Saltar al contenido
Dark

SCC – Capítulo 7 – Encuentro (1)

14/06/2022

Chizuru sintió frías gotas de agua golpear contra su mejilla. Ella frunció el ceño sin pensar y se estremeció.

Cuando inhaló, fue aire frío el que se vertió en sus pulmones como para limpiarla. Sus ojos permanecieron fuertemente cerrados mientras su mano se estiraba, buscando la manta que debería estar calentando su cuerpo. Pero lo único que notaron las yemas de sus dedos fue la textura de su propia ropa húmeda.

… ¿Ropa húmeda?

¿Aire frío?

La conciencia de Chizuru volvió lentamente a la realidad.

Eso fue correcto. Había estado comiendo con Karasawa y luego regresó sola a su casa cuando la ‘voz’ resonó en sus oídos. Ese era el sueño. Y…

¿Y?

(Sueño…?).

Su corazón comenzó a latir con fuerza. Chizuru abrió los ojos frenéticamente.

Lo que apareció en su visión fue un lugar parecido a un bosque con árboles que podrían haber sido cedros. El suelo estaba cubierto de hojas caídas y mojadas de color ámbar. Todo lo que estaba más allá de una docena de metros por delante estaba envuelto en una fina niebla blanca. Si esto no era realidad, era la escena más hermosa y mística.

La luz del sol que se filtraba desde el techo del bosque se balanceaba en la niebla y brillaba como una aurora.

Chizuru se levantó del lecho de hojas y tragó saliva. Se quedó quieta durante bastante tiempo. Los gritos animados de los pájaros salvajes resonaban como una sirena lejana.

No importa cómo lo viera, esto no era algo común en el Japón moderno.

Esta tranquilidad no era normal. A veces, podía escuchar el canto de los pájaros, pero no había ruido hecho por el hombre con automóviles y trenes en este mundo.

Podría, podría, podría ser…

Chizuru miró a su alrededor y trató de confirmar la situación en la que se encontraba.

Su ropa… era la misma que cuando estaba en Japón. Aunque estaban bastante húmeda después de haberse empapado con el rocío de las hojas. Su bolso y paraguas ya no estaban, y no tenía nada más que su ropa.

Sí, fue como la última vez en el mundo de Lukrov…

(¡He… vuelto!).

Todavía no había conocido a nadie y no había visto evidencia real de ello, pero Chizuru estaba segura. El aire frío que entró en sus pulmones de alguna manera se sintió nostálgico y su corazón comenzó a acelerarse. Un aire tan delicioso no se podía saborear en su viejo mundo. Chizuru permaneció sentada en el suelo del bosque mientras llenaba su pecho con todo el aire fresco que podía.

He vuelto.

No sabía dónde estaba actualmente, o dónde vivía Lukrov, pero estaba en el mismo mundo, respirando el mismo aire. Solo pensar en eso hizo que su corazón se llenara de emoción.

Sin embargo, no pudo disfrutar de esa sensación por mucho tiempo.

Estaba sola en un bosque espeso. Nada comenzaría si ella simplemente se sentaba allí a pensar. Mientras el sol aún estaba alto, no sabía si era por la mañana o por la tarde. Pero sabía por experiencia que estaría rodeada de completa oscuridad cuando el día se convirtiera en noche, por lo que Chizuru decidió que debía caminar e intentar encontrar algo.

Al menos, claramente no era invierno.

Sentía frío debajo de su ropa húmeda, pero no tanto como para congelarse. Teniendo en cuenta que el suelo estaba cubierto de hojas, probablemente sería otoño aquí. Había sido octubre en Japón, y tal vez aquí también era la misma temporada.

Chizuru se sintió un poco más tranquila cuando pensó en esto.

¿Y si aquí también hubiera pasado un año y varios meses?

