Saltar al contenido
Dark

SM-Capítulo 15

30/01/2021

Seowon no consiguió descansar esa noche, así que se levantó temprano para la caminata. Se puso su nuevo equipo. Como había estado despierta la mayor parte del tiempo se había recuperado por completo y solo tenía una ligera resaca.

Quizás la falta de sueño tiene una ventaja inesperada

Se dijo a sí misma mientras se ponía la gorra. Se miró por última vez en el espejo y salió de la habitación, recogiendo su mochila en el camino.

Cuando salió de su habitación y cerró la puerta, se abrió la puerta de la habitación de al lado. Al volverse, vio a Lee Kang-joon vestido con ropa de senderismo completamente negra. Sin mochila.

Verlo la sobresaltó pero rápidamente lo saludó.

“Buenos días Señor.”

“Buenos días, Secretario Han, ¿Cómo se encuentra? Parecía que anoche bebió demasiado.”

“Me siento bien, Señor.”

“Me alegro” respondió antes de caminar delante de ella hacia los ascensores.

Ella lo siguió, preguntándose cómo podía lucir tan bien en ese traje, parecía un modelo. Al ver su elegante figura delante, Seowon soltó una pequeña risa burlona, ​​sintiéndose ridícula. Lo primero que pensó sobre el hombre que la había mantenido despierta toda la noche era que parecía un modelo.

Se paró junto a él mientras presionaba el botón de llamada del ascensor.

Su intención era evitarlo tanto como fuera posible, pero sería igual extraño que a pesar de salir de la habitación al mismo tiempo, tomaran el ascensor por separado y, sobre todo, realmente no quería evitarlo. Su expresión se oscureció cuando sintió la necesidad de estar junto a él aunque solo fuera por un instante.

“Tu expresión no es buena.”

“¡Huh!”

Seowon levantó la cabeza para hallarse mirando directamente a sus ojos gris oscuro, comenzó a acelerarse su corazón.

“¿Estás seguro de que estás bien?” preguntó. Pero su voz solo logró que latiera más rápido su corazón.

El ascensor llegó con un ligero “ding”, rompiendo el hechizo.

“Sí, estoy bien” respondió cuando entró en el ascensor y él entró después de ella.

Qué tonta, se lamentó, agachando la cabeza. Si el ascensor no hubiera llegado, se habría quedado ahí observándolo. Sin poder pensar o hablar y él se habría quedado perplejo en cuanto a por qué su secretario se había quedado mirándolo sin decoro.

Si era inevitable manejar sus expresiones, tenía que tratar de evitarlo, pero como su secretario, no podía.

Aunque había sido culpa suya en primer lugar, el resto era responsabilidad de ella.

Y no podía dejarse llevar por esto…

¿Cómo podía evitar sentirse de esta manera cuando él estaba presente? ¿Cómo podría evitar ser balanceada de un lado a otro a su alrededor?

Tenía la cabeza inclinada, perdida en sus pensamientos, sin darse cuenta de que Kang-joon observaba detenidamente cada uno de sus movimientos.

Cuando llegaron al vestíbulo, vieron que muchos de los otros empleados estaban bastante mal por las juergas de anoche. El Señor Shim se rió entre dientes burlándose de ellos, vestidos con sus trajes de montaña y luciendo peor por usar medicinas contra la resaca.

“Pensé que había bebido demasiado ayer, pero todos están en el mismo lío” dijo.

“Eso dices, pero sigues bebiendo demasiado cada vez” respondió el Señor Park mientras estiraba su cuerpo.

“Aun así, hice lo mejor que pude, tomé tres botellas de medicina para curar la resaca anoche”

“¿Qué? ¿Bebiste todo eso tú solo?” el Señor Park dejó de estirarse y se levantó las gafas.

El Secretario Shim sonrió.

“Quería darte, pero estaba tan borracho que olvidé ir a su habitación” se rió “Hola, Señor Han.”

Se apresuró a encontrarse con Seowon, mientras que el Señor Park se quedó atrás.

“Él solo vive para sí mismo, no puedo contar con su apoyo” dijo Shim.

“¿Qué quieres decir?” escuchó a Lee Kang-joon decir por detrás, inmediatamente el secretario Shim se volvió y corrigió su postura,

“Vicepresidente, buenos días” hizo una reverencia.

