Saltar al contenido
Dark

SCC – Capítulo 15.1 -Extra 1

24/06/2022

‘Pensé que tal día nunca volvería a venir. Pensé que nunca más la volvería a tener entre mis brazos…’

“Ya no amo a Chizuru”. Creyendo eso, Luklov sobrevivió estos cuatro años. Por eso ya no la buscó.

Esa era la única forma en que podía vivir, como el único, que vivía después del sacrificio que hicieron esos dos. 

Mientras Lukrov renunciara a Chizuru, todavía estaría vivo.

El sol se puso y se oscureció, y la pequeña habitación que le dio a Chizuru lentamente se sumergió en la oscuridad.

Lukrov, que había estado aferrado persistentemente a su amante, que regresó de otro mundo, muchas veces porque lo impulsaban deseos crecientes sin fin, estaba cubierto de sudor.

‘Pero no es suficiente’.

 A menos que se tallara en su cuerpo, el alma de Lukrov no podría tener paz. Era un misterio si algún día podría hacer tal cosa.

El cuerpo de Chizuru, que había sostenido con tanta violencia, se puso pálido, y el sudor que no podía decir si era de ella o de él, así como el líquido blanco estaban por todas partes. Por fin, Lukrov liberó los miembros de Chizuru, quien se recostó débilmente, con pesar.

“Mmm……”

Una voz dulce y suave se filtra a través de sus labios fríos.

La suave voz que llena el pecho de Lukrov, como el sonido de una campana que viene del cielo, no es diferente de su memoria de hace 14 años.

 

Nunca puede haber tal cosa.

Catorce años cambiaron todo en Lukrov. Ahora tiene muchos años más, ha experimentado el infierno, ha perdido amigos y ha perdido su corazón.

Ahora, Lukrov no tiene idea de cómo amarla. El que lo perdió todo y envejeció. Con la joven y pura Chizuru, que no ha cambiado desde hace 14 años.

Incluso los más mínimos restos de la puesta de sol derramándose por la ventana fueron suficientes para iluminar la presencia de Chizuru a los ojos de Lukrov.

Piel blanca y suave sin arañazos.

Extremidades delicadas y esbeltas, pecho sensible.

Su cabello negro sedoso, delgado y lustroso se extiende sobre la cama sin una sola grieta.

‘Recuerdo que me encantaba pasar mi dedo por este cabello. Y, lo peor de todo, cuando vuelvo a tocar su cabello de esta manera, todavía me siento tan caliente como entonces’.

Y sobre todo, Chizuru parecía tener los mismos sentimientos que tenía hace 14 años. Con su corazón gentil, derritió el corazón helado de Lukrov. Los recuerdos de la inocencia entre los dos reviven silenciosamente en el corazón de Lukrov, quien está sellado nuevamente en el hielo profundo.

‘Ahí fue cuando más feliz fui en mi vida…’

El pasado lejano que debería haber renunciado a recuperar.

Lukrov estaba decidido a terminar viviendo su vida dedicándose a gobernar esta tierra remota.

¿Cuánto dolor crees que uno tiene que vivir antes de que una persona pueda tomar esa decisión?

“No sabes nada… no sabes”.

Lukruv murmuró, irritado, ocultando su voz. “No recibirás ningún amor de mi parte… ¿Creíste en eso? Idiota”.

El amor sigue ahí. No hay duda de que se erige frente a ti como una enorme y robusta roca de la que no puedes apartar la vista.

Sin embargo, Lukrov ya no supo cómo superar la brecha de 14 años.

Desde que renunció a Chizuru hace cuatro años, Lukruv trató de no pensar en ella y vivió con la esperanza de que algún día sus pensamientos sobre ella desaparecerían.

Y había tenido éxito gradualmente, al menos mientras el cielo mostraba el sol. Con la excepción de los momentos en que ella se le apareció en un sueño, como un fantasma cuando llegaba la noche y la oscuridad, Lukrov estaba aprendiendo a vivir solo.

Vivió diez años en el infierno y cuatro años en el vacío.

Además… fue capaz de soportar perderla una vez. Pero la segunda vez, no podría.

‘¿Qué pasaría si volviera a perderla…?’.

En la habitación en penumbra estaba mirando a Chizuru, quien estaba completamente exhausta y dormida.  Podía escuchar los pasos de una persona que se acercaba, los pasos de una mujer. Tenía una idea general de quién venía.

Un breve golpe golpea la puerta, e inmediatamente Alde con una vela entra en la habitación.

“Chizuru-sama, la cena está lista…”

La doncella, que notó la sombra del dueño del castillo sobre la cama, en la oscuridad, bajó la cabeza y dijo: 

“Oh… lo siento… la cena está por comenzar…”

“No me importa, te dije que vinieras y llamaras a Chizuru. Después de un largo viaje, ella está cansada y ya se durmió. No voy a ir al comedor esta noche. Díselo a todos”.

“Sí”.

Entonces, cuando estaba a punto de comenzar a hacer preguntas, Lukrov acercó su dedo índice a su boca e hizo un sonido entre los dientes.

“Shh”.

Su otra mano continúa acariciando el cabello de Chizuru. Alde giró su rostro que estaba rojo sin ninguna dificultad, y después de hacer una reverencia, cerró la puerta rápidamente. 

En la oscuridad de la noche, Lukrov, mientras sostenía a Chizuru que dormía, nunca pensó que fuera tan idiota.

 

AtrásNovelasMenúSiguiente

 

 

error: Content is protected !!