Saltar al contenido
Dark

SCC – Capítulo 124 – Historia Paralela -Contando la Noche de la Llama Ardiente (12)*

22/10/2022

Me pregunto cuánto tiempo ha pasado desde entonces.

Chizuru se despertó lentamente, sintiéndose suavemente envuelta en una cálida y difusa comodidad.

El suave toque que envolvió suavemente su piel, y el alivio de estar caliente de adentro hacia afuera, fue extrañamente calmante y nostálgico.

“Mmm…”

Cuando trató de moverse, un vapor blanco bailó suavemente ante sus ojos. Trató de cerrar los ojos de nuevo, sintiendo como si todavía estuviera vagando en un sueño.

Después…

“Chizuru. Si estás despierta, levántate”.

La voz de Lukrov susurró en su oído. Sus ojos se abrieron… y trató de sentarse sorprendida, dándose cuenta de lo que le estaba haciendo.

Pero sus grandes manos presionaban su pecho, bloqueando su movimiento. También se oía el chapoteo del agua caliente.

¿Agua caliente?

“¿E-Esto es…?”

Miró a su alrededor sorprendida. Era su dormitorio, y no había nada inusual en él, excepto por la bañera de bronce en la que se estaba sumergiendo. El nivel del agua caliente le llegaba al pecho.

Lukrov estaba arrodillado junto a la tina, sosteniendo a Chizuru, quien estaba sumergido en ella. Había una silla detrás de él.

“Espero que te haya gustado el afrodisíaco súcubo, esposa”.

Mientras vertía un puñado de agua caliente sobre sus hombros, Lukrov dijo en un tono de voz suave que contradecía sus palabras. Sus hombros se hundieron por la abrumadora sensación de comodidad.

Al mismo tiempo, la mención del afrodisíaco hizo que Chizuru se estremeciera al recordar todo. ¿Podría ser que los efectos de… esa poción aún persistieran? La lujuria que hacía imposible respirar. El placer que era tan profundo, era casi doloroso….

“La anciana confesó todo. Te harías un favor siendo honesta también”.

Lukrov se inclinó y sostuvo la barbilla de Chizuru con una mano.

La anciana probablemente era Estabelle, pero ser honesta o no estaba fuera de cuestión. Para empezar, ella no sabía que era afrodisíaco. Solo fue a consultarla sobre el embarazo.

“No sabía que era un afrodisíaco. Solo fui a preguntarle sobre mi salud”.

Lukrov parecía serio. No parecía enojado, pero tampoco parecía que fuera a reírse de la historia y dejarla pasar.

Chizuru no pudo evitar mirar hacia abajo, evitando la mirada de Lukrov.

Jadeó cuando vio su propio cuerpo desnudo a través del agua clara y notó las flores rojas del deseo floreciendo aquí y allá. Numerosos chupetones de Lukrov estaban esparcidos por su pecho, cintura y muslos, y Chizuru se puso de color rojo brillante al recordar cuando Lukrov hizo estas marcas.

Chizuru miró suavemente a Lukrov, sintiéndose cada vez más y más pequeña por la vergüenza.

Lukrov frunció el ceño con disgusto.

“Siempre te disculpas primero”.

Le dijo a Chizuru en un tono de regaño.

“No puedo regañarte si empiezas a disculparte así antes incluso de darte una explicación. He estado pensando mucho en qué tipo de sermón te daré cuando te despiertes, pero todo ha sido en vano. ¿Lo entiendes?”.

Chizuru parpadeó, luego se hundió en el agua caliente para cubrirse la boca y dejar escapar una burbuja de aire.

“¡Ves! ¡Así es como me vuelves loco! ¡Otra vez!”.

Una ligera sonrisa volvió a la cara de Lukrov. Chizuru no podía enfurruñarse y esconderse para siempre, así que sacó la boca del agua caliente.

“Realmente no sabía…”

“Lo sé. Según esa anciana, ella lo recetó diciendo que era una medicina que te ayudaría a quedar embarazada. ¿No es así?”.

“Oh, sí”.

Si había oído tanto, ¿cuál era el motivo del sutil disgusto de Lukrov? ¿Fue porque fue a Estabelle sin decírselo? ¿O era lo que ella temía…?

Preguntó Chizuru con cautela.

“Lukrov, ¿no quieres tener… hijos?”.