El señor Park se acercó rápidamente a ellos con Seowon siguiéndolos en silencio.

Después de salir del ascensor, Lee Kang-joon le había dicho que siguiera adelante. Se había dirigido a donde estaba el Presidente Il-do con su personal y ella se quedó mirando un rato antes de acercarse a los demás.

“Estaban aquí” dijo inclinándose como si no la hubiera visto esa mañana. Sintió que la miraba de Kang-joon la envolvía fijamente.

Asintió brevemente antes de continuar hablando con el Señor Park.

Seowon se hizo a un lado, porque no quería que su vista se enfocará en él o se quedaría contemplándolo fijamente. Eligió mirar su nuevo par de pequeños libros de senderismo para hombres. Realmente no quería que la sorprendieran mirándolo.

“Señor Han, mire, mire” le dijo el Sr. Shim, ella levantó la cabeza “todas las damas no dejar de mirar a nuestro Vicepresidente.”

A su alrededor, se dio cuenta de todas las mujeres que admiraban a Lee Kang-joon con su equipo de senderismo.

“Desde de que el Vicepresidente se unió a la oficina central, los Secretaríos se visten mas elegantes.”

“Ah…”

Siempre fingen no verlo. Lo siento por el resto del personal masculino. No importa lo que hagan, a las mujeres solo les interesan los mejores hombres.

Aunque negó con la cabeza con simpatía, el Sr. Shim estaba obviamente orgulloso de pertenecer a la oficina de Lee Kang-joon.

¿Será por eso? Seowon se preguntó por las palabras del señor Shim. ¿Solo porque se trataba de un hombre guapo?

Cuando lo vio acercarse al Presidente Il-do en el vestíbulo, sintió como si un silencio cayera sobre la multitud, como cuando él subió al podio en la reunión de ayer. No solo se debía que era guapo, sino también porque es el sucesor de ELN; era normal sentir atracción por esas dos combinaciones, de pronto Seowon se sintió mejor.

Pronto era el momento de partir para la caminata.

“¡Comencemos!”

Cuando los excursionistas atravesaron las puertas, naturalmente comenzaron a formar grupos en parejas y de tres.

“El comienzo de la subida es suave; sólo hay que mantener un buen ritmo para no cansarse en las partes mas empinadas del recorrido” dijo el señor Shim mientras pasaba y se adelantaba a todos.

Continuando la subida por sí misma, de pronto se encontró en un camino desierto.

Está bien, se dijo a sí misma, la mayoría de los caminos están conectados, intenta no entrar en pánico y permanece relajada.

Había memorizado el mapa antes de salir, la mayoría de los caminos conducían a la cima. Este era probablemente un camino más empinado, ya que había muy poca gente en él.

Pasó un tiempo desde que había salido de excursión. Comenzó a avanzar por la pista bastante desafiante con pasos ligeros. Confiaba en su fuerza física, aunque era un poco pequeña. Tenía muy buen cuerpo, no importaba cuánto tiempo se quedara despierta por la noche trabajando en la investigación, y no comiera bien, se las arreglaba mejor que los demás.

A pesar de que era naturalmente fuerte, trabajó duro en eso. Después de terminar un largo proyecto, la mayoría de sus colegas descansarían, pero Seowon hacia ejercicio continuamente para mejorar su fuerza física.

Incluso ahora, en sus días libres, salía a correr durante horas.

“No hay nadie…”

El bosque a su alrededor se estaba volviendo más espeso y nadie pasaba a su alrededor. Aunque pensó en el momento en que se separó de los demás, no podía recordar qué caminos había tomado. Para empeorar las cosas, ya no era un camino despejado, sino uno empinado y rocoso.

¿Debería volver por donde vine?

Después de dudar por un tiempo, recordó que su velocidad contribuiría en la calificación de su oficina, por lo que continuó la subida.

Si inicias algo, asegúrate de hacerlo bien; ella solo tenía que finalizarlo.

Aunque era rocoso y empinado, el camino no era demasiado difícil de escalar, le preocupaba que se volviera más empinado después, pero continuó manteniendo su alegría.

