Saltar al contenido
Dark

SCC – Capítulo 8 – Encuentro (2)

14/06/2022

El nombre del hombre parecido a un oso era Rodolgo, y parecía ser el líder de un pequeño y decrépito asentamiento que estaba justo fuera del bosque.

“Antes de que ese maldito bastardo viniera aquí por orden del Rey…”

Los ojos de Rodolgo brillaron con el brillo de alguien que se jacta, mientras Chizuru miraba el asentamiento oscuro y húmedo.

“…Fui yo quien gobernó toda esta región. Y, sin embargo, ese antiguo héroe con cara de piedra me lo robó todo. Ahora, simplemente vivimos humildemente en este rincón”.

Incluso bajo la tenue luz de la luna, podía decir lo pobre que era. Solo había unas pocas casas desoladas en este lugar al que habían llevado a Chizuru. No había caminos pavimentados, y los edificios parecían más cobertizos ligeramente pintados que casas. Sin embargo, entre todos ellos, había un edificio que era mucho más grande que el resto y que estaba hecho de piedra. Este edificio era lo que Rodolgo llamaba su ‘castillo’.

Chizuru ahora había dejado de resistirse más de lo necesario.

Esto fue en parte por una débil esperanza de que esté Rodolgo sería quien la llevaría a Lukrov.

Rodolgo abrió él mismo el cerrojo de su puerta. Chilló y rechinó violentamente mientras lo hacía. Significaba que no tenía sirvientes que hicieran esas cosas por él. Los demás a su alrededor, que parecían ser sus subordinados, no dijeron nada cuando entraron a su casa y desaparecieron.

Tan pronto como se abrieron las puertas, el aire se llenó del olor a hierba vieja y seca.

Rodolgo agarró los brazos de Chizuru y la empujó adentro.

“¡Ahora, entra! Hola, Dorothy. ¡Levántate! ¡He regresado!”.

Estaba claro que se habría hecho oír sin levantar tanto la voz, pero Rodolgo anunció su regreso de manera exagerada. Estaba completamente oscuro dentro de la mansión, y tan frío como fuera.

Después de un momento, se escucharon pasos desde arriba, y una mujer baja de mediana edad comenzó a descender las escaleras desde arriba con una linterna. La vista era tan espeluznante que Chizuru no pudo evitar dejar escapar un pequeño grito y retroceder bruscamente.

“¿Qué es? ¿Has traído un invitado entonces…?

La voz de la mujer de mediana edad era tan profunda que era difícil de escuchar. Y muy lento. 

“Realmente eres curiosa… Pero no hay nada para comer aquí. Sólo patatas”.

“No la traje aquí solo para jugar. Ella tendrá valor. Podría pedir rescate con ese Duque de corazón frío”.

“¿Rescate?”.

La mujer llamada Dorothy levantó más la linterna ahora que se acercaba. Era como si se estuviera arrastrando por el suelo. Chizuru podía ver mejor a Dorothy ahora. No parecía tan vieja, pero su piel estaba cubierta de arrugas y la mitad de su cabello era blanco. Parecía una bruja.

“¿Pensé que ese hombre dejó de buscar a su doncella celestial hace mucho tiempo?”.

Dorothy dijo con exasperación no disimulada. Luego comenzó a tocar los brazos y la cintura de Chizuru sin restricciones.

Al ver su boca moviéndose de cerca, Chizuru se dio cuenta de que Dorothy había perdido la mayoría de sus dientes. Probablemente por eso era difícil entenderla cuando hablaba.

Por ahora, Chizuru decidió permanecer en silencio.

Si bien tanto Dorothy como Rodolgo eran rudos y maleducados, no sintió ninguna malicia inmediata hacia ella.

Una vez que Dorothy terminó con su inspección, dejó escapar un profundo suspiro y dejó la linterna. Luego comenzó a murmurar para sí misma mientras desaparecía en una habitación trasera.

“¡Tráeme un poco de vino también!”.

Rodolgo gritó en la dirección por la que Dorothy había desaparecido. Pero no hubo respuesta.