Por ahora, el objetivo principal de Chizuru era buscar a alguien con quien pudiera hablar. Quería confirmar la fecha exacta y también encontrar una posada en la que pudiera pasar la noche. Los libros que Mai le había prestado a menudo mostraban ‘posadas’ y casas de huéspedes, pero tales establecimientos útiles eran difíciles de encontrar en este mundo. Era probable que esos libros hubieran imaginado una edad más avanzada. Aquí, pasar la noche fuera de casa a menudo significa dormir afuera o dormir en la casa de otra persona.

Después de caminar por un tiempo, se puso ansiosa por el hecho de que su entorno parecía no haber cambiado. Tenía sed, pero no había agua para beber. Y sin comida para calmar su hambre. Además de recordar las comodidades del Japón moderno, también agradeció a Karasawa por llevarla al restaurante a comer.

Lukrov le había enseñado cómo encontrar nueces y hongos comestibles en el bosque una vez. Y entonces Chizuru trató de recordar ese conocimiento mientras apartaba las hojas muertas y buscaba comida en el suelo.

Su memoria no era la mejor, pero logró encontrar algunas semillas que parecían nueces. Y ella los abrió con una piedra y se las comió agradecida.

Pudo actuar así con tanta naturalidad porque esta era su segunda vez aquí.

Su garganta aún estaba seca, pero decidió seguir caminando una vez que su estómago estuvo satisfecho. El suelo era mayormente plano pero inclinado un poco hacia abajo, y Chizuru siguió esa dirección. Sintió que era más probable que encontrara una casa de esa manera… Eso también era algo que Lukrov le había dicho una vez.

Caminó, caminó y caminó.

Luego caminó aún más hasta que finalmente escuchó algo como el correr del agua desde muy lejos. Sin pensar, los pies de Chizuru inmediatamente comenzaron a moverse hacia los sonidos.

Era débil, pero estaba segura de que era el sonido del agua.

Entró en un área donde no solo había hojas, sino pasto que le llegaba hasta las rodillas, y después de caminar un poco más, descubrió un riachuelo. No tenía ni treinta centímetros de profundidad y solo unos cincuenta centímetros de ancho, pero era hermosamente claro e incluso olía agradable.

Chizuru se arrodilló a la orilla del río y comprobó que el agua no estaba demasiado fría antes de recogerla y beberla.

Era fresca, fragante y suave.

La sensación de humedecer su garganta reseca era para morirse, y Chizuru se perdió en el acto de llevar el agua a sus labios. Su rostro y cuello se humedecieron mientras hacía esto, pero se sentía casi revivir después de una caminata tan larga y tener la piel cubierta de sudor.

Agua.

¡Ay, agua!

No había nada más que apoyara y fortaleciera la vida como el agua. Chizuru ahora sentía esto profundamente. Su mente cansada y cada fibra de su ser parecieron relajarse, y la tensión y el malestar se desvanecieron. Las preocupaciones y dudas que habían llenado su mente mientras caminaba ahora la abandonaron, y se sintió esperanzada nuevamente.

Todo saldría bien.

Chizuru se sentó junto al río por un rato y descansó.

El torrente del agua limpia y el trinar de los pájaros que venían a beber jugaban suavemente en sus oídos. Antes de darse cuenta, había vuelto a cerrar los ojos.

Y se permitió dormirse, con la intención de que fuera por poco tiempo.

Chizuru sintió que su cuerpo se balanceaba de forma poco natural y se despertó.

El balanceo continuó incluso después de despertarse y, a veces, sentía el impacto de algo que sacudía todo su cuerpo. Le dolían la cadera y la espalda, y se sentía un poco enferma.

(Me duele la cadera… ¿qué es…?).

Sintiendo que algo andaba mal, abrió los ojos y vio el cielo nocturno.

Chizuru se dio cuenta entonces de que había dormido hasta que se puso el sol. Se maldijo a sí misma, pero ya era demasiado tarde. Las estrellas bailaban y llenaban el cielo.

Y…

“Ahh, jovencita. Has despertado justo a tiempo. Estamos casi en mi castillo”.

Chizuru dejó escapar un breve grito.