Trató de escalar un pequeño afloramiento rocoso, pero perdió el equilibrio. Gritó mientras caía y golpeaba otra piedra en su camino hacia el suelo.

“¡Ah!”

Ella yacía en el suelo, gimiendo.

“Ay. Ay.”

Fue una suerte que no rodara por la colina, pero al intentar levantarse por sí misma, vio que se había lastimado la rodilla. El dolor era punzante y la sangre empezaba a fluir.

Detén la hemorragia.

Necesitaba algo para detener el sangrado de inmediato, así que aflojó el pañuelo alrededor de su cuello y se la ató alrededor de la herida. Aunque el corte estaba bajo la presión, podía sentir un dolor agudo. Seowon se mordió los labios suavemente.

“¿Qué hago? Me alejé demasiado y terminé haciendo algo estúpido…”

No había querido que sucediera nada adverso que preocupara a su equipo pero ahora, tenía la rodilla lastimada en un evento tan importante.

Al recordar el entusiasmo del Secretario Park y del Secretario Shim por el honor de su oficina, suspiró profundamente, tenía que llegar a la meta de alguna manera.

Seowon recogió las gafas que se le habían caído y se levantó del suelo.

Vendó la herida con el pañuelo, pero tenía que recibir un tratamiento pronto. Antes de eso, subiré la montaña y luego bajaré. Ella tenía que perseverar.

Afortunadamente, sus pantalones eran oscuros, por lo que la sangre no se veía fácilmente.

Aparte de la herida en la rodilla, se asomó un dolor punzante en la cadera y el tobillo, pero aún podía caminar.

“Es doloroso, aún puedo caminar. El problema es esta roca…”

Ella miró hacia el terreno. Decidió bajar y buscar otro camino, pero parecía más empinado desde su posición. Decidió continuar; trató de trepar por el afloramiento en el que se había deslizado. Su rostro se contrajo por el dolor. Perseveró un par de veces más, pero su rodilla y tobillo le dolían demasiado como para escalar sin ayuda.

Se mordió el labio, tratando de decidir qué hacer cuando escuchó una voz.

“¿Señor Han Dowon?”

Se volvió y vio un rostro familiar subiendo.

“¿Director Lee?”

Dong-jin se acercó a ella con una sonrisa.

“No puedo creer que nos encontremos aquí. ¿Cómo conoces este camino? Por lo general, soy el único que utiliza este sendero” dijo, luego vio su pierna y su sonrisa decayó.

“¿Te heriste?” preguntó mirándola, notó la toalla atada alrededor de su rodilla. “Te has lastimado la rodilla.”

“No, no está tan mal, es solo un rasguño. Me resbalé y me caí al intentar escalar, de alguna manera.”

“¿Por qué viniste por aquí? Aunque estoy muy familiarizado con esta colina ya que al Presidente le gusta el senderismo, este camino es muy arduo” dijo inclinándose para mirar su rodilla.

Ella lo miró con leve confusión, sabía que él se había enojado después de la última vez que se encontraron.

Debe ser el tipo de persona que deja que las cosas vayan fácilmente.

“Espera, ¿Vendaste la herida con un pañuelo?”

“Oh, esto…”

Antes de que pudiera explicarle, Dong-jin se acercó con una expresión preocupada, “Estás actuando como si estuvieras en problemas. Déjame verlo, no puedes dejarlo así.”

“Está bien”, aceptó ella finalmente.

“Déjame ver que pasó. Siéntate en esta roca. ¿Puedes hacerlo?” dijo mientras se quitaba la mochila.

Seowon se sentó en la roca con cautela.

“La herida debe ser grave si ni siquiera puedes sentarte.”

“No, realmente no…”

“Seré quien decida eso…” dijo sacando un botiquín de primeros auxilios de su mochila. Seowon se sorprendió por la inesperada minuciosidad. Resultó ser un perfeccionista como Lee Kang-joon, simplemente tenía una forma diferente de hacer las cosas.

“Voy a desenvolver la toalla y subirte los pantalones, ¿De acuerdo?”

Mientras le desató la toalla ensangrentada y le subió los pantalones, se sintió incómoda porque su pierna estaba al descubierto ante él, pero tan pronto como vio la sangre bajar por su pierna, no se sintió femenina en absoluto.

