Saltar al contenido
Dark

SCC – Capítulo 118 – Historia Paralela -Contando la Noche de la Llama Ardiente (6)

11/10/2022

“¡Ah…!”.

Cuando se acercaba el anochecer, Chizuru estaba descansando en su habitación antes de la cena cuando una brillante idea cruzó por su mente.

Había una persona.

No estaba segura de cuánta experiencia tiene… pero sabía que solo había una persona que vivía en el castillo, que tenía el conocimiento y parecía ser capaz de guardar un secreto.

Aunque no estaba haciendo nada malo, tragó saliva y miró a su alrededor con cautela.

Alde no vendría a llamarla hasta que la cena estuviera lista.

Estaba oscureciendo afuera, pero todavía había un poco de luz solar. Si se apresuraba, debería poder regresar a tiempo para asistir a la cena… Tan pronto como se le ocurrió la idea, Chizuru no pudo esperar más.

Cogió una capa de la cómoda, se la puso rápidamente y salió corriendo del dormitorio.

Para ver a Estabelle.


 

Estabelle, la doctora, seguía removiendo un líquido verde hirviendo en una pequeña chimenea con un cucharón de madera como si fuera una bruja.

El olor que la rodeaba era tan fuerte que incluso los demonios no querrían acercarse a ella.

Sin embargo, Estabelle quedó completamente satisfecha con el resultado de la poción. Gracias al descubrimiento de hierbas medicinales raras en esta época del año, pudo preparar un tipo de medicina que normalmente no hacía con mucha frecuencia. Era difícil decir cuántas personas en el castillo necesitarían esta medicina, pero podría venderse a un alto precio fuera del castillo.

La mezcla de olores dulces y a pescado le hizo sentir que esta poción sería muy efectiva.

“Parece correcto”.

Estabelle lo revolvió por última vez, sacó el cucharón de la olla y lo dejó a un lado.

Su curiosidad como farmacéutica le dio ganas de probar la poción recién terminada. Desafortunadamente, Estabelle era demasiado mayor para probar esta poción.

“¿Qué tengo que hacer?”.

Cuando salió de la chimenea y cruzó la habitación con paredes de piedra para encontrar algunas botellas de vidrio vacías, de repente escuchó varios golpes en la puerta.

“¿Quién es?”.

Después de unos momentos de vacilante silencio, escuchó la tranquila voz de una mujer joven.

“Es Chizuru. La esposa del Duque, ¿puedo pasar?”.

“Haz lo que quieras”, respondió Estabelle sin rodeos.

No le tenía mucho cariño a la Duquesa, pero no quería que ella supiera sobre la nueva droga que se cocinaba a fuego lento en la olla.

El Duque estaba morbosamente enamorado de esta chica… Estabelle no quería saber qué pasaría si él descubría que ella estaba expuesta a este tipo de cosas.

Como era de esperar, Chizuru entró en la sala de preparación de medicamentos de Estabelle e inmediatamente frunció el ceño e hizo una pregunta.

“¿Qué es ese olor? Huele como si algo estuviera terriblemente quemado”.

“Solo estaba infundiendo algunas hierbas”.

Estabelle respondió con firmeza y continuó: “Es una medicina que no necesitas conocer. ¿Qué pasa contigo? ¿Qué tipo de medicamento necesita? ¿Dolor de cabeza? ¿Diarrea? No parece que tengas fiebre…”

Chizuru llevaba un vestido verde que favorecía su esbelta figura, con una capa encima.

Ciertamente era comprensible por qué el Duque estaba tan obsesionado con ella… Incluso para una anciana como Estabelle, había algo misterioso y cautivador en Chizuru.

Parecía que necesitaba mantener esa poción lejos de ella aún más.

No había necesidad de echar aceite al fuego.

“Me gustaría discutir algo contigo… No estoy muy segura de a quién pedirle consejo, pero pensé que podrías saber…”

“Mmm”.

Por lo general, sería descortés dejar que la esposa del Duque permaneciera de pie en una habitación, pero casi no había sillas decentes en la sala de preparación de medicamentos de Estabelle.

