excepción de una nueva flor de color melocotón colocada en un estante de madera que compartía el espacio tranquilo con Chizuru.

El rostro de Chizuru se arrugó inconscientemente e intentó contener las lágrimas que amenazaban con desbordarse. Pero fue difícil.

“¿Dónde… está Lukrov…?”.

Recordó que una flecha le atravesó el hombro.

También recordó cómo ambos cayeron del caballo y cómo la punta de la flecha se enredó en la cota de malla de Lukrov y se atascó. A pesar de que los enemigos venían hacia él desde todos los lados, Lukrov siguió luchando mientras la sostenía con fuerza con una mano y blandía su espada con la otra.

La conmoción y el dolor que la golpeaban cada vez eran indescriptibles.

Lukrov continuó derribando a sus enemigos mientras se disculpaba con ella una y otra vez.

‘Lo siento, Chizuru, lo siento… te lo ruego, por favor aguanta’, dijo.

Si no fuera por sus continuas súplicas, ella no podría mantenerse consciente. Ante la cantidad de sufrimiento por el que estaba pasando, habría renunciado a su conciencia o incluso a su vida.

Y cuando terminó la batalla y los alrededores quedaron en silencio, Lukrov, con la ayuda de Loan, logró quitarse la cota de malla y trató de sacar la flecha.

Quizás fue por el intenso dolor que sintió en ese momento que perdió la conciencia.

El resto de su memoria era borrosa y vaga. No pudo distinguir su sueño de la realidad.

Pero ella recordaba algunas cosas.

La voz suave y débil de Lukrov.

La sensación de su piel áspera y sin afeitar tocando su mejilla.

El hormigueo caliente que sentía cada vez que le acariciaba la mano o le peinaba el pelo.

¿Fue todo un sueño?

Ella no tenía medios para saberlo.

Pero si era real, ¿entonces por qué no estaba él aquí…?

Todo su cuerpo se sentía tan pesado como el barro empapado de agua, y le dolían los hombros, pero ni siquiera podía secarse las lágrimas de los ojos.

“Por favor… Lukrov…”

AtrásNovelasMenúSiguiente

 

error: Content is protected !!