“¡Maldición!, realmente te has lastimado. ¿Cómo pasó esto?” Dong-jin exclamó al ver la herida en su rodilla.

“Me resbalé del afloramiento y me golpeé la rodilla con una roca…”

“Dios, eso debe haber dolido mucho” sacudió la cabeza y sacó desinfectante y gasa de la caja. “Seré amable, pero esto dolerá. Lo mejor es desinfectarlo cuanto antes” dijo mientras vertía desinfectante en la gasa y comenzaba a limpiar la sangre.

“Gracias…”

Al verlo cuidar su herida, pensó que era muy bueno en eso. Se preguntó si esto le pasaba a menudo. Bueno, podría haberle sucedido antes, ya que él había dicho que venía de excursión a esta colina con frecuencia.

Justo en ese momento le frotó la herida con un hisopo.

Ella hizo una mueca de dolor.

“Está bien, terminaré pronto” dijo pacientemente, su toque era suave y hábil.

Ella se mordió el labio para no hacer una mueca de dolor cuando Dong-jin colocó un nuevo fajo de gasa sobre la herida y la envolvió con una venda. Limpió la sangre de su pantorrilla y envolvió más vendaje alrededor de su pierna.

“Gracias por esto” dijo en voz baja, tratando de ocultar el dolor en su voz.

“Son solo primeros auxilios. Tendrá que ir al hospital para recibir el tratamiento adecuado; llamaré a los paramédicos.”

Él estaba a punto de sacar su teléfono, pero ella lo detuvo, “¡No, no lo hagas!”

La miró confundido “¿No quieres que llame a los paramédicos?”

“Aún puedo subir.”

“Con este tipo de lesión, ¿Quieres escalar esta colina?” su tono era de incredulidad.

“Sí, lograré hacerlo.”

“No serás capaz escalar esta colina, es obvio que no puedes. Esto no es algo por lo que debas arriesgarte tanto.”

“Puedo hacerlo, Director.”

Dong-jin la miró fijamente, aun con el teléfono en mano. Abrió la boca para hablar, pero luego suspiró y la cerró mientras lo guardaba.

“Honestamente, no creo que puedas.”

Escupió luciendo preocupado.

“Gracias por ayudarme. No puedo en este momento, pero definitivamente te devolveré el favor”.

“¿Cuál es el problema? Solo ayudé a una persona herida. En cambio, quiero saber por qué insistes en subir a la cima con una rodilla lesionada. ¿Cuál es el problema si fallas? Mucha gente no lo logra debido a lesiones, porque al igual que tú se esforzaron demasiado.”

Seowon miró su pierna lesionada mientras él trataba de persuadirla.

“No quiero decepcionar a mis compañeros.”

La cara de Dong-jin se retorció en confusión.

“¿Solo por esa razón?”

“Bueno, no es solo eso…”

Incluso si ella le explicaba, él no lo entendería. Entonces trató de levantarse.

“No puedes hacer esto; mírate, continúas luchando para levantarte y ¿Vas a trepar esta roca?”

Seowon miró la roca de la que se había deslizado; como él dijo, ella ni siquiera podía superar esto. Tal vez ya lo estaba intentando con todas sus fuerzas, pero no quería detenerse aquí.

“Puedo continuar. Has vendado la herida mejor que antes.”

“A pesar de todo lo que he dicho, es obvio que no te rendirás” dijo con un suspiro, mientras recogía su mochila y la de Seowon. “Te ayudaré a llegar a la cima.”

“No, no tienes…”

“O te someteré y llamaré a los paramédicos.”

Expresó con firmeza Dong-jin.

La expresión de Seowon se volvió conflictiva. Internamente se disculpó por sospechar tanto de él en el pasado y evitarlo como si fuera el enemigo, pero ahora estaba aquí tratando de ayudarla.

“Lo siento, supongo que aceptaré su ayuda.”

“Eso es lo que se supone que debes decir.”

Su hermoso rostro se iluminó con una sonrisa, Dong-jin guardó su teléfono en el bolsillo y saltó la roca primero. Él se agachó y le tendió la mano,

“Vamos, levántate.”

Seowon le tomó la mano, él la agarró del brazo y tiró de ella hacia la roca con facilidad, se sorprendió, aunque Dong-jin era delgado, resultó ser bastante fuerte.

