Saltar al contenido
Dark

SCC – Capítulo 109 -Epílogo 1

04/10/2022

Una brisa agradable y fresca había estado soplando a través del prado durante bastante tiempo, agitando la hierba primaveral mientras extendía su crecimiento por la tierra. El sol brillante y reluciente estaba a punto de ponerse en el horizonte, más allá de las colinas y el prado.

“Así es como tu madre y tu padre se casaron. Mucha gente vino a la ceremonia y nos felicitó, las canciones y los bailes seguían uno tras otro, y tu padre no soltó a tu madre con su vestido de novia hasta que terminó la ceremonia”.

El niño entrecerró los ojos y miró el delicado perfil de su madre que brillaba en el brillante atardecer naranja. Su madre sonrió feliz y desvió la mirada del sol poniente al niño.

No importaba la edad que tuviera, su madre nunca había perdido su encanto de niña, y se veía hermosa incluso a los ojos de su hijo. Era fácil imaginar cómo su padre nunca había soltado a su madre con su vestido de novia durante la ceremonia de la boda. Después de todo, incluso hasta el día de hoy, su padre rara vez se apartaba del lado de su madre.

“¡¿Y entonces?! ¡Dime qué pasó después!”.

Incapaz de contener su curiosidad, el niño recurrió a su madre para buscar más historias sobre la relación de sus padres.

Su madre colocó su mano suavemente sobre el hombro del niño y continuó con su tono amable habitual.

“Tu padre ha sido tan amable como siempre desde que nos casamos, hijo mío. Ahora, vuelve con tu padre, él te está llamando”.

“Pero quiero escuchar más”.

“Te veré luego, pequeño. Por ahora, deberías irte”.

El niño, que había estado descansando con su madre a la sombra de un árbol, miró a su padre. Su padre estaba parado en medio del campo con su espada en la mano. Efectivamente, su padre lo estaba mirando, extendiendo su mano para hacerle un gesto.

El descanso había terminado.

El chico sintió escalofríos recorrer su columna ante la idea de comenzar de nuevo ese intenso entrenamiento con la espada.

Su padre era un caballero de gran fuerza, y era evidente que estaba tratando de pasar su habilidad y fuerza al niño, su único hijo. El joven también soñaba con convertirse en un gran caballero, al igual que su padre algún día.

Sin embargo, el niño acababa de cumplir ocho años.

Según la costumbre de este país, al hijo de un caballero se le permitía portar una espada después de su octavo cumpleaños. Y como era de esperar, sus padres le dieron al niño una espada larga en su octavo cumpleaños. La espada pesada resplandecía con un brillo plateado y era casi tan alta como el niño.

“Recuerda por qué llevamos espadas”, dijo su padre.

“Las espadas no se empuñan para saquear y matar. Llevamos espadas para proteger a las personas que amamos”.

Entonces, como poseído por algo, el padre comenzó a enseñarle al niño el manejo de la espada.

El chico había escuchado muchos rumores de que la ciudad no era muy segura en estos días. Tal vez por eso, su padre, que por lo general era estricto pero afable, lo había estado entrenando de la mañana a la noche como un demonio.

Quería descansar un poco más, escuchando las viejas historias de su madre….. pero el niño tomó su espada, dejó la sombra del árbol donde estaba sentada su madre, y se unió a su padre parado en medio del campo.

Los ojos negro azabache de su padre miraban los movimientos del niño.

El niño tenía ojos que se parecían a los de su padre.

“¿Sobre qué hablaban?”.

Preguntó su padre con voz tranquila cuando el niño se estiró justo frente a él. El niño miró hacia la sombra del árbol donde estaba su madre, se encogió de hombros y respondió.

“Estaba escuchando la historia de amor de padre y madre. Parecía muy feliz”.

Su padre levantó la vista, miró fijamente a su madre en la distancia y sonrió suavemente. Era una sonrisa tan llena de afecto que incluso el sol poniente parecía desvanecerse.

“Pero solo lo escuché a medias. Ojalá hubiera podido escucharlo un poco más”.

Cuando murmuró su descontento en voz baja, su padre se volvió hacia el niño con la misma sonrisa que tenía para su madre y colocó su mano sobre el cabello corto y negro azabache del niño, que era exactamente del mismo color que sus ojos.

La mano de su padre era grande, fuerte y musculosa.

Para él, un niño, no había nada en la tierra más poderoso que la mano de su padre.

“Si quieres escuchar el resto, tendremos que esperar hasta la noche”.

“Sí”.

El padre del niño estaba a punto de desenvainar su espada.

Sin embargo, hizo una pausa, de repente levantó la comisura de sus labios y dejó escapar una sonrisa irónica.

“Pero hay una razón por la que solo estamos en la mitad de la historia”.

El niño sostuvo el mango de su espada para que coincidiera con la posición de su padre, pero antes de adoptar la postura adecuada, inclinó la cabeza.

“¿Por qué?”.

“¿Por qué? Porque nuestra historia aún no ha terminado. Y nunca terminará. Nuestra historia te será transmitida a ti, Zain, y luego a tus hijos. Y luego a sus hijos, y sus hijos. Eternamente”.

AtrásNovelasMenúSiguiente

 

error: Content is protected !!