Para acelerar la conversación, la doctora no le ofreció asiento a Chizuru.

“Adelante, dímelo. Yo tampoco tengo mucho tiempo”.

El rostro de Chizuru inmediatamente se puso rojo y comenzó a frotarse las manos con impaciencia frente a su pecho. Parecía que este era un tema que era difícil de discutir.

“Es solo que, ves, la cosa es-”

Estabelle esperó pacientemente a que terminara.

“En realidad, me gustaría preguntarte sobre… el embarazo”.

Al principio, Estabelle no podía creer lo que escuchaba porque sonaba como un mosquito lloriqueando. “¿Dijiste embarazo?”.

“Sí, ya sabes… nosotros… quiero decir, Lukrov y yo, y pensé que era hora de tener un bebé… Pero…”

Chizuru miró hacia abajo.

“Llevamos casados ​​un año y todavía no podemos concebir. Me pregunto si hay una razón de esto, o si hay algo que necesito saber para que sea más fácil quedar embarazada, o si hay una… hierba o algo…?”.

Parecía que Chizuru, ella misma, no estaba segura de qué explicar y cómo explicarlo.

Parecía que Chizuru y Lukrov esperaban concebir un hijo, pero aún no lo han logrado, por lo que querían consultar con ella.

Había una cosa que necesitaba ser aclarada primero.

“¿Sabe el Duque que estás aquí?”.

Chizuru levantó la vista, sobresaltada.

“Él no lo sabe, ¿verdad?” Estabelle dejó escapar un profundo suspiro.

“S-Si…”

La tez de Chizuru se volvió más roja.

“Es algo que se me ocurrió por mi cuenta. Todavía no se lo he contado a Lukrov”.

“Sabes que no puedes quedar embarazada sola, ¿verdad? Lo sabes, ¿no?”.

“¡Por supuesto!”.

“¿Sabes cómo? Algunas chicas jóvenes que no tienen madres ni siquiera saben cómo tener un bebé en primer lugar”.

Chizuru se quedó sin habla, con la boca abierta.

‘Tal vez, ¿usé demasiadas expresiones descaradas?’ Estabelle pensó mientras miraba a Chizuru.

Pero Chizuru rápidamente apretó los labios y asintió vigorosamente con la cabeza.

“Entonces, ¿qué tal el número de veces?”.

“¿Qué?”.

“La cantidad de veces. Déjame preguntarte esto más claramente, ¿cuántas veces tú y el Duque tienen relaciones sexuales en diez días?”.

Estabelle miró a la joven, medio curiosa, medio estupefacta. La señora se sonrojó mientras trataba de recordar y calcular.

Finalmente, Chizuru confesó con voz débil: “Veinte veces… tal vez un poco más…”

Estabelle puso los ojos en blanco y lanzó las manos al aire como en una pose de rendición.

“Eso es suficiente. ¿Su período viene regularmente todos los meses?”.

“Sí”.

“¿El Duque está liberando su semilla dentro de ti? ¿No afuera?”.

“… Sí …Siempre”.

“Mira, concebir no sucede de la noche a la mañana. No importa cuántas noches pasen juntos, hay muchas parejas que tardan dos o tres años en concebir. Eres joven, y puedo entender tu urgencia por conseguir un heredero, pero no necesitas apresurarte en nada todavía…”

Justo cuando estaba a punto de decir esto, se le ocurrió una idea a Estabelle.

Esta mujer quería quedar embarazada.

Estabelle tenía una poción nueva y fresca en la mano. Una poción que podría, en cierto modo, ayudar a la dama.

Estabelle quería probar este medicamento.

“Está bien, mi Señora. Te daré una poción que podría ayudarte a concebir. Tómelo esta noche, después de la cena y un poco antes de su relación sexual.”

Estabelle dijo con una leve sonrisa en su rostro.

Luego transfirió el líquido caliente en la olla aún hirviendo a una pequeña botella de vidrio y se la entregó a Chizuru.

AtrásNovelasMenúSiguiente

 

error: Content is protected !!