Saltar al contenido
Dark

SCC – Capítulo 3 – Desde nuestro último beso (3)

06/06/2022

Cuando Chizuru terminó su historia, el reloj marcaba las dos de la mañana. Y todo el ruido de los edificios circundantes se había calmado.

“Vaya… ah…”

Mai arrojó la almohada que estaba abrazando a un lado. Sus mejillas se habían sonrojado de emoción. Su somnolencia había desaparecido hacía mucho tiempo. “¿Re-realmente…? ¿Estás segura de que no fue un sueño extraño que tuviste debido a los libros que te preste?”.

“Ajá. Sin embargo, hay momentos en los que desearía que realmente fuera solo un sueño”.

Chizuru respondió con una sonrisa triste. Era en parte verdad y en parte mentira.

Nunca pensó que hubiera sido mejor si el tiempo que pasó con Lukrov fuera un sueño. Pero desde que regresó sola a este mundo así, sin su abuela, y teniendo que volver a esta vida normal… Como cuando tenía a alguien como Karasawa frente a ella. Esos fueron los momentos en que sintió que las cosas serían mucho más fáciles si todo hubiera sido un sueño.

“Después de leer esos libros que me prestaste, simplemente no sabía qué hacer conmigo misma. Me hizo sentir ganas de contárselo a alguien sin importar nada”.

“UH Huh”.

“Lamento haberte ocultado esto… Pero pensé que nunca me creerías”.

De hecho, Mai aún no había aceptado la historia de Chizuru como la verdad.

Sus grandes y adorables ojos parpadeaban rápidamente mientras la miraba. Chizuru entendió cómo debía sentirse, por eso había mantenido esto en secreto durante tanto tiempo, a pesar de que eran mejores amigas.

No importa cuán agradable pueda parecer algo en una novela, tener esa realidad ante tus ojos te mostrará las muchas dificultades del mundo. Tener que aceptar todo eso no era agradable ni onírico.

“Te creeré… te creo Chizuru. No lo creería si viniera de otra persona, pero lo creeré de ti”.

Cuando la voz de Mai finalmente rompió el largo silencio, sonó incierta, como si estuviera tratando de convencerse a sí misma. Pero ella no estaba mintiendo. Chizuru se sintió aliviada y palmeó suavemente a Mai en el hombro.

“Gracias. Por escuchar”.

“Vamos, eso no es nada por lo que agradecerme”.

“Tal vez no. Pero me alegro de que me creas”.

“Correcto. Pero…”

Era como si hubiera demasiadas cosas que quería decir, demasiadas preguntas que hacer. Mai miró hacia el techo y se tomó su tiempo para elegir sus siguientes palabras. “Este tipo Lukrov. Estoy segura de que él debe haberte amado de verdad. Me pregunto qué ha estado haciendo desde que desapareciste”.

Chizuru sintió que su interior se tensaba al escuchar esta inocente pregunta.

“No sé… Tal vez, ya se ha olvidado de mí”.

“No seas estúpida. Incluso tú sabes que eso es una mentira”.

“Él, él no era un mujeriego, pero llamó la atención de ellas. Y las mujeres en ese mundo eran muy hermosas. Tal vez solo me vio como una rareza y me estaba siguiendo la corriente”.

Incluso mientras estaba allí, hubo momentos en que tales dudas entraron en su corazón.

Dicho esto, Chizuru fue bien tratada no solo por Lukrov, sino también por sus otros camaradas. Pero, ¿y si eso fuera solo por su vocación? En cuanto a Lukrov… ¿Qué pasaría si su interés hubiera brotado de la curiosidad, y eso solo se hubiera convertido en algo parecido al amor?

Ella había sido tan importante para él, que esos pensamientos comenzaban a entrar en su mente.

Porque era casi irreal.

Pero tal vez la idea de tratar de separar eventos que se sintieron reales o irreales en otro mundo fue un error.

