Saltar al contenido
Dark

SCC – Capítulo 79 – Colores de su mundo (2)

05/09/2022

La niebla de la mañana arrojaba una neblina blanca sobre el área.

Cuando Chizuru abrió lentamente los párpados, un dolor agudo en la sien la obligó a cerrar los ojos con fuerza. Después de un rato, volvió a abrir los ojos con cuidado.

Primero apareció una pared de piedra llena de colores antiguos, y Chizuru parpadeó unas cuantas veces más para deshacerse de su somnolencia.

Ah, estos son los colores del mundo de Lukrov.

Con ese pensamiento en mente, suspiró aliviada y se dio la vuelta, esperando encontrar el calor de Lukrov detrás de ella.

Pero no fue la calidez de Lukrov lo que encontró.

No, ni siquiera era la habitación de Lukrov.

Era una habitación angosta, circular y desconocida… con un colchón áspero que parecía un saco de granos de mala calidad y tenía un olor a pescado y musgo. Y allí atrás, contra la pared de piedra, estaba Baru que parecía haber sido golpeado.

“Puaj…”

Chizuru de repente se apresuró a levantarse.

Bueno, trató de levantarse, pero tenía un dolor de cabeza terrible. Ella se acurrucó hacia atrás mientras sostenía sus manos contra su cabeza.

Una conmoción como una campana sonando “dong, dong” resonó en su cabeza.

Tenía sed y su estómago gruñía.

“Que demonios…”

Lentamente, levantó la cabeza, aún sin comprender su situación actual, pero estaba al borde de las lágrimas.

Oh, Lukrov.

“Lo siento”, murmuró Baru con voz débil. Su rostro estaba pálido. Tenía ojeras alrededor de los ojos, un corte cerca de los labios y moretones por todo el cuerpo como si alguien lo hubiera usado como saco de boxeo.

No pude protegerte. ¡No debería haberme rendido aunque eso significaba morir!”.

Después de soltar eso, la cabeza de Baru cayó y miró hacia abajo con decepción.

Estaba vestido con la misma ropa que había usado cuando se encontraron por casualidad en el castillo, pero lo que parecía limpio y ordenado ahora estaba terriblemente sucio. Estaba salpicado de manchas de color marrón oscuro que parecían suciedad o sangre.

“¿Dónde estamos?”.

Chizuru logró exprimir una voz temblorosa mientras miraba a su alrededor.

La habitación tenía forma de cilindro, con un techo ligeramente más estrecho que el suelo. Solo había una pequeña ventana fuera del alcance y tres barras de hierro oxidadas alineadas verticalmente para mantener alejados a los intrusos.

O tal vez fue para evitar que escaparan.

Mirando la estructura, parecía que era el último piso de una torre, pero eso era todo. No pudo identificar la ubicación ni su situación debido a la niebla de la mañana que llenaba el aire y bloqueaba su visión.

Mientras mantenía la mirada baja, Baru comenzó a explicar lentamente…

“No sé dónde estamos… pero estamos atrapados”.

“Pero… por quién…”

“Mientras estabas inconsciente, dos guardias aparecieron en el castillo. Conseguí obligar a uno de ellos a confesar que estaba allí por orden del Conde Kaftor.

Chizuru se quedó sin palabras.

 

El Conde Kaftor era sin duda el anciano padre de Exia. Un hombre astuto que apuntó a la posición de Lukrov. Exia había sugerido matrimonio, al menos supuestamente, para evitar que el viejo Conde se volviera loco.

Pero ahora se preguntaba si eso era cierto o no.

Tal vez Exia se había asociado con su padre y llegó al castillo de Lukrov como espía, además de escabullirse y sembrar rumores falsos entre ellos y debilitar su relación, mientras perturbaba el castillo normalmente bien resguardado para secuestrarla.

¿Qué más estaba escondiendo Exia?

Sintiéndose desesperada, Chizuru sacudió la cabeza con impotencia.

“¿Me está usando como rehén para expulsar a Lukrov del territorio…? ¿Amenazarme con que si Lukrov no dejaba el territorio me mataría, y si Lukrov se rendía en el territorio, me devolvería sano y salvo?

Baru levantó ligeramente la cabeza y la comisura de su boca se curvó en una sonrisa burlona.

“Sí, quizás”. Respondió sarcásticamente.

Cuando se despertó de su sueño feliz, el mundo era gris y sombrío, y una realidad de pesadilla se presentó ante ella.

Entonces Baru explicó con voz apagada y sin emociones, desglosando los detalles que sabía.

Baru explicó que ya había pasado un día entero desde que habían sido secuestrados. Se había despertado de camino aquí, pero le habían atado las manos y los pies y le habían amordazado la boca, y no podía defenderse. Sabía que estaban en un bosque profundo y que no sería fácil para los forasteros encontrarlos…

Chizuru escuchó su explicación en silencio.

A pesar de que acababa de despertarse, todo su cuerpo se sentía agotado. Su visión era borrosa y tuvo que apretar los dientes y jadear para evitar que se le cayeran las lágrimas.

“Pero… ¿por qué te llevaron a ti también?” Ella preguntó.

Baru sacudió la cabeza de un lado a otro débilmente mientras miraba fijamente a la pared en lugar de a Chizuru.

“Por un lado, estaba tratando persistentemente de defenderme. No tenía intención de dejar que te llevaran, así que supongo que, desde su perspectiva, no tenían otra opción y, en segundo lugar…

Dudó un momento antes de continuar con su explicación.

“Y en segundo lugar, querían que pareciera que desaparecimos al mismo tiempo para confundir al Duque Lukrov”.

La mente de Chizuru volvió a la noche anterior, recordando la amarga confesión de Lukrov.

“Ella dijo que me estabas usando mientras planeabas fugarte con otro chico”.

Chizuru sintió ganas de llorar en el acto.

Oh dios, eso significaba que si no había testigos allí…

Cuando Lukrov regrese al castillo, tendrá que enfrentarse a la realidad de que Chizuru y Baru han desaparecido al mismo tiempo.

Esa malvada Exia ya le había llenado la cabeza con sospechas de que planeaba fugarse con otro chico…

“Lo siento…”

La voz de Baru sonaba extrañamente lejana.

AtrásNovelasMenúSiguiente

 

error: Content is protected !!