Varios minutos después, Dorothy regresó con lo que parecía ser una manta enrollada bajo el brazo y se la empujó a Chizuru. El polvo voló en el aire y el olor a moho los envolvió.

“La comida y las bebidas vendrán después. Jovencita, esta noche dormirás en el suelo de mi habitación”.

Rodolgo murmuró alguna queja, pero parecía que no iría en contra de lo que ella había decidido. Dorothy volvió a tomar la linterna y apartó a Chizuru con un fuerte agarre. Y entonces Chizuru la siguió por las escaleras.

Las escaleras eran estrechas y estaban hechas de piedra irregular. Chizuru estuvo a punto de tropezar varias veces y chocar con Dorothy, pero la mujer era mucho más fuerte de lo que parecía. Siguió levantando a Chizuru y, antes de darse cuenta, habían llegado a lo que parecía ser una pequeña habitación.

“Aquí está. Debes tener hambre, pero tendrás que esperar a la mañana”.

Chizuru asintió y miró a su alrededor en la habitación.

Sin embargo, no había mucho que mirar. Había una sola ventana que no era más grande que el tamaño de la cara de una persona, una alfombra raída en el suelo y una cama llena de hierba seca. Dorothy echó el cerrojo a la puerta y la cerró con llave.

“Ni siquiera pienses en escapar. Bueno, en realidad no es de mi incumbencia…”

Dorothy dijo con un suspiro, luego apagó la luz de la linterna y se hundió en su cama. Después de unos minutos, un ronquido poco saludable resonó con fuerza en la habitación.

Chizuru exhaló mientras abrazaba la manta que Dorothy le había dado. Luego se sentó en la alfombra.

(Realmente… volví…)

Este mundo medieval.

Era duro, pero la gente se sentía muy humana y el mundo tenía una belleza natural que era inmensa.

No deberían estar hablando en japonés, pero extrañamente, Chizuru podía entenderlos y ellos, a su vez, podían entenderla a ella. Tal vez fue una especie de traducción automática sobrenatural… Tal vez la propia Chizuru había sufrido un cambio, adquirió la capacidad del lenguaje cuando viajó a través del tiempo y el espacio. Así lo vio ella. Había sido lo mismo la última vez.

(Pero… ‘El Asesino Negro’. ‘El Duque Frío’…)

Chizuru aún no había podido preguntarle a Rodolgo o Dorothy el nombre de este hombre que podría ser Lukrov.

Si no fuera él… Esa era una posibilidad que la asustaba. Pero también quería evitar cualquier sospecha que pudiera surgir al hacer demasiadas preguntas. En este momento, lo único que Chizuru tenía era la esperanza de que este hombre pudiera ser Lukrov.

Entendió el título de Duque.

En ese momento, Lukrov no tenía otro título que el de ser el heredero de un Barón. Sin embargo, había una gran probabilidad de que hubiera avanzado en los últimos catorce años. Su memoria era borrosa, pero creía que había una gran diferencia entre un Barón y un Duque… Pero considerando lo que había logrado, no era imposible.

Pero ‘frío.’

Y, ‘asesino’.

De hecho, Lukrov no era la persona más alegre. Una persona astuta podría ver su frialdad como fría y despiadada. Pero, asesino…

(¿Seguramente, fue un malentendido?).

Sí, este era un mundo donde no sólo no existían los periódicos, sino que los libros eran difíciles de conseguir… Eran rumores y mentiras que pasaban de persona a persona. Cualquier palabra puede ser malinterpretada, tergiversada y exagerada. En última instancia, una historia completamente diferente podría terminar difundiéndose.

Probablemente, una vez que Chizuru se fue, Lukrov había juzgado a los rebeldes del reino, y esto había sido exagerado.

(Seguramente… Sí…)

Chizuru extendió la manta en la oscuridad y luego se tumbó en el suelo mientras se envolvía en ella.

Si bien actualmente no era invierno, el piso de piedra de medianoche estaba frío. Aun así, no tenía ganas de quejarse. El corazón de Chizuru estaba lleno y ardiendo con los recuerdos de Lukrov, junto con las esperanzas y preocupaciones por el futuro.

AtrásNovelasMenúSiguiente

 

error: Content is protected !!