“Señor Han, creo que necesita hacer más ejercicio. ¿Cómo puede un hombre ser tan ligero?”

“No puedo evitarlo, esta es la condición con la que nací.”

Dong-jin sonrió.

Subieron por el sendero rocoso con la ayuda de Dong-jin, y poco después el camino se hizo más fácil.

“Deberías estar bien a partir de aquí. Este camino es difícil al principio, pero resulta mas fácil al final. No está en el mapa, así que no lo habrías imaginado”.

“Ah, bien” Seowon se quitó la gorra mientras respondía, y Dong-jin vio que tenía un corte en la frente.

“No pensé en los cortes en tu cara porque estaba muy preocupado por la rodilla, pero no se ve tan mal” dijo sacando una curita del bolsillo de su mochila.

“Puedo hacerlo por mi cuenta” protestó.

“¿Cómo lo harás si ni siquiera tienes un espejo? Quédate quieto.”

Expresó mientras colocaba curitas en los rasguños en su rostro.

“Listo.”

Seowon hizo una reverencia.

“Gracias.”

“Jajaja, Me has halagado tanto hoy que ya estoy más que satisfecho.”

Cuanto más se reía, más se le oprimía el corazón por sus disculpas.

Dong-jin vio su expresión y dijo.

“Hubiera ayudado a cualquiera, no solo a ti. No hay necesidad de sentirte presionado.”

“Gracias, Director.”

“Continúa la caminata suavemente, nos encontraremos con los demás un poco mas adelante. Iré primero, para que no se percaten de que viniste conmigo”.

Se encogió de hombros con su mochila y saludó mientras se iba.

“Ten cuidado para que no vuelvas a caer.”

Seowon le hizo una reverencia al irse.

Ella lo vio caminar con su gorra apretando con fuerza en su mano. Luego, con un suspiro, se alentó a sí misma.

“Vamos, anímate. Puedo terminar.”

Y comenzó a caminar lentamente hacia la meta.

El Señor Park y el Señor Shim habían sido los primeros en llegar y estaban sentados comiendo pepinos.

“Secretario Han eres el último de nuestro grupo.”

“Lo siento, soy muy lento.”

“Pero no demasiado. Mira, ni siquiera la mitad de los excursionistas han llegado.”

Miró a su alrededor y vio que solo algunos miembros del personal del ELN estaban sentados y descansando.

“Oh, me alegro” dijo Seowon con un suspiro de alivio. El señor Park se acercó y le entregó una botella de agua.

“Ten.”

“Muchas gracias.”

Cuando se acercó, vio los cortes en su rostro.

“¿Qué es esto? ¿Te lastimaste?”

“Oh, no es gran cosa, me arañe un poco con lasos arbustos en el camino.”

Respondió casualmente.

“Trabajaste duro. Siéntate y bebe.”

“Está bien.”

“Oh, es genial saber que tienes buenas resistencia después de la caminata hasta la cima. Yo por poco me desmayo en la parte final, solo me recuperé casi a medias.”

Seowon se rió torpemente del Señor Shim.

“Señor Han” dijo una voz desde atrás.

Se volvió para ver a Lee Kang-joon acercándose a ella, su rostro daba miedo.

“Ven conmigo por favor” habló con frialdad y se giró para caminar hacia una tranquila arboleda. Seowon dejó la botella de agua con cuidado a un lado.

“¿Qué tiene de malo llegar un poco tarde? Hay quienes llegaron más retrasados que eso.”

“No se preocupen. Vuelvo enseguida.”

Seowon sonrió al preocupado Señor Shim, antes de seguir nerviosamente a Lee Kang-joon.

Kang-joon caminaba como si conociera su camino, y ella lo siguió durante un rato tratando desesperadamente de no cojear. Parecía que su rodilla lesionada ya estaba sobrecargada de trabajo y gritaba a cada paso.

Él se acercó a una roca baja y plana rodeada de hojas caídas. Se detuvo y señaló: “Apóyate ahí.”

Seowon vaciló. Realmente no lograría sentarse, tan pronto como doblara la pierna, seguramente se caería.

“Me quedaré de pie y escucharé lo que tenga que decir.”