Esta pregunta parecía haber surgido de la nada para Lukrov. Levantó ambas cejas, tomó la barbilla de Chizuru una vez más y la giró para mirarlo.

“Si no quisiera, no intentaría plantar mi semilla dentro de ti tantas veces por noche. Quiero un hijo si es contigo.”

Semilla, ¿eh?

Plantando.

Tanto las ideas salvajes y medievales de Lukrov como las de Estabelle a veces hacían temblar a Chizuru.

Chizuru jadeó y quiso mirar hacia otro lado una vez más, pero esta vez Lukrov no se lo permitió.

“¿Y fuiste a su casa? Sola, sin Alde ni escolta”.

“Sí…”

Estar desnuda en el agua caliente de repente la hizo sentir muy incómoda. Lukrov no llevaba una cota de malla, pero vestía una túnica sobre una chaqueta gruesa, un cinturón ceñido y botas.

“Chizuru”.

El tono de Lukrov fue firme.

“Debes consultar conmigo primero sobre tales asuntos. No una anciana marchita que vive en las profundidades del castillo”.

Chizuru asintió con lágrimas en los ojos porque tenía toda la razón, dejando de lado el comentario algo grosero sobre Estabelle.

Un momento de silencio pasó entre los dos.

Chizuru empezó a mirar el barril de bronce con forma de bañera, que parecía ser más largo y menos profundo de lo que los japoneses suelen llamar bañera. Era la primera vez que veía uno aquí. La costumbre de sumergirse en una bañera no era común aquí, y Chizuru extrañaba constantemente los baños calientes.

Lukrov a menudo se burlaba de ella al respecto.

¿Y esto es?

“¿Hiciste esto para mí, Lukrov?”.

Golpeó los lados del barril de bronce con una mano y miró a su esposo, el caballero. Ella levantó la mirada para encontrarse con su rostro que asentía ligeramente.

“En realidad fue hecho por un herrero en la ciudad del castillo. … Ah, sí. Mientras mi esposa estaba en un laboratorio farmacéutico sospechoso obteniendo un poderoso afrodisíaco”.

“Uh, te dije que lo siento”.

“Solo porque no levanté la voz no significa que no esté enojado. Le he dado una buena cantidad de castigo a esa anciana, y en cuanto a ti…”

Las manos de Lukrov se deslizan rápidamente en el agua caliente. Sin darle tiempo a esconderse o resistirse, tomó suavemente su seno izquierdo con la palma de su mano y jugueteó con su duro pezón con la punta de los dedos.

Chizuru se mordió el labio y arqueó la espalda.

“¡Ah ah… …!”

“Creo que debes ser castigada por poner un cuerpo tan sensible en mayor peligro”.

“¡Ah!”.

Chizuru gritó cuando sus pezones se apretaron y se retorcieron como un tornillo en espiral. La acción los volvió a poner duros.

No se sentía igual que cuando el afrodisíaco estaba en efecto. Pero independientemente, el conocimiento de Lukrov de cada centímetro de su cuerpo fue suficiente para mantenerla a su merced.

“Oh… perdóname…”

“Te perdonaré. Si puedes manejar esto”.

“¡Kyaa!”.

Chizuru se estremeció cuando sus pechos fueron apretados con más suavidad. Su piel estaba lo suficientemente sensible por el agua caliente, y las caricias que recibía en el agua la estimulaban de una manera diferente que al aire libre.

Lukrov se arremangó la chaqueta y acarició cuidadosamente el cuerpo de Chizuru mientras se hundía en el agua caliente. Bajo el sentimiento de culpa, Chizuru no pudo resistirse y se permitió estar a su merced.

“¡Ah……ahh!”.

Después de llegar al clímax con la estimulación que le había dado, Lukrov finalmente soltó a Chizuru y la besó cariñosamente en la frente mientras le cepillaba el cabello húmedo.

“También podemos usarlo de esta manera… ¿Lo llamaste ofuru*? Haré que lo preparen para nosotros todas las noches a partir de ahora”.

“Tú… realmente vas a romperme”.

“No voy a romperte. Y si sucede, estaré contigo”.

Nota: *ofuru sonaba mejor :)) Básicamente es un baño, pero sí, escúchalo con acento extranjero y me entenderás jajaja.

AtrásNovelasMenúSiguiente

 

error: Content is protected !!