Saltar al contenido
Dark

SCC – Capítulo 5 – Llamada (2)

10/06/2022

Era un edificio de doce pisos, y la empresa para la que trabajaba Chizuru ocupaba todo el octavo piso. Cuando la pantalla electrónica mostró un 8, Chizuru se bajó del ascensor como si Karasawa la estuviera conduciendo.

Había una puerta de vidrio esmerilado en la entrada y Karasawa la abrió para ella.

“Gracias. Pero ahora estoy bien”.

Incluso si él solo estaba siendo amable, ella no quería más su atención. Y entonces ella le agradeció después de cruzar la puerta y trató de alejarse. Podía ver que los otros empleados habían llegado y estaban haciendo su trabajo. Varias personas cuyos escritorios estaban ubicados cerca de la entrada los saludaron.

Karasawa era bastante popular y, como empleada, no quería que la gente malinterpretara su relación al verlos juntos. Chizuru rápidamente devolvió sus saludos antes de correr hacia su propio escritorio.

Había una pila de documentos que necesitaban ser clasificados o copiados en su escritorio. Y parecía que tendría que olvidarse de todo lo sucedido y concentrarse en su trabajo, al menos hasta la hora del almuerzo.

Aún así, no podía olvidar la ‘voz’ que había escuchado. Chizuru se sentó en su silla mientras sacaba su teléfono de su bolso. Ella escribió un mensaje corto para Mai.

–Gracias por visitarme anoche. Me alegré de que me escucharas.

No sé si estaba escuchando cosas, pero escuché algo que sonaba como esa ‘voz’ hace un momento.

Estoy demasiado emocionada… ¿Qué opinas?–

Miró el reloj y vio que la clase de Mai probablemente ya habría comenzado y, sin embargo, recibió una respuesta en cuestión de minutos.

–¿¡En realidad!? ¡Eso podría ser algún tipo de presagio!

Lo escuchaste más de una vez, la primera vez, ¿no?

Tal vez lo vuelvas a escuchar…

¡Será mejor que me digas si vuelve a pasar!–

Chizuru rápidamente escribió una afirmación y cerró su teléfono.

No pudo evitar suspirar mientras devolvía el teléfono a su bolso. Ahora se concentraría en el trabajo que tenía delante. Si no lo hacía, esa excitación que brotaba de lo más profundo de ella la volvería loca.

Afortunadamente, Chizuru era una trabajadora por contrato, lo que significaba que la mayoría de sus deberes involucraban tareas diversas que podía realizar con movimientos similares a los de una máquina. Normalmente, esto le habría parecido tedioso, pero ahora estaba agradecida por ello. Cumplir órdenes sin pensarlo mucho permitió que su cabeza se enfriara un poco.

(¿Qué… qué pasa si realmente pudiera regresar…?).

Siguió pensando en esto mientras escribía en la computadora.

Había pasado poco más de un año desde que Chizuru había regresado a este mundo.

Durante ese tiempo, tuvo que lidiar con asuntos relacionados con la búsqueda de personas desaparecidas además de cuidar a su abuela enferma, que no tenía tiempo de preocuparse por regresar. Todavía tenía que terminar la escuela y no era momento de caer en una depresión.

Su abuela había fallecido poco después de graduarse y ella había comenzado a trabajar inmediatamente después. El trabajo desconocido la había mantenido ocupada durante el primer mes o dos… Fue solo recientemente que había comenzado a pensar lentamente en sus recuerdos con Lukrov y ese mundo.

Pero no importa cuánto hubiera esperado regresar, no había tenido mucho tiempo para imaginar claramente qué pasaría si ese deseo se hiciera realidad.

Lukrov…

Se había hecho cercana a muchas personas durante su año en ese mundo. Habría llamado a algunos de ellos sus amigos. Pero fue solo Lukrov, por quien abandonaría su propio mundo para volver a encontrarle.

Pero, ¿él la estaba esperando?

Ni siquiera había prometido volver con él. Solo habían estado juntos durante un año. ¿Cuánto tiempo la esperaría?

Él la había amado.

Y él no era el tipo de hombre que olvidaría a una mujer de la que se había enamorado.

Pero había una buena posibilidad de que se enfadara con ella por desaparecer sin decir nada. Ella no había querido decir nada con eso, pero no sería sorprendente si él sintiera que era una traición.

Hola, he vuelto y me alegro de verte. Sigamos estando juntos. Probablemente no sería tan fácil.

De hecho, ni siquiera había una garantía de que ella pudiera volver directamente a él. La primera vez, Lukrov y los demás habían encontrado a la sorprendida Chizuru cuando de repente fue empujada a su mundo.

¿Pero esta vez…?

A diferencia de este mundo, ni siquiera había domicilios establecidos. Definitivamente no podrías usar teléfonos para localizar personas. Incluso los mapas ordinarios eran difíciles de encontrar.

Pensando en todo esto ahora, comenzó a ver que las cosas no se convertirían de inmediato en un final feliz, incluso si pudiera regresar. Por supuesto, tenía la determinación de pagar el precio que fuera. No se resistió a la idea de tener que encontrarlo y hacer lo necesario para ganar su perdón.

Pero todo eso solo podría suceder si ella regresaba.