Un hombre grande, parecido a un oso, le sonreía bajo la luz de la luna. Su expresión parecía divertida. Su tupido cabello era espeso y le llegaba hasta la barba, y olía mucho a sudor. No sabía cuántos años tenía, pero su impresión general era que parecía que Papá Noel no se había bañado en más de un año.

“Ah, yo no haría eso si fuera tú, hermosa. No soy conocido por ser paciente. No querrás que te lastime, ¿verdad?”.

“¿Qué?”.

Chizuru estaba respirando pesadamente ahora. Rápidamente escaneó su entorno y vio que estaba en un caballo con este oso de hombre. Su cuerpo estaba envuelto en una manta sucia y la sujetaban con fuerza para que no se cayera, pero la apariencia y los modales del hombre estaban lejos de ser un noble o un caballero.

Estaba oscuro aparte de la luz de la luna, y no podía ver con claridad. Pero pensó que escuchó los sonidos de varios otros caballos corriendo cerca. ¿Estaba liderando a un grupo de hombres?

“¿Q-qué vas a… hacer conmigo?”.

Mientras se sentía patética, no pudo evitar sentir miedo y su voz temblaba. El hombre parecía estar disfrutando de su reacción.

No fue una sorpresa para ella. Parecía el tipo de hombre que encontraría placer en atormentar a las mujeres.

Mostró sus dientes amarillentos y soltó una carcajada.

Eres muy guapa, y aquí sólo tenemos hombres. Tan hambrientos como estamos, ¿qué otra cosa haríamos?

Enfurecida, Chizuru inmediatamente trató de escapar de su agarre, pero sus gruesos brazos eran fuertes y no la soltaban. Una risa gutural salió de su boca peluda, y Chizuru sintió un odio extremo por él.

“¡Déjame ir!”.

“Eso es lo que desearía…”

El oso de un hombre continuó alegremente. “…Pero tienes cabello y ojos oscuros, y una cara que no es común por aquí. Y tu constitución es la correcta. Aunque, tal vez eres un poco demasiado joven”.

“¿C-cara?”.

“Si esa escoria bastarda está de buen humor, es posible que podamos ganar un poco de dinero contigo. Y ahí está. Eres nuestra prisionera por ahora. No te tocaremos. Pero tampoco esperes que te traten como a una princesa”.

En ese momento, el ulular de un búho vino de alguna parte. Fue extrañamente fuerte.

Chizuru frunció los labios mientras temblaba de rabia. Nunca esperó que volvería a caer directamente en los brazos de Lukrov, pero tampoco esperaba esto. Que sería capturada por unos desconocidos y tratada como un objeto.

Trató de contenerlos, pero las lágrimas comenzaron a llenar sus ojos.

“Bah, no hay razón para llorar. Ese frío Duque una vez fue elogiado como un héroe que salvó al país. Pero ahora, él es solo un enclaustrado que gobierna este campo”.

“Qué”.

Chizuru dejó de respirar ante esas palabras.

¿Un héroe… que salvó al país…?”.

“¿Quién, quién… es él? ¿Cuándo pasó esto?”.

El hombre arqueó las cejas sorprendido por su sarta de preguntas. No había esperado que ella estuviera tan interesada.

Se rascó la áspera barba y pareció pensar.

“Debe ser hace catorce años ahora… La gente no podía callarse sobre él entonces, pero ahora está prácticamente en desgracia. Lo llaman el ‘Asesino Negro’”.

Chizuru se quedó sin palabras.

Catorce años. Así que sus cálculos habían sido correctos. Y, el héroe de la patria.

Pero, ¿por qué un ‘Asesino’?

“Resulta que el héroe que salvó el reino no era más que un asesino y un monstruo, cegado por el oro y las mujeres. Dicen que mató a cientos como mano del Rey. Pero ahora vive tranquilamente en su mansión…”

Dijo el hombre oso y soltó una carcajada. Chizuru no podía entender qué era tan divertido para él.

El ulular de un búho resonó una vez más, y Chizuru se sintió aún más inquieta.

AtrásNovelasMenúSiguiente

 

error: Content is protected !!