Saltar al contenido
Dark

SCC – Capítulo 107 – Contigo (4)

30/09/2022

“Me disculpé contigo en mi sueño por no cumplir mi… promesa, e inmediatamente me perdonaste. Supongo que fue solo una fantasía conveniente”.

Lukrov tomó la mano de Chizuru que estaba tocando su frente y besó sus dedos delicadamente, luego sonrió irónicamente.

“¿Crees que fue un sueño?”.

“¿No lo fue?”.

“A menos que ambos tuviéramos el mismo sueño, probablemente fue real. Dijiste que no podías cumplir tu promesa, que me mentiste y que no querrías que me casara con otra mujer”.

Chizuru se quedó sin palabras y comenzó a recordar el momento vívidamente. Ella pensó que había sido un sueño de deseo causado por la fiebre porque Lukrov había sido tan amable y la perdonó tan fácilmente, lo cual fue completamente inesperado para ella.

Pero si fuera real…

“Lo siento”.

“Te he perdonado. Lo recuerdas, ¿no? Eso fue real, y no importa cuántas veces lo repitas, la respuesta nunca cambiará. Si estás aquí ahora, entonces todo está bien”.

“Bien”.

“Hiciste lo mejor que pudiste. Soy yo quien debería estar agradeciéndote y disculpándome. Gracias, Chizuru”.

“Te amo, Lukrov”.

Se inclinaron uno cerca del otro, y no pasó mucho tiempo antes de que comenzaran a besarse apasionadamente en silencio. Sus besos siempre se habían sentido frescos y nuevos, pero se conectaron con tanta naturalidad como si lo hubieran estado haciendo durante décadas o siglos…

Cuando Chizuru sonrió, Lukrov también separó ligeramente los labios y le devolvió la sonrisa.

Y cuando Chizuru cerró los párpados, lista para recibir otro beso…

“Le he traído un poco de sopa, Lukrov-sama. También hay algo de pan de esta mañana”.

Alde entró en la habitación con una bandeja de plata que contenía un plato de sopa, un pequeño trozo de pan y algo más que parecían hierbas medicinales. Entró en la habitación sin llamar a la puerta, probablemente porque tenía las manos ocupadas.

Luego, al presenciar a los amantes a punto de besarse en la cama, se puso rígida en el acto.

“¡Chi… Chizuru-sama!”.

Alde dejó escapar un grito de alegría y dejó caer la bandeja de plata de su mano. El sonido causado por el impacto resonó con fuerza, pero no pareció llegar a los oídos de Alde. Las manos de la criada temblaron, sus grandes ojos azules se agrandaron y su boca se abrió en forma de “O”.

Chizuru trató de levantar la cabeza presa del pánico, pero parecía que Lukrov no iba a soltar sus labios solo por la intrusión de la sirvienta, y sostuvo sus mejillas firmemente en su lugar con ambas manos.

“Lu-Lukrov…”

Frente a los ojos de Alde, se tomó su tiempo para besarla más profundamente que antes. Fue un beso largo, rico, húmedo y profundo, casi como si la estuviera marcando.

Si no fuera por el dolor en su hombro lesionado, podría haber empujado a Lukrov hacia atrás por vergüenza. Su beso duró mucho tiempo ante la mirada desconcertada de Alde.

Cuando el beso finalmente terminó, Chizuru dejó escapar un grito ahogado y Alde corrió al lado de Chizuru.

“Ah… ¡ah, Chizuru-sama! ¡Gracias a Dios, gracias a Dios!”.

Alde se arrodilló al lado de la cama, justo al lado de Lukrov, y tomó la mano de Chizuru.

“¡Qué preocupada… no, cuánto, cuánto lo siento… ! Todo se debe a que dejé a Chizuru-sama sola en ese momento. Por favor perdóneme…”

Con los ojos llorosos, Alde besó repetidamente el dorso de la mano de Chizuru.

Era diferente del toque apasionado que había recibido de Lukrov, pero era cálido y reconfortante, lleno de afecto. Chizuru le devolvió el apretón a la mano de Alde.

“No hay una sola cosa que haya sido culpa de Alde. Levanta la cara y mírame”.

Alde miró hacia arriba.

Miró a Chizuru, fascinada. Era como si estuviera presenciando un milagro. Ella, al igual que Lukrov, tenía una sombra de fatiga en su rostro. Era un poco más delgada y sus ojos estaban hundidos.

Chizuru sintió que iba a llorar.

Si el perdón de Lukrov no fue un sueño febril, entonces los esfuerzos desesperados de Alde por cuidar de Chizuru tampoco deben ser una ilusión.

No fue solo Alde. Loan también tenía el mismo aspecto.

Si ella no hubiera regresado a este mundo, no habría podido volver a verlos.

Si no hubiera regresado a Lukrov, nunca habría conocido a Nadal, Noah o los niños. No solo eso, ella nunca habría sabido de su existencia desde el principio.

“Me alegro de haber vuelto”.

Mientras apretaba la mano de Alde nuevamente, Chizuru susurró, conteniendo las lágrimas que estaban a punto de brotar en cualquier momento.

Incluso si hubo cosas que tuvo que dejar ir en el proceso. Y no importa lo triste que sea el viaje.

Chizuru volvería una y otra vez.

Aquí.

A Lukrov.

“Bienvenida de nuevo, Chizuru-sama. Te hemos estado esperando…”

Cuando Alde habló, Lukrov, que estaba a su lado, también asintió con una sonrisa amable.

AtrásNovelasMenúSiguiente

 

error: Content is protected !!