Se acercó a ella y la levantó.

“¡Ah! ¡¿Vicepresidente?!”

La puso sobre la roca y le subió la pernera del pantalón hasta la rodilla herida.

“¡Vicepresidente! Espera …” dijo inútilmente en protesta.

Sus ojos se abrieron sobresaltado cuando vio la gasa ensangrentada y el vendaje de presión.

“¿Cuándo sucedió esto?”

Seowon le costaba respirar bajo el intenso resplandor de sus ojos.

“Lo siento” ella se disculpó.

¿Cómo lo supo? Ella nunca soñó que él lo hubiera adivinado. ¿La trajo aquí para preguntarle sobre su herida?

“Le pregunté cuándo sucedió esto.”

“Hace unas dos horas…”

El rostro de Kang-joon se endureció ante su respuesta.

“¿Continuaste por dos horas de escalada con esta rodilla?”

“Lo siento.”

“¿Crees que estoy pidiendo tus disculpas?”

Ladró Kang-joon.

Seowon cerró la boca. Él la miró fijamente, ella se inclinó y se mordió el labio, él sacó su teléfono después de un momento.

La cabeza de Seowon se disparó.

“¡No llames a los paramédicos!”

“¿Por qué?”

Preguntó mirándola.

“Puedo caminar de regreso” aseguró ella.

Él se burló y empezó a marcar.

“Vicepresidente, por favor. No es necesario que haga eso en este momento”.

Kang-joon se detuvo, ella respiró hondo y dijo con seriedad.

“No quiero ser el único miembro del equipo que falló.”

Él la miró sin decir una palabra.

“Por favor, se lo ruego, Vicepresidente.”

Kang-joon se encogió de hombros y dijo con una respiración profunda: “¿Qué demonios…?” antes de que su teléfono sonara interrumpiéndolos.

Él respondió tan pronto como vio el identificador de llamadas.

“Si.”

“Vamos a comer pronto, ¿Cuándo volverá?”

“Empiece usted, seguiré adelante con el Señor Han.”

“Bueno.”

Kang-joon colgó y miró hacia el bosque con expresión sombría. Seowon esperó mientras contemplaba su rostro de perfil.

Estaba gravemente herida. Esto no habría sucedido si no se hubiera lastimado. Seowon se calmó; parecía que le había mostrado su lado descuidado a Lee Kang-joon. Sintió que era más doloroso verlo dudar por esto, que el dolor en su rodilla.

Era completamente diferente a cómo se sentía cuando se encontró con Dong-jin. No había tenido ningún deseo de esconderse, pero ahora no quería ser atrapada por él. No quería que él pensara en ella como alguien que no podía cuidar de sí misma.

¿Era así realmente cómo se sentía una mujer hacia el mejor hombre disponible?

No. No. Ella estaba segura, no era así como se debía sentir.

“Sube.”

“¿Qué?”

Lo miró desde su ensueño, Lee Kang-joon estaba agachado en el suelo de espaldas a ella.

“Dije, sube.”

“No, no puedo hacer eso.”

“Elige: subes a mi espalda para ir cuesta abajo o bajarás en el helicóptero de emergencia.”

Se quedó boquiabierta ante las opciones que le estaba dando. Ella no quería elegir ninguna.

Pero fue difícil negarse porque podía sentir que Lee Kang-joon estaba muy enojado ahora.

¿Qué tengo que hacer?

Miro su espalda, sintiéndose muy avergonzada.

“¿Quieres que te arrastre por la fuerza?” le gruñó. La boca de Seowon se secó.

Al final, no tuvo más remedio que elegir su espalda.

Ella se subió con cautela. Mientras lo hacía, él la agarró por el trasero y le dio un empujón. Seowon instintivamente trató de separarse de su espalda. Pero luego, él comenzó a caminar rápidamente, por lo que ella se acercó de nuevo.

Que más da… Ella era una paciente en este momento.

Mientras pensaba esto, sintió que todos sus nervios estaban concentrados en donde él tocaba; sus grandes manos alrededor de sus caderas, donde su pecho rozaba su espalda. Aunque se colocó el sujetador de compresión, había cierta fricción por los altibajos que sucedieron mientras la cargaba colina abajo. Fue extrañamente estimulante.

