Saltar al contenido
Dark

SCC – Capítulo 120 – Historia Paralela -Contando la Noche de la Llama Ardiente (8)

17/10/2022

Lo quiero.

Quiero que me toque.

Quiero que me toque, que me lleve, que encienda esta fiebre que me quema.

Chizuru estaba temblando en el borde de la cama, envuelta en las sábanas y tratando de esconderse, cuando finalmente comenzó a escuchar los pasos de Lukrov acercándose al dormitorio. Sólo el pensamiento de lo que le iba a pasar ahora la hacía sudar.

El cuerpo de Chizuru no era normal.

Su intenso ritmo cardíaco no se ralentizaría. A veces incluso era difícil respirar por eso y se sumaba a ese hormigueo insoportable que envolvía todo su cuerpo…

Chizuru comenzó a comprender cuál era la verdadera naturaleza de esta dulce tortura.

¿Pero por qué?

También sabía que era el resultado de la medicina que recibió de Estabelle. Lo más importante, Chizuru estaba empezando a darse cuenta de que había una forma de liberarse de este dolor.

¿Fue la imaginación de Chizuru, o los pasos de Lukrov se detuvieron por un momento frente a la puerta?

Tal vez era solo que había estado esperando tanto tiempo a que él regresara que un segundo pareció una eternidad.

En cualquier caso, Lukrov se detuvo por un momento y luego abrió la puerta en silencio.

Después de una expedición como esta, que tomaba casi un día entero, normalmente corría hacia Lukrov con una sonrisa en su rostro, sin importar nada.

Pero ahora, aunque Lukrov había regresado, Chizuru estaba atrapada en una esquina de la cama, incapaz de moverse.

──Si me muevo, eso sería todo.

Lukrov sintió que algo andaba mal de inmediato. Había menos velas de lo habitual, el jacuzzi no se usaba y su esposa no apareció para saludarlo.

“¿Chizuru? ¿Estás ahí?”.

Preguntó Lukrov con voz tranquila y cautelosa. Todavía llevaba su cota de mallas y, mientras caminaba, se podía escuchar el sonido inorgánico de las cadenas balanceándose.

Lukrov se subió a la cama inmediatamente mientras aún usaba sus botas. También vestía una túnica sobre su cota de malla.

Al ver a Chizuru envuelta en las sábanas con solo la cara y el cuello a la vista, la expresión de Lukrov inmediatamente se volvió sombría, y la sujetó con fuerza por los hombros a través de las sábanas con ambas manos.

“¿Qué pasa? ¿Te sientes mal?”.

Chizuru no sabía qué expresión tenía en su rostro. Pero a juzgar por los ojos preocupados de Lukrov, ella estaba muy pálida o de un rojo brillante.

Chizuru logró negar con la cabeza.

“Es tan doloroso”.

Murmuró, su voz temblaba cuando un aliento caliente escapó de sus labios secos. La mano de Lukrov rápidamente envolvió la mejilla de Chizuru.

Sus ojos oscuros vacilaron con ansiedad.

No, era más que ansiedad. Un miedo oscuro y profundo superaba la ansiedad.

Si me toca aquíー

¿Sería capaz de liberarme de este deseo palpitante? ¿O seré tragado en un vórtice de lujuria aún más intensa y terminaré rota?

Pero…

Como exigía su cuerpo, Chizuru estiró el cuello y depositó un suave beso en los labios de Lukrov.

Lukrov respondió mordiendo ligeramente los labios de Chizuru. Luego sostuvo la nuca de su esposa y presionó un profundo beso contra su piel.

Chizuru se estremeció mientras exhalaba un aliento caliente.

“¡Ah!”.

Sus respiraciones se mezclaron, y era difícil saber cuál era cuál. La lengua de Lukrov acarició el interior de la boca de Chizuru, succionando e intentando imprimir su propiedad.

Cuando el largo beso finalmente llegó a su fin, Chizuru levantó sus ojos febriles y miró a Lukrov.

Sus ojos se llenaron de sorpresa.

“Esto es un afrodisíaco. ¿Por qué… necesitarías tal cosa?”.
Afrodisiaco

Por qué… Tal cosa…

La voz de Lukrov dio vueltas en su cabeza y trató de responderle, pero su cuerpo no respondía correctamente. Chizuru solo sacudió la cabeza de un lado a otro con frustración.

“¿Alguien te lo sirvió?”.

Chizuru siguió negando con la cabeza.

No tenía intención de ocultarle nada. Iba a confesar honestamente que había visitado a Estabelle porque quería tener un hijo y había tomado la medicina que había recibido allí, y esto fue lo que pasó. Pero su cuerpo no le permitía hacerlo.

“Bebí… sola…”

Eso fue todo lo que pudo decirle.

“Lukrov… To-tócame… Abrázame fuerte…”

AtrásNovelasMenúSiguiente

 

error: Content is protected !!