Saltar al contenido
Dark

SCC – Capítulo 4 – Llamada (1)

10/06/2022

Mai terminó quedándose dormida en el colchón después de un tiempo, por lo que Chizuru se acostó a su lado y miró a través de la oscuridad hacia la pequeña bombilla de luz en el techo.

El pequeño apartamento de dos habitaciones apareció débilmente en su visión.

Allí estaba su cama, y ​​aunque la habitación se veía moderna, había una pequeña mesa que hacía las veces de kotatsu. Ella también tenía una televisión y un refrigerador. Un calendario colgado en la pared. Todas estas cosas eran parte de su vida diaria.

Y, sin embargo, antes de que supiera lo que estaba pasando, todas estas cosas comenzaron a sentirse extrañas para ella. Especialmente en noches como esta, donde los recuerdos de Lukrov regresaban a ella.

En ese otro mundo, la cultura era algo que aquí se llamaría medieval.

No había electricidad, ni automóviles, ni agua corriente y, por supuesto, ningún método de transmisión de información como la televisión o Internet. Lo único que tenían era piel de animal que se usaba como papel para escribir. Y mucha gente ni siquiera sabía leer.

Como era común en el mundo occidental durante la Edad Media, había rango, clase y caballería. El propio Lukrov se había originado como heredero de un Barón. La guerra lo había dejado huérfano y él mismo se había convertido en un caballero que podía valerse por sí mismo.

Y así, cuando lo conoció por primera vez, vio a un joven con ojos tan agudos y un rostro tan severo, que con solo tocarlo parecía que le cortaría la piel.

Su cabello era negro azabache, al igual que sus ojos. Sus rasgos faciales eran angulosos y aunque tenía la apariencia general de un hombre occidental, su piel estaba bastante bronceada. Su altura… ¿Qué tan alto había sido? Ni siquiera sabía si allí tenían unidades para medir la altura de una persona. Pero pensó que debía estar cerca de los 185 cm. Una cabeza más alta que el Chizuru.

Ahora que lo recuerdo, no sabía su cumpleaños, su tipo de sangre…

Le hizo darse cuenta de cuán lleno de información estaba el mundo moderno en el que vivía. Las cosas eran mucho más primitivas en el otro mundo. Cuando las personas se amaban, bastaba con tener el cuerpo de los demás. No hubo citas rituales.

Lukrov la había aceptado y ella le había demostrado de lo que era capaz.

Una emoción había corrido a través de su núcleo como la electricidad… y fue el comienzo de todo. Dudaba que Lukrov alguna vez hubiera considerado observarla desde lejos, o que le preocupara ser rechazado.

“Tú eres la que yo elegí”.

Solo con esas palabras, se juró amor eterno. Como un lobo que ha encontrado a su pareja.

Y, sin embargo, había consuelo en la forma en que amaba. Sin vergüenza ni deshonra, un deseo sin fin llevado por su alma y sus instintos… Ese tipo de amor.

Estaba segura de que en este mundo, al menos en el Japón moderno, no era posible ser amado de esa manera y amar a su vez. La forma misma en que vivía la gente era demasiado diferente. Era tan obvio como cualquier cosa.

Al día siguiente el cielo estaba cubierto por una nube oscura. Mai había consultado el informe meteorológico en su teléfono antes de irse y dijo que a partir de la tarde llovería fuerte.

Chizuru se puso un cárdigan beige y una modesta falda negra y una camisa blanca antes de salir a trabajar, un poco más tarde de lo habitual. A los empleados se les permitió vestirse informalmente. Era un ambiente abierto donde los hombres no tenían que usar traje durante el verano, pero Chizuru no prestaba tanta atención a la moda como las otras mujeres que trabajaban aquí.

Ella sintió que mientras no te desviaras demasiado de lo que era actual y te mantuvieras limpio, eso sería suficiente. Tampoco sintió la necesidad de atraer al sexo opuesto, por lo que hizo lo mínimo en términos de maquillaje.

Y, sin embargo, hombres como Karasawa, su superior, seguían apareciendo de vez en cuando.

No siempre fue consciente de ello, pero Chizuru tenía el tipo de cara bonita que llamaba más la atención que la mayoría. Su altura no era demasiado baja ni demasiado alta. Su cuerpo era esbelto y, sin embargo, lleno donde importaba. Para decirlo claramente, ella estaba en el lado popular.

Chizuru se aseguró de que el paraguas plegable estuviera dentro de su bolso mientras corría al edificio de su empresa. Pero justo cuando pasó las puertas automáticas de la entrada, sintió una repentina sensación de vértigo.