Debo estar loca, pensó para sí misma.

Incluso con Seowon en su espalda, él caminó ágilmente como un elegante jaguar. No encontraron a nadie en su camino, debe haber tomado intencionalmente un sendero diferente.

Aunque, se sintió aliviada por este hecho, todavía estaba apenada por Lee Kang-joon. No importa qué tan en forma se esté físicamente, todavía sería difícil hacer senderismo por una montaña con un adulto en la espalda. Para ella, era inconcebible.

Mientras se movía increíblemente rápido, ella estaba preocupada por su respiración agitada, por lo que sugirió.

“Vicepresidente, ¿Puedo tomarme un descanso por un momento?”

Lee Kang-joon disminuyó la velocidad, “¿Es agotador?”

“Sí, me gustaría descansar un poco.”

Sinceramente. No se sentía realmente cansada, pero quería que él se tomará un descanso.

Caminó un poco, se detuvo en una roca y la bajó.

“Gracias” dijo ella.

“¿Estás adolorido?”

Preguntó quitándose la gorra y secándose el sudor con el brazo.

Seowon tragó saliva cuando capturó esa vista, parecía masculino y salvaje.

“No seriamente.”

“Si empeora, avíseme. Llamaré al helicóptero.”

“Si, gracias.”

Asintió, pero él se inclinó frente a ella y le subió el pantalón.

Ella jadeó.

“No tienes que exaltarte por esto” dijo él.

Estaba nerviosa cuando él miró su pierna desnuda. Su corazón comenzó a latir con fuerza.

“Parece que el sangrado no se detiene.”

Expresó Kang-joo.

Lee Kang-joon sacó un pañuelo del bolsillo de su pantalón y lo enrrollo por encima de su rodilla para aplicar mas presión.

“¿Te sientes mal?”

“Estoy bien.”

La sensación de su gran mano alrededor de su pierna hizo que su rostro se calentara.

¿Por qué se estaba comportando de manera tan extraña? Él solo se preocupaba por su rodilla lesionada, pero ella estaba pensando en otras cosas vergonzosas. Pero a pesar de esto, con las manos de él alrededor de su pierna, todo lo que podía sentir era un calor emerger.

“Esperaremos un poco para ver si esto detiene el sangrado. Dejaré la pernera del pantalón levantada.”

Asegurándose de que el pañuelo estaba bien sujeto, le soltó la pierna y se levantó.

“Después de que esto termine, lavaré el pañuelo y se lo devolveré.”

“No hay necesidad.”

Respondió, antes de caminar un poco hacia el bosque.

Ella lo miró fijamente por un momento, luego tocó el pañuelo atado alrededor de su rodilla. Tenía un logo de marca de lujo.

Debe estar ofendido por la sangre. Es posible que no quiera algo que haya tenido la sangre de otra persona.

Kang-joon subió a un arroyo y se lavó la cara. Agachó la cabeza y la echó hacia atrás. Se quitó la chaqueta y la camisa, dejando al descubierto la parte superior de su cuerpo bajo el sol brillante.

Al ver los sólidos pectorales y abdominales, Seowon tragó y miró hacia otro lado.

Ella solo lo había visto por unos segundos, pero su corazón comenzó a latir como loco; ver la parte superior de su cuerpo desnudo era insoportablemente sensual. Cuando recordó la sensación de la fuerza de los músculos de su espalda contra los que ella descansaba, y la sensación de sus manos sosteniendo su trasero, sintió una ola de calor por todo su cuerpo.

¿Qué estaba pensando en una situación como esta?

¡Realmente estoy loca, de verdad!

Un extraño calor inundaba su cuerpo, Seowon bajó la mirada sintiéndose preocupada.

La sensación que sintió cuando Dong-jin trató su herida era completamente diferente a la de Kang-joon quien simplemente había atado un pañuelo para aplicar más presión. La sensación de su gran mano agarrando su pierna… Solo de pensar en eso hizo que su corazón comenzara a apretarse.

¿Qué estás pensando? Se preguntó a sí misma.

Escucho el sonido de un chapoteo y se volvió para ver a Kang-joon retorciendo su ropa mojada y los músculos de sus brazos estaban abultados.

Ella tragó saliva.

