Saltar al contenido
Dark

SCC – Capítulo 114 – Historia Paralela -Contando la Noche de la Llama Ardiente (2)*

07/10/2022

Un sonido silencioso despertó a Lukrov. Era tan débil que no serías capaz de escucharlo si no estuvieras escuchando con atención.

Mientras yacía en su cama, Lukrov abrió los ojos y parpadeó varias veces. Todo lo que vio fue una tela de sarga azul oscuro sobre cuatro pilares.

Todavía era medianoche… Preguntándose por qué se había despertado, deslizó su mano sobre la sábana y trató de encontrar el calor que se suponía que estaba a su lado.

Pero no se encontraba por ninguna parte.

Lukrov se levantó apresuradamente.

“¿¡Chizuru!?”.

Una voz apagada salió, causando que entrara en pánico. Su corazón instantáneamente comenzó a acelerarse, y sintió que la sangre se drenaba de su rostro.

Aunque estaba en el dormitorio principal del gran castillo donde gobernaba como Duque, Lukrov estaba abrumado por una terrible ansiedad. Se sentía como si estuviera en un puente inestable que podría desmoronarse bajo sus pies en cualquier momento.

La chimenea seguía ardiendo, emitiendo una pequeña luz al dormitorio.

“¡Chizuru!”.

Repitió el nombre como un idiota, su ansiedad aumentando en lugar de desvanecerse.

‘Chizuru… ¿Por qué no estás aquí…?’

Lukrov se quitó la sábana que lo cubría de la cintura para abajo, se levantó de la cama y se levantó.

‘¡Chizuru! Debo haber estado soñando. Un sueño oscuro y solitario de un pasado inquietante’.

Debe ser un sueño….

En ese momento.

“¿Qué pasa, Lukrov?”.

Chizuru salió por la puerta que conducía a su pequeña habitación con una mirada de sorpresa en su rostro. Llevaba un fino camisón blanco con su largo cabello sedoso colgando y una manta azul en la mano.

“Tenía un poco de frío, así que pensé en conseguir una manta…”

Chizuru dijo y luego se puso rígida en el lugar mirando a Lukrov.

Incluso Lukrov no podía decir qué tipo de expresión tenía en su rostro.

Lo único que sabía con certeza era que no era pacífico. Sin mencionar que Lukrov no vestía nada de ropa.

“Lukrov… ¡KYAAA!”.

Cuando Chizuru estaba a punto de acercarse a él, Lukrov la detuvo con movimientos rápidos que había construido a partir de su historial de lucha. En un instante, saltó frente a ella, levantó ligeramente su esbelto cuerpo y luego presionó su espalda con fuerza contra la pared de piedra.

Atrapada entre la pared detrás de ella y Lukrov frente a ella, los ojos de Chizuru vacilaron con confusión.

Lukrov sujetó a Chizuru contra la pared como si la obligará a bajar y cubrió sus labios temblorosos con un beso devorador. Estaba tan hambriento de ella que tuvo que absorber cada aliento que escapaba de sus labios.

La carne suave de Chizuru se pegaba al pecho de Lukrov a través de la fina tela de su camisón. Su abdomen inferior se estaba llenando de un poder feroz con solo mirarla.

En las pocas noches como esta, no podía abrazar a Chizuru con delicadeza como solía hacerlo.

Apresuradamente levantó la falda larga de su camisón y deslizó sus dedos a la región privada de Chizuru entre sus piernas. Su cuerpo se contrajo con sorpresa. Era evidente que aún no estaba lista.

Pero Lukrov no podía esperar.

“A, ah… ah, ah, ah…”

Empezó a presionar con fuerza en sus pétalos más sensibles, que aún no estaban mojados. Los ojos de Chizuru se cerraron con fuerza mientras luchaba por aceptar las caricias excesivamente agresivas de Lukrov, atrapada entre el dolor y el placer.

Chizuru tiró la manta al suelo y trató de aferrarse a los hombros de Lukrov, pero sus manos temblaban y sus movimientos eran lastimosamente poco fiables.

Lukrov continuó su invasión de sus lugares secretos con una mano, usando la parte inferior de su abdomen para mantener a Chizuru presionada contra la pared mientras bajaba el cuello de su camisón con la otra mano.

Tan pronto como sus senos quedaron a la vista, Lukrov tomó uno de ellos en su boca y comenzó a estimularlo con su lengua.

“Ah~… ah~… ah~…”

No había escapatoria para Chizuru, que estaba absorbiendo toda la pasión de Lukrov con su cuerpo esbelto y tembloroso.

No había forma de suavizar… o de ralentizar la caricia.

La bestia salvaje en Lukrov estaba gruñendo por algo aún más rudo que su ya intensa caricia de Chizuru. Su parte íntima ya estaba tan rígida como una espada, esperando con avidez el momento en que pudiera penetrar a Chizuru con todas sus fuerzas.

Estaba tan ansioso que ni siquiera tuvo tiempo de molestarse en llevarla a la cama.

Con un rápido movimiento, Lukrov arrancó el camisón de Chizuru desde el pecho hasta el dobladillo de la falda, esparciendo la fina tela blanca alrededor de sus pies como pétalos de flores. Dejando la espalda de Chizuru presionada contra la pared mientras invadía sus entrañas.

“¡Ah…!”

Las entrañas de Chizuru aún no estaban completamente mojadas. Pero a pesar de eso, sus paredes calientes aceptaron y envolvieron fuertemente el eje de Lukrov.

Sintiendo una breve sensación de alivio, Lukrov colocó su rostro contra el cuello de Chizuru y la acercó aún más a él. Ambos sudaban y respiraban con dificultad sobre los hombros del otro.

Debe ser difícil para Chizuru ser tomada demasiado duro aquí.

Él lo sabía… pero…

Incluso ahora, en esas pocas noches, Lukrov solo podía abrazar a Chizuru como si estuviera tratando de robársela. Quería sacudirse los lamentos del pasado y hablarle a Chizuru sobre la rabia y la soledad que había sufrido durante los últimos catorce años.

Abrió ligeramente los ojos, tratando de leer la expresión de Lukrov, y asintió dolorosamente.

No pudo soportarlo más.

La única manera de liberar su sufrimiento era confiar en la comprensión y aceptación de Chizuru.

Con una rudeza feroz, Lukrov gimió y empujó a Chizuru contra la pared de piedra. Su esbelto cuerpo estaba ahora a merced de los movimientos agresivos de Lukrov.

“¡Ahhhhhhhhhhhhhhh!”.

No parecía que fuera a poder terminar pronto.

No fue suficiente conquistar el interior de Chizuru. No importa cuánto lo hiciera, todavía no era suficiente. Todavía tenía hambre de más. A medida que Chizuru se humedecía más, la sangre fluía más hacia su eje, haciéndolo más grueso y más duro.

La única caricia que pudo darle fue una fuerte succión en su pecho desnudo, y Lukrov siguió tomándola una y otra vez.

Chizuru lo aceptó mientras se aferraba a sus hombros mientras dejaba escapar débiles gemidos.

Los demonios en la mente de Lukrov se estaban apoderando de él; no tenía idea de cuán feroces eran los demonios dentro de Lukrov. No, ella lo sabía y lo aceptó de todos modos.

Nada estaba claro para ella.

Lukrov siguió buscando con locura a Chizuru, y eso fue todo lo que pudo hacer para calmar su ansiedad.

AtrásNovelasMenúSiguiente

 

error: Content is protected !!