(…¿Qué?)

Quizás era anemia por falta de sueño.

Se sintió mareada cuando su cabeza se balanceó hacia un lado, luego una sensación de entumecimiento se disparó por sus extremidades. Chizuru siempre había tenido la presión arterial baja, por lo que estos síntomas aparecían ocasionalmente durante la mañana. Había estado tan absorta en su conversación con Mai, que solo había dormido unas pocas horas. Esa debe haber sido la razón, pensó.

Sin embargo, cuando logró quedarse quieta y apoyar la cabeza contra el marco de la entrada, un zumbido repentino atravesó sus oídos de la nada.

Había algo de otro mundo en ello. Existía solo en la cabeza de Chizuru, este agudo eco que se fusionaba con los bulliciosos ruidos del edificio de oficinas.

(Era esto).

El corazón de Chizuru latía con entusiasmo no disimulado.

Ella recordaba este sentimiento. Ella recordaba ese sonido…

(¡Esto, esto!).

Sin pensar, presionó sus palmas contra sus oídos mientras trataba de calmar su impaciente respiración. Y aun así, el sonido familiar y misterioso seguía resonando en su cabeza. No solo eso, sino que parecía estar cada vez más fuerte. Era tan fuerte que sabía que no podía imaginárselo.

Al mismo tiempo, otros empleados y oficinistas que llegaban tarde la vieron. Miraron con ojos sospechosos mientras Chizuru estaba allí, pero la dejaron sola. Ninguno de ellos lo podía oír.

Sí, ella lo recordaba.

Fue así la primera vez. Después de este timbre agudo, seguiría una ‘voz’…

“Chizu… ru…”

“¿¡Oye, Ayase!?”.

El sonido se detuvo. Como una burbuja que ha estallado de repente.

Al mismo tiempo, la mano de alguien estaba firmemente sobre su hombro y Chizuru levantó la cabeza frenéticamente. Y luego vio que Karasawa estaba de pie junto a ella, sus cejas se estrecharon en una expresión de preocupación. Su cabeza estaba inclinada hacia un lado mientras miraba su rostro.

“Vaya…”

Chizuru respiró sin pensar.

“¿Qué es? ¿Por qué estás aquí esta mañana? ¿Te duele la cabeza?”.

Había una preocupación exagerada en su voz. Una camisa blanca y una corbata gris asomaban de su traje azul oscuro. Los débiles restos de loción para después del afeitado flotaban en el aire. Chizuru sintió que la devolvían a la realidad.

“L-lo siento. Yo, eh, una amiga se quedó a dormir en mi casa anoche. No dormí mucho… Es solo un ligero dolor de cabeza”.

Ella no había mentido.

Pero ella tampoco había dicho toda la verdad.

Enderezó su postura y forzó una sonrisa. Karasawa la miró fijamente como si estuviera considerando si estaba satisfecho o no con esta explicación. Pero finalmente se encogió de hombros derrotado.

“¿Quieres ir a la oficina médica?”.

“Uh no. En realidad es sólo un dolor de cabeza leve. Tengo presión arterial baja. Pasa algunas veces. Estoy bien ahora”.

“Si crees que sí…”

La mano de Karasawa tocó ligeramente su espalda como si la empujara. 

“Subiremos juntos. No te desmayes conmigo, ¿de acuerdo?”.

Chizuru se encogió cuando sintió la gran mano en su espalda. Pero antes de que pudiera alejarse de él, hábilmente la había dirigido hacia el ascensor.

Había muchos a su alrededor, y era posible que él estuviera realmente preocupado por su estado. Pero aun así, Chizuru sintió algo cálido cuando le tocó la espalda. Algo así como el cariño o la pasión.

La ‘voz’ se había ido hace mucho tiempo.

El timbre familiar del ascensor indicó que había llegado y la puerta se abrió. Chizuru y Karasawa entraron en la caja como si fueran absorbidos por la multitud de personas que estaban dentro.

En el momento antes de que las puertas se cerraran, Chizuru miró por encima del otro hombro hacia la entrada del edificio, su mirada estaba llena de anhelo.

¿Qué había sido eso, justo ahora?

Era como la sensación que había tenido en el verano del año pasado. Pero fue tan breve.

¿Era solo su imaginación jugándole una mala pasada después de la emoción de contarle a Mai su historia? O fue…?

AtrásNovelasMenúSiguiente

 

error: Content is protected !!