Saltar al contenido
Dark

SCC – Capítulo 106 – Contigo (3)

30/09/2022

Lukrov levantó con cuidado la parte superior del cuerpo de Chizuru y colocó algunas almohadas detrás de su espalda para que pudiera sentarse, y después de un tiempo, el peso que había sentido en todo su cuerpo se alivió.

Chizuru dejó escapar un suspiro de alivio, pero como era de esperar, todavía era extenuante moverse.

“No creo que hayas recuperado toda la sangre que perdiste todavía”, explicó Lukrov mientras miraba a Chizuru a los ojos.

“Tendrás que quedarte en tu cama al menos varios días más. Avísame si te cansas. Te pondré a dormir”.

“De acuerdo…”

Como podía sentarse erguida, Chizuru pudo mirar a Lukrov directamente a los ojos.

El rostro del gran caballero que se acercaba a ella era impresionante. Las sombras debajo de sus ojos por la falta de sueño no hicieron nada para disminuir su atractivo, junto con su mandíbula masculina, rasgos cincelados, ojos negro azabache y vitalidad desbordante.

Chizuru no pudo evitar sentir su corazón palpitar cuando lo enfrentó.

‘Creo que nunca me acostumbraré…’

Quizás Chizuru estaría desconcertada por el encanto de Lukrov por el resto de su vida. Cada uno de sus movimientos hacía que su corazón diera un vuelco, cada toque la hacía temblar de alegría y cada sonrisa la convertía en la mujer más feliz del mundo.

Pasar toda una vida con él sonaba como una idea muy atractiva.

“Siento que he estado soñando durante mucho tiempo. Todavía no entiendo qué es real y qué no, y me siento un poco rara”.

Chizuru expresó honestamente sus sentimientos actuales.

“Lo has hecho bien. Tuviste una fiebre terrible durante cinco días enteros. Debes haber soñado mucho y tenido muchas pesadillas. De vez en cuando sueltas gemidos mientras duermes”.

“¿Pesadillas?”.

“Sí”.

Su voz era baja y ronca, y sus ojos permanecían fijos en Chizuru con una mirada cariñosa y burlona. Sin embargo, su sonrisa pausada y sincera hizo que Chizuru se relajara.

“Quería hacer algo por ti, pero todo lo que pude hacer fue secarte el sudor”.

Chizuru abrió un poco la boca, tratando de decirle que no había necesidad de que se preocupara por ella, pero Lukrov se dio cuenta y colocó suavemente su dedo índice sobre sus labios.

“Cada vez que gritabas de dolor…”

Su mirada estaba llena de calor ardiente.

“Oré a los cielos. A Dios, si eso significaba que no tendrías dolor. Con mucho gusto iría al infierno por eso”.

“Lukrov”.

“…. Y luego me arrepentí de mis acciones. Cuando nos reunimos, me pregunté por qué no podría haber sido más amable contigo. ¿Por qué no te abracé sinceramente desde el principio y te di las gracias por volver? ¿Por qué no te continué amando como lo hice en el pasado?”.

Chizuru extendió su mano derecha ilesa para tocar la cara de Lukrov.

Primero, su mano fue a su mejilla, luego a su frente donde la cicatriz le atravesaba.

¿Por qué no podían amarse como antes? Había una razón para eso. No fue culpa de Lukrov. Hizo lo mejor que pudo.

“Lo siento, Lukrov”.

“No es tu culpa, Chizuru. Solo estaba siendo terco”.

“No… Lukrov, eres amable. Tenías todo el derecho de estar más enojado, pero me cuidaste bien y me apreciaste”.

El milagro del reencuentro tras catorce años de separación.

Más allá del tiempo y el espacio, superando el dolor y la ira, los dos se enfrentaron aquí y ahora.

El pasado fue duro. Estaba herida y lloró muchas veces y sufrió entre darse por vencida y tener esperanza. Hubo derramamiento de sangre e incluso la pérdida de vidas preciosas.

Pero aún así.

Todavía.

Ellos no se dieron por vencidos.

No podía renunciar a esta persona. Incluso si le dijeran que esperará otros cien años, ella continuaría amándolo.

AtrásNovelasMenúSiguiente

 

error: Content is protected !!