De repente, algo que nunca antes había considerado apareció en el fondo de su mente. Sus manos se detuvieron sobre el teclado.

(Un año y unos meses…)

Ese fue el tiempo que había pasado desde su regreso.

(Pero, había estado en ese mundo durante un año, pero solo había pasado un mes cuando regresé… eso significa…)

Esperar. Esperar. Chizuru trató de detenerse cuando su mente comenzó a calcular. Pero la respuesta llegó demasiado rápido.

Si un mes aquí equivalía a un año allá, y precisamente había pasado un año y dos meses, eso significaba que habían pasado por lo menos catorce años en ese mundo. No había llevado un diario ni contado los días, ni siquiera estaba segura de que un año en ese mundo fueran también 365 días, pero las estaciones eran similares, y la gente había definido ese tiempo como un año.

(Catorce años…?).

Y eso solo si podía regresar ahora mismo.

Si pudiera regresar, pero tomó un mes más, eso significaría que habían pasado quince años. Quince años. Tantos años para una persona con la que solo habías pasado un año… un amante cuya partida solo podía parecer una traición a sus ojos. ¿Qué hombre podría permanecer devoto?

Quince años era tanto tiempo.

Durante ese tiempo, había sido cuatro años mayor que Chizuru. Veintidós. Eso le daría treinta y seis años ahora. Teniendo en cuenta que el mundo era similar a la edad media, no sería de extrañar que se casara. Recordó que los plebeyos eran especialmente conocidos por casarse temprano y tener hijos.

Podía dejar todo en este mundo atrás para regresar, sólo para descubrir que Lukrov se había casado y tenía hijos. Chizuru no podía ser más que un recuerdo lejano, cuya repentina aparición sería una molestia. Eso no sería extraño. No, era lo más natural.

Sin embargo, era un mundo tan diferente al de ella que era posible que esta deformación del tiempo fuera solo una coincidencia. Tal vez cambia cada vez.

Pero.

Chizuru sintió que le escocían los ojos mientras miraba la pantalla.

Sus dedos no podían moverse.

(Pero aún…)

Si Chizuru volviera a escuchar la ‘voz’, respondería.

Incluso si todo terminó con ella viendo que Lukrov estaba feliz con otra persona, quería disculparse por dejarlo sin decir una palabra. Chizuru se lanzaría de nuevo a ese mundo, solo por la oportunidad de decírselo.

(Soy una idiota…)

Pero, tal vez eso era lo que era el amor.

Eso era lo que significaba amar a alguien con todo tu corazón…

Sus manos no la habían ayudado mucho ese día, así que cuando finalmente terminó y pensó en irse a casa, ya estaba oscuro afuera. No había sido consciente de ello en absoluto, pero ahora también estaba lloviendo.

Miró alrededor del piso de la oficina y vio que más de la mitad de las personas se habían ido a casa.

“Terminé, así que me voy a casa. ¿Había algo más que necesitaras?”.

Le preguntó a una de sus superiores femeninas que estaba sentada a unos escritorios de ella. La mujer dijo que no había nada en particular y amablemente soltó a Chizuru. No solo eso, sino que incluso agradeció a Chizuru por seguir trabajando más tarde que los demás. Muchos de los empleados aquí eran bastante jóvenes, por lo que en general era un ambiente relajado. Se sintió bendecida.

Llegó más tarde de lo habitual, pero no tanto como para preocuparse por perder el último tren, por lo que Chizuru recogió sus cosas lentamente y salió de la oficina.

El ascensor estaba vacío cuando entró esta vez. Cuando llegó al primer piso, Chizuru sacó el paraguas portátil que guardaba en su bolso y miró hacia la entrada.

Allí vio la espalda de un hombre que paseaba frente a la puerta, apenas fuera del alcance de los sensores de la puerta automática. Miró la lluvia y se encogió de hombros.

“¿Karasawa…?”.

Chizuru lo llamó, y rápidamente se dio la vuelta como si lo impulsara un resorte.

Cuando sus ojos la atraparon, su expresión parecía aturdida y un poco fascinada mientras la observaba.

Podría haber dicho adiós y pasar junto a él… pero independientemente de sus motivos, él había mostrado preocupación por ella esa mañana, y no se sentía bien abandonarlo.

“¿No tienes un paraguas?”.

“Ah… llegué un poco tarde esta mañana, así que tenía prisa. Olvidé traer uno”.

La propia Chizuru había llegado tarde al trabajo esta mañana. Él había estado aquí abajo con ella, por lo que debe haber llegado más tarde de lo habitual.

Fue una caminata de cinco minutos desde su edificio hasta la estación más cercana. Pasarían por calles concurridas con mucha gente, y había una tienda de conveniencia en la estación donde podía comprar un paraguas.

Chizuru sopesó sus buenas intenciones con su propia seguridad y decidió que no era mucho pedir.

“Esto es bastante pequeño ya que es un paraguas portátil… pero ¿lo compartirás conmigo en la estación?”.

Karasawa pareció sorprendido por esta idea.

Hubo una breve pausa antes de que respondiera. Finalmente, asintió levemente y dijo: 

“Eso sería genial“. 

Y dio un paso más cerca de ella.

AtrásNovelasMenúSiguiente

 

error: Content is protected !!