“Eso no es posible. No es que haya visto nada, pero estoy segura de que estás equivocada. Siempre hablas de las cosas con demasiada modestia. Me hace pensar que las cosas fueron mucho más intensas de lo que dijiste”.

Mai rechazó la incertidumbre de Chizuru con firmeza.

“Um… Bueno, eso…”

Pensando de nuevo. No fue llamado el ‘Caballero de las Llamas’ por nada.

Normalmente, estaba tranquilo hasta el punto de parecer frío, pero cuando entraba al campo, se transformaba. Como un fuego voraz que lame las tierras secas. Su amor no era diferente. Chizuru lo había visto como un hombre frío sin interés en las mujeres, pero luego…”

“Probablemente tengas razón…”

Varios recuerdos pasaron por su mente y Chizuru sintió que sus mejillas se sonrojaban.

La temperatura de su cuerpo había subido de repente. Mientras estaba tan lejos, todavía podía tener un efecto en ella. Así de intenso podía ser.

“Ya veo ya veo. Guau”.

Mai dijo como si adivinara lo que estaba pensando. Luego se levantó y se sentó justo al lado de Chizuru. “¿Entonces qué quieres hacer? ¿Quieres que se quede en un recuerdo? ¿O tú… quieres volver?”.

A medida que se acercaba, Chizuru pudo oler un aroma alrededor del cuello de Mai.

Era la colonia con olor a jabón que Mai había usado desde la escuela secundaria. Un aroma suave pero dulce, nostálgico.

Chizuru sintió un sentimiento de culpa y miró al suelo.

“Quiero volver… creo. Ahora que la abuela ha fallecido, no hay ninguna razón para que me quede… Por supuesto, estaría triste si no pudiera verte más”.

Hubo un largo silencio antes de que Mai murmurara: “Ya veo”.

“Si, lo sé. Creo que yo sentiría lo mismo si fuera tú. Será triste no verte más a ti ni a mi familia, pero…”

Pero.

Pero, eso era lo que significaba enamorarse de alguien.

Hubo momentos en que tu amor por alguien tenía un poder mayor que cualquier otra cosa en el mundo. Como mujer, Mai entendía sus sentimientos. Ninguno de las dos dijo nada más, pero en el fondo se entendían.

“…Supongo que el problema es cómo vas a volver. Cuando escuchaste esa ‘voz’, ¿fue en un lugar o situación específica?”.

“No nada de eso. Siempre fue repentino, como si simplemente se me hubiera metido en la cabeza”.

“¿Y es la voz de una mujer?”.

“Uhh, es posible que lo escuches así, pero a veces sonaba como un hombre… también. Era una voz muy andrógina. Ya sabes, como esas máquinas que te cambian la voz a través de un micrófono. Suena un poco irreal y poco natural”.

“Mmm…”

Ya eran más de las dos de la mañana, pero ninguna de las dos estaba cansada.

Chizuru estaba pensando en la misteriosa ‘voz’ que la había llamado al otro mundo. Era el verano de su último año en la escuela secundaria. Tres veces había escuchado esta voz llamándola antes de que se fuera. Y hace un año, en el otro mundo, había vuelto a escuchar la voz. Le había preguntado si deseaba volver.

Regresar a su mundo original, donde su abuela se había preocupado tanto por ella, que su enfermedad cardíaca había empeorado.

La voz le dijo que esta era su única oportunidad de regresar. Pensando en su abuela, en su propia familia, Chizuru asintió sin pensar en su ascenso… en ese fatídico día.

Ni siquiera tuvo tiempo de despedirse de Lukrov.

“…Desde entonces, no he escuchado esa ‘voz’ ni una sola vez. Pero aun así, no puedo evitar sentir que las cosas no terminarán de esta manera. Pero tal vez sea solo una ilusión. Pero…”

Pero, ella no podía olvidarlo.

Sus ojos tristes la última vez que lo vio.

Ella no quería eso como recuerdo.

Ese último beso que compartieron fue tan tierno.

AtrásNovelasMenúSiguiente

 

error: Content is protected !!