Una sensación de mareo la invadió y su respiración se aceleró.

Kang-joon abandonó el arroyo y volvió hacia ella con la ropa mojada en las manos.

Ella rápidamente desvió la mirada. Él se detuvo y extendió su ropa en una rama para que se secara al sol, y luego vino a sentarse a su lado.

“¿Quieres agua?” preguntó Seowon, abriendo su mochila, “tengo dos botellas así que no habría problema.”

Ver la parte superior de su cuerpo tan de cerca le secó la boca. Tomó la botella, la abrió y bebió.

Sus hombros se retorcieron mientras inclinaba la cabeza hacia atrás y tragaba saliva.

En un instante, casi había vaciado la botella. Se echó el pelo mojado hacia atrás, mostrando su hermoso rostro.

Se volvió y capturó a Seowon mirándolo de cerca. Luego bajó la mirada a su pecho, sin preocuparse.

Bueno, él pensaba que ella era un hombre, así que era natural estar bien con estar desnudo, pero no podía mirarlo directamente, aunque sabía que sería extraño.

“¿Sigues sangrando?”

“C-creo que sí…” tartamudeó.

No podía estar tranquila con él y eso la frustraba.

Pero estaba tan relajado con todo. Se estaba volviendo cada vez más difícil lidiar con que Lee Kang-joon la tratara sin reservas, pero ¿Por qué? aunque había intentado cientos de veces convencerse a sí misma de que no debería sentirse así.

“Quiero hacerle una pregunta.”

Seowon levantó la cabeza para mirarlo.

“Adelante.”

Respondió casualmente tratando de no revelar la conmoción en su corazón.

La mirada de Lee Kang-joon se posó en ella.

“Descubriste que soy claustrofóbico por aquel momento en el ascensor, pero nadie más parece saberlo.”

“Ah”

Los ojos de Seowon se abrieron, pero la mirada de Kang-joon se mantuvo firme.

Se había dado cuenta de que ella no se lo había dicho a nadie, pero como no lo mencionó, pensó que era mejor dejarlo en paz. Seowon se sintió un poco avergonzada, pero respondió con calma.

“Bueno… Esta es tu preocupación personal, pensé que no debería involucrarme. Solo fingiré que no lo sé, y eventualmente lo olvidaré” dijo finalmente. No se lo iba a decir a Do-won. Ella hizo una reverencia, escondiéndose de su mirada inquisitiva.

Abrió su botella de agua y bebió, sintiendo el calor en sus mejillas.

“Si eso es lo que prefieres…”

“Sí.”

Se sentaron en silencio durante un rato. Luego Lee Kang-joon se puso la ropa húmeda y se arrodilló de espaldas a ella.

“Vámonos.”

Seowon extendió la mano y se aferró a su cuello como antes. Podía sentir su cuello masculino y hombros duros, mientras sus manos agarraban su trasero llevándola.

“Tómalo con calma.”

“Sí.”

Ella trató de ocultar su tensión. Quizás debido a que su ropa estaba húmeda, podía sentir la firmeza de sus músculos con más claridad que antes.

Bajaron la colina rápidamente, aunque se balanceaba, ella podía sentir sus esfuerzos por sostenerla y evitar empujarla.

Al ver su frente sudorosa, casi se echa a llorar.

No debería… Pero le dolía tanto el corazón que no podía negarlo. Pero no podría ser amor… ¿Verdad?

Tenía que admitirlo para sí misma, no había otra forma. Su mente había llegado a esa conclusión, sin ninguna duda. No podía fingir más, pero tenía que ocultarlo. Nadie podía saber cómo se sentía. Tenía que mantenerlo a distancia.

Pero ella no iba a correr, ni a evitarlo más. No sabía cuánto tiempo más estaría con Lee Kang-joon, pero al menos estaría junto a él. Lo mejor para ella era continuar escondiendo sus sentimientos.

Ella quería estar a su lado. Quería estar cerca de él a pesar de que su corazón le dolía así.

El dolor en su corazón hizo que su visión se volviera borrosa. Las lágrimas cayeron de sus ojos, por lo que fingió usar su sombrero para que Lee Kang-joon no se diera cuenta.

 

AtrásNovelasMenúSiguiente

error: Content is protected !!